Guild Wars Beyond: Corazones del Norte

La Vanguardia de Ébano, con la Capitana Langmar en cabeza y siguiendo indicaciones del rey Adelbern desde los asentamientos donde se trata de impedir el avance de los Charr, recluta tropas en el norte para esta lucha continua.

Tuve que salir de Ascalon hace años y siempre supe que viviría para tratar de recuperar mi hogar. Creo que ha llegado el momento.

Desde el Ojo del Norte, ayudo a la joven Gwen y al Teniente Thackeray en esta misión. Gwen permanece mucho tiempo aquí o en el pequeño jardín que cuida. Y el teniente suspira por ella. El problema es que el joven no se percata que Gwen vive en un mundo diferente a él, aunque ambos tienen un mismo objetivo: acabar con los Charr de Ascalon.

Por ese motivo, el teniente pide mi ayuda. Decide hacerle un regalo a Gwen por lo que me pide bañar un colgante que ha adquirido con el espíritu de su familia y así esperar que no se sienta tan triste. Tras lograr imbuir el colgante con el espíritu de la madre de Gwen regreso junto al teniente para entregarle el obsequio.

Por desgracia, Gwen no se tomó demasiado bien que el teniente se tomara esas libertades. Aunque mediando logré que al menos ella aceptara que el regalo no era tan terrible por mucho que ahora su familia sea la Vanguardia de Ébano.

Gwen y el teniente Keiran Thackery en el Museo de Monumentos, Ojo del Norte, Montañas Picoescalofriantes

El Teniente no se dio por vencido, se ha enterado que el cumpleaños de Gwen coincide en fecha con el aniversario de la Devastación de Ascalon, para que sea un día para celebrar y no para recordar lo perdido, convence a Gwen para hacer un picnic. Por ese motivo pedí ayuda para conseguir los objetos que Keiran necesitaba para el evento: un pastel de cumpleaños, bebida y velas. Tras ir a buscar las velas al mismísimo Ascalon, y entregarle a Keiran todo, al parecer acabó celebrando sólo el cumpleaños de Gwen porque la joven no apareció.

No hubo tiempo para mucho más porque fue cuando recibí el aviso de la Guerra Civil en Kryta y la princesa Salma pidió mi ayuda.

Volví al Ojo del Norte poco después para solicitar junto a Evennia, líder de la Hoja Brillante, que la Vanguardia de Ébano se uniera en el propósito de acabar con el Manto Blanco y ayudar a la princesa Salma en su propósito de alcanzar el trono de Kryta. Tras deliberar, la capitana Langmar decidió que Gwen podría quedarse en su lugar allí, en el Ojo del Norte mientras ella viajaba a ayudar a Salma como aliados. Gwen no pareció muy convencida pero pareció aceptar. Pero entonces, el teniente Thackery también presente en la reunión, aseguró que viajaría con la capitana también a prestar su ayuda. Curiosamente, Gwen creyó que esa idea era terrible. Ella necesitaría a Keiran allí si la capitana iba en ayuda de Salma. El teniente la aseguró que era guerrero y como tal, debía ir donde se le necesitara para la lucha. Cuando todo estuviera listo en el Ojo del Norte para recuperar Ascalon, si sobrevivía… volvería.

Durante los acontecimientos ocurridos durante la Guerra de Kryta, volví a coincidir con el teniente y la capitana en el momento en que reuníamos a los aliados para viajar a Arco de León y tratar de repeler el ataque de los Mursaat y del Manto Blanco.

En ese momento fue el último en que supe de ambos.

Tras vencer en la Batalla de Arco de León y tras el discurso de la ahora Reina Salma, tuve ocasión de hablar con el grupo de élite de Halcón de Ébano de La Vanguardia de Ébano que había participado también en la batalla: el Capitán Vientogrís, Lawrence Crafton, Nola Sheppard, Koro Vientosabio y Dian Fermati. El Capitán Vientogrís nos pone al corriente de que en la huída hacia allí para salvar a los habitantes, perdió de vista a la capitana Langmar y al teniente Thackeray que se quedaron atrás tratando de retener al ejército algo más para darnos tiempo de llegar a la ciudad. No han vuelto. En ese preciso momento se crea una partida que viajará a Kryta norte para buscarlos alcanzado si es necesario la Cuenca del Gigante, los dos grandes lagos salados ubicados entre Kryta norte, la Costa de la Atalaya y al norte de la Costa de la Divinidad. Me veo en la necesidad de viajar al Ojo del Norte e informar a Gwen primero. Después buscaré yo mismo si es necesario.

