Manual del Héroe: La Hora de los Héroes (Fin)

Mazmorra de Guerra, Corazón de las Picoescalofriantes, Montañas Picoescalofriantes

Estamos listos. La Vanguardia de Ébano, Los Asura y Los Norn esperan a que los Enanos de Jalis Martillo de Hierro se unan a la batalla.

Viajo junto a Sara Savia al corazón de las Montañas Picoescalofriantes, al refugio de los Enanos en buscar de su rey, dispuesto a todo para acabar con el Gran Destructor que aparece en las leyendas de su Tomo de Rubicon.

Lo primero es conseguirle a Jalis el Martillo necesario para el ritual, el cual conseguimos en esta zona, tras acabar con bestias de todo tipo, incluída a la sierpe Cryndr Corazón de la Montaña, que lo custodia.

El Martillo Legendario para invocar al Gran Enano, Montañas Picoescalofriantes

Tras coger por fin el martillo de su pedestal, es momento de llevárselo al rey para que pueda unirse con nosotros a la batalla.

Tras viajar hasta el lugar en el que Jalis espera con los suyos, el rey comienza el ritual. Y una vez invoca al Gran Enano, todos los suyos se transforman en piedra. Todos, salvo Ogden que solicita permanecer en carne y hueso junto a mi grupo, al menos de momento.

Enanos convertidos en piedra, Montañas Picoescalofriantes

Una vez el ritual acaba y todos son de piedra, estamos listos para avanzar. Los destructores entran en la sala y todos luchamos a la vez. Varios Golems nos ayudan en la lucha y todos los Enanos de Piedra, así como los cinco Norn y los hombres y mujeres de la Vanguardia de Ébano. El primer asalto es suficiente para acabar con el grupo pero, vendrán más. Jalis y sus enanos lanzan casi sin pensarlo aseguran buscar más allá de este puesto y lanzar un nuevo ataque adentrándose en el corazón del lugar. No podrán durar eternamente por mucho que sean de piedra. Hemos de acabar con el Gran Destructor que los crea. Mientras el resto de los aliados descendemos en busca de la Cámara de Transferencia Central donde acabar con el problema de raíz.

Comprobamos que acabar con los destructores es una lucha continua, y por cada uno que matas, dos nuevos aparecen. Los Enanos se han lanzado al ataque esperando retenerlos el tiempo suficiente mientras buscamos el vínculo que los une.

Puerta Asura hacia la Cámara de Transferencia Central, Montañas Picoescalofriantes

Cuando por fin despejamos la zona, tenemos el tiempo justo para atravesar el portal asura que lleva a la Cámara de Transferencia Central. Al otro lado nos espera nuestro destino.

El Gran Destructor parece saber que vamos a por él, por lo que ha duplicado la cantidad de esbirros, y los enanos luchan imbuidos por el ambiente de la batalla. Convertidos en piedra se sienten todos ellos como su dios: el Gran Enano.

Mientras, en la Cámara de Transferencia Central, todo es un infierno. Los destructores tratan de impedirnos el paso, y la bestia que los domina lanza más contra nosotros. Son tantos que casi no podemos ni movernos debido a que el suelo es prácticamente lava allá donde pisamos.

Gran Destructor en la Cámara de Transferencia Central, Montañas Picoescalofriantes.

Tras lanzar un último ataque contra él cuando los esbirros son menos, logramos vencerle. El Gran Destructor ha caído. Los Enanos de piedra que aún sigan en pie luchando contra sus criaturas, tendrán una oportunidad si logran salir de las entrañas de la montaña donde los retenían. El resto, salimos a la gran sala de la mazmorra victoriosos.

No sabemos que nos deparará el futuro. Pero de momento las razas de Tyria no deben volver a preocuparse y vivir en paz.

