Desembarco de la Sirena, los Relicarios de Orr

NOTA: La información de esta entrada se ampliará según se descubran lugares y zonas nuevas mientras Hiram de Tyria y su mascota Scar, continúan su exploración. Toda esta zona pertenece a Heart of Thorns.

Relicario de Abbadon, Desembarco de la Sirena, Ruinas de Orr

La gigantesca Península de Orr es conocida como las Ruinas de Orr por haber en su día albergaron una maravilloso vergel de vida y siendo el lugar donde los Dioses Humanos vivían en Tyria. Aunque su residencia estaba en Arah, el resto de la península poseía vida y los orrianos eran una nación más de Tyria. Por desgracia los acontecimientos hicieron que su nación desapareciera bajo las aguas de la entonces Bahía de las Sirenas pasando a llamarse Mar de los Pesares.

Para cuando la entonces Península de Orr volvió a emerger de las aguas, ya no era lo que fue antaño. Pasó a llamarse Ruinas de Orr dado que todo lo que había en ella eran precisamente eso, solo ruinas, además de corrupción del dragón antiguo que la hiciera salir de las profundidades del mar, Zaithan.

Relicario de Melandru, Desembarco de la Sirena, Ruinas de Orr

Mientras la parte oeste de la peninsula con sus tres regiones: Ribera Maldita, Salto de Malchor y Estrechos de la Devastación, pudieron ser accesibles, la zona sur se mantuvo fuera del alcance de los exploradores. Pero los acontemicientos que llevaron a la purificación de las Aguas Artesianas de Ribera Maldita y la caída de Zaithan, ha hecho que el este de la zona tenga ahora un posible paso.

De momento, el viaje me lleva al único punto de acceso de la región conocida como: Desembarco de la Sirena, las Tierras Bajas Resurgidas. Allí, un grupo de Sylvari ha creado un campamento, al que llaman Campamento Reclamación, sobre unas ruinas y han comenzado a usar magia, así como sus conocimientos botánicos para hacer que la vida vegetal comience a emerger, aunque la zona sigue recibiendo ataques de resurgidos.

Pequeño puerto en Desembarco de la Sirena, Ruinas de Orr

A la espalda de este primer lugar, el embarcadero deja ver una gigantesca elevación llamada Pilastra de Roca, que se puede tratar de ascender. Es el punto más elevado del lugar y sobre él están los restos de un barco. El lugar es llamado, el Brazo de Abaddon.

Pilastra de Roca, Desembarco de la Sirena, Ruinas de Orr

Barco en lo alto de la Pilastra de Roca, el lugar es conocido como el Brazo de Abaddon, Desembarco de la Sirena, Ruinas de Orr

Toda la región, consta de seis zonas llamadas Relicarios. Cada una de ellas cuenta con lo que fue un templo a uno de los antiguos dioses humanos. Hablamos de los Seis Dioses antes de las ascensión de Kormir a diosa y con ello de la caída de uno de ellos: Abaddon. Los seis dioses eran entonces Dwayna, su hijo Grenth, Melandru, Lyssa, Balthazar y Abaddon. Este lugar posee esa antiquísima esencia teniendo en cuenta que posteriormente Abaddon cayó en desgracia, se volvió en contra del resto, acabó siendo desterrado y su nombre, su presencia tachada de maldita y sus estatuas derruidas. Acontecimientos posteriores a esto, hizo que fuera derrocado y su magia acabara en la humana Kormir.

Relicario con la estatua del Dios Abaddon, Desembarco de la Sirena, Ruinas de Orr

Desembarco de la Sirena ahora son ruinas, pero hay restos de los edificios de cómo sería este lugar antes de todos estos acontecimientos.  Cuando los Seis Dioses estaban en Tyria y vivían en armonía. Y esa armonía la conseguían gracias a las Sirenas, o lo que es lo mismo, el canto.

