Forjando Leyendas: El Sagrario del Cuervo

Nota: Todo el contenido de esta entrada forma parte de la Historia Viviente de la Expansión Path Of Fire, si aún no sabes qué va a pasar, todo ello podría spoilearte.

Nos reunimos en la Fortaleza de Maca de Bjora. Debemos reagruparnos… debemos rendir culto a Almorra que ha dado la vida por un futuro en Tyria.

La noticia aquí deja desolados a todos los miembros de la Vigilia que han llegado al lugar dispuestos a rendir culto a los suyos que ya fallecieron cuando llegamos hasta este lugar. Y ahora… se ven sin su líder principal. Debemos infundir fuerza en ellos, darles un motivo por el que mantener esta lucha. La espada que traje conmigo desde el lugar en el que encontramos a Almorra se ha convertido en el motivo de inspiración de muchos. Han creado un pequeño altar en la zona, y muchos se acercan a honrar a su antiguo líder.

Sabemos quién es nuestro enemigo, el Fraenir de Jormag que no es otro que el Hijo de Svanir de más alto rango y que ha sido elegido por el Dragón Anciano Jormag. Ahora sé que es a quien escuchamos una y otra vez en nuestras cabezas mientras estamos en este lugar. El poder de convicción del dragón trata de hacernos dudas. El Fraenir es el responsable de levantar a los Icebrood gigantescos y también el que tiene el poder de convocar a la ventisca que hace mella en los nuestros aquí en la Marca de Bjora cuando trata de lanzar ataques contra nosotros tratando de volver a retomar el lugar que cree suyo. Sabemos que el Fraenir ha invadido el Santuario del Cuervo y ha robado su magia por lo que es capaz de corromper lo que toca siguiendo instrucciones de su señor.

El plan lleva por conseguir dominar aún más el poder del Cuervo que nos ha guiado hasta aquí y que guía a mi estirpe desde siempre. Jhavi está convencida de que los pasos de nuestro viaje se centran en alcanzar el Santuario de El Cuervo y buscar en él su sabiduría volviéndolo a nuestro favor. Pero la puerta de la gigantesca cueva está cerrada desde tiempo ancestral y no se podrá acceder sin conseguir mejorar la maestría que ahora conozco.

Tras reorganizar a las tropas en la zona luchamos por mantener el lugar lo más seguro que sea posible. De esa forma, logro que el poder del cuervo sea aún mayor y con ello me siento preparada para ir con ellos hasta el gran portón.

Me reúno con ellos en las zona.Es momento de saber si el poder es suficiente. Tras usar el tótem de la zona con la magia aprendida… el Santuario del Cuervo se abre ante nosotros. Avanzamos dentro esperando encontrar respuestas para acabar con el Fraenir de Jormag.

En cuanto accedemos al santuario siento la esencia del gran Espíritu de la Naturaleza de mi familia. Y también vemos que debemos tener cuidado, el lugar es un laberinto. Y el cuervo me plantea pruebas lo que no es de extrañar. Cuando era joven en Estación Boreal los míos debían pasar la prueba del Cuervo en su pequeño Santuario y era allí donde los acertijos debían ser resueltos.

Sabemos que está aquí escondido, así que sólo resolviendo las pruebas planteadas llegaremos a alcanzarle. La primera prueba, El Cuervo me la muestra refiriéndose a mi como Buscador de Astucia. Jhavi me asegura que debo tener cuidado con lo que veo porque desde que hemos cruzado el umbral todo es una prueba en si. Accedemos a una sala donde el tótem del Cuervo está en su centro y al activarlo plantea su acertijo y a la vez el cuervo crea hologramas para explicarlo: “Un hombre mortalmente herido yace debajo de un árbol. Sin ayuda, morirá. Las bestias salvajes se acercan, ansiosas por comer. Los sanadores están cerca. Están desarmados y desconocen al hombre herido o las bestias. Invocas una bandada de cuervos para pedir ayuda. ¿Qué harán los cuervos?”

Ahora debo elegir, llevar a los sanadores ante el hombre herido arriesgando las vidas de todos dado el peligro, o acabar con el peligro primero. Me decido por acabar con el peligro inmediato. Gracias a ello los sanadores están a salvo pero… mi elección hace que se salven sus vidas pero no la del herido al que no encuentran jamás. La seguridad del grupo le ha costado a este Norn la vida. Tengo la sensación de que mi elección no ha sido acertada. Jhavi me indica que ninguna de ellas lo es, toda elección tiene consecuencias, sólo sigo mi corazón.

Avanzamos de nuevo por el laberinto lo que nos lleva a una zona donde por un momento pierdo al grupo. Me lleva un rato tratar de avanzar por el lugar, busco los tótem del cuervo activándolos esperando que me muestren el camino. Me lleva un rato localizar la entrada de la siguiente sala siempre escuchando esa voz en mi cabeza. El Cuervo me hace ver de nuevo hologramas en el lugar.