Anuncios

Manual del Héroe: Los Entendidos Asura (4ta Parte)

Vekk nos lleva hasta la Costa de Bronce. Tras cruzar parte de la Costa de Bronce logramos llegar hasta la capital, Rata Sum. Allí presenciamos un consejo Asura que trata de ponerse de acuerdo en como hacer para recuperar sus tierras de los Destructores y volver bajo tierra, porque no les gusta mucho el sol. Como ellos Vekk  está convencido que debemos localizar a los dos asuras más: Oola (capaz de poder crear una máquina de conjuros) y Gadd (el que más sabe respecto a canalizar energías místicas)

De esta forma, Mamp, el líder de este consejo asura, cree que se podría construir algún tipo de arma contra ellos, y que Vekk es el indicado también debido a su conocimiento de las conexiones etéreas que hacen que las puertas Asura funcionen. Por desgracia Vekk no parece muy dispuesto a trabajar si Gadd forma parte del equipo de los Asura más listos, pero dice que podemos buscar a Renk en su lugar.

Gadd y Vekk, Asuras de Rata Sum, Costa de Bronce.

De momento, lo que se sabe de Oola es que está encerrada en su laboratorio. Livia, una nigromante humana perteneciente a la Hoja Brillante sabe donde está Gadd en Pantano de las Centellas, investigando la Hematites que cayó en este lugar y se ofrece a acompañarnos.

Una vez llegamos al lugar donde debemos acceder, unas cuevas de varios niveles antes de alcanzar el lugar donde está la Hematites, nos preparamos. Livia se lleva bastante bien con él porque desde que el Manto Blanco cayera, Kryta está en guerra civil. Vino hasta allí buscando aliados para recuperar la paz en su tierra.

Tras cruzar varias estancias quitándoles las llaves a los vigilantes, accedemos a la cueva de la Hematites. Nos lleva un rato poder acabar con el grupo que la defiende. Una vez lo conseguimos, Gadd trata de recoger con una jarra esencia de hematites, pero Vekk cree que debe usar mejor un cristal de éter porque es peligroso. Cuando Gadd le pide a Livia que forme parte del experimento dándole igual que salga mal, Livia se niega y al final se une a nuestro grupo.

Oola por su parte se encuentra encerrada sola en su laboratorio, Vekk formó parte de su equipo pero optó por echar a todos de su laboratorio y no ha vuelto a salir de allí. Y recibe muy pocas visitas porque ha creado toda una serie de medidas de seguridad para impedir que entren en su laboratorio.

Tras avanzar por varias estancias con Golems obreros que hemos de usar, y otros centinelas que hemos destruir, logramos alcanzar la sala en donde Oola trabaja en un dispositivo, en cuanto Vekk le propone que nos ayude, se niega. Da igual que le nombremos el peligro de los Destructores. La única opción es hacerla creer que no está preparada para algo así. La estrategia funciona, su ego es tan grande que se une a nosotros en la lucha.

Livia, Nigromante en la Costa de Bronce

Livia nos acompaña en esta ocasión, y nos preparamos para la batalla en una enorme estructura no muy lejos de Rata Sum. Allí Livia nos comenta que ha aprendido mucho de Gadd que espera poder usar de ahora en adelante. Por primera vez me comenta el detalle de que existe un cetro que podría usar para salvar a Kryta, su pueblo en guerra. Lo llama el Cetro de Orr. Mientras Gadd y Vekk discuten sobre como colocar los cristales en la estructura para que sean más efectivos y menos peligrosos. Por su parte, Oola prepara sus Golems en la zona. En ese momento nos avisan de que los Destructores se acercan. Son demasiados, tendremos que dividirnos.

Dispositivo Asura en la Costa de Bronce

Mientras uno se ocupa de ayudar a defender la zona donde Oola prepara sus Golems, el otro se ocupa de mantener a Gadd a salvo mientras trabaja con los cristales en la estructura que alimentaran a los Golems de Oola. La coordinación es fundamental, hay que defender los Golems dado que ellos serán quieres nos ayuden más adelante.

Tras los primeros asaltos logramos mantener los Golems a salvo el tiempo suficiente para que ahora seamos nosotros los que ataquemos de frente, ayudados por los Golems que ahora están a pleno rendimiento. Los Destructores caen y cuando estamos casi celebrando la victoria, Oola llega hasta nosotros para informar a Vekk: Gadd ha muerto. El pobre Vekk, que siempre se llevó mal con Gadd ahora se siente muy triste. Entonces supimos el motivo, Gadd era el padre de Vekk.

Se celebrará un gran funeral en Rata Sum tras quemar el cuerpo de Gadd y se echaran sus cenizas a la gran cascada.