Instancia para aprender a usar los Presbiterios del Caos y poder entrar en sintonia con un canto de Sirena concreto de un Dios, Desembarco de la Sirena, Ruinas de Orr

Por ello, para poder movernos por esta nueva región tendremos que aprender una maestría nueva: El Canto de Sirena. Una vez se consigue esta maestría, se está en sintonía con un canto, y por tanto se es capaz de crear un Presbiterio del Caos. Cada uno de los Seis Dioses, tiene su propio Presbiterio del Caos de Sirena de Orr. Usarlo o entrar en sintonía con uno y otro provoca mejoras en el combate, ya sea de uno mismo contra los enemigos a los que nos enfrentamos o de los aliados en la lucha en conjunto. Estas habilidades se perdieron con el paso de los siglos y la propia pérdida de Orr bajos las aguas.

Tierras Bajas Resurgidas, Desembarco de la Sirena, Ruinas de Orr

Es el momento de avanzar por la zona y descubrir estos nuevos lugares. El más cercano tras abandonar la Playa Hinchada en las Tierras Bajas Resurgidas es el impresionante Relicario de Melandru. Con una impresionante vista, podemos ver abajo al primernacido Dagonet y al fantasma del Rey Reza, último monarca de Orr, hijo del rey Zoran. Tras tomar el Relicario de Melandru bajo control matando resurgidos y usando orbes de Linea Ley que sueltan los carroñeros, podemos consagrar los cadáveres. De esta forma se activa un pequeño santuario donde un encargado de mercancías de la zona puede ofrecerte comprar objetos, apareciendo activo un altar de Abaddon en la zona al que poder viajar si se adquiere con perlas orrianas, un sello especial para esa zona. Estamos listos para avanzar al siguiente.

Relicario de Melandru, Desembarco de la Sirena, Ruinas de Orr

Al pasar al otro lado del pequeño brazo de mar, accedemos al Relicario de Grenth, allí nos encontramos de nuevo el altar de Abaddon. Para poder tomar la zona debemos primero hablar con el fantasma de La Reina Mahtab, que también fuera monarca de Orr. Debemos acabar con los mismos carroñeros de Lineas Ley y usar los orbes que sueltan para transferir la magia a los pequeños pedestales. Una vez tomamos la zona, la estatua de Abaddon queda libre para poder viajar a ella con el sello, si lo adquirimos.

Estatua de Grenth en el Relicario de Grent, Desembarco de la Sirena, Ruinas de Orr

El siguiente relicario a tomar es el Relicario de Dwayna, está al lado del de Grenth, su hijo. Tras salir de la cascada que oculta el relicario de su hijo se accede al suyo, repleto de corrientes de aire, tuberías y zonas que parecen repletas de veneno. Abajo del todo está la estatua de la diosa que es custodiada por el fantasma del Rey Zoran, monarca de Orr. Para poder tomar el relicario será necesario purificar la zona. Haciendo vuelos hacia el símbolo de la diosa, nos cargaremos con su esencia y podremos limpiar los residuos. una vez acabemos, el lugar queda abierto para poder viajar si se adquiere su sello. El causante de este veneno, es un guiverno que sale en lo alto de la cornisa y que tendremos la oportunidad de acabar con él si somos habilidosos con los planeadores y las corrientes.

Relicario de Dwayna, Desembarco de la Sirena, Ruinas de Orr

Es el momento de viajar al siguiente relicario al que se accede desde este mismo. Es el Relicario de Balthazar. El lugar está exactamente en la parte trasera de su templo principal  la Catedral de la Victoria Gloriosa en Estrechos de la Devastación que queda justo al norte. El lugar es un hervidero de seres de lava, siervos de Balthazar y de mercenarios. Allí está la Reina Yasamin que nos pide ayuda para tomar la zona. Sobre todo en el momento en que una sierpe de fuego gigante hace aparición arrasándolo todo.

