Forjando Leyendas: La Inquisa en Elona

Nota: Todo el contenido de esta entrada forma parte de la Historia Viviente de la Expansión Path Of Fire, si aún no sabes qué va a pasar, todo ello podría spoilearte.

Es un hecho, hasta ahora la información obtenida en Farahnur no es casual. Palawa Joko planea usar los portales que descubrimos para lanzar ataques a toda Tyria, y lo está haciendo desde algún lugar al que de momento no tenemos acceso. Un lugar en el que la Inquisa también tiene algo que ver, dada la tecnología encontrada. ¿Pero dónde? El cómo es evidente, si vimos que podía mandar tropas desde aquel laboratorio en la antigua colonia de Istan, entonces debe estar haciendo algo parecido en algún otro lugar. Sólo por eso hay que impedírselo. Pero ¿por qué? Si hacemos caso de todas las leyendas que hay sobre el Azote de Vabbi, sin duda por lo mismo que le llevó a conquistar y poner bajo su yugo a todo el Desierto de Cristal. Eso implica que sus vistas están ahora más allá de lo que conoce.

Taimi no tarda en ponerse en contacto conmigo para darme nueva información al respecto de su investigación hasta ahora. Ha averiguado el nombre del  asura que puede estar detrás de la instalación que asaltamos y desde la cual Joko lanzaba sus primeros ataques, pero por desgracia no tiene ni idea desde donde puede estar siguiendo abriendo portales. Aún así seguirá investigando. El caso es que si localizamos al científico que lo ayuda, quizás podamos localizar el lugar desde donde se están lanzando los nuevos ataques. Casi a la vez recibo un aviso de Kito, que me indica un lugar de reunión para poder explicarme lo que La Orden de las Sombras ha descubierto sobre extrañas desapariciones de gente en las Tierras Altas del Desierto.

Con Brahan y Rox en las Tierras Altas del Desierto, Desierto de Cristal

Es momento de que Kito también me informe sobre lo que ha averiguado, por ello, junto a Sara_Savia, viajo a las Tierras Altas del Desierto para un encuentro con él. Rox, su mascota Hielitos y Braham nos acompañan en este encuentro. Una vez llegamos nos cuenta que La Orden de las Sombras ha descubierto recientemente actividad de la Inquisa algo extraña. Al parecer están desapareciendo personas justo en esta zona. Al menos es un lugar por el que comenzar dado que parece ser precisamente que la Inquisa está detrás. Si logramos detener algún intento de secuestro nuevo, quizás podamos infiltrarnos. No sería necesario ser asura, sólo usar los golems que han sido vistos con ellos, y utilizar al resto de nosotros de prisioneros. Otro misterio más a comprender y sobre todo, a impedir.

Buscando a la Inquisa, Tierras Altas del Desierto, Desierto de Cristal.

Con un plan trazado buscamos en la zona señales de movimiento y no tardamos en encontrar una pequeña comitiva de asuras de la Inquisa con un golem llevando prisionera a una joven eloniana. Tras asaltarlos, rescatamos a la joven, ahora sólo hay que repartir papeles. Mientras entro dentro del golem oigo las protestas de Braham respecto a que él y Rox sean los prisioneros. Da igual lo que se queje, todos estamos de acuerdo menos él.

Transformados en golems para entrar en las instalaciones de la Inquisa, Tierras Altas del Desierto,  Desierto de Cristal

Avanzamos de esta guisa, llevando encadenados a nuestros compañeros hasta la entrada de una cascada. Allí parece que hay un acceso pero no tenemos forma de pasar. Taimi, bastante seria por cierto, me comenta que ha hackeado el sistema de mi golem y me da acceso a una función de apertura, mientras que le da a Sara_Savia la opción de cortocircuitar para ayudar en el proceso. De momento conseguimos pasar al otro lado de la zona cerrada, y ante nosotros se abre una estancia bastante grande, que sin duda es de la Inquisa. Una voz asura nos recibe asegurando que todos los sistemas funcionan, incluidos los drones de protección. De momento con este papel pasamos bastante desapercibidos. Acercamos a los prisioneros a una zona donde parece que tendremos que separarnos, ellos irán por una extraña plataforma para ser saneados, mientras que nosotros deberemos avanzar de forma normal por la instalación hasta poder recogerlos.

Tras dejar a Braham, Hielitos y Rox sobre la plataforma. Sara_Savia y yo optamos por el largo pasillo. Al ir a cruzar uno de los accesos Taimi nos avisa que ha detectado a unos drones en la zona. Efectivamente parecen puestos ahí para vigilar a los intrusos, así que Taimi nos asegura que tenemos que tratar de esquivarlos porque si nos detectan saltarán todas las alarmas. Asegura que podré usar la habilidad que ha hackeado con las consolas e irnos abriendo paso. De momento lo único que vemos en la sala es a Braham y a Rox con Hielitos siendo transportados, además de otro contenedor con un jinete del viento en él. Tras accionar dos de las consolas tenemos el tiempo justo para esquivar a los drones y pasar la puerta que se abre.

Avanzando por los pasillos de la Inquisa, Tierras Altas del Desierto, Desierto de Cristal

Tras coordinarnos para ir abriendo puertas en este lugar, accedemos a varias salas y bajamos y subimos varios grupos de escaleras. Cuando alcanzamos una zona repleta de drones, Taimi nos avisa que ha hackeado un nuevo sistema en nuestros disfraces, en este caso podré hacerme invisible durante unos segundos si algún dron me alcanza y Sara_Savia podrá noquear al dron también durante un momento para facilitarnos esta nueva sala mucho más vigilada. Nos comenta además que ya conoce el nombre del asura, un tal Blish al cual por desgracia, conoce personalmente y que no puede creer que sea de la Inquisa ahora. Estudiaron juntos en el instituto en Rata Sum. Ahora ya sabemos que todo este sistema tiene que ver con él. Tendremos que averiguar también porqué están reteniendo especímenes de toda Tyria como los que hemos ido viendo en las salas.

Tras un largo recorrido, sincronización de puertas y alguna que otra refriega, logramos alcanzar la sala final donde por fin vemos aparecer a Braham y a Rox. La nueva sala no parece estar custodiada, y tiene una puerta asura desactivada.

En la sala del portal de la Inquisa en Tierras Altas del Desierto, Desierto de Cristal

Tras bajar del golem manipulamos la consola. Pide introducir la clave y al parecer los botones rojos al otro lado de la consola se pueden manipular también. Al final resolvemos el puzzle a puñetazos. La consola nos pide entonces una serie de palabras a repetir, además de decirle un nombre. Tras nombrar a Blish. Al nombrarle el sistema nos indica que se activa el sistema para ir a Rata Primus, y que si queremos viajar hasta allí.

La puerta asura se activa. Este lugar lleva a otro, y debe ser uno lo suficientemente lejos como para necesitar un portal de acceso. Lo cruzamos sin dudarlo, allí están nuestras respuesta.

Al atravesarlo aparecemos en otra sala de la Inquisa, pero esta está en Rata Primus, aunque no tenemos ni idea de dónde está esto. Según Taimi es el nombre de un antiguo laboratorio. De momento optamos por volver a avanzar leyendo las consolas que podemos leer y acabando con los miembros de la Inquisa que están en la zona.

Dentro de Rata Primus, Islas Arenosas, Elona

Las consolas dan poca información, sobre suministros, sobre especímenes… No es hasta que subimos un nivel cuando encontramos lo que parecen cárceles con especies dentro: un charr muerto, un humano muerto, así como ciertos animales de varios tipos. Son sin duda sujetos de prueba con los que están experimentando. Trataremos de sacar a todos aquellos que estén vivos.

Es al poder tener una visión de Ratas Primus cuando nos percatamos de que estamos al noroeste de Dajkah, una zona que en el pasado era territorio de corsarios. Estamos justo al norte de Istan, en un conjunto de islas y dentro de un laboratorio asura gigante, sin duda Rata Primus.

Tras liberar a tantas especies como podemos escuchamos la voz de un charr y a varias voces asura. Al acceder a la sala, vemos que el misterioso charr logra escaparse de su prisión sorprendiendo a los dos asura. Debe estar tan sorprendido como nosotros de vernos. Al escaparse, salta una alarma de protocolo del sistema que nos avisa que hay que descontaminar la zona, lo cual no suena nada bien. Mejor salir de allí cuando antes. Y así es, en cuanto nos movemos todos los golem de la sala se activan y nos atacan. tendremos que acabar con ellos primero para poder escapar. Cuando nos libramos de ellos se activa el siguiente protocolo. Le pregunto al charr si es necesario liberar a alguien más pero nos asegura que los de su tribu atrapados han sido eliminados. Es momento de buscar el ascensor de salida.

Tras subir un nivel, buscamos la forma de salir de esta sala, tratando de sacar toda la información posible de ella mientras acabamos con asuras de la Inquisa. En una de las consolas se nos indica un nuevo nombre: Gorrik. Taimi reconoce el nombre de inmediato, es el hermano pequeño de Blish, al que sea dicho de paso tampoco hubiera creído en la Inquisa. Le conoció siendo entomólogo. Ambos hermanos son muy inteligentes pero ¿cómo han acabado sirviendo para ellos? El charr rescatado nos indica que Joko tiene un complejo central aquí, en su isla. Y que debemos seguir subiendo usando algún ascensor cercano. Tras localizarlo escuchamos una extraña alarma. Esto no pinta bien. Cuando subimos al ascensor comienzan las explosiones, el lugar esta autodestruyéndose. Al alcanzar lo más alto por fin salimos al exterior. Estamos muy altos, y sin duda es Rata Primus. Debemos salir de aquí antes de que el lugar explote en mil pedazos.