Miembros de Halcón de Ébano de la Vanguardia de Ébano informamos a Gwen en el Ojo del Norte, dentro del Museo de Monumentos, Montañas Picoescalofriantes

Según llegué al Museo de Monumentos, Gwen recibió la noticia. Y con súplicas me pide ayuda. Cierto es que ella prefirió rechazar al teniente, que quizás no hubiera partido de allí de haber sido de otro modo. Tampoco parece justo que ahora no sepa jamás de él, si está vivo o muerto. Por ello, me ofrezco personalmente a buscarlo. Lo último que se sabe por la propia Vanguardia de Ébano es que trataron de retener a los Mursaat y al Manto Blanco atrayéndolos hacia ellos a las afueras de Beetletun para alejarlos del Asentamiento de Ascalon. Justo entonces nos llega información al respecto. Al parecer tratando de repeler y aguantar el ataque que nos ayudó a llegar a la ciudad, la capitana Langmar fue herida y Keiran trató de escapar con ella. Por desgracia sus heridas acabaron con ella perdiéndose la pista del teniente en ese momento. Parto hacia la zona donde fueron vistos por última vez en busca de alguna pista del paradero de ambos.

Tras llegar a Beetletum viajo al norte, hacia Costa de la Atalaya que fue donde al parecer se perdió el rastro de Keiran. Tras vagar por la zona, localizo lo que parece una punta de flecha incrustada. Parece de una flecha de la guardia de élite de la Vanguardia de Ébano, los Halcón de Ébano. Con ella viajo de nuevo al Ojo del Norte para comprobar si Gwen la reconoce. Efectivamente lo hace. Cree que podemos usar el Estanque Mágico y mi capacidad de hacerlo funcionar para buscar información de lo ocurrido. Para ello, me entrega un arco de Keiran y me pide que mire al Estanque Mágico. Al hacerlo, yo podré saber lo que ocurrió porque debería transformarme en el propio teniente y vivir lo ocurrido y ella podrá verlo en el estanque.

En cuanto le indico al Estanque Mágico que me cuente la historia de la Punta de la Flecha me veo siendo el Teniente Thackeray, portando su arco y usando sus habilidades. Estoy a las afueras de Beetletun, en la Costa de la Atalaya y al avanzar un poco diviso a un grupo del Manto Blanco que parece discutir con una joven que busca respuestas sobre un tal Danthor. Como no les gustan las preguntas parecen dispuestos a atacar. Y entonces el teniente Thackeray, o sea yo siendo él, en esta situación que me muestra el Espejo Mágico interviene.

Tras la batalla la joven se presenta. Se llama Miku y es una asesina. Aunque le digo que viajo al norte, insiste en que la voy a ayudar a buscar al tal Danthor. La sigo por la zona hasta casi alcanzar Costa de la Divinidad. Allí localizamos a Danthor el Inflexible. Atacamos al grupo al completo, pero tras hablar de un plan huye. Tras finalizar la batalla Miku comenta que debe de ir a la Selva de Maguuma. Justo en ese momento veo de nuevo a Gwen. Vuelvo a ser yo, y no Keiran. Ella lo ha visto todo y me suplica ir a buscar más pistas a la Selva de Maguuma.

La asesina Miku y el teniente Thackeray, en Kryta

Viajo entonces hasta Territorio Salvaje en la Selva de Maguuma. Tras avanzar hacia  el este cruzando las Tierras de los Sabios alcanzo el portal que lleva a Descanso Real. Al cruzarlo y proseguir camino, distingo a lo lejos algo brillante. Es un emblema de un miembro de alto rango del Manto Blanco. Con el emblema viajo de nuevo al Ojo del Norte, quizás el Estanque Mágico me de alguna pista de cómo ha llegado aquel emblema de un miembro importante a esta zona. Al concentrarme ante el Estanque Mágico, este me transporta de nuevo a la piel del teniente. Parece que estamos en algún lugar de Descanso Real en la Selva de Maguuma. Mika está conmigo y parece que seguimos las huellas de Danthor.