Relicario de Balthazar, Desembarco de la Sirena, Ruinas de Orr

Una vez se toma la zona podemos pasar al penúltimo lugar al que se llega avanzando por el brazo de mar que está repleto de puentes y de corrientes de aire y líneas ley. Alcanzando las Profundidades Asfixiantes, llegamos al Relicario de Lyssa. El lugar es un maravilloso jardín con su estatua en medio y todo él repleto de hipnotizadores fantasmas, fuentes contaminadas y portales aleatorios. Custodia la zona la Reina Bahar que nos pide usar de nuevo a los carroñeros de línea ley para purificar las fuentes de la zona.

Jardín Secreto en el Relicario de Lyssa, Desembarco de laSirena, Ruinas de Orr

El último lugar es el Relicario de Abaddon. Está justo en el centro de la región. Es la única zona a la que se puede acceder sólo si se conoce el final del camino que empezamos hace cinco años y se han pasado por todos los relicarios de los otros dioses y se han activado, siendo entonces dignos de entrar. Si es así, el enorme techo del relicario puede abrise, y se puede volar a su interior. Allí está la Reina Doran la Jocunda, que nos permitirá abrir cofres en días distintos.

Interior del Relicario de Abaddon, Desembarco de la Sirena, Ruinas de Orr

Todos y cada uno de los relicarios de cada dios, tienen pues dos estatuas, la del dios al que representa y la del pequeño templete dedicado a Abaddon, algo curioso teniendo en cuenta que al final la historia borró todo conocimiento sobre el Dios de los secretos, el Dios de los Misterios y señor de mi orden: La Orden de los Susurros.

Vista de la Plaza Olvidada y del Relicario de Abaddon ydesde el Canto de las Sirenas, Desembarco de la Sirena, Ruinas de Orr

Mapa de la Zona

 

Anuncios

Ribera Maldita y la Ciudad Perdida de Arah

Alcanzar Ribera Maldita, es llegar al lugar en el que un día vivieron los Dioses de los Humanos. Por desgracia, Orr no es nada comparado a como era antaño.

Los Dioses vivían en su gran capital, Arah. Los Dioses jamás salían de ella, salvo en contadísimas ocasiones. Y los Humanos tampoco podían acceder a ella dado que verlos tampoco era posible debido a su divinidad. Aún así, toda la región está plagada de estatuas con sus nombres, que son reflejo de su ser. En total, la región cuenta con veinticinco estatuas.

El único acceso a esta región es por el Paso de Persecución y desde allí y avanzando hacia el sur, se alcanza el primero de los puestos que el Pacto mantiene en la lucha contra Zhaitan.

Paso Persecución, Ribera Maldita, Ruinas de Orr

La primera estatua dedicada a Dwayna nos la encontramos prácticamente según entramos y nos acercamos al primer campamento. la siguiente está al oeste de Campos Dorados y está dedicada a Balthazar. La zona de Campos Dorados, tiene una entrada de mar que divide en dos la zona, a través de Camino el Penitente accedemos al otro lado dejando a la espalda la primera Catedral, llamada Catedral Verde dedicada a Melandru. También hubo una aldea de nobles en la zona llamada Aldea Sayix, pero hoy esos nobles o sirvientes son todos Resurgidos.

Punto de Ruta de Camino del Penitente, Ribera Maldita, Ruinas de Orr

Precisamente Camino de Penitente acaba en un lugar llamado Camino de la Soga. Allí, antaño era en lugar donde se representaban las artes y las ciencias.

Horca Cadalso en Camino de la Soga, Ribera Maldita, Ruinas de Orr

En la Catedral Verde, nos encontramos la estatua a su diosa, Melandru. Debajo de la Catedral, hoy día hay agua y puede nadarse bajo ella. El campamento de Jofast es el más cercano para hace incursiones a esta catedral por parte del Pacto.

Aldea Sayix, Ribera Maldita, Ruinas de Orr

Plaga del Cobarde, es la ensenada que da al Mar Gradado. Allí hay otro puesto del Pacto en Cumbre de Entrometido. También hay un gigantesco faro llamada Antorcha de Augur en la llamada Plaza de la Brújula con una estatua dedicada a Balthazar.

