Forjando Leyendas: Más allá de la muerte

Nota: Todo el contenido de esta entrada forma parte de la Historia Viviente de la Expansión Path Of Fire, si aún no sabes qué va a pasar, todo ello podría spoilearte.

La antigua Dunas de la Desesperación me espera. Hoy el lugar es conocido como Aguja de la Cala Somera. Debería de poder alcanzar la zona y localizar allí al resto dado que es el punto de encuentro.

Me reúno con el grupo en la zona. Al llegar descubrimos que el lugar está completamente tomado por Forjados. Es inevitable, Balthazar nos ha alcanzado.

Logramos subir a lo alto de la Aguja de la Cala Somera. Al llegar allí el dios de la guerra parece esperarme. Sin cuartel ninguno, y cansado de nuestros encuentros, lanza su ataque.

Intento convencerle de que lo que hace es un error, no parece importarle. Siendo así, tendrá que morir. Esquivar y evitar su daño no es fácil, pero nada va a detenerme.  En dos ocasiones logra herirme gravemente. Cuando su energía parece a punto de agotarse, y recibo la segunda vez una herida grave el dios en un último intento de lucha lanza su espada contra mi. Allí estoy, ante el dios de la guerra, puede matarme… podría si quisiera pero no lo hace. ¿A qué está esperando?

Balthazar en la Aguja de Cala Somera, La Ribera del Elon, Desierto de Cristal

Desde el suelo y dispuesta a levantarme una vez más para intentar un nuevo ataque desesperado contra él, veo algo volar hacia allí. No puedo creer lo que veo. Ahora entiendo por qué Balthazar no a acabado conmigo. ¡Todo es una maldita trampa! ¡Es Aurene!

De alguna manera está allí. De alguna forma ha conseguido volar hasta mi. De alguna forma sabe que necesito ayuda y la dragona no está dispuesta a perder a su campeona. ¡Por eso Balthazar no ha acabado conmigo! ¡La ha atraído hasta aquí!

Aurene se lanza contra Balthazar y usa su poder contra él. El dios parece en un principio cogido por sorpresa pero se defiende. Atrapa a la dragona que también se defiende. ¡No! ¡Aurene no puede morir! ¡Yo soy su campeona! Balthazar mantiene sujeta a la dragona mientras vuelve su arma contra mi. Tiene atrapada a la dragona, yo ya no soy útil para él tiene lo que quiere.

La oscuridad… lo envuelve todo.

Lo ocurrido después podría resumirse en dos sencillas palabras: He muerto.

Ahora entiendo lo ocurrido pero mi llegada a el Dominio de los Perdidos, una zona de la Niebla donde todo el que llega tras una muerte inesperada ha de encontrar su camino, no fue para nada alentadora. No recordaba absolutamente nada de mi. Ni quién era, ni por qué estaba allí. Aquel lugar es simplemente una parada para los espíritus perdidos que han de buscar su camino hacia el Inframundo para así recibir su recompensa final.

Fue allí donde el fantasma de Ninah me encontró. La expliqué que no entendía que estaba pasando, y fue ella quien me indicó que había muerto y que debía de buscar mi camino hacia el Inframundo. pero que antes debía averiguar quién era y cuál había sido mi propósito.

Dominio de los Perdidos, La Niebla

Busqué en la zona, lo primero que localicé fue mi arma: Bo. En ese momento supe que era capaz de usar ese arma que fuera herencia de mis antepasados, así que debía de ser algún tipo de guerrero. Al tocar mi arma lo supe, ladrona era mi profesión. Y aquel báculo, las dagas y mi arco corto eran mis armas. Y tenía un propósito importantísimo, yo no podía estar allí. No podía haber muerto. Necesitaba recordar mi propósito porque sabía que era importante. Ninah me dice que ha de llevarme ante El Juez.

Avanzamos por la zona de nueva hasta encontrar una extraña cárcel. Allí alguien estaba encerrado y me pidió ayuda: Decía ser el Rey Palawa Joko y que me conocía. Tras indicarle que no le recordaba comenzó a llamarme mentirosa. Aseguró que sí le conocía, que todo aquel que respiraba debía saber quién era. Porque él era Joko el Inevitable. El último rey primigenio. Joko el Inmoral. El Azote de Vabbi.

Con Ninah y Palawa Joko en el Dominio de los Perdidos, La Niebla

En aquel momento era totalmente cierto que no me sonaba absolutamente de nada. Necesitaba encontrar mi verdadero propósito. Ninah me acompaña pues ante El Juez que es el encargado de aquel lugar y quien da paso a aquellos que han muerto a Inframundo. Tengo que verle, sí… pero para convencerle de que ese no es mi lugar aún.

Ante El Juez en el Dominio de los Perdidos, La Niebla

El Juez me explica junto a Ninah que he tenido una muerte traumática motivo por el cual estoy en este lugar primero. Le pido a El Juez que necesito saber mi propósito porque es realmente importante. Este me indica que lo persiga. Un cuervo blanco hace aparición en la zona, y Ninah me comenta que es momento de seguirlo.

