Ensueño del Caminante – Tyria

Hubo historia y leyendas mucho antes de la Devastación de Ascalon… pero aquello marcó el comienzo del recuerdo de las razas que habitaban Tyria.

Quizás el tiempo pase, pero nunca podremos olvidar lo ocurrido en nuestro hogar y por ello honramos hoy y esperamos que en un futuro, cada uno de estos lugares sean tenidos en cuenta.

Tras visitar Arco de León es costumbre buscar al Coordinador Teron para recoger la lista de cada lugar, aunque dado que hemos estado allí, es como revivir cada momento.

La Primera parada: el cristal abrasador cerca del Templo de la Serenidad.

Segunda Parada: El Templo de la Llama, en Ascalon

Tercera Parada: La Torre del Mago, en Colinas Kessex

Cuarta Parada: El Mausoleo en Descanso Real

Quinta Parada: Roca del Yunque, en las Montañas Picoescalofriantes

Sexta parada: Las Cataratas, de la Selva de Maguuma

Séptima Parada: El Antiguo Templo de Lyssa, en Los Manantiales Minerales, en las Montañas Picoescalofriantes.

Octava y última parada: El Mar Árido, en las Estatuas Destruídas

Ojalá y dentro de muchos años, todos estos lugares puedan ser visitados, venerados y respetados por los habitantes de Tyria.

Anuncios

Armadura de Leyenda

Tras lograr la derrota del Liche en La Boca de Abbadon, la aventura que nos había llevado a los confines de Tyria había sido tal larga que era el momento de pertrecharse con una armadura de élite para un guerrero de élite.

Además, esperaba poder visitar lugares más remotos aún que los que había recorrido hasta ahora y para un viaje así, mejor estar preparado.

Por ese motivo, tras invertir en material y platino conseguido, me decanté por la Armadura Templaría de Élite.

Tras visitar la Ruta de Marham el fabricante de armas Karl pidió tanto Acero de Deldrimor como Cuero de Elona además de Lingotes de Hierro para la fabricación de la misma.

Armadura Templaria de Élite pesada, para guerrero

Desde el momento en que la adquirí me acompañará en mis viajes y formará parte del Museo de Monumentos que  quizás algún día mis descendientes disfrutarán.

Armadura Élite Templaria expuesta en Museo de Monumentos, Ojo del Norte

Museo de Monumentos, expositor de armaduras: Armadura élite Templaria, Armadura Élite de Vabbi y Armadura Élite de Águila Dorada

Las Profecías del Buscador de la Llama: La Hoja Brillante (2ª Parte)

Mapa de La Región de Maguuma

Aún es como un sueño haber podido participar en ritual tan antiguo y haber cumplido la misión de dejar en su pedestal el Ojo de Janthir, formando parte de este antiquísimo ritual.

Ahora que el Manto Blanco necesita ayudar para volver recuperar a Los Elegidos que han sido secuestrados, formar parte de ellos es aún más importante para mi si eso es posible. Saul D’Alessio, que fuera exiliado de Kryta por sus fechorías y mal vivir, acabó fundando esta orden tras ser instruido por Los Ocultos, que le revelaron sus secretos, regresando a su antiguo hogar con esta revelación y creando la Orden. Compartió con Kryta su conocimiento nuevo, y un nuevo orden comenzó. Saul D’Alessio dio su vida protegiendo lo que creía, contra toda tiranía, y hoy se eligen a los ciudadanos más indicados de toda Kryta para que estudien las enseñanzas de los Grandes Maestros en el Templo de los Ocultos. Los Elegidos, como yo, hemos de transferir los conocimientos que adquiramos.

Por eso, cuando el grupo nuevo de Elegidos que yo mismo recluté, fue secuestrado por el grupo rebelde conocido como Hoja Brillante, sabía que mis pasos me llevarían mucho más allá de Kryta. Deberíamos alcanzar el interior de la Selva de Maguuma para tratar de dar con ellos.