Tras saltar con nuestros planeadores descendemos tan rápido como podemos hacia tierra.

En las cosas de Islas Arenosas, Elona

Cuando por fin tocamos tierra, estamos algo aturdidos por la explosión. Tras agradecer al charr su ayuda, nos indica que su tribu está cerca y somos bienvenidos para hablar con los ancianos. Seguimos al charr que nos comenta que su tribu son los Olmakhan y que llegaron allí huyendo de Asalon y huyendo de la Legión de la Llama y de la Devastación en la época en que los Charr arrasaron todo este territorio. Viajaron muchísimo, tanto como los humanos que huyeron tambien de allí, hasta alcanzar estas islas. Se presenta como Boticca y una vez llegamos al poblado, pide audiencia con los ancianos pidiendo permiso para que entremos con él.

En la cámara del consejo, con los ancianos, Islas Arenosas, Elona

Una vez ante ellos no parecen nada contentos de que extranjeros estén allí, pero logro convencerles de que estamos para ayudar a acabar con lo que Joko esté planeando y que sabemos que su gente ha estado desapareciendo. Mientras deciden sobre irse o quedarse a defender, aparece un cachorro llamado Efi en la sala. Al parecer está esperando el regreso de su padre con Boticca porque también fue secuestrado, por lo que es posible que nunca vuelva a verlo. Los ancianos tratan de negarle la información pero sólo consiguen enfadarlo más. Sale del lugar. Mientras Boticca me pide hablar con los ancianos y me pide tambien ir a buscar al cachorro y donde encontrarlo.

Salimos de allí buscándolo por la zona. Lo encontramos no muy lejos, junto a otros dos cachorros más de charr: Wyn y Fenn.

Con los pequeños cachorros charr, Islas Arenosas, Elona

El pequeño grupo de amigos parece muy enfadado con esta situación. Han sido criados de forma bastante diferente a como crian los Charr a sus cachorros en Ciudadela Negra. Ellos aseguran estar preparados para la lucha siendo tan jóvenes, trato de que me vean como un igual y que no se sientan menospreciados, por lo que les hacemos pasar una prueba. Usan sus habilidades con nosotras y nos defendemos. Son realmente inteligentes y muy hábiles con sus dones. Tras la contienda nos ven ahora de otra forma. Hasta Braham que está con nosotras ve las cosas de otra forma.

Justo en ese momento saltan las alarmas en la aldea. Un grupo de golems de la Inquisa se materealizan en la zona. Braham crea su escudo de protección para que todos entremos en él, includos los cachorros. Hemos de llevarlos a sitio seguro y avanzar todos juntos. Avanzamos hacia el poblado repeliendo los ataques. Al acabar con varios de los atacantes unas mientras avanzamos hasta alcanzar una zona donde son demasiados y nos cortan el paso. Tendremos que luchar. En uno de los acceso veo un golem detenido con un escudo. Lo unica forma de avanzar es acabar con él, cuando uno de los golem más pequeños caen deja tras él una extraña esencia. Al recogerla me proporciona una nueva forma de magia, debe ser algun tipo de magia especial de esta zona. Lanzo esta magia contra el golem y logro hacer que pierda su escudo y a la vez suelte un extraño cristal que parece protegerle, al acabar con éste, el paso queda libre. Tengo que mejorar esta habilidad, de momento usando las ensencia que recogo en el camino. Avazamos de nuevo casi sin detenernos.

En uno de los tramos ascendentes vemos un rayo azulado ser lanzado desde el cielo y acabar con un pequeño grupo de la Inquisa. Los Charr de Olmakhan gritan asombrados: ¡Aurene viene al rescate! Trato de avisarla que ayude acabando con los que nos atacan y no haga daño a los Charr y la joven dragona obdece. Los charr no pueden creer que tenga un dragon de aliado. Bueno, supongo que es lo que tiene ser “madre de dragones”.

Los golems de la Inquisa parecen ponerse de acuerdo en nuestro avance y darse órdenes para lanzar ataques coordinados. ¿Cómo diablos lo hacen? Bajo el escudo de Braham estamos protegidos pero no podra aguantar eternamente. Logramos alcanzar a un chaman de Olmakhan que ha creado un escudo protector en una zona concreta. Es increíble el poder chamánico que llega a tener esta tribu. Una vez allí, le ayudamos a acabar con el enorme grupo de golems de la Inquisa que tiene a su alrededor. Esto hace que pueda usar su energía más en proteger que en dañar, ahora que tiene refuerzos.

En  nuestro nuevo avance localizamos al padre de uno de los cachorros que nos indica que subamos a lo alto de la aldea. Asi que allá vamos, justo donde Aurene debería estar luchando. Segun intetamos pasar un grupo nos lo impide, es demasiado numeroso pero… un rayo azul lanzado desde el cielo los destruye por completo. Aurene no nos pierde de vista. Aurene nos acompaña en este tramo ayudando en los enemigos que nos salen al paso y ayudando a los gigantes enormes que luchan ayudando a los Charr. ¡Son gigantes no puedo creerlo! Este tipo de criaturas no son muy comunes en Tyria. Y aunque hemos visto algunas en Elona… aqui hay bastantes.

Logramos alcanzar a otro grupo de chamanes que ha creado una cúpula mágina. Aquí parece que estaremos a salvo pero comienza a llegar oleadas de enemigos. Todos luchamos, y esto incluye a los pequeños cachorros. Vemos a Rox a lo lejos, es momento de dejar a los pequeños aquí con este grupo ahora a salvo y avanzar hacia lo alto de la zona. Al lugar de la reunión con los ancianos y ver qué está pasado allí. Seguimos a Rox en nuestras monturas, Braham la sigue de cerca y nosotros a ellos. Justo nos avisan de que necesitan ayuda en la cámara del consejo. Accedemos dentro y en efecto los ancianos allí dentro tienen problemas. Luchamos para acabar con todos los enemigos de la Inquisa. Cuando lo conseguimos aparece un golem gigante. Comienza a atacarnos y los ancianos tratan de hacer un cículo de protección. Debemos ocuparnos nosotros de él mientras ellos tratan de contenerlo en el centro. Trato de convencerlos de que salgan de allí pero se niegan. Lanzan entre todos los ancianos un ataque contundente, y después unen fuerzas para protegerse, lo que nos da algo de tiempo para lanzar todos nuestros ataques contra él. Los chamanes crean entonces un campo gigantesco entre ellos para evitar que sus extraños ataques con bolas gigantes salgan de esa zona. Hemos de acabar con él como sea, no podrán mantener el escudo tanto tiempo. He de conseguir esa nueva forma de magia, para ello tratamos de acabar con los enemigos que lo protegen, al hacerlo sueltan la esencia que necesito y tras coger varias, lanzo el ataque contra él, esto le debilita lo que permite que mis compañeros lancen sus ataques contra él. Por desgracia guarda en la manga de golem un ataque nuevo, se mantiene quieto mientras aparece un extraño cristal que comienza a darle de nuevo poder. No podemos permitir que se cargue de nuevo. Tras varios intentos, logramos ir impidiendo que estos cristales que aparecen, le recuperen. Y el trabajo en equipo da sus resultados. El golem gigante cae.

Con los combatientes tras acabar con el Golem de la Inquisa, Islas Arenosas, Elona

Por desgracia, hay bajas tambien de nuestro lado. Boticca corre hacia uno de los ancianos muerto, y que dio la vida por mantener el escudo de contención activo y evitar que esa bestia saliera del recinto. Todos los guerreros, grandes y pequeños se han reunido allí, para honrar al anciano caído.

Es momento de reagruparse, de reunirnos y ver cúal es nuestro siguiente paso. Está claro que todos estos ataques provienen de Rata Primus. Hemos de llegar allí, acabar con el lugar e impedir que sigan haciendo daño a la Aldea de los Olmakhan. Y si en ese proceso sacamos información para acabar con Joko, mucho mejor.

Anuncios

Forjando Leyendas: Héroe de Istan

Nota: Todo el contenido de esta entrada forma parte de la Historia Viviente de la Expansión Path Of Fire, si aún no sabes qué va a pasar, todo ello podría spoilearte.

Delante del Gran Salón del Creciente Acerado, Dominio de Istan, Elona

Delante del gran salón el plan me parece desesperado, pero pocas opciones hay. Cuando llego allí ya espera Sadiya con su grupo cargando los enormes barriles de Grog. Es momento de interpretar cada uno su papel. Pero primero: me pide la moneda. Una vez entregada, el grupo me pone unas esposas, y una ve así pedimos acceso a la zona.

En cuanto Sadiya pide el paso, el gran portón se abre y podemos entrar. Al acceder nos llevan ante la Guarda Amala, que ataviada con su gigantesca guadaña como derviche al principio no puede creer lo que ve. Los Corsarios tienen a la persona más buscada de toda Elona.

Una vez dentro, Sadiya convence a todos para recibir el Grog como regalo y brindar por Joko. Por desgracia lo que no esperaba es que el comunicador de Taimi se activara, porque al hacerlo, recibí un buen golpazo de la Guarda Amala.

Debí tardar en despertar y cuando lo hice ya no estaba en el mismo sitio. Sin mis armas, sin mi armadura, sin mi comunicador… y en una celda.

Al otro lado de mi celda, el Mariscal Zaeim está vivo, pero tan encerrado como yo. Al menos veo al otro lado de la celda a los guardias bebiendo grog y ya están bastante borrachos. Es momento de buscar la forma de escapar.