Y entonces, mi vida, mi leyenda, comenzó a aparecer ante mí al seguir al cuervo blanco. Logan Thackeray y la Reina Jennah me llaman heroína, y me convocan a unir a las órdenes para acabar con el dragón Zhaitan. Trahearne, me explica que con el despertar del dragón Zhaitan encontró una nación completa muerta en Orr y la reclamó para sí. Tras aquello la lucha su campeón en La Isla de Garra y la presencia del líder de la Orden de la Vigila, mi orden: Forgal Kernsson. Él cayó allí y tuvimos que enfrentarnos a Zhaitan entre todos, siendo Trahearne quién tomó el control de la situación como Mariscal. El Árbol Pálido nos mostró el camino a seguir en ese momento.

Siguiendo el Propósito, Dominio de los Perdidos, La Niebla

Y acabamos con Zhaitan. Allí fui nombrada Comandante. Pero aquello no fue todo. Ante su muerte Ceara aseguró ver el abismo, vio poder en sus estudios. Y aquello la hizo perder el control. Scarlett Briar. Sus ataques a Tyria, sus caballeros mecánicos. Su lucha por localizar el centro de Líneas Ley. Su ataque a Arco de León y la destrucción con ello del puerto de Tyria. El despertar de Mordremoth. Nuestra búsqueda por conseguir acabar primero con Scarlett, luego con el Dragón Anciano que trata de hacerse con el control de los Sylvari. El Maestro de Paz que nos puso en el camino del Legado de Glint. La caída de las naves de El Pacto en Maguuma. Nuestra búsqueda para acabar con él. El sacrificio de Trahearne para acabar definitivamente con Mordremoth. El nacimiento de Aurene. El engaño de LázaroBalthazar.

¡Ese es mi propósito! Debo detener al dios de la guerra. Tyria está en peligro. Ahora lo recuerdo todo.

De nuevo ante El Juez y ante mi explicación me dice que tengo dos opciones, seguir mi camino hacia el Inframundo alzándome como héroes de Tyria o dada mi misión, luchar contra el ser que ha absorbido aquí mi recuerdo, y ahora posee mi forma corpórea alimentándose de ella hasta que pase al otro lado.

No tengo opciones. No voy a rendirme. Tyria depende de mi lucha.

Tras una ardua lucha contra aquel ser, logro vencerle. El Juez asegura que soy digna de regresar a Tyria y acabar con mi propósito. Abre un portal para mi al otro lado de la zona. Corro hacía allí y paso delante de nuevo de la cárcel de Palawa Joko al que ahora sí recuerdo perfectamente. Mis antepasados también lo vieron, en aquel entonces como un fantasma siendo el señor de la Desolación y permitiendo el paso de aquellos que llegaban allí.

Me pide que le libere. Que Balthazar le engañó. Que tiene un ejército listo para vengarse del señor de la guerra. Me asegura que sin él no tengo opciones. Que él tiene un ejército que pondrá a mis órdenes si le libero del lugar en el que Balthazar le ha encerrado. Es cierto, necesito un ejército, pero no necesito otro problema añadido: un dictador en Elona, mi tierra. Asegura que sus Despertados son leales, que nunca me obedecieran. Me temo que eso ya no es así, ahora ya no obedecen al rey Joko. Obedecen al Creciente Acerado, lo he visto… lo recuerdo.

Es momento de volver a acabar lo que hemos empezado.

Tras cruzar el portal, tras unos segundos veo a Rytlock, a Kasmeer y a Canach. Sorprendidos aseguran que estaba muerta. No entienden como he regresado de entre los muertos.

Tendré que explicarles. Pero hay que moverse. No podemos quedarnos aquí. Hemos de conseguir el apoyo de las hordas momificadas de Joko. Y hay que hacerlo rápido, Balthazar tiene a Aurene. El propósito del Legado de Glint, es mantener el equilibrio mágico en Tyria sustituyendo Dragones Ancianos por seres tan poderosos como ellos pero no peligrosos: Como Vlast, como Aurene. Por eso Balthazar dio caza a Vlast, la sangre de Kralkatorrik es lo único a lo que es vulnerable por lo que Aurene, que lleva también su sangre, es un arma contra el propio Kralkatorrik. Y está en su poder. Hemos de rescatarla e impedir que el dios lo use contra el dragón anciano.

No he vuelto de entre los muertos para ver como Tyria cae. Eso nunca.

De momento buscaremos a Kito, es quien conoce muy bien a los Despertados, y podremos trazar un plan para controlar de alguna manera al ejército de Joko.

 

Anuncios

Un pensamiento en “Forjando Leyendas: Más allá de la muerte

  1. […] Forjando Leyendas: Más Allá de la Muerte […]

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s