Pantano de Hematites, Maguuma

Territorio Salvaje, Maguuma

 

Mis pasos me llevaron al interior de la selva y a un lugar conocido como Territorio Salvaje. Lo que desde luego no esperaba encontrar allí fue ver como Los Elegidos no eran torturados por parte de la Hoja Brillante. Mi misión era rescatarlos pero la no hostilidad de sus captores me hizo comprender que algo estaba ocurriendo. Y mi sorpresa fue aún mayor al comprobar que según sus captores, los habían rescatado de las garras del Manto Blanco. Aquello era realmente desconcertante, yo mismo había pasado por un ritual y ahora era miembro del Manto Blanco… yo había rescatado, localizado y llevado a aquellas personas para ser nombradas como Los Elegidos igual como yo. Y entonces, al abrir el tomo que comprara en Arco de León, y ver ésta información nueva y totalmente desconcertante en sus nuevas hojas, ahora impresas, comprendí que quizás estaba en el bando equivocado. Pero aún así, necesitaba comprobarlo. Necesitaba asegurarme de toda esa información nueva que Hoja Brillante me estaba proporcionado ahora. Y en ningún momento, ninguno de ellos se opuso a que hiciera mis propias comprobaciones, es más, me indicaron dónde debían llevarme mis pasos para poder comprobar todo el mal que el Manto Blanco pretendía hacer contra Kryta. Sólo debía ir hasta el Pantano de Hematites, donde un grupo nuevo de Elegidos serían llevados hasta aquel lugar para ser iniciados a un nivel superior. Y hasta allí fui. Y allí comprobé para mi estupor que efectivamente, el Manto Blanco, y sus cabezas principales eran sencillamente unos asesinos. Una vez allí, estos Elegidos fueron sacrificados ante mi atónita mirada para ser ofrecidos a los dioses paganos: Los Ocultos. Aquello no volvería a ocurrir jamás, yo mismo acabaría con los altos cargos del Manto Blanco. Y así lo hice. Pero evidentemente, aquello tuvo sus consecuencias.

Claro de la Aurora, Maguuma

Cascada del Guerrero, Maguuma

El Mirador del Druida, Maguuma

Círculo de Piedra de Denravi, Maguuma

Quizás el líder del Manto Blanco acabara de morir en mis manos, pero su segundo al mando no iba a quedarse quieto. En seguida, una orden de su puño y letra dejó bien claro que acabaría con lo que él aseguraba era una rebelión. A partir de ahora, toda la Hoja Brillante sería exterminada. Por ese motivo, tanto yo, ahora proscrito, como la Hoja Brillante tendríamos que huir. El primer lugar al que llegamos fue el Mirador del Druida, atravesando Cascada del Guerrero. Allí decidimos nuestro siguiente paso, debíamos alcanzar el Círculo de Piedra de Denravi, para así tener una oportunidad, y sólo había un camino, alcanzar primero Claro de la Aurora. Una vez alcanzamos aquella ubicación, podríamos llegar al Círculo de Piedra de Denravi. Lo que no esperamos fue ser emboscados casi cuando alcanzábamos nuestro objetivo. Y por poco no logramos llegar. Nuestra única opción era salir de Maguuma y dada nuestra posición en aquel momento había una opción, alcanzar de nuevo Kryta usando el paso de la Provincia de Rivera.

Precisamente en la paz del Círculo de Piedra de Denravi, un poderoso mago el visir Khilbron al vernos llegar usó su magia para avisar de todo lo ocurrido. Por fin un aliado en nuestra huída. Avisó al rey de Orr justo a tiempo de que la isla explotara y se hundiera en el mar. Por ello quisimos recompensarle, y para ello nos pidió una misión complicada: recuperar una antigua reliquia de su tierra natal conocida con el nombre de Cetro de Orr.

Alcanzar la Provincia de Ribera no fue tarea fácil, y mucho menos conseguir arrancarle el cetro al ahora jefe del Manto Blanco, Dinas que era quién lo poseía. Usando la ayuda de un espía dentro de sus fila, Markis, logramos sacar el cetro de la Provincia de Rivera y viajar con él hasta el Santuario Cay, donde el visir nos esperaría.

Provincia de Rivera, Kryta

Una vez alcanzamos el Santuario Cay, pudimos entregar la reliquia a su legítimo dueño. Y no fue hasta llegar allí, cuando descubrimos que el espía que hasta ahora nos había ayudado, nos había traicionado. De no ser por que el visir invocó con el cetro ayuda para intentar acabar con el ataque del Manto Blanco. Lo conseguimos pero a un precio muy alto. La Hoja Brillante cada vez estaba más mermada y dispersa… Debíamos conseguir de alguna forma tener ventaja. Entonces fue cuando el visir me contó que había una opción, una que ayudaría a la causa. Viajar hasta el Desierto de Cristal y descubrir allí los secretos que ocultaba, entre ellas superar la prueba de Ascensión, y si lo lograba, podríamos vencer a Los Ocultos y al Manto Blanco definitivamente.