Tras revisar por la celda, encuentro los huesos de alguien. Tras rebuscar consigo hacer una ganzúa improvisada, ventajas de ser ladrona, que quizás me sirva para formar la cerradura. Al segundo intento consigo abrir la puerta. Es momento de sacar al Mariscal también. Una vez los dos fuera recuperamos nuestras armas y armaduras. Es momento de salir de las mazmorras.

Avanzamos intentando evitar a los guardias. Son demasiados así que mejor aprovechar la ventaja de su borrachera para salir de allí. Tras subir varias escaleras y pasar varias salas alcanzamos la entrada. Una vez allí escucho la voz de Taimi, parece estar en problemas. Tras abrir la puerta accedo a la siguiente sala con el mariscal, la Guardia Amala está allí. Tiene mi comunicador, y Taimi habla por él asegurando que alguien viene y van a atraparla.

La Guardia Amala, asegura que acabará conmigo y también con la asura, ahora que Joko ha regresado. El Mariscal y yo misma, atacamos. Sus ataques como Derviche son increíbles. Tras una lucha continuada, de repente parece convertirse en avatar de Grenth. La seguimos para tratar de acabar con ella definitivamente.

Luchando contra la Guarda Amala, Dominio de Istan, Elona

Tras acabar con ella echamos a correr hacia la salida. El lugar no es seguro ahora que los Despertados saben que hemos acabado con su jefa. Al llegar a la salida, los portones se abren y un ejército completo entra. Kito, ha traído a todos los Lanceros del Sol que ha podido, y con él vienen además Canach y Rytlock. Tras acabar con los enemigos por fin podemos hablar.

Informo al resto de que Taimi está en peligro. Que Joko ha vuelto y tiene a Taimi en Farahnur. La visión de Aurene se ha cumplido. Debemos llegar allí. El Mariscal asegura que reunirá de nuevo a todos los Lanceros del Sol que pueda para liberar Amanecer del Campeón y luego nos reuniremos en el muelle para viajar hasta allí. Busco a Aurene en el cielo e imploro su ayuda.

Amanecer del Campeón, Domino de Istan, Elona

Tras reunirnos de nuevo con el Mariscal, viajamos a la entrada de la antigua Farahnur, La Colonia.

Al llegar a la zona vemos algunos enemigos delante. Tras acabar con ellos, avanzamos a lo que parece la entrada.

Farahnur, La Primera Ciudad, Dominio de Istan, Elona

Las vistas son increíbles. La Primera Ciudad, así acabó llamándose a Farahnur. Es momento de intentar entrar en ella y localizar a Taimi.

Entrada a Farahnur, Dominio de Istan, Elona

Avanzamos hacia la entrada, y según llegamos a la puerta esta se abre y salen Despertados. Tras acabar con ellos accedemos al corredor y avanzamos. Nos detenemos de golpe en uno de los pasillos. En lo alto de la estructura parece haber unas pesas gigantes. Conozco este lugar. Mis antepasados me hablaron de él. Esas pesas son móviles  un mal paso… y acabamos aplastados debajo. El lugar es llamado El Vestíbulo de Fe.

Usando el raptor trato de esquivar las enormes pesas, y usas las cadenas de cada acceso para detener el mecanismo y que el resto pase también.

Una vez al otro lado, no sólo encontramos Despertados. Marcados de Kralkatorrik también nos reciben. No me extraña que digan que el lugar está infectado.

Tienen a Taimi, nada va a detenerme.

Avanzamos tan rápido como podemos, alcanzando la Asamblea de Nadijeh. Conseguimos abrirnos paso, sobre todo en los lugares en los que luchan entre ellos. Llegamos a uno de los recodos, y alcanzamos la Galería de Elswyth y es aquí dónde vemos a un montón de asuras muertos. Parecen ser de la Inquisa. ¡Qué diablos hacen estos Asura de la Inquisa aquí! No debería haber asuras aquí, lo más próximo está al norte de Istan donde hay un asentamiento de esta raza, pero ni siquiera hemos podido alcanzar este lugar.

Mientras buscamos pistas, de repente se alzan y comienzan a atacarnos. Cuando logramos reducirlos, aparece una criatura gigantesca, una Abominación Despertada. Es demasiado grande y somos muy pocos. Mientras nos ocupamos de atacarla, Canach busca la manera de poner explosivos para que la bestia caiga en ellos.

Durante un buen rato, la criatura nos tiene en jaque pero conseguimos dañarla poco a poco. En la última explosión, Canach usa el resto del explosivo que tiene, al hacerlo explotar, el techo se nos viene encima. Un escudo de guardián aparece justo en nuestra posición salvándonos de morir aplastados: Rox y Braham han aparecido en el lugar justo a tiempo.

Braham y Rox en Farahnur, Dominio de Istan, Elona

Nos explican que están aquí siguiendo a unas criaturas que han aparecido por toda Tyria. No puedo creer que las fuerzas de Joko estén en Tyria. En un principio creen que estamos allí precisamente por los portales que han aparecido en Tyria. Les indicamos que estamos allí porque Joko tiene a Taimi. Ante aquello Braham entra en cólera, según él primero dormimos a Jormag con la máquina de Taimi, y ahora la hemos perdido. Rytlock enfadado grita a Braham que pare de hablar. Es cierto, no tenemos tiempo para esto, Taimi está en peligro.

Avanzamos de nuevo en su busca. Más enemigos Despertados nos salen al paso. Y no sólo eso, este lugar parece repleto de tecnología Asura. Parece tecnología de Rata Novus, y teniendo en cuenta que Zinn tuvo que ver con ella quizás ésta también lo sea.

Prueba de la pared de fuego, Farahnur, Dominio de Istan, Elona

Alcanzamos una enorme pared y columnas de fuego. Parece que el lugar está sellado. En uno de los rincones divisamos lo que parece un paso por presión, y hay una trampa de fuego. Tras conseguir varios cristales acabando con criaturas marcadas, el grupo entero se coloca haciendo presión en cada una de las placas, yo llevo por mi parte las piedras a la placa mas grande lanzándolas y de esa forma logramos detener el fuego y poder seguir avanzando.

Alcanzamos de nuevo el final del pasillo, de nuevo el lugar está sellado. Hay varias consolas asura pero no parece que tengan resultado. Lo que si podemos oír es la voz de alguien por ella que amenaza a Taimi para que le ayude con algo. Ella se niega primero pero al final no le queda otra que ceder. Se abre entonces el acceso a la sala.

El lugar es enorme. Sin duda tiene que ser la Cámara Real. Hay una zona central donde vemos una figura misteriosa, y a Pulgoso, por lo que es de suponer que Taimi está dentro con él. El lugar está repleto de enemigos y lleno de portales. Cada portal parece ir a un lugar distinto de Tyria. Joko está mandando tropas desde aquí y es un ejército enorme.

Es momento de liberar a Taimi. Nos lanzamos a la lucha contra todo lo que está a su alrededor. Ella asegura que la obligaron a abrir los portales, que no quería hacerlo. La asura se alegra al escuchar la voz de Braham y vernos luchar para ayudarla. Conseguimos acabar con el ejército que la custodia. Pero de repente, Pulgoso comienza a atacarnos. Taimi dentro, trata de detenerlo pero no puede. Y para colmo, la propia armadura muy bien equipada por la asura, ademas de atacarnos quiere deshacerse de ella quitándola el oxígeno de dentro.

Luchamos con todo para lograr acabar con Pulgoso y salvarla. Los ataques de Pulgoso 2.0 son demoledores. Nos lleva tiempo y conseguir energía de las puertas de alrededor custodiadas por asuras, acabar con él.

Camara Real de Farahnur, Dominio de Istan, Elona

Cuando por fin lo detenemos, Taimi está viva de milagro. Ahora sabemos que Joko cuenta con el ejército de despertados de la Inquisa.

Joko tras escapar de La Niebla se está haciendo fuerte. Tiene ahora mismo información privilegiada de la Inquisa acabando con ellos y convirtiéndolos después en Despertados, para obtener después esa información. Hay que ponerle fin de inmediato.

Forjando Leyendas: Buscando el Hogar de Los Lanceros del Sol

Nota: Todo el contenido de esta entrada forma parte de la Historia Viviente de la Expansión Path Of Fire, si aún no sabes qué va a pasar, todo ello podría spoilearte.

El viaje en barco me llevo hasta Istan sin demasiada complicación pasando desapercibida.

Llega a Instan, Muelles de Chalon, Dominio de Istan, Elona

La embarcación atracó en los Muelles de Chalon. Según puse pie en tierra miré a mi alrededor. No tengo recuerdos de Istan. Parte de mis antepasados nacieron y vivieron aquí. Partiendo de Istan y de aqui viajando a Kourna y a Vabbi.

Aunque nunca he estado aqui, las historias contadas por mis antepasados y que guardo en mi memoria espero me sirvan para reconocer la isla. Lugares como Kamadan, la Joya de Istan debería estar cerca de aqui. Si estoy en lo cierto, el antiguo Observatorio estaba al norte, la Gran Sala de Los Lanceros del Sol a medio camino y al sur debería encontrar un lugar llamado El Amanecer del Campeon. Cosa diferente es qué me encontraré de camino y cuanto habrán cambiado estos lugares. Hablamos de más de dos vidas pasadas que han podido cambiar todo este lugar.

Aunque mi objetivo está al norte, me dirijo al sur esperando encontrar mercaderes y quizás provisiones en Kamadan que debería estar al sur y bastante cerca. Alcanzo a ver desde una zona alta una gigantesca estructura de piedra con muelles. Tiene que ser allí.