Tras acabar con varios integrantes del Manto Blanco, alcanzamos de nuevo a Danthor el Inflexible. Pero esta vez, no escapa y acabamos con él. Al parecer, parte del Manto Blanco logró huir hacia la Selvas de Maguuma durante los acontecimientos en Kryta. La misión de Miku realmente ha acabado pero insiste en proseguir y saber más sobre los planes que Danthor tenía y que al parecer le llevaron a Refugio de Ventari.

Gwen vuelve a insistir en que prosiga mi búsqueda, aunque parece contrariada en el hecho de que Keiran ayude a Miku. Aún así, viajo hasta Refugio de Ventari para alcanzar el lugar llamado Loma de Ettin. Tras avanzar por el terreno esquivando alimañas, alcanzo un lugar donde encuentro un nuevo objeto que quizás me de pistas nuevas: una espada rota que parece que cayó tras una batalla con pasos hacia Claro de la Aurora.

Keiran Thackeray en la Selva de Maguuma siguiendo el rastro de El Manto Blanco

Regreso con ella al Estanque Mágico en el Ojo del Norte y repito el procedimiento. Como parecían indicar las huellas, aparezco como Keiran junto a Miku cerca de Claro de la Aurora. Un grupo del Manto Blanco está cerca. Y no parecen ser los único. Tras avanzar, cada vez son más los que encontramos a nuestro paso, hasta llegar a una zona donde podemos ver desde nuestra posición un campamento completo de ellos.

Si queremos acabar con todos, tendremos que usar la estrategia. Movernos despacio, y usar la capacidad de Miku de crear el caos con su habilidad de asesina. Si encontramos su punto débil quizás salgamos vivos.

Keiran en la base del Manto Blanco, Jungla de Maguuma

Tras avanzar lentamente y alcanzar la que parece la base de operaciones, logramos acabar con los integrantes del lugar. Una vez dentro podemos registrar las dependencias. En una rincón localizo lo que parece una misiva del Manto Blanco. En ella parece que se va a producir un ataque inminente a Arco de León, y Keiran no puede ayudarlos a todos.

Para cuando el Estanque Mágico me regresa al lado de Gwen esta parece confusa. No por el hecho de que Keiran haya cambiado tanto, sino porque parece que por fin se ha dado cuenta que debe ser fuerte y confiar en los demás. En la misiva se indica que el ataque podría comenzar en Beetletun, es momento de seguir la investigación e ir hasta allí en busca de nuevas pistas.

Esta vez en el viaje, me acompaña Sara Savia, tras llegar al lugar peinamos la zona. Tras movernos por la región, y peinar la Costa de la Atalaya, en un recodo localizo por fin la siguiente pista. El manto de un alto cargo solitario del Mano Blanco. Es extraño, un alto cargo allí. Es momento de regresar al Estanque Mágico y probar suerte para conocer cómo llegó este objeto a la zona.

Al llegar allí, uso el objeto mágico delante de Gwen y de nuevo tomo posesión del cuerpo del teniente. Estoy en el poblado de Beetletun, y Miku prosigue el viaje conmigo. Al llegar, un pequeño grupo trata de convencer a los aldeanos que son de la Hoja Brillante. Les mienten y ponen a la futura Reina Salma en contra. Es momento de intervenir. Tras acabar con ellos por mancillar el nombre de la futura reina les informo de la verdad: ellos son el enemigo y han de luchar por sus vidas.

Miku y Keiran ayudando a los aldeanos de Beetletun, Kryta

La aldea tiene dos accesos, y el Manto Blanco entra dispuesto a acabar con todo aldeano que se le oponga. Tenemos que impedirlo. Siendo Keiran, uso su fuerza de liderazgo para hacer que estos hombres y mujeres libres, sigan siendo libres y luchen contra ellos.

Tras una lucha sin descanso, logramos que el enemigo pierda. Beetletun es libre. Miku quiere regresar a su hogar a resolver algunos asuntos, Keiran ya no podrá seguirla, necesita arreglar los suyos propios. En ese momento, regreso al Museo de Monumentos y Gwen, me suplica seguir buscándole porque ahora sí, tiene que decirle algo muy importante.