Funeral en Rata Sum por Gadd, Costa de Bronce

Ahora que todos estamos juntos en la lucha, regreso a el Ojo del Norte para mirar una vez más en el Estanque Mágico. Allí se me revela una nueva visión. Ogden reconoce en ella a la criatura que los lidera: El Gran Destructor.

Según la leyenda de los Enanos en el llamado Tomo de Rubicon el Gran Enano y el Gran Destructor se enfrentarán en una batalla final, y tras ella, los Enanos desaparecerán. Aunque luchemos juntos, Ogden está convencido de que ganando o perdiendo, su raza se extinguirá en Tyria.

Debemos de nuevo reunirnos en las Montañas Picescalofriantes en busca del consejo del Rey Jalis sobre la nueva visión del Gran Destructor para que pueda hacer un ritual especial e invocar al Gran Enano y que éste nos ayude en nuestra última batalla.

 

Manual del Héroe: La Vanguardia Perdida (3ra Parte)

Viajamos hasta Territorio Charr cruzando por la Cornisa de Ojo Largo, acompañando a Gwen y con Jora también en la lucha. Debemos localizar el rastro de la Capitana Langmar que partiera en buscar de información sobre la ocupación Charr de esta zona y que no ha vuelto con su grupo.

Encontramos un yelmo, uno que Gwen reconoce como el de la propia Capitana Langmar en una de zona que ha sido arrasada. Sin duda ha habido una gran batalla. Las huellas indican que es muy posible que casi todo el grupo haya perecido en manos de los Charr. Gwen que ha perdido a su familia, su tierra, y su libertad encontró en la Vanguardia de Ébano una nueva familia y un nuevo lugar aquí en el Ojo del Norte donde vivir y luchar. Con este duro golpe, pierde también lo que había alcanzado.

Siguiendo las huellas, alcanzamos un grupo de Charr en una zona atrincherados en las Llanuras Bélicas de Grothmar, que parecen tener prisioneros. Quizás los supervivientes del grupo de la Capitana Langmar estén allí. Tras varios intentos de acabar con ellos nuestros intentos son infructuosos. Son demasiados, por lo que optamos por cambiar de estrategia. De camino a la zona, vimos a un grupo menor que portaba un enorme Devorador de Combate amaestrado. Tras regresar sobre nuestros pasos, atacamos a este grupo, haciéndonos con su devorador. Ahora, las tornas han cambiado.

Tras regresar de nuevo al campamento, los Charr caen bajo nuestros golpes. El Devorador de Combate golpea con tanta fuerza que después sólo tenemos que rematarlos. Cruzar la zona con él, aunque fue un camino lento y largo, mereció la pena.

El Charr Pyre Disparoferoz en Territorio Charr, Ojo del Norte, Lejanas Picoescalofriantes

Aunque revisamos parte de la zona, no encontramos prisioneros. Gwen sí encuentra a un Charr encerrado al que pretende matar sin miramientos, pero la detenemos. El Charr se llama Pyre Disparoferoz, y ha sido torturado en aquella celda. A Gwen le da igual el motivo por el que los Charr le maltratan, aunque si logramos sacarle información de por qué ha pasado esto, quizás algunas cosas puedan cambiar. Como supongo, tiene información del grupo de la Vanguardia de Ébano. Pyre asegura que los Charr que acabamos de derrotar no son sus amigos. Capturaron a su tropa y a los soldados que estaban bajo su mando y los han sentenciado a muerte. Todos los Charr que hemos matado pertenecían a la Casta Chamán, bajo las órdenes de el Hierofante. Todos según Pyre profesan devoción a dioses falsos. Pero Pyre y los suyos no quieren saber nada de dioses y por ello, fueron capturados. Pyre desea hacer un trato, si le ayudamos a rescatar a los suyos, él nos ayudará a rescatar a los nuestros.