Mi sorpresa es enorme al llegar. El lugar ha cambiado bastante de lo que tenía en mente por registros históricos, pero lo que para nada esperaba, es que hubiera cambiado de nombre. Ahora se hace llamar Palawadan, la Joya de Istan. Joko…. no puedo creer que su dominio aquí haya llegado a hacer tales cosas. Sólo puedo esperar ver su mano en este lugar. Visto esto, ahora si que me apremia alcanzar lo antes posible el Observatorio y localizar a LosLanceros del Sol lo antes posible.

Avanzo hacia el norte, esperando poder pasar por delante del edificio que en su día era la Gran Sala de Los Lanceros del Sol. No tengo que acercarme mucho para ver que está repleto de enemigos y que su nombre ha cambiado. Ahora el lugar es llamado Gran Salón del Creciente Acerado. Viajo usando dos monturas, el Raptor y el Chacal para llegar cuanto antes al norte. Cuando alcanzo las Llanuras de Jarin, por fin veo al otro lado de la entrada del río un majestuoso edificio. Sin duda tengo ante mi ElObservatorio.

Observatorio, Dominio de Istan, Elona

Una vez llego allí subo a sus dependencias. En esta ocasión Dastan Aldesaar me acompañará. Cuando pregunto me indican que debo hablar con el archivista. Localizo al Archivista en una de las salas, su nombre es Rhadha. El interior del edificio es una maravillosa biblioteca. En cuanto le indico que busco a Los Lanceros del Sol, esta elude la pregunta y dice que no tiene tiempo que tiene mucho qué hacer y además, esa información puede costarnos la vida. Le ofrezco mi ayuda para que vea que soy de fiar. Me indica que hable con Salwa que está al otro lado de una reja de una zona de la biblioteca.

La Archivista Rhadha en el Observatorio, Dominio de Istan, Elona

La archivista me impide el paso, aunque la dejo bien claro que no soy del Creciente Acerado y que nada tengo que ver con Palawa Joko. Aún así no se fía de mi. Me dice que para ganarme su confianza hable con Rhadha y la ayude en lo que necesite.

Regreso junto a ella y ayudo a Rhadha en la localización de libros y en la colocación de estos en sus respectivas estanterías. Aprovecho y me deleito leyendo y trayendo a mi memoria recuerdos de historias de mi infancia. También ayudo con los telescopios y los espejos de la zona, así como en limpiar la zona alta del Observatorio.

Dada mi ayuda y colaboración la Archivista Rhadha me dice que soy de fiar y puedo hablar de nuevo con Salwa en su sala restringida de la biblioteca, que la Archivista Salwa, es quien guarda los tomos más sagrados bajo llave. Me deja claro que Salwa sólo me dejará entrar ahora que las he convencido de no apoyar a Joko, porque ella es una activista mucho más en su contra. Estoy segura de que me permitirá ahora el paso. Tenía en poca gracia a Palawa Joko, pero después del sacrilegio en nombres y ubicaciones que he visto aquí, ahora mi oposición es absoluta aunque en su día ayudara a mis antepasados a conseguir su objetivo.

Rhadha antes de irme y para asegurarme el paso a la zona restringida me dice que le indique a Salwa que ella me ha mandado a buscar un libro titulado “Anochecer“. Este libro debería revelarme la entrada a la base de Los Lanceros del Sol.

En cuanto doy esta información a la Archivera Salwa, esta me indica que use el portal y entre. Soy de confianza. Dastan Aldesaar y yo, pasamos junto con la guardiana Nefertari Keydra al otro lado.

La estancia es algo oscura, pero aún así su visión es maravillosa.

Interior del Observatorio, Dominio de Istan, Elona

La archivera me dice que tengo permiso para hablar y buscar lo que necesito en este lugar. Es momento de localizar el tomo “Anochecer“. Su nombre me es conocido. Mis antepasados lucharon precisamente para impedir que este acontecimiento ocurriera en Elona. Para ello, tuvieron que vencer al dios Abaddon que manipulaba a la entonces dirigente de Kourna, Varesh Ossa, descendiente de Turai Ossa que venciera a Palawa Joko en su tiempo. Varesh Ossa era una formidable parangón derviche y su capacidad fue tal que puso en peligro toda Elona tratando de traer de nuevo al dios Abaddon encerrado en la Boca del Tormento. El dios Abaddon la convirtió en general de los Margoritas, el ejército que este tuvo antaño para vencer a los otros dioses y así  conseguir su objetivo. La Orden de los Susurros, y mis antepasados, Los Lanceros del Sol la derrotaron para evitarlo, aunque ésta logro abrir un vórtice al Reino de Tormento. Aún así, se logró vencer al dios de nuevo pero para ello, la entonces Mariscal Kormir, dio su vida absorbiendo el poder de Abaddon y convirtiéndose en diosa. Gracias a aquello, la paz volvió a Elona.

Ahora toca buscar el libro. Hablamos con la Lancera de primera Hakim, que está allí dentro junto a otros Lanceros del Sol ocultos para evitar ser encontrados. Tras buscar por toda la zona, localizamos el tomo en una de las estanterías.

Buscando el tomo Anochecer, en la biblioteca del Observatorio. Dominio de Istan, Elona

En cuanto lo tengo veo que es muy antiguo pero… por alguna razón tiene extrañas anotaciones. En cuanto me pongo a leer su contenido no puedo creer lo que estoy leyendo. Según pone, fue Varesh Ossa la Apócrifa quien retó a Palawa Joko a combate. Cuenta además que ofreció a Kormir, porque él se encargaría de acabar con la propia Ossa y así poder vencer al dios. Y que gracias a él, el Anochecer no llegó a Elona. No puedo creer lo que estoy leyendo… Nada de esto ocurrió así.

Regresamos junto a la Lancera de Primera Hakima para tratar de entender por que la historia ha cambiado.

Interior de la Biblioteca en el Observatorio, Dominio de Istan, Elona

Nos comenta que es lo que Palawa Joko aseguró que había ocurrido y que es por ello la verdad. Que ella sabe que hay otra versión y que la cuentan los mas ancianos. Le indico que tengo que alcanzar Fahranur, pero ella me dice que no puede y que sólo su líder sabe como llegar hasta allí. Su líder es el Mariscal Lancero Zaeim y protege ese secreto con su propia vida. Le pido pues como localizarme y me indica que hable primero con el Sacerdote Sazeer en Amanecer del Campeón porque su líder ayudó en esa zona y que quizás allí podría encontrar información.

Amanecer del Campeón debería estar al sur de nuestra actual ubicación. Viajamos hasta allí y lo que encuentro de este lugar es desconcertante. Palawa Joko ha usado este sitio como prisión para los lanceros que ha encontrado. Además, el lugar está repleto de derviches con unas habilidades que sólo reconozco por historias de la antigüedad. Cargados con sus guadañas hacen muchísimo daño.

Tras ayudar en la zona, localizo al Sacerdote Sazeer que está junto a un Anciano sacerdote. El sacerdote anciano dice que los Despertados los avasallaron, y que ahora sufren mucho. El joven Sacerdote Sazeer nos confirma que el Mariscal Lancero Zaeim estuvo allí ayudándolos. Trató de defenderlos pero Sayida la Ladina y sus corsarios le tendieron una trampa y ahora acabará vendido a Palawa Joko a quien pague por él como esclavo. El joven sacerdote asegura que para el linaje corsario de los Ladinos sólo hay algo más valioso que el oro: El Honor.

Corsarios… el linaje de los Ladinos. Deben de ser descendientes de Margrid La Ladina, que mis antepasados conocieran hace generaciones. Vi la zona donde están las naves corsarias al norte, pero son demasiadas, no puedo entrar allí así como así. Necesito tener alguna ventaja, la que sea. El sacerdote Sazeer me insta pues a entrar en una cueva cercana, donde al parecer la líder de los corsario Ladinos topó contra un Despertado y en la lucha perdió una moneda. Al parecer esta tiene gran valor por lo que si la encuentro podría tener esa ventaja. Salió viva de allí pero nunca pudo volver a localizar aquel tesoro tan importante.

Por algo se empieza supongo. Nos dirigimos a la zona y accedemos a la cueva.

Acceso a la cueva en busca de la moneda perdida por la líder corsaria de Los Ladinos, Amanecer del Campeón, Dominio de Istan, Elona

La cueva es bastante grande, asi que una vez dentro buscamos esperando no encontrar demasiados problemas. Pedir no es suficiente, está claro. En cuanto entramos una sombra al fondo nos llama la atención y nos invita a largarnos. Sin acercarnos demasiado tratamos de explicarle lo ocurrido. Convencerle de que necesitamos encontrar una moneda. La sombra sale de la oscuridad y avanza hacia nosotros. Es un despertado, con vestimenta de Lancero del Sol. Se ríe de mi intención y asegura que Koss me dará lo que merezco.

Ante Koss el Despertado, cueva en Amanecer del Campeón, Dominio de Istan, Elona

¿Koss? No puedo creer lo que veo. Koss Dejarin, el héroe de Istan, el héroe de toda Elona que antaño mis antepasados lucharan con él codo con codo para impedir el Anochecer. ¡Cómo diablos ha acabado allí convertido en un Despertado de Joko!

Lanza su ataque contra nosotros. Tenemos que derrotarlo. De no conseguirlo todo lo hecho hasta ahora no servirá de nada. Tras una ardua batalla, logramos vencerle. Al menos hemos conseguido ganar en parte su confianza.