Santuario Cay, Kryta del Sur

Las Profecías del Buscador de la Llama: El Manto Blanco y Los Elegidos (1ª Parte)

Mapa de Kryta

Creí que la historia que Gordon Ecker me contó al pararlo en Arco de León eran simples creencias de un mundo hoy alterado por todos los acontecimientos que han pasado. Y es curioso porque adquirí un tomo que llevo conmigo desde que partí de allí, aún con su historia en mi cabeza.

Parecía un tomo viejo, que creí lleno de historias fascinantes hasta que me di cuenta que sencillamente estaba encriptado. Y Gordon Ecker fue bastante claro en ciertos detalles, uno de ellos es que sólo podría saber qué contenía cada capítulo si alcanzaba con él el lugar al que estaba predestinado que llegara, para cumplir esa profecía.

Cuando le pregunté a qué profecía se refería, se limitó a decir: “La que Glint ha predicho ochocientos años antes de que ocurran”. Supongo que por eso le compré el tomo, porque siempre me han gustado las predicciones del futuro, y más si es sobre Tyria.

Y todo que quedó así, y me limité a pasar las hojas de un libro viejo y sin sentido, del que no comprendía nada. Mi misión en ese momento era clara, conseguir alcanzar el Litoral D’Alessio, y allí informar de todo lo acontecido hasta ahora en Ascalon, esperando que el Manto Blanco, encargados de el orden de Kryta supiera lo que, si no se impedía, acabaría ocurriéndole también a aquellas fértiles tierras. Y fue al llegar hasta aquí, el hogar de Saul D’Alessio, como si de magia se tratara, vi como una de las páginas del tomo llevaba el nombre de esta nueva zona a la que acababa de llegar. Y entonces comprendí que era yo quien debía escribir lo que acontecía.

Litoral D’Alessio, Kryta

Por fin en el Litoral D’Alessio pudimos informar al Manto Blanco de lo ocurrido. Y por fin teníamos una nueva misión, alcanzar la Costa de la Divinidad. Pero no antes de abrirnos paso por media Kryta.

Primero viajamos hacia el norte, alcanzando los Manantiales de Bergen. Y tras cruzar la Terraza de Nebo, Kryta del Norte y y las llamadas Tierras Malditas, nuestras misiones nos llevaron hasta Beetletun. Tuvimos que hacer parada de varios días allí para intentar ayudar y avanzar en nuestra misión de alcanzar zonas nuevas para los refugiados. Y a su vez, el tomo permaneció en silencio, su magia no hizo aparecer ninguna revelación nueva en sus páginas, así que sabía que todos aquellos lugares eran simple de zonas de paso.

Manantiales de Bergen, Kryta

Aldea de Beetletun, puesto fronterizo

Tras un largo y agotador viaje repleto de peligros y amenazas constantes por La Cortina Negra, obtuvimos nuestra recompensa al llegar a lugar sagrado: El Templo de las Edades.

Templo de las Edades, Kryta

Sé que los dioses partieron hacia La Niebla hace mucho, y que de momento, sólo postrándonos ante sus efigies podemos imbuirnos con su presencia durante un escaso momento. Pero para momentos de desesperación como el nuestro, es todo un consuelo. Y aquí están, las estatuas de los Cinco Dioses: Grent, Balthazar, Dwayna, Melandru y Lyssa. Lo que no esperaba, fue poder ver a Salma, la hija ilegítima del Rey Jadon (último Rey de Kryta) y de la Sacerdotisa Berea, lo que la hace descendiente directa del Rey Doric, rey de la que es ahora Tyria unida. Y aquí sigue, junto a los dioses, luchando por sus ideales a pesar de haber sido abandonada a su suerte por su padre el rey tras la invasión de los Charr. Decir que es un honor es quedarse corto, y espero que algún día mis descendientes sepan que luche junto a ella en estos tiempos aciagos.

Santuario Cay, Kryta

Con un largo descanso en esta zona, pudimos partir hacia Costa de Divinidad, y no fue hasta alcanzar el que sin duda es el lugar elegido para afincarnos, como refugiados, cuando el tomo de Las Profecías del Buscador de la Llama volvió a activarse. Y como invitado y miembro honorario del Manto Blanco se me ha invitado a formar parte de un ritual antiguo: La Prueba de los Elegidos. Ahora soy uno de ellos y deberé viajar al sur para localizar a otros como yo usando el Ojo de Janthir.