Santuario Maldito, Ojo del Norte, Lejanas Picoescalofriantes

Pyre nos conduce al lugar donde sabe que los suyos están atrapados. Tras llegar al Santuario Maldito, logramos salvar a dos de los cabecillas Gron Garraferoz y Bonwor Espadaferoz. Cuando ven a Pyre no pueden creer en un principio que hayamos sido humanos los que les hayamos ayudado, claro que también una Norn, un Asura y un Enano están con nosotros. Al parecer no son los únicos supervivientes, Sear, Cowl y Roan también pertenecientes a la tropa de Pyre están vivos. Tendremos que liberar a este grupo si queremos que Pyre nos ayude.

Tras una nueva escaramuza Pyre por fin está en deuda con nosotros. Torg Espinasangrienta también de su tropa, es quien sabe donde está la Vanguardia de Ébano pero cuando Pyre le pregunta para que le de la información, el Charr no parece dispuesto a ayudar. Pyre ha dado su palabra, y para poder cumplirla le exige a Torg la respuesta. Éste nos comunica que están al Sur, en el Valle de Sacnoth, el Hierofante, el chaman principal pretende entregarlos a los dioses. Cuando Pyre obtiene la información, lo mata.

Alcanzamos una colina cerca de la una Fortaleza Charr. El lugar está fuertemente custodiado. Los prisioneros están en el centro pero primero hay que lograr hacerse con el control de los dos Devoradores de Combate, y echar la puerta abajo defendiendo a Saurios Blindados que deben lograr alcanzar la puerta principal y tirarla abajo ante el ataque desde lo alto de los muros de la fortaleza. El plan es muy arriesgado, pero no hay muchas opciones.

Tras varios intentos el Saurio Blindado consigue alcanzar el enorme portón y defendiéndolo logra tirar la puerta abajo, ayudado por los Devoradores de Combate que disparan contra la fortaleza. Accedemos a ésta y tomamos el lugar acabando con el contingente Charr, incluido el chamán principal: El Hierofante.

Las tropas de la Vanguardia de Ébano junto a la Capitana Langmar son liberadas y Gwen se presenta ante ellas. También han sido liberados los Charr que iban a ser ejecutados por el Hierofante, ante todos ellos, Pyre Disparoferoz ahora es su líder. Pero Pyre les asegura que no quiere ser su líder, quiere que dejen claro a otros lo que acaban de aprender allí: no hay dioses para los Charr. Pyre se une a nuestro grupo para luchar a nuestro lado contra los Destructores.

Tras regresar al Estanque Mágico en El Ojo del Norte, éste me ofrece una nueva visión, un grupo nuevo de Destructores aparece ante la efigie. Uno bastante grande y con forma de pequeño dragón: El Gran Destructor. Vekk al ver el lugar en el Estanque Mágico cree saber dónde se encuentra.

El Gran Destructor, criatura que amenaza Tyria

Conoce el lugar porque asegura que la estatua más grande detrás del Gran Destructor emana magia. El lugar está justo al lado de la Cámara Central y él ha estado allí. Debido a que emana magia, su raza construyó la Cámara Central en ese lugar concreto, para aprovechar esa magia. Y también para estudiarla.

Es el momento de conseguir que los Asura se unan también a la causa.

Manual del Héroe: Aliados del Norte (2da Parte)

Dado que nuestro primer encuentro al llegar al Ojo del Norte fue con la mujer Norn: Jora, creo que una buena opción sería tratar de convencerla a ella primero. Si nos ganamos su confianza, quizás logremos la ayuda de su raza contra los Destructores.

Al salir de la zona y buscarla, la localizamos cerca del Ojo del Norte. Y no sólo la encontramos a ella, también aparece ante nosotros una extraña criatura con forma de Oso, que parece congelado bajo algún maleficio, y que acaba huyendo tras atacarnos.

Cuando le preguntamos a Jora, esta nos confiesa que a quien acabamos de ver es a su hermano: Svanir y que sobre su familia, pesa una terrible maldición. Ambos hermanos eran cazadores y perseguían una presa cuando alcanzaron el Lago Drakkar. Este lugar, según la tradición Norn está maldito y al llegar a la zona, Svanir sintió un extraño poder, uno muy antiguo. Al intentar un conjuro sobre el lago, la energía que desprendió casi consumió a ambos hermanos. Svanir se transformó en el Osonorn que es ahora, y Jora perdió su capacidad de poder convertirse en Osa.

