El Retorno de Shiro: La Caída del Héroe Traicionado (Fin)

Tras decidirnos por la Faccion Kurzick ayudamos en su causa hasta que nos dieron su beneplácito. En un principio, aunque saben que acabamos con Shiro en este primer enfrentamiento, no nos creen cuando les decimos que la batalla contra  él no ha acabado y que la peste volverá. El Varon Mirek Vasburg, insiste en creer que todo ha salido bien y que ahora su problema, su enemigo real, son los Luxon de nuevo. Mientras nos explica esto, los Luxon lanzan un ataque… Huimos hasta la Arboleda Eterna para defender los Árboles Eternos de un ataque inmediato de los Luxon, que cargados con sus enormes tortugas de guerra, pretender dar un golpe maestro contra estos. Tras lograr repeler el ataque, los Luxon sacan la bandera blanca, y segundos después una horda de apestados accede a la zona. Como suponíamos no hemos acabado definitivamente con Shiro Tagachi. Desde ese momento teníamos el apoyo de los Kurzick, ahora había que convencer a los Luxon.

Arbolda Eterna, Zona Kurzick, Cantha

Criadero de Gyala, Zona Luxon, Cantha

Viajamos entonces hasta Cavalon con el Maestro Togo donde buscamos la forma de convencer a la facción contraria del peligro mayor. De allí tuvimos que viajar a Criadero de Gyala, para ganarnos su confianza optamos por ayudarles a acompañar a tortugas recién nacidas a zona segura, acompañados en todo momento por enormes tortugas de guerra. A la vez, necesitamos localizar unos preciados huevos de tortuga nuevos para ser criados. Tras pasar al otro lado del muro del criadero, comenzamos a recibir ataques por parte de grupos de Kurzick que armados con sus enormes Juggernauts intentan acabar con ellos. Cuando logramos alcanzar la Cantera de Jade, recibimos un nuevo ataque que logramos repeler, y cuando los Luxon, contentos por la victoria tomaron prisioneros a varios Kurzick la situación cambió por completo al aparecer apestados en el lugar. Estamos atrapados, a los apestados, criaturas de Shiro, les da igual a qué facción pertenezcamos. Tras repeler el ataque, esto sirve para convencer a los Luxon de que la situación no es su guerra interna con los Kurzick, sino acabar con Shiro Tagachi.

Con la tregua entre ambas facciones es el momento de buscar opciones entre todos para acabar con Shiro. Por ello, vamos hasta Aguas Inmóviles, el lugar donde se produjo la enorme explosión al morir Shiro provocando en ese momento el Viento de Jade. Todo en este lugar quedó suspendido y convertido en verde piedra, desde las rocas, a la espuma del mar. Los barcos quedaron atrapados igual que los edificios, siendo sólo los únicos testigos.

Aguas Inmóviles, zona Kurzick y Luxon, Canthan

Desde entonces, en este lugar vive una dragona, Kuunavang, en el llamado Templo de la Cosecha, la idea es usar la alianza Kurzick-Luxon para ponerla de nuestra parte contra Shiro. Por desgracia cuando llegamos al lugar, Shiro se nos ha adelantado y la ha corrompido. Tras descender por el remolino de jade, avanzamos abriéndonos paso hacia el templo mientras la dragona hace varios ataques también mientras tratamos de acceder a este. Tras un ataque contundente contra ella, la dragona queda libre de Shiro. Al  hacerlo, nos dice dice estar en deuda con nosotros así que la convencemos para que se una a nosotros contra Shiro. Nos dice que nos dará la magia necesaria en el momento necesario para acabar con él y mandarlo al Inframundo.

Edificio del Templo de la Cosecha, Mar de Jade, Cantha

Los Enviados se aparecen de nuevo ante nosotros para explicarnos que ahora están seguros que teniendo en cuenta cada sitio que Shiro ha tratado de corromper, su plan parece ser conseguir un conjuro para salir del plano espiritual en el que se encuentra atrapado y volver a la vida en carne y hueso. Sólo le queda un paso para conseguir su objetivo y hemos de impedirlo a toda costa. La persona por el que se cumplió su maldición la primera vez, es quién debe pagar derramando su sangre. Si Shiro consigue la sangre del Emperador, no necesitará nada más para volver a nuestro mundo. Hemos de defender al Emperador a toda costa, porque está claro que ese es ahora su objetivo.