El viaje al sur fue recorriendo gran parte del ancho territorio y localizando a todos aquellos que fueran Elegidos. Sólo alcanzado el Puerto de Pescadores, pude depositar el Ojo de Janthir portando conmigo a gran número de Elegidos en mi camino.

Mis pasos en esta misión parecen querer llevarme a tierras mucho más lejanas que la propia Kryta. En estos lugares nuevos, el tomo me indica que tendré que volver a ellos, pero que mi misión de momento ha cambiado: Los Elegidos han sido tomados prisioneros por la Hoja Brillante, y deben ser rescatados. Deberemos adentrarnos en Territorio Salvaje en las Selvas de Maguuma, y allí será donde vaya.

Loamhurst, Pueblo de Pescadores donde se encuentra el Pedestal del Ojo de Janthir.

 

Cruzando las Puertas de Kryta

Puertas de Kryta

Al fin se otea a lo lejos el verdor de Kryta. Esa de la que en Ascalon todos imaginábamos verde y lejana. Hoy puedo decir que ambas categorías son exactas.

Muchos somos los refugiados que hemos llegado hasta aquí buscando un nuevo hogar que nos acoja hasta que podamos regresar al nuestro. Muchos otros han quedado atrás, entre ellos nuestro príncipe, por lo que será necesario negociar con los Humanos de Kryta del Norte nuestra estancia provisional aquí.

De momento nuestra prioridad es sobrevivir, teniendo como objetivo alcanzar la Ciudad Costera de Arco de León para poder alcanzar desde allí el Litoral De D’Alessio, lugar en el que al parecer se encuentra el Manto Blanco fundado por Saul D’Alessio y órgano gubernamental de toda esta región, para poder informarles de todo lo ocurrido y esperar que nos ayuden a asentarnos en algún territorio, posiblemente más al norte, en Costa de Divinidad.

Puerto principal de Arco de León

Siempre he pensado que la bonita y hoy arrasada Ciudad de Ascalon era lo más hermoso que podía existir, al menos antes de la Devastación. Pero hasta ahora, jamás había visto el mar. Y aquí está, en Arco de León. Quizás sea tan grande como mi ciudad, pero no tan arropada por el azul del mar y su espuma, que llena de olor el ambiente. Y sin duda, nada comparable a la enorme torre del homenaje que puede verse desde el interior de la ciudad y donde vive el linaje de la familia real del que fuera el Rey Doric. Aquí ya puede verse la presencia del Manto Blanco, aunque sus líderes están más al oeste.

Torre del Homenaje de Arco de León

Tras reponer fuerzas y conseguir comercial con la ciudad, podremos volver a ponernos en marcha. Arco de León es sólo nuestra primera escala, y deberemos cruzar sus puertas de nuevo para viajar hacia nuestro siguiente objetivo, el Litoral D’Alessio. ya nos han advertido que atravesar las puertas de la ciudad no es muy seguro, pero tras dejar a la mayoría de los refugiados aquí, sólo los más valientes continuaremos el viaje.

Leones de Piedra y escalinata en Arco de León

Me siento afortunada de haber llegado hasta aquí, pero sé seguro que mi camino tan sólo ha comenzado.

Viaje hacia las Montañas

El hogar de los Enanos… Nunca creí que vería lugares tan hermosos al alcanzar las montañas de Ascalon no sin luchar en varias ocasiones con criaturas de todo tipo: Gárgolas, Gigantes de Piedra, grawls e incluso Charrs. Sabíamos que no sería fácil, y ahora que contemplamos la nieve, recuerdo mis viajes a la Cima del Mago Loco. Quizás nada de aquellas zonas nevadas queden, y ahora, contemplo ante mi estas nuevas.

Cruzando el Valle del Viajante, alcanzamos el primer lugar donde descansar de tan agotadoras jornadas desde que cruzáramos las Colinas de Ascalon, El Declive de Yak. Y allí, ante nosotros, los Enanos de Deldrimor nos acogen y nos piden saber qué noticas traemos de Ascalon. Será aquí donde nos informen, que si deseamos seguir avanzando hacia Kryta, no hay más remedio que alcanzar Boca del Grifo, dado que allí está el paso. Por desgracia, eso no será tan fácil. Los amables enanos nos comentan que ellos mismos están en guerra con los Enanos de Cima de Piedra, y que no nos permitirán el paso, igual que a ellos tampoco se lo permiten dado que quieren acabar con estos, por no unirse en su lucha para acabar con todas las razas que no pertenezcan a su facción.