Jora ha tratado de localizarlo para acabar con él dado que asalta a todo aquel al que ve, pero de momento no ha podido conseguirlo por lo que le ofrecemos nuestra ayuda.

Acepta nuestra petición pero nos comenta que necesitaremos primero tener las bendiciones de varios de los Espíritus de los Norn. Comenzando por el espíritu del lobo. Si logramos recibir su bendición, podremos rastrear a Svanir y así localizarle.

Tras acceder a una de las cuevas y recibir la bendición del Lobo, podemos seguir el rastro del Osonorn, tras luchar y dar esquinazo a los Jotun de la zona. Logramos alcanzar varias veces a Svanir, pero no será hasta una zona concreta de la cueva, donde por fin Jora acaba con él.

Svanir, hermano de Jora convertido en Osonorn, Lejanas Picoescalofriantes

La maldición de Jora ha terminado. Se ofrece entonces a ayudarnos. Ogden cree que si puede convencer a los Norn para que se unan a la lucha será de gran ayuda. Pero Jora está convencida de que eso no servirá de mucho ahora que ha matado a su propio hermano. Pero sabe con quién debemos hablar, con Olaf, el Séptimo Descendiente del Gran Olaf, al que muchos Norn respetan. Si nos ganamos su favor, él sí podrá ayudar. Jora, por su parte buscará a Egil el Hechicero para así limpiar el nombre de su familia.

Decidimos acompañar a Jora en su viaje en busca del Egil el Hechicero y ayudarla. Tras localizar a Egil el Hechicero, en la Morrena de Jaga realiza un ritual en el altar de la Osa con la propia Jora y con nosotros mismos. Egil nos dice que Jora podrá redimir lo ocurrido, recuperando la tierra de su familia: la sangre se quita con sangre.

Las tierras donde Jora nació están al este, y esa zona está invadida ahora mismo por los Charr. Gwen no necesita que la animen demasiado para acabar con ellos. Para ello nos desplazamos hasta la Marca de Bjora. Siguiendo hasta el Santuario de la Osa, y luego nos enfrentaremos a todos los Charr que encontramos tratando de expulsarlos de allí.

Tras lograr avanzar con la bendición dada por Egil el Hechicero, logramos alcanzar el Santuario de la Osa, y liberarlo. Con la bendición de la Gran Osa de este santuario, estamos preparados para tratar de acabar con los grupos Charr de la zona. Tras varios ataques el lugar queda liberado y la Osa se aparece ante Jora.

Viajamos después al Paraje de Olaf para poder hablar con él, Jora nos acompaña esperando ser ella ahora quien nos ayude. Olaf, está bajo la protección del espíritu del Cuervo y mientras hablamos con él un grupo de Destructores hacen aparición y nos atacan. Tras acabar con ellos no sin dificultades, le terminamos de informar de que, precisamente estos seres son los que de no hacer nada, supondrían un gravísimo problema. Vekk nos informa de que, estamos muy lejos del lugar donde nos atacaron al llegar así que… debe haber alguna Puerta Asura cercana por la que están accediendo desde la Cámara Central.

Efectivamente localizamos en las Montañas Varajar un acceso en el Punto del Cuervo. Tras llegar a la zona recibimos el primer ataque en la entrada, tras acabar con varias hordas, accedemos a la zona. Tras avanzar por tres niveles distintos acabando con bestias de la zona además de con los Destructores, en la última sala localizamos la Puerta Asura por la que están accediendo. Tras lograr acabar con los Destructores de la sala, logramos destruir también la puerta. De momento no podrán volver a entrar por aquí.

Olaf, ahora que ha visto que los Destructores son todo un reto, convocará a todos los Norn que conoce para que luchen contra ellos. Quizás no sean un ejército organizado como espera Ogden, pero son sin duda una ayuda inestimable. Olaf le dice a Ogden, que conoce a su rey. Eso sí que no lo esperábamos. Sin decir nada más, asegura que le enviará un mensaje usando a su Espíritu de la Naturaleza, el cuervo para que Jalis Martillo de Hierro se reúna con nosotros cerca del campamento humano, del Ojo del Norte.