Intento de nuevo pues convencerle de que la moneda no es para mi es para un bien mayor. El Mariscal Lancero Zaeim necesita ayuda. Cuando nombro a los lanceros, asegura que miento, que fueron derrotados hace años. Intento convencerle de que siguen vivos y necesitan salvar Istan. Y hay que salvarlos de Sayida, la actual capitana Ladina. Y si no lo salvamos de los corsarios Ladinos, Istan correrá gran peligro. Si el lancero cae vendido en manos de Palawa Joko… En cuanto nombre al antiguo Azote de Vabbi, Koss asegura que murió con honor, siendo un gran héroe, pero que Palawa Joko le trajo de entre los muertos convirtiéndolo en Despertado. Le obligaba a cumplir sus órdenes por lo que para evitarlo se desterró a aquel lugar. Y lleva allí encerrado evitándolo para evitar cumplir sus órdenes. Le aseguro que yo evitaré todo esto. Si me da la moneda, acabaré con todo. Convencido de mi propósito, el gran Koss Dejarim me entrega la moneda.

Con el antiguo héroe Koss Derajim, Amanecer del Campeón, Dominio de Istan, Elona

Es momento de usar la ventaja ante la líder de los Ladinos y conseguir salvar al Mariscal de Los Lanceros del Sol.

Tras viajar de nuevo al norte, a la Flotilla de Corsarios, localizo allí a todo un grupo de piratas y corsarios que han construido entre barcos su pequeño ejército. En una de las pequeñas casetas, localizo a Jonnick. Aunque en un principio no le reconozco después me doy cuenta de que gracias a él conseguí alcanzar Istan. Le indico que estoy allí buscando negociar con Sadiya La Ladina. Tras pedirle poder hablar con ella, me indica que este lugar es muy peligroso pero que me ayudará. Me dice que está en la nave más grande, El Leviatán Oscuro y tras gritar a pleno pulmón “Parlamento”, todo un eco de corsarios repiten la misma palabra. Me indica que ya puedo acceder a la nave sin problemas.

Sadiya, La ladina en Flotilla de Corsarios, Dominio de Istan, Elona

Localizo a Sadiya en lo alto de la increíble nave. En cuanto me ve, trato de negociar asegurándola que tengo algo que la pertenece, y le muestro la moneda. Entonces ella me reconoce con varios nombres y le dejo bien claro que si quiere recuperar su moneda, el precio por ella será el Mariscal Lancero Zaeim que sé que está en su poder. Me asegura que llego tarde, que ya ha entregado hace una hora al mariscal y que ahora sabe que lo retienen en la Sala del Creciente Acerado. Kito, como buen Agente de la Orden de las Sombras hace aparición. Es momento de buscar otro plan, uno de rescate. Sadiya, sólo quiere recuperar su moneda y puedo confiar en Kito para conseguir apoyo. Así que propongo un plan: que Sadiya me entregue al Creciente Acerado, que asegure que me ha atrapado y que me ofrezca a cambio de un buen precio, seguro que los Despertados de Joko aceptarán. Una vez en la misma cárcel que el Mariscal será momento de rescatarle desde dentro. Kito tratará de llevar a la zona a todos los Lanceros del Sol que pueda reunir. Sadiya no parece nada convencida. Salir de allí no será fácil, aunque a ella le da igual si consigue su preciada herencia familiar. Propone conseguir un regalo más a entregar conmigo. Unos buenos barriles de Grog.

Grog… aun recuerdo lo que mi abuelo decía de aquella bebida. Era lo más fuerte que existía en toda Tyria. Si logramos que esos barriles lleguen a los carceleros, al menos sé que habrá una buena oportunidad de conseguir escapar. Pero el Grog no es fácil de hacer. Por ello La Ladina, me dice que hable primero con su experto en Grog: Mehdi.

Anciano Mehdi, esperto en Grog, Flotilla de Corsarios, Dominio de Istan, Elona

Tras localizar al anciano Mehdi le indico que necesito un buen arsenal de Grog. Me dice que para eso hacen falta ingredientes, en concreto tres que puedo comprarle, o conseguir por mi cuenta. No voy a dejarme timar por un pirata. Conseguiré los ingredientes por mi cuenta. Tras localizar los tres ingredientes: Trigo Seco, Agua Astral y unos hongos especiales en diferentes puntos de la zona de Dominio de Istan regreso con ellos. Mehdi dice que tendrá listo el poco tiempo. Efectivamente, cuando regreso junto a Sadiya, ya tienen todo listo. Me esperan junto a la Sala del Creciente Acerado.

Es momento de llevar a cabo el plan de rescate.

Kito, Agente de la Orden de las Sombras, y Sadiya La Ladina, en el Leviatán Oscuro, Flotilla Corsaria, Domino de Istan, Elona

 

Forjando Leyendas: El Ojo de la Tormenta

Nota: Todo el contenido de esta entrada forma parte de la Historia Viviente de la Expansión Path Of Fire, si aún no sabes qué va a pasar, todo ello podría spoilearte.

Balthazar ha caído. Aurene esta desaparecida. La energía de dos Dragones Ancianos y la energía de una hematite al explotar forman parte ahora de otro dragón anciano: Kralkatorrik.

Sólo sé con seguridad que el legado de Glint, su vástago aún vivo Aurene, absorvió tambien parte de esa energía. Hemos de encontrarla, como sea. He de asegurarme que está bien y que sepa que no está sola ahora que su hermano Vlast ya no estará con ella.

Taimi se puso en contacto conmigo tras la fiesta dada en mi honor por acabar con el dios de la guerra en la Ciudad Libre de Amnoon. La joven asura ya ha acabado su proyecto de reconstrucción y mejora de Pulgoso 2.0 como lo hace llamar. Por ello, me indica que vaya hasta la granja de Dolyaks de las afueras de las Ciudad Libre de Amnoon donde me espera. Rytlock está con ella.

Mientras viajo hasta allí no dejo de pensar en la última imagen que pudimos contemplar desde el puerto de la Ciudad Libre de Amnoon. Una tormenta eléctrica púrpura que se avecinaba. Algo que sólo es comprensible con la presencia ahora de Kralkatorrik en la zona.

Taimi y Rytlock en la Granja de Dolyaks, Ciudad Libre de Amnoon, Oasis de Cristal, Desierto de Cristal

En el Rancho de Dolyak, Oasis de Cristal, Desierto de Cristal

Al llegar al rancho de Dolyak me encuentro con Taimi y su golem además de con Rytlock. Tras comentar sobre los últimos acontecimientos, Taimi nos informa que ha preparado a Pulgoso no sólo con armamento para defenderse, sino además para detectar los cambios que ya hemos notado. Sale a la zona a probar su escaner y no tarda mucho en avisarnos. Su dispositivo se ha disparado, cuando miramos hacia la Ciudad Libre de Amnoon vemos lo que parece un tormenta acercarse.

Tormenta en Oasis de Cristal, Desierto de Cristal

Rytlock y yo partimos hacia allí. Sin duda la tormenta parece que tiene que ver con Kralkatorrik. Avanzamos a toda prisa, y por el camino tratamos de ayudar a gente que está siendo atacada por marcados. En nuestra carrera hacia la ciudad alcanzamos una zona donde los sacerdotes de Kormir buscan la forma de salvar a los habitantes. Tratamos de sacarlos de allí tan rápido como podemos.

Cuando pasamos las murallas de la ciudad, al mirar al cielo, veo volar a Aurene que parece dispuesta a atacar. No puede ser, ella no es mala. Corremos hacia el centro de la ciudad, pero nos topamos con grupos de marcados, que para colmo se nutren de la energía de cristales creados por Kralkatorrik.

Es al pasar la muralla cuando vemos al Capitán Rahim que nos informa que la ciudad está tomada y nos indica hacia donde dirigirnos para ayudar. Tras varios ataques, vemos como los cabecillas siguen usando cristales, y no es todo, cuando logramos destruirlo, el propio cabecilla crea muertos vivientes nuevos para defenderse: el poder de Zaithan y el poder del propio dragón en uno. En uno de los ataques vemos que el subalguacil amigo de Rahim ha sido marcado tambien. Hemos de acabar con él para poder defender la zona.

Tras lograr acabar con todos los cabecillas, nos dirigimos al centro de la ciudad, en una enorme explanada de nuevo podemos ver a Aurene. Lanza ataques contra algo también en el cielo. No lo vemos bien hasta que su objetivo se posa en el suelo: un Guiverno Marcado. Y es enorme.

Es momento de luchar contra él, y nos lleva bastante rato eliminarlo. Sus ataques son contundentes, además de que es ayudado por la propia esencia del Dragón Anciano.

Tras acabar con el Guiverno informamos al Capitán Rahim de la muerte de su compañero. Ahora sabemos que Aurene estaba allí para ayudar a los aldeanos del inminente ataque.

Con Aurene en Oasis de Cristal, Desierto de Cristal

Aurene en la Ciudad Libre de Amnoon, Oasis de Cristal, Desierto de Cristal

Es momento de conseguir información nueva. El Agente de las Sombras Kito aparece para informarnos. Inercambiamos información con él y vemos de nuevo a Aurene. Ahora en el suelo de la ciudad. Tras acercanos a ella, trato de hacerla ver que ahora sé que está allí para ayudar. Es en ese momento cuando de repente un montón de imágenes aparecen en mi cabeza. Cuando la visión acaba, todos la hemos compartido. Tengo la extraña sensación de conocer el lugar que he visto. Y es precisamente Kito quien de todas las imágenes asegura haber identificado la ciudad.  Sin dudarlo dice que se trata de Fahranur.