Viajamos a la Cueva de Estalactita, y parto de allí con la propia Gwen. Están convencida de que Keiran habrá viajado desde Kryta y tratado de llegar a las Montañas Picoescaclofriantes pasando por la Roca del Yunque. Tras alcanzar la zona, lo buscamos. Está herido, pero está vivo. Regresamos al Ojo del Norte, volvemos a casa.

Roca del Yunque, Montañas Picoescalofriantes

Parece que el reencuentro ha sido bueno, tanto que Keiran se ha comprometido con Gwen. La guerra, y la lucha no ha impedido que por fin ambos decidan dar el paso. Keiran me ha pedido que le ayude con los preparativos de la boda. Para ello, me ha pedido que sea yo quien me encargue del banquete. Y creo que no hay nada mejor por esta zona que conseguir preparar un buen banquete Norn.

Hay tres cosas que son necesarias para preparar los suculentos manjares de un Banquete Norn: 1 filete de Tirano asado a fuego lento, alas de moa en salsa picante, y una ensalada de gourmet de Iboga.

Conseguir los ingredientes para los tres platos requerirá buscar cada uno en un lugar distinto de Tyria.

Primero viajé a Rata Sum, y desde allí viaje al sur, cruzando la región hasta alcanzar Maraña Alcazia. En ese lugar hay varios Tiranos alfa, pero el más grande es llamado Tirannus, y es un dinosaurio gigante. Tras acabar con criaturas de la zona, logré acabar con él y poder conseguir filetes para todos los invitados.

Para localizar los ingredientes para el plato de las alas de moa, es necesario cazar moas negros. No hay mejor zona para eso que la Catarata de Luto, en el Bosque de Echovald en el continente de Cantha. Partí desde los Archivos de Durheim viajando hacia esta región para localizar a los escurridizos pájaros. Tras varios intentos, una persecución del moa por el cauce del río y la ayuda de Sophie Luna Oscura, conseguimos alcanzar al Moa Negro y tenderle una emboscada, tras recibir varias por su parte.

Los mejores Ibogas son naturales de Vabbi. Por ese motivo viajé hasta Era de Tihark y partí desde allí para llegar al Jardin de Seborhin. Para acceder al jardín fue necesario que la princesa Tahlkora nos acompañara. Es en este lugar donde podré conseguir acabar con ellas, dado que al menos necesitaré tres para la receta. Cada una estaba en una ubicación distinta del camino exterior que rodea el precioso jardín, y no sólo lleno de estas criaturas, también de otras bastante más peligrosas.

Con todos los ingredientes, por fin regreso al Ojo del Norte. El teniente Thackeray esperaba allí, junto a Gwen en el Museo de Monumentos. Un grupo de Norn aparecen para recoger los ingredientes que serán llevados al Paraje de Olaf para que sea allí donde se celebre la boda.

Paraje de Olaf, Montañas Picoescalofriantes

Boda de Keiran y Gwen en el Paraje de Olaf, Montañas Picoescalofriantes.

Con todos allí presentes, la ceremonia fue simple. Olaf unió en matrimonio a Keiran y a Gwen que tras el evento partieron del lugar.

Keiran se unirá también a la lucha, dado que el plan de contraataque a los Charr está cerca. La Reina Salma ahora en el trono, pretende poder unificar toda Kryta por completo por lo que es momento de intentar retomar Ascalon, y aunque se planea la creación de una nueva ciudad en Costa de la Divinidad que represente el cambio, ha prometido ayuda por su parte para el rey Adelbern de Ascalon. La Vanguardia de Ébano está preparada.

He recibido un aviso de Cantha, viajaré entre este continente y mi querida Ascalon mientras las luchas sigan por controlar de alguna manera la zona, ayudando a la Vanguardia de Ébano mientras pueda y así reunirme con Gwen, con Keiran, con el guerrero Dian Fermati, con la nigromante Nola Sheppard, con la hipnotizadora monje Koro Sagewind, con el elementalista Lawrence Crafton y con el asesino Rigo Bolan.

