Forjando Leyendas: Mi Tierra Olvidada (Prólogo)

Nota: Todo el contenido de esta entrada forma parte de la Historia Viviente de la Expansión Path Of Fire, si aún no sabes qué va a pasar, todo ello podría spoilearte.

Lady Anna Kardo delante de la puerta de acceso al Desierto de Cristal en Campos de la Ruina, Ascalon

Siempre supe que volvería a la tierra que me vio nacer.

Llegué a Tyria con recuerdos de infancia de mi verdadero hogar, y amo el continente que me acogió porque me vio crecer y convertirme en quien soy ahora. Pero mis antepasados llevaron orgullosos la armadura de élite de los Lanceros del Sol y aunque antaño tuviera que salir de mi hogar y abrirme camino primero en Kryta, mis ansias de viajar me llevaron a otros lugares de Tyria. Hoy Ascalon, las Montañas Picoescalofriantes, toda Maguuma, así como las Ruinas de Orr no tienen misterio para mi.

Pude hablar en su momento con los Cefiritas en su Sagrario del Céfiro, y en ese momento tuve claro que si por remota que fuera la posibilidad, mis pasos pudieran llevarme a Elona, allí llegaría.

Me he apostado mil veces ante la puerta de acceso a las tierras que colindan con mi hogar, el Desierto de Cristal. Pero todo este tiempo, los guardias que reciben orden directa de la Reina Jennah me han negado el paso.

Pero ahora, es diferente.

Nave atracada en Arco de León, dispuesta para el viaje al Desierto de Cristal

Si nada lo impide podré acceder a la nave preparada para llevarnos al Desierto de Cristal y tener una primera toma de contacto de la zona. Será una especie de avanzadilla que culminará con el gran viaje dentro de algo más de un mes.

Lady Anna Kardo lista para ssu regreso a tierras del Desierto de Cristal

Tras recibir una carta de la capitana Ellen Kiel, ésta me informó de los conflictos en el Desierto de Cristal debido sin duda a la presencia de Balthazar. Los refugiados han comenzado a llegar a Arco de León en gran número. De momento la Reina Jennah ha enviado una misión diplomática desde la propia Linde de Divindad. De momento viajaré a Arco de León para poder hablar con ella y esperar que pueda usar alguno de sus transportes a la zona.

Tras una breve reunión con ella me informó de que la siguiente nave El Fénix del Alba está listo para zarpar en cualquier momento y que puedo unirme a ese grupo si lo deseo. Sin duda ha de ser el precioso bajel atracado allí. Me indica que busque al Primer Oficial Fidus Aplastaenemigos para unirse a su grupo. Y que trate de mantener la nave de una pieza.

El Primer Oficial Fidus Aplastaenemigos sin duda está tan emicionado como yo. Las ordenes son partir inmediatamente y alcanzar con el precioso bajel en el que volaremos al Oasis de Cristal y atracar en la Ciudad Libre de Amnoon.

Partiendo en nave del Consorcio de Arco de León hacia El Desierto de Cristal

El viaje fue largo. Tras partir de Arco de León viajamos al sur este. Cruzamos parte de Monte Vorágine y tras dejar a un lado el volcán viajamos después al este cuzando así una pequeña parte del Mar de los Pesares hasta alcanzar tierra de nuevo repleta de nieve y montañas, podríamos habernos detenido allí porque son tierras aún inexploradas pero las órdenes de Ellen Kiel son alcanzar lo antes posible el Oasis de Cristal.

Por fin veo a lo lejos mi tierra. Puedo sentir el azote del aire caliente y ver a lo lejos la dorada arena. Estoy en casa.

Llegando al Oasis de Cristal, Desierto de Cristal

La nave avanza entre una gigantesca pirámide que parece haber sufrido daños extructurales. Parte de ella parece desmoronarse cuando pasamos a su lado. Justo cuando estamos a punto de dejarla atrás, vemos como se produce un ataque en una de las destartaladas entradas. No podremos avanzar más, asi que el primer oficial da orden de atracar y tendremos que llegar a la zona a pie, pero antes nos aseguraremos de saber qué ocurre y comenzar a obtener información.

Pirámide derrumbada en Oasis de Cristal, Desierto de Cristal

Avanzamos con un grupo de soldados, incluido el primer oficial. Al acceder a la gigantesca construcción vemos a un grupo de enemigos bastante numeroso imponiendo su voluntad a la fuerza sobre los aldeanos. Atacamos para defender a la gente indefensa. Cuando casi han caído, aparece ante nosotros el que parece su jefe cabecilla. Se presenta como la Heraldo de Balthazar y asegura que está allí para imponer la voluntad del dios, que me una a ella y sirvamos juntas al dios de la guerra. Trato de convencerla de que el dios la está engañado, pero… no está dispuesta a razonar.

Atacamos de nuevo, esta vez contra ella. Sus ataques son contundentes y usa el fuego como lo haría el propio dios. Tras una ardua batalla, lanza a sus forjados contra nosotros. Al parecer estos son los ahora esbirros de Balthazar en esta zona, todo un grupo de seres con armas y armaduras que parecen salidos de la forja del propio dios.