La Prueba de la Sabiduría. La sala es una enorme Biblioteca. Activo el tótem y el Cuervo me habla: “Un fuego se extiende por la biblioteca más grande de Tyria. Miles de libros se convierten en cenizas a medida que las llamas saltan más alto. Un erudito llora, sacudido por la agitación. Dos libros se encuentran en los extremos opuestos de la habitación. El primero es un registro detallado de la historia de Tyria antes de la llegada humana. No hay otras copias. El segundo es un libro de hechizos arcanos que podría cambiar el rumbo de los dragones. Es el único de su tipo. El erudito solo puede salvar un libro. ¿Cuál salva?”

De nuevo debo elegir. Y la elección no es nada fácil. Me decido por salvar el registro histórico. “Renuncias a la paz para preservar lo que vino antes. ¿De que sirve el pasado cuando no hay futuro” Puede ser, pero mi corazón dice que futuro siempre hay, bueno o malo, al menos no repitamos los errores anteriores.

Por fin veo de nuevo a mis compañeros que aseguran que no me he movido de aquí. Nos sentimos bastante desorientados.

Avanzamos de nuevo hasta una nueva zona. El tótem del Cuervo está en la sala y al activarlo aparecen de nuevo los hologramas: La Prueba del Más Allá: “Una plaga barre la ciudad capital y reclama innumerables víctimas. Tanto la anciana reina como el joven príncipe han caído enfermos. La reina es benevolente y sabia, y ha gobernado de manera justa durante décadas. Pero su edad está acabando. El príncipe es su único hijo. Es muy joven y propenso a la petulancia. Si uno muere, el otro se recuperará por completo. Debes guiar a una de sus almas al más allá. Escoge.”

La anciana debe pasar al más allá y que su hijo aun no preparado reine… o acabar con el hijo y que sea ella quien mantenga la seguridad pero… a corto plazo y que al morir dada su edad no haya heredero. Difícil elección de nuevo. Elijo pues que la anciana cruce al más allá, debe descansar por fin y que su hijo tome las riendas y aprenda: “Jugarías con el destino de un reino para preservar una vida joven. Un niño se convierte en rey antes de estar listo. Puede fallar. Él puede ser manipulado. La gente sufrirá. ¿Salvar su vida valió la pena?” Quizás no sea la opción mejor pero si la más justa. “Me has mostrado quién eres. Las pruebas están completas”.

Al salir de la sala avanzamos de nuevo hasta llegar por fin al mismo centro del laberinto, el lugar más sagrado del Sagrario del Cuervo. Pero… no hay nadie. Los tótem del Cuervo deberían estar protegidos.

¿Es que El Cuervo nos ha abandonado? Es imposible, nunca lo ha hecho. Su espíritu está aquí encerrado, hemos superado sus pruebas. Aquí debería estar el Fraemir de Jormag, ¿Por qué no le vemos?

Hay pilares de hielo… y es entonces cuando nos percatamos que en su interior están atrapados los asistentes del espíritu. Hemos de liberarlos. Cuando lo logramos por fin Fraemir aparece ante nosotros y luchamos contra él. Debe caer, aquí y ahora.

Nos lleva un rato conseguir acabar con él. Pero por fin… cae ante nuestras armas. Jormag tendrá que buscar otra forma de dominar. Almorra ha sido vengada.

Y es mientras agotados nos felicitamos por nuestra victoria cuando vemos como el cuerpo de Fraemir se alza de nuevo, como si fuera un títere o una simple marioneta y habla… Jormag nos manda su mensaje a través de él. Nos habla cara a cara. Busca así tratarnos con el respecto que merecemos después de vencer en esta batalla. Asegura que incluso bajo el hielo eterno que lo protege Tyria está cambiando. Asegura que sabe que le temo como temía a Kralkatorrik. Asegura que el hielo fortalece. Que el hielo protege. Toda la guerra, todo el dolor… Aurene quiere acabar con todo ello. Y asegura que él puede ayudarla. Que quiere ayudarla. Acontecimientos horribles aún nos esperan en e futuro y él puede traer la paz eterna a nuestro mundo. Asegura que con el tiempo me daré cuenta de que le necesito. Y cuando lo haga, él me estará esperando.

Su mensaje es claro. Sus intentos de convencernos también. No podemos caer en ese error. Debemos ayudar a la Vigilia a recuperarse. Crecia preocupada por su hijo está convenida de que debemos alcanzarle porque sin duda Jormag lo ha alcanzado a él. Fue quien le convenció de tener su propio dragón. Pero aún necesitamos poder abrir un camino a través de las montañas. Debemos explorar la zona y hacerla segura para el paso de tropas hacia allí. Mientras Rytlock y Crecia se ocupan de ello, Jhavi Jorasdottir regresará a la fortaleza y tratará de reagrupar a los suyos. la vigilia debe recuperarse por Almorra.

Braham muestra sus dudas. Las palabras de Jormag han calado en ambos pero… no podemos caer en el error de creer que él: es nuestra salvación.

Un pensamiento en “Forjando Leyendas: El Sagrario del Cuervo

  1. […] Forjando Leyendas: El Sagrario del Cuervo […]

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s