Rey Jalis, Martillo de Hierro, en las Lejanas Picoescalofriantes, Ojo del Norte

Nos dirigimos pues a tener la audiencia con Jalis Martillo de Hierro, que ante la petición de Olaf viaja hasta el campamento cerca del Ojo del Norte sólo para vernos. El propio rey está impresionado al ver a Ogden, al que creía muerto. Ante él, nos presentamos como un ejército: Jora, Vekk, Gwen, y nosotros mismos esperamos convencer al rey para que también se una a la causa con su ejército Enano. El rey se une a nosotros.

Una última visita al Estanque Mágico del Ojo del Norte me hace tener una visión, como esperábamos los Destructores están todos reunidos en una Cámara Central y se siguen multiplicando junto a una gigantesca efigie inmóvil de lava y fuego.

Hemos de localizar el lugar… pero aún tenemos que terminar de organizar el resto de nuestro improvisado ejército. Tras tener de nuestra parte a los Norn y a los Enanos, es momento de ayudar a Gwen y de unir a la Vanguardia de Ébano a nuestra causa.

Manual del Héroe: El Principio del Fin (1ra Parte)

Extraños temblores están sacudiendo diferentes zonas de Tyria. Aunque se pensó que quizás era casualidad o aleatorio… la continuidad de los mismos hace pensar que algo no va bien.

Cerca de Arco de León, uno de estos temblores ha provocado una gigantesca grieta. Quizás es momento de intentar averiguar qué está pasando.

Acompañado de varios aliados tras cruzar la grieta, descubrimos que hay una red de túneles bastante más complejos de lo que se pudiera pensar en un principio. Esperamos comprender lo que ocurre cuando descubrimos a un grupo de Enanos recogiendo barriles de pólvora allá abajo, dirigidos por Ogden Curadordepiedra que además de incitar a los suyos a trabajar, reclama la presencia de Vekk. Al parecer sin él, no podremos salir de aquel sitio. Mientras trato de sacar información al enano, aparece el tal Vekk, una extraña criatura que nunca antes había visto, que asegura que no podrá poner la puerta en marcha porque Los Destructores han tomado por completo la Cámara Central.

Debido a los terremotos hay otros caminos por lo que Vekk cree que es posible salir si los encontramos, y que la cantidad de destructores debería ser menor. Debemos salir de allí lo antes posible.

Ogden Curadordepiedra, Enano, Lejanas Picoescalofriantes, Ojo del Norte

Vekk, raza Asura, Lejanas Picoescalofiantes, Ojo del Norte

Tras avanzar a toda velocidad rodeado de enanos cargando con barriles, Vekk nos hace ir hasta una extraña puerta que logra poner en marcha y nos hace cruzar. Una vez al otro lado, acabamos en una enorme estancia y Ogden le indica que para evitar que nos sigan los Destructores, inutilice la puerta. Al parecer hemos llegado atravesando esta extraña puerta a las Lejanas Picoescalofriantes. Ogden asegura que en estas tierras no hay Enanos, salvo exploradores exiliados. Justo mientras nos explica esto, aparece una mujer altísima ante nosotros. Ogden nos dice que sin duda alguna, es una Norn. La mujer dice que ni humanos ni enanos vienen por sus tierras desde hace muchísimo tiempo. Obedeciendo órdenes, Vekk destruye la puerta por lo que sólo hay una salida: seguir adelante.

Jora, raza Norn, Lejanas Picoescalofriantes, Ojo del Norte

Cuando alcanzamos la superficie, nos encontramos con una estructura que no ha sido levantada ni por Humanos, ni por Enanos, ni por Asuras, la raza de Vekk. Cuando llegamos a su entrada, una joven humana de profesión hipnotizadora nos detiene impidiéndonos el paso. Nos dice que estamos en El Ojo del Norte. Cuando le indico que soy del sur de Tyria, ella me dice que también es de allí: de Ascalon. Nos invita pues a quedarnos, asegurando que La Vanguardia de Ébano protege este lugar. Y ella dirige este lugar en ausencia de la Capitana Langmar. Y su nombre es Gwen.

Gwen, humana refugiada de Ascalon en el Ojo del Norte, Lejanas Picoescalofriantes.