Palacio Imperial, Kaineng, Cantha

Viajamos pues al Palacio de Raisu, en Kaineng. El Maestro Togo y el Hermano Mhenlo nos acompañan, además de la dragona Kuunavang. El Maestro Togo, hermano del Emperador pretender convencerle de que está en terrible peligro. Nada más llegar nos informan que el Palacio Imperial ha sido atacado. El palacio ha sido sellado por completo, y tendremos que abrirnos paso hasta la sala donde el Emperador Kisu estaba dando audiencia cuando Shiro entró. Dada la cantidad de enemigos, el Maestro Togo nos indica que es necesario separarse, él irá a buscar a su hermano mientras el Hermano Mhenlo y nuestro grupo defiende la puerta para impedir que pasen más enemigos dentro. La idea es avanzar a la posición donde irá el Maestro Togo pero eliminando a los enemigos a nuestro camino. En nuestro avance, conseguimos cerrar el paso a los apestados, y una vez destruimos el puente de dentro del palacio, nuestras posibilidades de que Shiro no tenga aliados dentro es mucho mayor.

Puerta tras puerta, conseguimos que sólo la sala imperial quede con enemigos, el Maestro Togo ha de estar dentro con el mismísimo Shiro y las fuerzas que esté haya logrado llevar consigo. Cuando alcanzamos la sala, vemos a Shiro ante el Emperador dispuesto a todo, y al Maestro Togo que tras acabar con uno de los esbirros del traidor se lanza contra él para impedir que acabe con la vida de su propio hermanastro.

El Maestro Togo se interpone para salvarle la vida, y Shiro le mata. El Emperador Kisu ve como ante él, Shiro toma cuerpo regresando a la vida mortal. Él está vivo, pero compartía la misma sangre que el Maestro Togo ahora muerto, por lo que Shiro Tagachi ha completado su plan de venganza y ahora es de carne y hueso.

Tras recibir una bendición de la dragona Kuunavang, nos disponemos a entrar y acabar de una vez por todas con Shiro Tagachi. Ahora es humano, el Maestro Mhenlo nos acompañará en esta lucha final donde sólo hay una opción para salvar Cantha, acabar con el traidor.

Cuando logramos acabar con Shiro, el Oráculo de la Niebla con varios Ritualistas hacen aparición para realizar un conjuro sobre su cuerpo y de esta forma, sellar su alma en un lugar mucho peor que el Inframundo, el Reino del Tormento. Su alma hace aparición ante nosotros de nuevo, pero los Enviados que están presentes cuando esto ocurre, le indican que ya no es un Enviado como ellos y ya no pude hacer nada y que aunque no lo crea, ha sido derrotado y ha vuelto a morir.

El Palacio Imperial nos recibe como a héroes. El Emperador Kisu asegura que construirá una estatua a su hermano caído, y el Hermano Mhenlo su alumno más aventajado, será ahora quien se haga cargo del Monasterio de Sing Jea siendo quien ocupe el puesto de su maestro.

Para terminar de erradicar la peste y los Apestados que aún queden en Cantha, se creará el Ministerio de la Pureza. Pronto los noticias desde el Bosque de Echovald y desde el Mar de Jade llegan a Kaineng. Con la muerte de Shiro Tagachi y con él su maldición, la vegetación ha vuelto a la zona Kurzick y los Luxon vuelven a ver agua en su mar.

 

Anuncios

El Retorno de Shiro: Las Facciones de Cantha (2da parte)

Tras la audiencia con la mano del Emperador Kisu, tanto el Maestro Togo como el propio Hermano Mhenlo hemos decidido dividirnos esperando así conseguir convencer a las dos facciones de Cantha para que dejen de luchar entre ellas y se unan en la lucha común.