Aldena arrasada por las llamas en el Oasis de Cristal, Desierto de Cristal

Tras un primer asalto en el que la Heraldo de Balthazar se aleja, conseguimos acabar con sus huestes. Los aldeanos parecen estar bien, ordeno pues al primer oficial montar un lugar seguro y recoger a los refugiados que se liberen. Opto por avanzar por el lugar donde la Heraldo de Balthazar ha huido con el primer oficial, mientras el resto monta en la retaguardia un campamento improvisado. Tras un buen trecho e indicando a los aldeanos que me encuentro que se dirijan hacia el lado contrario donde encontrarán ayuda, alcanzo una aldea: todo está en llamas. Es allí donde de nuevo veo a la Heraldo de Balthazar que insiste en que me una a ella que el dios perdonará mi osadía de evitar que pudiera acabar con Primordus y con Jormag, ante mi negativa lanza contra mi a dos sabuesos forjados. Tras una ardua lucha logro acabar con ellos, pero la Heraldo de nuevo escapa. No puedo avanzar, allí hay gente herida. El primer oficial me entrega un dispositivo de agua congelada. Me servirá para ayudar a la gente y apagar los incendios.

Ayudo a personas y libero lo que parece una cerca, donde dentro hay un gigante raptor que ahora parece calmado. En un principio pensé que me atacaría pero por lo que veo, es doméstico. Uno de los aldeanos agradecidos me indica que puedo coger el raptor y usarlo de montura para ayudarme a llegar a las víctimas encima de los tejados y seguir extinguiendo incendios. Una vez subida en él, el animal obedece y me ayuda a alcanzar lugares a los que no podría tener acceso sin su ayuda.

Raptor, montura que puede domesticarse para usar en el Desierto de Cristal

La aldea está ahora segura. En compensación, los aldeanos me dicen que escoja el animal que desee que es mio y que me servirá bien allá donde vaya en estas tierras. Me indican que la Ciudad Libre de Amnoon está al otro lado de la cantera, el primer oficial dice quedarse allí y terminar de ayudar a la gente. Opto por avanzar sola esta vez.

Minas y acceso a las canteras del Oasis de Cristal, Desierto de Cristal


Canteras del Oasis de Cristal, Desierto de Cristal

Tras cruzar la aldea alcanzo las minas. Dentro el raptor me ayuda a avanzar más derpisa, aun así tendré que aprender a domarlo pero eso llevará su tiempo. Tras limpiar la zona de arañas y liberar a otros raptors domesticados allí atrapados, salgo de la cantera por el otro extremo. La visión al otro lado es sencillamente maravillosa. Veo a lo lejos el oasis. Tras avanzar por la zona alcanzo el camino dejando a mi derecha un majestuoso templo. En ese momento el intercomunicador se activa y escucho a Taimi, por desgracia la conexión no es muy buena. Intento informarla de que estoy llegando y que buscaré un lugar alto desde el que comunicarme mejor.

Camino de acceso a la ciudad libre de Amnoon, Oasis de Cristal, Desierto de Cristal


Vista del porton y parte del templo de acceso a la Ciudad libre de Amnoon, Oasis de Cristal, Desierto de Cristal

Al llegar al portón de la ciudad este está cerrado y vigilado. En cuanto llego se me niega el paso. Indico que voy siguiendo a una Heraldo de Balthazar y que he ayudado a la gente a mi paso, montando un puesto de guardia tras de mi. El portón se abre y Kasmeer hace aparición dando instrucciones de que me dejen pasr, que soy la Comandante Cazadragones. Vaya, hasta allí han llegado las noticias sobre la caida de Mordremoth y Zhaitan.

Templo en el Oasis de Amnoon, Oasis de Cristal, Desierto de Cristal

¡Por fi una cara conocida! Kasmeer ha estado allí todo el tiempo. Alcanzó el lugar e informó desde que se asegurara que Marjory se recuperaba. Pero no es la única. Rytlock aparece también, pero sin su venda de Retornado. ¡Hacia eones que no le veía! Desde que le llamaran a la Ciudadela Negra. Cuando le pido información al respecto me dice que ya no lleva la venda, de momento, porque no la necesita, y que solo le pidieron informes sobre su misión del Fuego Enemigo, asi de lo que estaba ocurriendo con los dragones. Por desgracia, me indica que no puede decirme mucho más porque es confidencial. Además, estamos allí para detener a un dios.

Kasmeer y Rytlock en la entrada a la Ciudad Libre de Amnoon,  Oasis de Cristal, Desierto de Cristal

De momento, ayudaremos en la zona, buscaremos información y mandaremos informes a Kryta de nuestros avances. Si nada lo impide y hacemos de este lugar un sitio seguro, podremos avanzar en un mes en nuestro objetivo: acabar con Balthazar, el Dios de la Guerra.

Anuncios

Un pensamiento en “Forjando Leyendas: Mi Tierra Olvidada (Prólogo)

  1. […] Forjando Leyendas: Mi Tierra Olvidada (Prólogo) […]

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s