El Príncipe Rurik no tiene intención, dado lo que hemos pasado, a que nada nos detenga. Le ofrece nuestra ayuda a los Enanos de Deldrimor si a cambio, nos acompañan en nuestro viaje hacia Kryta.

Nuestro primer paso pues, si quieres avanzar por las montañas es lograr acabar con la amenaza de los Enanos de Deldrimor, que podrían ser grandes aliados. Nos indican pues el camino hacia el Paso de Borlis, donde trataremos de encender todos los faros de tormenta, mientras el príncipe Rurick se encargará de las negociaciones con el Enano Jalis Martillo de Hierro.

Tras lograr nuestro objetivo, avanzamos con los refugiados y el príncipe hacia La Puerta de Escarcha. Si logramos cruzar el gran portón estaremos más cerca de el Faro de Fuego, el último enclave que nos separa de Kryta. En la Puerta de Escarcha, tuvimos que luchar contra enanos de la Cima de Piedra, que no iban a permitirnos el paso, tal y como nos advirtió Jalis, Martillo de Hierro. Con la ayuda de los Enanos de Deldrimor logramos nuestro objetivo.

Faro de Fuego es nuestro último paso. Estamos tan cerca de cruzar las Montañas Picoescalofriantes y alcanzar Kryta. Allí conseguiremos hombres y volveremos a Ascalon para luchar contra los Charr. El Príncipe Rurick estaba convencido de que estamos muy cerca de recuperar todo lo que hemos perdido. Por él, cruzamos esta última frontera con todos los refugiados que nos acompañan. Por el príncipe Rurik hacemos esto. Por él y por el rey Adelbern que nunca volverá a ver a su hijo.

Ascalon, lugares de resistencia

Recorrer cada rincón de Ascalon se ha convertido en ver  más allá de donde alcanza la vista, absoluta desolación.

Jamás antes había alcanzado la Llanura de la Viruela, pero preguntando en la zona, me han asegurado que han cambiado el nombre al vasto lugar, en el que ahora acampan los Charr, creando campamentos en cada rincón.

El Valle del Regente, que en su día recorriera de un extremo a otro para alcanzar Fuerte Rarik y ser instruida como Nigromante por una de mis maestras, ahora ya no s fresco y verde, es fuego y ceniza.

La Plaza de Piken, que un día recibiera a mercaderes, comerciantes y viajeros, ahora es un lugar por el que la Devastación pasó, por el que los Charr dejaron su huella y optaron por abandonarla, no sin antes vigilarla. Sólo quedan ruinas donde antes había muros o edificios. Y sólo la plaza, parece aguantar los embistes del tiempo que nos ha tocado vivir.

Plaza Piken, Ascalon

La Brecha, en el Gran Muro Norte, ha sido bautizada con este nombre, porque fue el lugar donde los Charr lograron acceder a la Ciudad de Ascalon. Quedará para la posteridad como el lugar donde se produjo un antes y un después.

Dado todo lo que veo en cada lugar al que llegamos, creo que lo mejor sería buscar la forma de alcanzar las Montañas de Ascalon, conseguir refuerzos y volver a recuperar lo que un día perdimos.

Cruzaremos las Llanuras de Diessa, sabiendo que sólo encontraremos enemigos a nuestro paso. Pero todo aquel enemigo que se nos cruce, será un enemigo menos en nuestro antiguo hogar. Informaremos de la decisión de buscar ayuda en Kryta en los antiguos Juzgados de Grendich. Quizás allí encontremos más voluntarios en esta carrera hacia el exilio forzado.

Juzgado de Grendich, Ascalon

Mantendremos vigilado el Pasillo del Templo de la Llama, lugar en el que ahora los Charr reúnen su ejército y desde donde lanzan sus ataques hacia toda Tyria. Allí sabemos que jamas lograremos entrar sin hombres suficientes, y eso sólo puede conseguirse si nos reagrupamos.

Las Colinas de Ascalon son la última frontera. Si pasamos al otro lado, quizás podamos defendernos. Una retirada a tiempo es sólo perder una batalla, que quizás más adelante nos haga ganar la guerra.