Fahranur, La Colonia, Istan, Elona

Reconozco el nombre inmediatamente. Fahranur, la Colonia. Antaño era una enorme ciudad amurallada, lugar al que los primero humanos llegaron y a partir de donde se fundó el continente de Elona. Fue allí donde residieron los Reyes Primigenios, hasta que la misteiosa Plaga de los Escarabajos les hizo huir de allí. Pero Fahranur está en la Isla de Istan.Kito asegura que conoce muchas más zonas. Pero que a Fahranur ya nadie viaja porque es un lugar infestado. Asegura que Los Lanceros del Sol conocen ese lugar y podrían ayudarnos. Nos indica que los que quedan se ocultan en un lugar llamado El Observatorio de Istan, y que allí es posible que la Archivera Jefa pueda darnos información.

Decidimos pues dividirnos de nuevo. Rytlock y Canach se quedarán asegurando la zona. Taimi tiene demasiado trabajo con los restos de “Kralky” con ella lo llama para estudiar. Kito asegura que se adelantará y me indica que hable en el puerto con Jonnick.

Puerto de la Ciudad Libre de Amnooh, Oasis de Cristal, Desierto de Cristal

En el puerto con Jonnick de la Ciudad Libre de Amnoon, Oasis de Cristal, Desierto de Cristal

Tras llegar al puerto de la Ciudad Libre de Amnoon, hablo con la persona indicada en el puerto que tiene un barco para viajar a Istan siempre y cuando no haga muchas preguntas. Me asegura que tendré que ocultarme porque Palawa Joko ha puesto precio a mi cabeza. Curioso, la última vez que lo vi no estaba en muy buena posición. Aún así tendré en cuenta el detalle.

Partimos a Istan. Aurene vuela junto al barco que me llevará a la isla de Elona, donde mis antepasados acabaron siendo la élite de Los Lanceros del Sol. De alguna forma, regreso a casa.

Forjando Leyendas: Matar a un Dios

Nota: Todo el contenido de esta entrada forma parte de la Historia Viviente de la Expansión Path Of Fire, si aún no sabes qué va a pasar, todo ello podría spoilearte.

Tras reunirnos de nuevo en el Bazar de Kodash, nos disponemos para la lucha. Kasmeer se ocupa de que todos estemos protegidos bajo el conjuro que nos hace pasar por tropas del Arconte Iberu. Nada más llegar vemos a las tropas de los tres mariscales listos. Dada la extensión del terreno a cubrir no queda otra que dividirnos de nuevo. Por mi parte me quedaré junto a Sara_Savia mientras que Canach, Kasmeer y Rytlock atacarán desde puntos diferentes del Bazar de Kodash.

Antes de separarnos y decidir quedar de nuevo juntos en el punto más alto del Bazar de Kodash lugar donde debería estar Balthazar, Rytlock me pide, que ante semejante campaña, sea yo quien porte su espada: Sohothin. Una de las espadas de Orr que una vez fuera espada de Balthazar. Teniendo en mente que si llegamos a alcanzarle, el dios usará la suya, la verdad es que agradezco la oferta.

Portando a Sohothin en el Bazar de Kodash, Dominio de Vabbi, Desierto de Cristal

Es evidente que necesitaremos algo más que una espada por muy increíble que esta sea para conseguir nuestro objetivo. De momento avanzaremos a un fin común, acabar con las tropas de Forjados que han tomado el lugar y protegen a su señor en lo alto de la zona, toda ella consumida por la marca del propio Kralkatorrik.

Parece increíble pensar que mis antepasados estuvieran en este mismo lugar hace siglos. Fue aquí donde lograron convencer a los entonces tres príncipes de Vabbi de unirse a una causa común, acabar con Varesh Ossa que buscaba la forma de hacer regresar a Abaddon de su encierro.

En el Bazar de Kodash, Dominio de Vabbi, Desierto de Cristal

Es momento de volver a impedir que un dios traiga a Tyria un mal mucho mayor que el de los propios Dragones Ancianos.

Comenzamos el ataque desde la zona más baja del Bazar de Kodash. Tratamos de acabar con el formidable ejército de Balthazar que en un primer lugar nos ataca sistemáticamente impidiéndonos avanzar. Cuando despejamos la zona logrando numerosas bajas entre sus tropas podemos disponernos a avanzar un nivel más. Es en ese momento cuando los Forjados de Balthazar se atrincheran usando unas torres que crean campos de protección praa varios de sus lugartenientes. Tras destruir todas y cada una de las torres, dejamos a estos sin protección y podemos tratar de acabar con cada uno de ellos.

El avance es lento y al menos son tres los lugartenientes a destruir cada uno de ellos bien protegido por tropas y a veces hasta cinco torres de escudo. Cuando por fin podemos acabar con el último por fin podemos mirar a lo alto del Bazar de Kodash.

Kralkatorrik en el cielo del Desierto de Cristal siendo atacado por Balthazar

Desde allí aún no es visible el dios, pero sí lo que está haciendo. En el cielo, con tintes morados y púrpuras es visible la gigantesca cabeza de Kralkatorrik que parece luchar contra algún tipo de poder que proviene justo de lo alto de la estructura. Hemos de llegar allí como sea. Y alcanzar la parte de arriba no es fácil, el camino está medio destruído por lo que sólo la combinación de varias monturas nos abre el paso. Para colmo, Kralkatorrik se defiende de su adversario. pero sus ataques crean áreas tambien en la zona, que hemos de esquivar.

Es cuanto llegamos arriba, lo primero que nos recibe no es demasiado alentador. Balthazar usa su poder contra Kralkatorrik que se mantiene en el cielo nocturno del Bazar de Kodash. Pero delante de él le protege una bestia forjada gigantesca.

En cuanto hacemos aparición el dios parece incrédulo al vernos vivos. No tarda demasiado en unir cabos y comprender que estamos allí gracias a la intervención de alguno de los dioses, en este caso de algún aliado de Grenth. En el momento en que cruzamos la barrera de fuego que el dios crea, ya no podemos retroceder. Hemos de ir contra él con todo.

Pero primero… hay que acabar con la Bestia Forjada.

Bestia Forjada de Balthazar en pleno combate. Bazar de Kodash, Dominio de Vabbi, Desierto de Cristal

Los ataques son demoledores. En varias ocasiones trata de aplastarnos bajo ella. Tras una lucha sin cuartel, logramos acabar con ella. Balthazar detiene su ataque contra Kralkatorrik al verse desprotegido, pero dispuesto a zanjar ese conflicto aquí y ahora.

Cargamos contra él que se defiende usando en varias ocasiones torretas que crean campos que hay que eliminar primero, además de crear varios Forjados menores que le defienden a toda costa.

Gracias a la espada Sohothin y a una de sus habilidades comenzamos a mermar su vida, lo que hace que se enfade aún más.

Luchando contra Balthazar en el Bazar de Kodash, Dominio de Vabbi, Desierto de Cristal

Cuando su vida llega a un nivel parece no poder tener control sobre todo. Es entonces cuando Aurene aparece, ha tenido que liberarla para poder defenderse. La dragona no lo piensa dos veces y le ataca también. En cuanto la nombro parece recordar las estrategias que aprendimos juntas en Tarir. Es momento de coordinarnos para atacarle. En varias ocasiones, animo a Aurene para que en un momento de debilidad del dios, ataque con todo. La estrategia es lenta, pero funciona.

Con su ultimo aliento, el dios trata de lanzar un ataque más contra todos. Pero tras lograrlo repeler, por fin… pierde la batalla.

Destrucción de Balthazar e implosión de energía, Bazar de Kodash, Domino de Vabbi, Desierto de Cristal

Sus gritos, su incredulidad salta al aire. El cuerpo del dios se desvanece, y con ello toda la energía que ha absorbido. La energía de Zaithan, la energía de Mordremoth, la energía de la hematite… todas ellas implosionan y desde el cielo, Kralkatorrik comienza absorber. Pero no sólo él… Aurene, desde el suelo, a mi lado, también comienza a absorber parte de toda esta energía.

Kralkatorrik absorbiendo toda la energía liberada tras la caída de Balthazar, Bazar de Kodash, Dominio de Vabbi, Desierto de Cristal

Una vez el Dragón Anciano parece haber absorbido la mayor cantidad desaparece, y Aurene, de repente… se lanza al vuelo tras él también cargada de parte de esa energía. Mis gritos para detenerla son inútiles… ambos dragones desaparecen en el cielo nocturno del Bazar de Kodash.

La batalla ha finalizado. Tyria está a salvo. Al menos lo está de Balthazar aunque ahora, Kralkatorrik, el Dragón Anciano de Cristal es poseedor de toda la energía liberada hasta entonces. Y Aurene ha desaparecido con él.

Tras reunirme con el resto de compañeros, viajamos a la Ciudad de Amnoon donde nos disponemos a informar de todo lo ocurrido. Tras una breve reunión con los grupos de líderes es momento de decidir.

De momento se ha preparado una fiesta en nuestro honor por lograr acabar con la amenaza del dios que viniera allí para acabar con todo. Esta gente ha sufrido demasiado, pero no pueden permanecer ignorantes ante lo que pueda ocurrir.

Tras subir al atril procedo a hablar a todos ellos, hemos ganado una pequeña victoria. Hemos detenido a un dios y ahora todos ellos son un poco más libres. Pero han de estar preparados ante la amenaza de Kralkatorrik poseedor ahora de toda las energías que se han ido liberando lentamente debido a los acontecimientos ocurridos hasta ahora.