Cumbre del Entrometido, Ribera Maldita, Ruinas de Orr

Antorcha Augur, Ribera Maldita, Ruinas de Orr

Es desde aquí, desde La Plaza de la Brújula es desde donde parten los ataques para tomar las Ruinas de Arah, que quedan justo en frente. Azabe Qebar, Las Tumbas Reales, es el lugar en donde hay un gigantesco mausoleo. Allí fueron enterrados reyes y reinas. Además cuenta con una estatua de la diosa Lyssa.

Tumba Reales, Ribera Maldita, Ruinas de Orr

El Paseo de los Dioses, cuenta con estatuas enfrentadas, dos de cada dios. Diez en total. En lo alto de las escaleras es donde esta la entrada a la Mazmorra de Arah, y en su día fue la Ciudad de los Dioses.

Entrada a Arah desde El Narthex, Ribera Maldita, Ruinas de Orr

 

Escaleras en el Paseo de los Dioses, Ribera Maldita, Ruinas de Orr

Al sur de la región hay otra catedral, la última de todo Orr. Es la Catedral dedicada a Grenth. El Mar de Mausolo, separa esta catedral del resto de la región. Al sur también está la Ermita de Desmina. Precisamente esta ermita está frente a la catedral de Grenth debido a que Desmina fue la primera seguidora de este Dios. Desmina fue despreciada y desterrada por su pueblo y todos los dioses la abandonaron por su necesidad de admiración y poder. Ella pidió venganza contra los que la despreciaban, y Grenth se lo concedió. Ella le juró desde ese entonces lealtad en la vida y en la muerte. Por ello en este pequeño santuario derruido hay dos estatuas, una dedicada por ello a Grenth, la otra es de Melandru. También aquí hay un enorme barco encallado.

Estatua de Melandru en Desmina, Ribera Maldita, Ruinas de Orr

Barco encallado en Ermita de Desmina, Ribera Maldita, Ruinas de Orr

Al cruzar el Mar de Mausolo, nos encontramos con la Catedral del Silencio, dedicada a Grenth. Ésta posee dos estatuas, más la suya propia dentro de la catedral. También tiene un cofre escondido al fondo de la catedral y detrás de un mausoleo y una tumba. Tambien en esta zona, se puede encontrar una encrucijada o puzzle que sube a un costado de la catedral, y donde un grupo de enemigos defiende a muerte un cofre, el lugar es conocido como Archivo Perdido.

Interior Catedral del Silencio, Ribera Maldita, Ruinas de Orr

El Astillero es el final del brazo de mar. Allí está un puesto de El Pacto, Gavbeorn, y Cayo Tallado al otro lado del brazo de mar, donde el Pacto se coloca para realizar intrusión en el Templo de Grenth. La estatua de Cayo Tallado es de Melandru.

Costa de Repique Invernal, queda al norte de la Catedral de Melandru y posee una estatua de Grenth. También tiene una zona llamada Isla de Repique Invernal, que tiene dos estatuas de Lyssa, además de un laberinto. Fondeadero es el cuartel del Pacto más cercano a esta zona.

Las Aguas Cartesianas es el único lugar al que sólo se puede acceder yendo con misión de El Pacto formando parte de una de las Órdenes de Tyria.

Laberinto en Ila Repique Invernal, Ribera Maldita, Ruinas de Orr

Los intentos de toma de las dos catedrales son constantes. Además, los héroes se reúnen también para ascender a Arah y despojarla de los Resurgidos de Zhaitan así como de sus secuaces.

Mapa de la Zona

Salto de Malchor, el escultor de los Dioses

Nada de esta región tiene alguna conexión visible de antaño.

Hay que tener en cuenta que fue el hogar de los Dioses, y vivieron en Orr aquí desde que viajaron desde la Niebla, haciendo de este lugar su hogar. En toda Orr se levantaron grandes edificaciones, en forma de templos o catedrales con su nombre.