De momento, El Hermano Mhenlo nos acompañará a hasta Piedra Arbórea. Será un viaje largo y peligroso pero totalmente necesario para poder hablar con el Conde Petrov zu Heltzer de los Kurzick. Mientras, el Maestro Togo se encargará de convencer a los Luxon de que se unan a esta lucha.

El viaje partió del Torreón de Maatu, y dejamos atrás las calles grises y tristes de una Kaineng atormentada por los apestados. Nuestra primera parada sería en Soto de Tanglewood.

A partir de este lugar, el paisaje de Cantha fue totalmente inesperado. Las arboledas nos rodean, pero no de árboles verdes y frondosos, sino de troncos retorcidos y grises, y aún así crean una atmósfera detenida en el tiempo y terriblemente hermosa. Todo en estos bosques, que fueron afectados por el Viento de Jade, quedó convertido en ceniza pétrea para toda la eternidad.

Piedra Arbórea, Zona Kurzick, Cantha

Viajamos desde Piedra Arbórea más hacia el sur, hasta llegar a la Casa de Heltzer, donde fuimos recibidos por el Conde. Éste se prestó a ayudarnos sin dudarlo al comunicarle que estábamos seguros de que Shiro Tagachi ha regresado. Al pedirle la Urna de su mayor héroe, nos comentó que La Catedral donde lo guardan está repleta de criaturas que han saltado las defensas por lo que llegar a ella no será fácil, pero que su propia hija Danika nos ayudará a llegar y servir a la facción Kurzick mientras estuviéramos en Cantha.

Casa de Heltzer, Zona Kurcick, Cantha

Nuestra misión para conseguir la Urna de San Viktor partió desde Piedra Arbórea y Danika nos abrió las puertas según avanzábamos hasta llegar a la urna. Con ella en mano, la Catedral se nos vino abajo y al intentar salir de ella nos separamos, el Hermano Mhenlo quedó fuera mientras el resto tuvimos que buscar un camino alternativo sin perder la urna en el proceso. Tras defendernos de infinidad de ataques logramos salir de la catedral con la Urna en la mano, y reencontrarnos con el Hermano Mhenlo.

Una vez conseguida la Urna, le tocaba el turno a la Lanza. Para eso necesitamos viajar a Lecho del Cierzo y encontrarnos allí con el Maestro Togo, al llegar nos indicó que debíamos hablar con la Sabia Rhea. Lecho del Cierzo es el último lugar donde aún la tierra es tierra, y es casi desde donde parte el llamado ahora Mar de Jade. Allí sus habitantes cuidan a las tortugas y las usan para la guerra, así como para carga de material o viajar con ellas.

Caparazones de tortugas gigantes en Lecho del Cierzo, Zona Luxon, Cantha

Cuando informamos a la Sabia Rhea de la necesidad de llevarnos la Lanza de su héroe más famoso, nos dice que será imposible sin el ritual de los Luxon de luchar por ella contra el resto de campeones que también la desean para acabar con una antigua criatura llamada Zhu Hanuku, que cada año despierta de su sueño en el Mar de Jade para atormentarlos. Justo se va a celebrar la Asamblea donde se decidirá que campeón podrá usar la lanza contra la bestia. Por ese motivo, no queda otra que unirnos a esa competición para obtener la Lanza. Tras luchar por ella, conseguimos derrotar al resto de los participantes, ahora debíamos usarla primero para acabar con Zhu Hanuku, devolverlo al sueño y poder llevarnos la Lanza para acabar con Shiro. Una vez nos entregan la lanza, abren las puertas de la ciudad para que podamos caminar por el bello Mar de Jade, y acabar con la criatura.

Cuando celebrábamos la victoria el Hermano Mhenlo apareció para informarnos de que Shiro avanza, y ha sido visto en la ciudad subterránea bajo Kaineng.