Una vez finalizada la fiesta, me reúno a la salida del lugar con el resto. El futuro de momento es desconocido, pero todos estamos de acuerdo en que hemos de conseguir localizar a Arene. Mientras miramos el cielo nocturno del Desierto de Cristal parece que de repente el cielo estrellado y azul nocturno, se transforma… Una nueve púrpura comienza a moverse hacia allí.

Marca de Kralkatorrik avanzando por el Desierto de Cristal sin control, Ciudad Libre de Amnoon, Desierto de Cristal

Kralkatorrik avanza. Y si algo se seguro es que a la pequeña Aurene, toda esa energía también ha tenido que haberla afectado.

Dragona Aurene, ahora también portando energía liberada

Forjando Leyendas: El Enemigo de mi Enemigo

Nota: Todo el contenido de esta entrada forma parte de la Historia Viviente de la Expansión Path Of Fire, si aún no sabes qué va a pasar, todo ello podría spoilearte.

Tras usar la Puerta de Joko para cruzar La Ribera del Elon y alcanzar La Desolación, no tuve que buscar demasiado para localizar a Kito. El primer poblado que encontré al pasar al otro lado es conocido como La Franja de Huesos. Allí estaba esperando mi llegada, a la entrada del poblado conocido como Villa de Pureza.

Con Kito en la Franja de Huesos, La Desolación, Desierto de Cristal

Tras hablar con él, creí importante comentarle cuál era el plan en mente. De momento llevábamos ventaja dado que para el dios, había vencido. Tiene a Aurene y para él estoy muerta. Ahora es necesario conseguir que las tropas de Palawa Joko tengan un motivo suficientemente importante como para luchar en su contra y no se me ocurre una opción mejor que hacerle creer que Los Lanceros del Sol han vuelto, que están preparados para enfrentarse a él y que tienen un ejército para conseguirlo, aunque esto último no sea del todo cierto. Kito me indica que lo ideal sería tratar de tomar los lugares que hay en varias zonas de La Desolación y hacer ondear la bandera de Los Lanceros del Sol para que que los tres cabecillas de su ejército tengan algo en lo que centrarse, y el Arconte Iberu tenga una opción de peso para enfrentarse a la amenaza.

En la Villa de Pureza, colocando estandartes de los Lanceros del Sol, La Franja de Huesos, la Desolación, Desierto de Cristal

De momento, comenzamos a ayudar en este lugar y lo hacemos colocando estandartes de Los Lanceros del Sol. Tras hacerlo en esta primer ubicación, hacemos lo propio en varias más repartidas por la geografía de la zona.

Tomamos pues otro campamento en La Grieta de Palawa, otro más en La Senda del Azote, un tercero en La Perdición y el último en Los Barrancos Destrozados. Todo el lugar está repleto de estatuas de Palawa Joko como símbolo de dueño y señor del lugar.

Tras reunirme con el grupo de nuevo, cerca del llamado Palacio de Huesos, es momento de enfrentarnos de una vez al Arconte Iberu. Todos los campamentos que hemos tomando han servido para llamar suficientemente su atención. Necesitamos vencerle, como sea.

Tras una lucha contra él, y su pequeño séquito logramos vencerle. Es el momento de usar el poder de hipnotizador de Kasmeer y hacernos pasar por él aprovechando que su señor, Palawa Joko está atrapado en el Inframundo. Si el engaño sale bien, el ejército de Joko debería seguirnos, aunque primero hay que convencer a sus principales mariscales. Nos acercamos envueltos en nuestros disfraces al Palacio de Huesos donde debería estar al menos uno de nuestros objetivos.

Convertidos en miembros de Joko, con un encantamiento de hipnotizador. Palacio de Huesos, La Desolación, Desierto de Cristal.

El primero al que vemos es el Gran Visir Utumishi, y está precisamente aquí, en el Palacio de Huesos. Rodeados con el encantamiento de Kasmeer, avanzamos por el lugar sin tener oposición. Salvo uno de los guardias de la puerta que al darse cuenta de su error en su intento de ataque le faltó matarse allí mismo.

Ante el Palacio de Huesos, la Desolación, Desierto de Cristal

Tras acceder a la sala principal, allí se encuentra también el Mariscal de SierpesOsa Ekolo junto al propio Gran Visir Utumishi. Intento que mis comentarios y la información que pueda dar no comprometa la misión y sea creíble.

Mariscal de Sierpes Osa Ekolo, junto al Gran Visir Utumishi, Palacio de Huesos, la Desolación, Desierto de Cristal

Tras intentar comportarme como lo haría el Arconte Iberu, parece que logro convencer sin duda alguna al Mariscal de SierpesOsa Ekolo del propósito de luchar contra Balthazar. Aun así, Utumishi me indica que tendré que hablar con los otros dos mariscales y que ambos están en los Dominios de Vabbi por lo que tendré que viajar hasta allí. Mientras que Ogun está al sureste de Vehjin, el Mariscal Eranko está próximo a La Necrópolis.

Una vez vuelvo a reunirme con los demás tomamos la decisión de dividirnos. Mientras yo me encargo del Mariscal de Bestias Oluwa Eranko cerca de La Necrópolis, los demás irán al encuentro del Mariscal de Tropas Olori Ogun. De momento viajaremos juntos dado que necesitamos transformarnos con la ayuda de de Kasmeer.

Antes de enfrentarme a la misión de la siguiente zona, opto por visitar el Camino del Chacal de Arena. Es allí donde tras hablar con el Djinn Drojkor encargado de la gigantesca edificación, consigo comprar una montura nueva, el Chacal. Ahora mis posibilidades para moverme por nuevas zonas aumenta.

Para pasar a la siguiente región, de nuevo para esta ocasión, Sara_Savia y Angélica Celestial  me acompañarán a El Domino de Vabbi. Accedemos allí por el este de Los Barrancos Destrozados.

Alcanzamos Dominio de Vabbi llegando a su primera región, El Valle Peñascoso. Un poco más al sur de esta zona está el Palacio de Vehjin. Allí Kasmeer vuelve a usar su encantamiento para transformarnos y en ese punto nos dividimos.

Mientras Sara_Savia, Angélica Celestial y yo nos encargamos del Mariscal de Tropas, Canach y Rytlock se ocuparan del Mariscal de Bestias.

Listos con el encantamiento de Kasmeer para infiltrarnos entre las tropas de Palawa Joko, Dominio de Vabbi, Desierto de Cristal

De nuevo protegidos con el encantamiento de Kasmeer nos presentamos ante el Mariscal de Tropas Olori en un pequeño campamento encima de La Fundición. Nos dice que se uniría a nosotros sin dudarlo, de no ser porque ese pequeño campamento es de reclutas y es necesario hacerse primero con La Fundición bajo el mando de las tropas de Forjados de Balthazar. Si no conseguimos quitarle ese puesto tan importante, nuestro avance será inútil. Por desgracia pedirle al mariscal que se haga con el lugar es inútil. Así que… el trabajo mejor hecho es el que hace uno mismo.

Ante el Mariscal de Tropas Olori Ogun, cerca de La Fundición, Dominio de Vabbi, Desierto de Cristal

El Mariscal Olori Ogun me concede un estandarte que me da la posibilidad de dar órdenes a las momias despertadas de Palawa Joko. Tras recoger a un grupo menor de cuatro, las organizo para que ataquen a mis órdenes.

De esa forma, accedemos a la entrada de La Fundición. Una vez allí lanzo la horda de momias que voy recogiendo y que los propios Forjados tienen presas dentro de la enorme estructura. No me extraña que sea capaz de tener el ejército que tiene con este lugar bajo su control. Tras conseguir a más de quince momias bajo mi control atacando a diferentes grupos, logro hacerme con el lugar cerrando un portal que el propio Balthazar tiene allí para tener su mando la creación de sus Forjados.

Portal en La Fundición, Dominio de Vabbi, Desierto de Cristal

El Mariscal Ogun me espera a la puerta de La Fundición que ahora controla. Ahora está convencido que lo controla para Joko y no para mi. Es momento de reunirme con el resto de mis compañeros para asegurar que el último mariscal también nos apoya.

Entregando de nuevo las tropas de momias despertadas al Mariscal Ogun en La Fundición, Dominio de Vabbi, Desierto de Cristal.

Tras pasar primero por La Necrópolis, viajo cerca del Barranco de Kaluun. Allí localizo primero a Kasmeer, que me informa que al parecer Rytlock y Canach están teniendo ciertas desavenencias con el mariscal. Cuando me presento ante él, me asegura que no se unirá a la lucha si no se le asegura que somos capaces de dominar nuestras monturas. Canach y Rytlock se negaron a rebajarse a ello. Aunque en un principio trato de convencerle de que no estamos para juegos, el Mariscal de Bestias Oluwa Eranko no da su brazo a torcer. Así que, montada en mi raptor comienzo una carrera usando la habilidad que el estandarte del mariscal me ofrece: absorber vida de criaturas de mi alrededor en la carrera para alcanzarle. Tras un circuito cerrado, y usando esta habilidad, logro perseguir al enorme devorador que hace lo propio. Cuando queda claro que sus bestias estarán en buenas manos, y como el uso de monturas no es un problema, el Mariscal Oluwa Eranko está dispuesto a ayudarnos.

Ante el Mariscal de Bestias Oluwa Eranko, Dominio de Vabbi, Desierto de Cristal

Estamos listos, tenemos un ejército. Uno suficientemente grande y poderoso como para enfrentarnos a las hordas de Balthazar del que nos han llegado noticias que se hace fuerte en el Bazar de Kodash. La información que tenemos es que ha tomado la zona, y que está tratando de someter al Dragón Anciano desde esa posición.