Hace tanto que salí de Ascalon que no puedo creer que aquella dulce niña que buscara flores y tocara su flauta ataviada con una capa roja, hubiera sobrevivido a la Devastación y ahora, ya adulta, está delante de mi. Y al parecer la Capitana Langmar, de Ciudad de Ascalon también ha sobrevivido. ¡Es como si el pasado regresara de nuevo a mi presente!

Nos invita a pasar dentro. Al acceder a una de las salas, Gwen se acerca al estanque que está justo en medio y dice que está defendiendo ese lugar. Al parecer es un Estanque Mágico, y al concentrarme junto a él, logro activarlo. El estanque nos muestra un lugar oscuro y al rojo vivo, y aparecen ante nosotros los Destructores. Le explico a Gwen que esos seres han tomado los túneles de los Enanos y de los Asura y que parecen dispuestos a todo. Sólo uniéndonos todos, podríamos luchar contra una amenaza tan grande, pero eso implica unir a: los Enanos, los Asura, los Norn y también a la propia Vanguardia de Ébano.

Estanque Mágico, Ojo del Norte, Lejanas Picoescalofriantes

Vekk asegura que los Destructores echaron a los suyos del este de estas montañas, por lo que harán lo mismo del resto de zonas que alcancen a llegar si no los detenemos. Pero Gwen cree que esto no es lo más urgente, que lo más importante ahora mismo es rescatar a la Capitana Langmar que se ha infiltrado en territorio Charr y no ha regresado. Si no detenemos a los Charr de esta zona los humanos no podrán reconquistar este lugar para poder tratar de lanzar un ataque y con ello, volver a tratar de reconquistar Ascalon. Ogden insiste en convencer a los Norn para que se unan a la causa, mientras que Vekk cree prioritario buscar a los de su raza para formar un ejército.

Dado que los Norn pueden ser aliados nuevos, opto por conseguir convencerles primero, luego ayudaremos a La Vanguardia de Ébano con el problema de los Charr, ayudando después a localizar a los Asura y buscando la ayuda de los Enanos para que se unan a este ejército improvisado.

Ensueño del Caminante – El Lejano Norte

Aún viajo por el Lejano Norte de Tyria. Desde que puse el pie por primera vez aquí para acceder al edificio del Museo de Monumentos donde espero dejar constancia a futuras generaciones, quedé convencido de que haría de este sitio mi hogar. Cada vez tengo más claro que será aquí donde por fin, eche raíces.

Siempre pensé que volvería a Ascalon, la tierra de donde salí tras la Devastación por parte de los Charr. Pero ahora que he conocido esta región, y es aquí donde se hará el último asalto de resistencia al enemigo que nos echara de nuestras casas, me uní a la Vanguardia de Ébano para ayudar a levantar un último bastión en estas tierras que tanto me recuerdan a mi ahora devastada Ascalon.

Por ello, con la llegada anual del Ensueño del Caminante, busco al entusiasta del festival Styr Manolobo para que me indique qué lugares se han de visitar.

Primera Parada: El jardín de Gwen

El Jardín de Gwen, tras el edificio del Museo de Monumentos en el Ojo del Norte, Lejanas Picoescalofriantes

Segunda Parada: Lago de Drakkar

Cabeza de Jormag, dragón inactivo en el Lago Drakkar, Lejanas Picoescalofriantes

Tercera Parada: Santuario del Espíritu de la Osa

Santuario de la Osa en Marca de BJora, Lejanas Picoescalofriantes

Cuarta Parada: Extraña Cordillera en el Altiplano de Dalada

Dragón Kralkatorrik inactivo en el Altiplano de Dalada, en Territorio Charr

Quinta Parada: Bosque Ardiente de Valle de Sacnoth

Bosque Ardiente, en Territorio Charr

Sexta Parada: La Ubicación G.O.L.E.M.

Ubicación G.O.L.E.M en la Costa de Bronce

Séptima Parada: La Hematites de las Picoescalofriantes

Cueva de Hematites, Profundidades de Tyria, Picoescalofriantes del Sur

Octava Parada: Santuario de Ventari

Santuario de Ventari, Costa de Bronce, Ubicación del Árbol Pálido creciendo

Salí de la ahora lejana Ascalon esperando recuperar un hogar del que fuimos expulsados, y he encontrado otro.

Que las futuras generaciones aprecien de estos lugares su esencia.