También hay que tener en cuenta que a los Dioses no se les podía mirar directamente, porque podías ser cegado si eso pasaba, dada su condición divina. Por los que los Humanos los hemos venerado aún con esa norma, teniendo en cuenta además, que tampoco los Humanos podían entrar a Arah a venerarlos. Si esto pasaba era porque el simple hecho de poder contemplarles cara a cara podía hacernos enloquecer, motivo por el cual sólo podíamos mirar su esencia y nunca directamente. Cuando los Dioses partieron de Tyria, podíamos mirarles directamente si te arrodillabas ante sus estatuas repartidas por toda Tyria, porque ellos ya no estaban. Cuando se hacía esto, su esencia se aparecía ante ti y te otorgaba una bendición.

Teniendo en cuenta estos detalles, se entiende en parte la historia del nombre de esta región concreta de Orr. Nadie, pudo mirar jamás a los Dioses y aún así se esculpieron estatuas por todo Orr. Ninguno pudo mirarles, salvo uno: El gran Escultor Malchor. A él fue a quién se les encargó cada estatua dedicada a ellos y que hoy están en cada templo o catedral por todo Orr. Para poder realizar este trabajo, cada deidad salió de Arah y visitó al escultor en su estudio para que pudiera crear cada estatua, pudiendo contemplar a cada uno de ellos durante escasos momentos. Dada la maestría de Malchor, era lo único que necesitaba para poder representarlos.

La última en visitar a Marchor fue la Diosa Dwayna y cuando el escultor la miró durante esos pocos minutos para memorizar lo que debía esculpir, esos escasos momentos fueron suficientes para que el corazón de Malchor se llenara de puro amor incondicional. Y el escultor, se esforzó por representarla. Pero el día que acabó la misma, y Dwayna regresó a Arah, sintió tanta desesperación que no pudo soportarlo. Acabado su trabajo y sintiéndose eternamente desesperado, decidió suicidarse saltando desde la catedral dedicada a la diosa y donde se había colocado su efigie. En honor a Malchor, se llamó a esta región con su sacrificio: Salto de Malchor.

Dado que cada región en Orr, sólo tiene un acceso, en el caso de Salto de Malchor, el mismo se hace por la zona sureste conocida con el nombre de Teatro Deleite, siendo Paga el primero puesto del Pacto que nos encontramos.

Pues de El Pacto de Paga, con el Teatro Deleite al fondo. Salto de Malchor, Ruinas de Orr

Esta zona de Orr es algo estrecha y alargada teniendo bastante proporción de agua bañándola. De nuevo, las estatuas bañan toda la zona (nueve en total), siendo en este caso las de Dwayna y las de Lyssa las más abundantes dado que en esta zona se encuentran sus dos templos o catedrales. Y de nuevo, hay que tener muy en cuenta a la hora de moverse por la zona, si las estatuas están o no bajo el control de El Pacto o de los Resurgidos en sus catedrales. De ser lo segundo, sufriremos daño al acercarnos a ellas.

Esta primera zona de acceso, puede explorarse primero hacia el norte, dado que el único paso a la siguiente zona (hay agua de por medio) se hace por un único puente de piedra. Al sur de esta zona nos encontramos la primera estatua, justo detrás de Paga, dedicada a la diosa Melandru.

Representación de la Diosa Melandru en Paga, Salto de Malchor, Ruinas de Orr

Al norte del Teatro Deleite, está Hondonadas de Desechos, lugar que posee (sin contar con la biblioteca de el Priorato de Durmand, la colección de papiros más amplia de Orr) Merece la pena detenerse en la biblioteca Muelle del Refugio antes de seguir explorando la zona.