Es momento de acabar lo que hemos empezado y evitar que use a Aurene contra Kralkatorrik. Si él cae, Tyria caerá.

Forjando Leyendas: Más allá de la muerte

Nota: Todo el contenido de esta entrada forma parte de la Historia Viviente de la Expansión Path Of Fire, si aún no sabes qué va a pasar, todo ello podría spoilearte.

La antigua Dunas de la Desesperación me espera. Hoy el lugar es conocido como Aguja de la Cala Somera. Debería de poder alcanzar la zona y localizar allí al resto dado que es el punto de encuentro.

Me reúno con el grupo en la zona. Al llegar descubrimos que el lugar está completamente tomado por Forjados. Es inevitable, Balthazar nos ha alcanzado.

Logramos subir a lo alto de la Aguja de la Cala Somera. Al llegar allí el dios de la guerra parece esperarme. Sin cuartel ninguno, y cansado de nuestros encuentros, lanza su ataque.

Intento convencerle de que lo que hace es un error, no parece importarle. Siendo así, tendrá que morir. Esquivar y evitar su daño no es fácil, pero nada va a detenerme.  En dos ocasiones logra herirme gravemente. Cuando su energía parece a punto de agotarse, y recibo la segunda vez una herida grave el dios en un último intento de lucha lanza su espada contra mi. Allí estoy, ante el dios de la guerra, puede matarme… podría si quisiera pero no lo hace. ¿A qué está esperando?

Balthazar en la Aguja de Cala Somera, La Ribera del Elon, Desierto de Cristal

Desde el suelo y dispuesta a levantarme una vez más para intentar un nuevo ataque desesperado contra él, veo algo volar hacia allí. No puedo creer lo que veo. Ahora entiendo por qué Balthazar no a acabado conmigo. ¡Todo es una maldita trampa! ¡Es Aurene!

De alguna manera está allí. De alguna forma ha conseguido volar hasta mi. De alguna forma sabe que necesito ayuda y la dragona no está dispuesta a perder a su campeona. ¡Por eso Balthazar no ha acabado conmigo! ¡La ha atraído hasta aquí!

Aurene se lanza contra Balthazar y usa su poder contra él. El dios parece en un principio cogido por sorpresa pero se defiende. Atrapa a la dragona que también se defiende. ¡No! ¡Aurene no puede morir! ¡Yo soy su campeona! Balthazar mantiene sujeta a la dragona mientras vuelve su arma contra mi. Tiene atrapada a la dragona, yo ya no soy útil para él tiene lo que quiere.

La oscuridad… lo envuelve todo.

Lo ocurrido después podría resumirse en dos sencillas palabras: He muerto.

Ahora entiendo lo ocurrido pero mi llegada a el Dominio de los Perdidos, una zona de la Niebla donde todo el que llega tras una muerte inesperada ha de encontrar su camino, no fue para nada alentadora. No recordaba absolutamente nada de mi. Ni quién era, ni por qué estaba allí. Aquel lugar es simplemente una parada para los espíritus perdidos que han de buscar su camino hacia el Inframundo para así recibir su recompensa final.

Fue allí donde el fantasma de Ninah me encontró. La expliqué que no entendía que estaba pasando, y fue ella quien me indicó que había muerto y que debía de buscar mi camino hacia el Inframundo. pero que antes debía averiguar quién era y cuál había sido mi propósito.

Dominio de los Perdidos, La Niebla

Busqué en la zona, lo primero que localicé fue mi arma: Bo. En ese momento supe que era capaz de usar ese arma que fuera herencia de mis antepasados, así que debía de ser algún tipo de guerrero. Al tocar mi arma lo supe, ladrona era mi profesión. Y aquel báculo, las dagas y mi arco corto eran mis armas. Y tenía un propósito importantísimo, yo no podía estar allí. No podía haber muerto. Necesitaba recordar mi propósito porque sabía que era importante. Ninah me dice que ha de llevarme ante El Juez.

Avanzamos por la zona de nueva hasta encontrar una extraña cárcel. Allí alguien estaba encerrado y me pidió ayuda: Decía ser el Rey Palawa Joko y que me conocía. Tras indicarle que no le recordaba comenzó a llamarme mentirosa. Aseguró que sí le conocía, que todo aquel que respiraba debía saber quién era. Porque él era Joko el Inevitable. El último rey primigenio. Joko el Inmoral. El Azote de Vabbi.

Con Ninah y Palawa Joko en el Dominio de los Perdidos, La Niebla

En aquel momento era totalmente cierto que no me sonaba absolutamente de nada. Necesitaba encontrar mi verdadero propósito. Ninah me acompaña pues ante El Juez que es el encargado de aquel lugar y quien da paso a aquellos que han muerto a Inframundo. Tengo que verle, sí… pero para convencerle de que ese no es mi lugar aún.

Ante El Juez en el Dominio de los Perdidos, La Niebla

El Juez me explica junto a Ninah que he tenido una muerte traumática motivo por el cual estoy en este lugar primero. Le pido a El Juez que necesito saber mi propósito porque es realmente importante. Este me indica que lo persiga. Un cuervo blanco hace aparición en la zona, y Ninah me comenta que es momento de seguirlo.

Y entonces, mi vida, mi leyenda, comenzó a aparecer ante mí al seguir al cuervo blanco. Logan Thackeray y la Reina Jennah me llaman heroína, y me convocan a unir a las órdenes para acabar con el dragón Zhaitan. Trahearne, me explica que con el despertar del dragón Zhaitan encontró una nación completa muerta en Orr y la reclamó para sí. Tras aquello la lucha su campeón en La Isla de Garra y la presencia del líder de la Orden de la Vigila, mi orden: Forgal Kernsson. Él cayó allí y tuvimos que enfrentarnos a Zhaitan entre todos, siendo Trahearne quién tomó el control de la situación como Mariscal. El Árbol Pálido nos mostró el camino a seguir en ese momento.

Siguiendo el Propósito, Dominio de los Perdidos, La Niebla

Y acabamos con Zhaitan. Allí fui nombrada Comandante. Pero aquello no fue todo. Ante su muerte Ceara aseguró ver el abismo, vio poder en sus estudios. Y aquello la hizo perder el control. Scarlett Briar. Sus ataques a Tyria, sus caballeros mecánicos. Su lucha por localizar el centro de Líneas Ley. Su ataque a Arco de León y la destrucción con ello del puerto de Tyria. El despertar de Mordremoth. Nuestra búsqueda por conseguir acabar primero con Scarlett, luego con el Dragón Anciano que trata de hacerse con el control de los Sylvari. El Maestro de Paz que nos puso en el camino del Legado de Glint. La caída de las naves de El Pacto en Maguuma. Nuestra búsqueda para acabar con él. El sacrificio de Trahearne para acabar definitivamente con Mordremoth. El nacimiento de Aurene. El engaño de LázaroBalthazar.

¡Ese es mi propósito! Debo detener al dios de la guerra. Tyria está en peligro. Ahora lo recuerdo todo.

De nuevo ante El Juez y ante mi explicación me dice que tengo dos opciones, seguir mi camino hacia el Inframundo alzándome como héroes de Tyria o dada mi misión, luchar contra el ser que ha absorbido aquí mi recuerdo, y ahora posee mi forma corpórea alimentándose de ella hasta que pase al otro lado.

No tengo opciones. No voy a rendirme. Tyria depende de mi lucha.

Tras una ardua lucha contra aquel ser, logro vencerle. El Juez asegura que soy digna de regresar a Tyria y acabar con mi propósito. Abre un portal para mi al otro lado de la zona. Corro hacía allí y paso delante de nuevo de la cárcel de Palawa Joko al que ahora sí recuerdo perfectamente. Mis antepasados también lo vieron, en aquel entonces como un fantasma siendo el señor de la Desolación y permitiendo el paso de aquellos que llegaban allí.

Me pide que le libere. Que Balthazar le engañó. Que tiene un ejército listo para vengarse del señor de la guerra. Me asegura que sin él no tengo opciones. Que él tiene un ejército que pondrá a mis órdenes si le libero del lugar en el que Balthazar le ha encerrado. Es cierto, necesito un ejército, pero no necesito otro problema añadido: un dictador en Elona, mi tierra. Asegura que sus Despertados son leales, que nunca me obedecieran. Me temo que eso ya no es así, ahora ya no obedecen al rey Joko. Obedecen al Creciente Acerado, lo he visto… lo recuerdo.

Es momento de volver a acabar lo que hemos empezado.

Tras cruzar el portal, tras unos segundos veo a Rytlock, a Kasmeer y a Canach. Sorprendidos aseguran que estaba muerta. No entienden como he regresado de entre los muertos.

Tendré que explicarles. Pero hay que moverse. No podemos quedarnos aquí. Hemos de conseguir el apoyo de las hordas momificadas de Joko. Y hay que hacerlo rápido, Balthazar tiene a Aurene. El propósito del Legado de Glint, es mantener el equilibrio mágico en Tyria sustituyendo Dragones Ancianos por seres tan poderosos como ellos pero no peligrosos: Como Vlast, como Aurene. Por eso Balthazar dio caza a Vlast, la sangre de Kralkatorrik es lo único a lo que es vulnerable por lo que Aurene, que lleva también su sangre, es un arma contra el propio Kralkatorrik. Y está en su poder. Hemos de rescatarla e impedir que el dios lo use contra el dragón anciano.

No he vuelto de entre los muertos para ver como Tyria cae. Eso nunca.

De momento buscaremos a Kito, es quien conoce muy bien a los Despertados, y podremos trazar un plan para controlar de alguna manera al ejército de Joko.