Cargados con ambas reliquias, viajamos a Kaineng, al Distrito de Sunjiang, nada más llegar comprobamos que Shiro, en el centro de la instalación, ha creado con la magia robada unas protecciones por medio de portales. Toda la zona está rodeada de criaturas apestadas, y sólo acabando con las protecciones primero lograremos poder llegar hasta él.

Una vez bajadas sus defensas, nos enfrentamos a sus tres campeones y ayudados por Lanza y Urna acabamos con ellos. Shiro ha caído, y con él ambas reliquias. Pero minutos después Los Enviados aparecen ante nosotros para decirnos que Shiro ha sido derrotado pero no ha caído definitivamente. Nos indican que debemos lograr que los Kurzick y los Luxon dejen sus rencillas a un lado y luchen codo con codo para acabar definitivamente con él.

De nuevo nos separamos, el Hermano Mhenlo intentará hablar con los Kurzick mientras el Maestro Togo lo hará con los Luxon, por nuestra parte tendremos que elegir también a una facción a la que unirnos, ayudarlos y convencerlos.

Quizás pronto, la caída de Shiro Tagachi esté cerca.

El Retorno de Shiro: Bienvenido a Cantha (1ra parte)

Desde el día que pude ver a lo lejos, en el embarcadero principal de Arco de León los preciosos barcos, supe que algún día viajaría en alguno de ellos.

Una vez el Liche fue derrotado, era el momento de viajar a lugares más lejanos, así que la parada que elegí fue Kaineng y toda su región.

Plaza princila de Kaineng con la imagen del Emperador de Cantha

Al llegar al lugar pude averiguar que todo el continente, aun bajo el mandato de un mismo Emperador, está divida en dos facciones: Los Luxon y los Kurzick.  Estas dos facciones fueron aliadas hasta los acontecimientos ocurridos tras el asesinato del Emperador Angsiyan de manos del Campeón Canthiano Shiro Tagachi. Tras la catástrofe ocurrida con la muerte de éste, los humanos se dividieron, una parte quedó en ésta capital y el resto, entre ellas las dos facciones ahora en guerra, se asentaron en los restos de los que fueron sus hogares. Los Kurzick en el ahora Bosque Petrificado, y los Luxon en el ahora Mar de Jade.

Tras conocer un poco la zona pude tener una audiencia con la Mano del Emperador que me puso al corriente de problemas más cercanos: toda la región estaba siendo afectada por grupos de apestados que están provocando altercados y problemas que empiezan a ser bastante importantes y diezman a la ya presionada población. Por ese motivo, se me pidió localizar al Maestro Togo y al Hermano Mhenlo por lo que tuve que atravesar parte de la ciudad y alcanzar el lugar conocido como Plaza de Vizunah.

Plaza de Vizunah, Cantha

Fue aquí donde escuché el nombre de la que fuera la persona que diera muerte a Shiro Tagachi, la Asesina Vizu. Por este motivo en esta zona es venerada. Todo lo que rodea a este lugar así como caminos, accesos y la zona del puerto está rodeado de asesinos  Am Fah, y en algunos lugares incluso ya pueden verse a estos llamados apestados.

Las incursiones en la zona son muy peligrosas, asi que fue una suerte tremenda localizar a Bainor Aldesaar tambien en la región, y tras contratar a varios esbirros de la zona tendríamos que mejorar armas y armaduras para poder ser útiles en la lucha. Pero no fue hasta que Sara Savia, una cazadora derviche campeona y a su compañera de clan Cleopatra Isis que nuestra suerte cambió. Desde ese momento en Bainor y yo no hemos estado solos.

Mientras preparábamos nuestras armas y armaduras para lo que iba a venir, el Maestro Togo nos contó más detalles sobre la leyenda de Shiro, mientras nos adentrábamos en la zona de apestados de las cloacas y barrios bajos de la región pero lo que no pudimos imaginar es que al llegar a tratar de controlarlos y saber qué ocurría realmente acabaríamos luchando contra varios Shiro’ken. El Maestro Togo y el Hermano Mhenlon que nos acompañan se temen lo peor… Sólo Shiro Tagachi podría crear seres de este tipo.