El viaje a Ciudad de Ascalon fue medianamente fácil. Se aguanta en una ciudad casi en ruinas en una región devastada que trata de salir adelante con la amenaza de los Charr constante. Se permaneció allí hasta que se recibió orden por parte del propio rey para viajar al sur, hacia la frontera con el Desierto de Cristal por lo que parece ser una amenaza mayor, pero también para tratar de controlar ese paso, y con ello dejar al enemigo encerrado entre ambos frentes. Órdenes nuevas dejan claro que hemos de alcanzar esta zona y crear nuevas defensas.

Viajaré a la zona para ayudar siempre que pueda. Necesito formar parte de aquellos que traten de recuperar nuestras antiguas tierras. La Vanguardia de Ébano al completo se trasladará allí, seremos dirigidos por la propia Gwen y por Keiran.

En nuestro viaje al sur, no esperamos encontrar resistencia Charr, pero eso fue lo que ocurrió. Rigo Bolan fue quien dio el aviso al encontrar restos, y Dian Fermati pagó con su vida intentar defender las caravanas cuando nos asaltaron.

Los ataques continuaron, pero no dejamos el empeño de alcanzar nuestro objetivo más al sur.

Tras semanas de viaje por fin vimos la cordillera que separa Ascalon del Desierto de Cristal. Ese es nuestro objetivo desde que saliéramos por segunda vez de casa. Keiran y Gwen eligieron la ubicación. El lugar es perfecto para poder defendernos y sobre todo para poder atacar. Aún hemos de llegar a la zona que con total seguridad está plagada de Charr.

Estaba cayendo la noche en el campamento de la llanura cuando los Charr atacaron con todas sus fuerzas. Pero no íbamos a rendirnos estando tan cerca. Al amanecer Koro Vientosabio ordenó dividirnos y que parte alcanzáramos las colinas. Mientras Lawrence Crafton y Rigo Bolan hacían guardia. Koro Vientosabio creo un ejército mediante un increíble hechizo y un ejército místico apareció del norte para ayudarnos. Debido a ello los Charr se dispersaron por querer cargar contra ellos. Fue el tiempo justo para preparar nuestro asalto definitivo.

Junta a Gwen y Keiran avanzamos hacia el paso de montaña mientras dejábamos a Nola Sheppard con un destacamento de protección. La batalla no se detuvo mientras la avanzadilla alcanzábamos un claro de la montaña y se localizaba una vieja ciudad minera abandonada. Los civiles estaban a salvo allí, ahora había que enseñarles a defenderse. Keiran se encargó de ello. Allí habíamos llegado y allí nos quedaríamos.

Koro alcanzó el lugar sin aliento tiempo después. Murió en los brazos del propio Keiran siendo la heroína que había hecho posible que alcanzáramos aquel lugar. Pero aprovechamos el valioso tiempo dado por ella, y cuando los Charr, furiosos regresaron para atacar el que va a ser nuestro nuevo hogar, vieron la furia de los Halcones del Ébano y de toda su Vanguardia.

Nola había tenido tiempo para reunir un ejército de muertos vivientes formado por los antiguos habitantes de la ciudad. Sus unidades formaron un muro que destrozó a los Charr.

La capitana Gwen ha fijado la línea y no nos moveremos de este lugar por nada. Tenemos una cantera situada junto a la ciudad minera que es aún muy rica y bastante profunda. Con ella levantaremos nuestro bastión. La última defensa de Ascalon, la que advertirá a los Charr entre nuestra antigua ciudad y la que construiremos nueva que están atrapados. Se llamará Bastión Halcón de Ébano.

Informaremos a Kryta y cuando concluyamos la construcción, pediremos a los asura, aliados de la Vanguardia de Ébano poner uno de sus portales aquí. Así recibiremos de Kryta como aliados su ayuda.

Desde aquí daremos apoyo a Ciudad de Ascalon, donde el rey Adelbern mantiene su posición a pesar de los Charr. Aquí podremos aguantar el tiempo necesario para reconquistar lo que nos fue arrebatado.

Nuestro momento ha llegado. Alzaremos nuestros puños para defender nuestra amada tierra de los Charr de la Legión de la Llama que esclavizan incluso a los suyos.

Unidos somos más fuertes: ¡Por Ascalon!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s