Cuando logramos derrotarlos, ante nosotros se apareció el espíritu de Shiro y de un sólo golpe, acabó con todos nosotros. Estábamos muertos cuando cuatro seres también incorpóreos se aparecieron ante nosotros haciéndose llamar Los Enviados.

Las leyendas… hoy se hacen realidad. Los cuatro Enviados nos devolvieron a la vida, y nos confirmaron por fin los temores del propio Maestro Togo. Shiro Tagachi convertido en Enviado como ellos usa ahora su venganza contra aquellos que acabaron con su vida, y usa su poder de Enviado no para acompañar a los muertos hacia La Niebla, si no es su propio beneficio.

Región de Nahpui lugar donde el Oráculo Suun nos confirma que hemos de acabar con las criaturas celestiales para convertirnos en Weh no Su

Antes de que Los Enviados se desvanecieran, nos indicaron que debíamos convertirnos en Weh no Su, “Cercanos a las estrellas“. Sin ser Weh no Su nuestra lucha contra Shiro sería inútil dado que éste está en otro plano espiritual reuniendo fuerzas para dar un golpe maestro. Para poder conseguir algo sí, sería necesario primero convencer a la Asesina Nika (descendiente de la Asesina Vizu que acabara con Shiro hace 200 años) que debía ayudarnos. Convencerla no fue fácil pero al final se ofreció a llevarnos a la Región de Nahpui a un templo en donde podíamos pasar un ritual en el que debíamos acabar con cuatro criaturas celestiales. En el lugar, Suun el Oráculo de la Niebla nos dejó paso al templo, convencido de que no lograríamos vencer a los cuatro pecados capitales del hombre.

Templo de Tahnnakai, lugar donde el Enviado Shiro Tagachi retiene a los héroes fallecidos de Cantha

Una vez cruzamos los portales y luchamos contra  Kaijun Don el Unicornio Celestial, Kuonghsang la Tortuga Dragón Celestial, Hai Jii el Fénix Celestial y Tahmu el Dragón Celestial nos aseguró que estábamos preparados para llegar al Templo de Tahnnakai, y allí liberar a ocho héroes de Cantha que habían sido capturados por el propio Shiro una vez se había convertido en Enviando. La lucha nos llevó a conseguir sobrevivir y tratar de liberar a Kitah, Naku, Teinai, Kerei, Jaizhanju, Zonju, Kaolai y a la propia Vizu.

Tras la encarnizada lucha, la misión casi falló dado que de todos las almas que Shiro había atrapado logramos al menos liberar a una. Y precisamente ese alma, la Asesina Vizu fue la que nos puso en la pista antes de ser transportados al paso de Zin Ku. Era el momento de informar al Emperador Kisu, hermano de Maestro Togo de lo que está pasando. Ahora que sabíamos que Shiro tiene tanto poder tendremos que conseguir refuerzos. La Asesina Vizu logró acabar con él ayudada por los dos campeones Luxon y Kurzick, de los que a día de hoy se conservan dos objetos con su poder que podríamos usar como armas: la Lanza de Archemorus y la Urna de San Viktor.

Puerta en el Paso de Zin Ku, region de Kaineng, Cantha

El propio Emperador nos pidió tener audiencia con él, dado ahora que Shiro tenía a estas almas de su lado y se había vuelto aún mas fuerte. Necesitaríamos tal y como nos dijo Vizu algo mucho mejor. Era el momento de conseguir un ejército para luchar contra él. Pero para ello había que alcanzar zona Kurzick y zona Luxon, al sur de la región. Y conseguir que ambas facciones nos proporcionaran su ayuda, tanto de sus héroes y como de sus antiguas reliquias ahora veneradas, y que se unieran a nosotros. El Conde Petrov zu Heltzer de los Kurzick sabemos que está dispuesto a buscar un medio de paz con los Luxon y este seria un momento propicio, dado que hay una amenaza mayor: la Venganza de Shiro Tagachi.