Resto del Teatro Deleite, Salto de Malchor, Ruinas de Orr

Muelle del Refugio, Salto de Malchor, Ruinas de Orr

Precisamente en Hondonadas de Desecho, se encuentra la Parroquia Kitha, un lugar también de estudio hoy de Eruditos del Priorato de Durmand, y también un laberinto de tres niveles que puede recorrerse con precaución de los Resurgidos y otros seres que aparecen en la zona.

Arcos de Entrada a Parroquia Kitha, Salto de Malchor, Ruinas de Orr

Bajíos Incrustados y la Península de Pirita quedan al norte de esta zona, precisamente en esta última una extraña esfera en estudio se mantiene suspendida en el aire convirtiendo en oro toda la zona de la península en la que se encuentra, creando una zona muy peculiar y reconocible en la región.

Extraña esfera en la Península de Pirita, Salto de Malchor, Ruinas de Orr

El único puente de acceso para poder avanzar se encuentra en el pequeño puesto de La Columnata Oriental. Desde allí ya puede verse la Catedral del Fulgor Eterno dedicada a Lyssa. Se puede nadar bajo el agua en esa zona bajo el puente. Si se avanza por el agua hasta alcanzar la gigantesca catarata, llamada Catarata Esperanza, se llegaría a ver la entrada a un puzzle encrucijada al que se accede desde arriba, desde el Teatro Deleite.

Cataratas Esperanza, lugar donde puede localizarse la entrada al Puzzle en Salto de Malchor, Ruinas de Orr

Catedral del Fulgor Eterno, dedicado a Lyssa, Salto de Malchor, Ruinas de Orr

Puesto Avanzado de Columnata Oriental con vistas a la Catedral de Lyssa, Salto de Malchor, Ruinas de Orr

Estatua de la Diosa doble Lyssa, en la Bahía del Espejo, Salto de Malchor, Ruinas de Orr

Una vez se alcanza el otro lado del puente se accede al llamado Valle de Lyss. Y al sur, al otro lado del muro derrumbado hay una estatua de Balthazar. Hay que avanzar hacia el norte, al otro lado de la catedral y en la zona llamada Arco Plagado para poder contemplar la estatua de la Diosa Lyssa, también representada en el centro de la catedral sobre un palacete. Tras el Valle de Lyss, está el Jardín de Ilya. Hay que tener en cuenta que la diosa Lyss es una diosa doble, y ambas están representadas en estas zonas de Salto de Malchor. Al norte del Jardín de Ilya hay una estatua de Grenth.

Catedral del Fulgor Eterno, dedicada a Lyssa, Salto de Malchor, Ruinas de Orr

Valle de Lyss y Jardín de Ilya, Salto de Malchor, Ruinas de Orr

La catedral dedicada a Dwayna, está muy cerca y es llamada La Catedral de los Céfiros, igual que el resto de catedrales, la Diosa está representada en el interior que puede contemplarse en todo su esplendor cuando se toma el templo. Si se sube a lo alto de la catedral, puede verse el lugar exacto en el que el escultor Malchor se lanzó al vacío. El lugar precisamente se llama Escultor y hay una placa dedicada al mismo. En el agua puede verse una nueva estatua dedicada a la diosa Melandru.

Catedral dedicada a Dwayna, Salto de Malchor, Ruinas de Orr

Escultor, en lo alto de la catedral con placa. Salto de Malchor, Ruinas de Orr

Entre ambas catedral, existe un templo dedicado a Dhuum. Hoy está medio derruido, pero se puede acceder bajo sus columnas y parte de su estructura. El lugar se llama Última Defensa de Dhuum, que fuera el dios de la muerte antes de que Grenth lo derrotara. Grenth es hijo de Dwayna, la diosa de la vida, y primer dios nacido en Tyria que no vino a través de la Niebla. Sustituyó a Dhuum, tras se derrotado pero se conservan los restos de su templo en esta región.

Última Defensa de Dhumm, Salto de Malchor, Ruinas de Orr

Al norte de esta zona, el agua lo inunda todo, pero quedan restos de parte de las catedrales caídas. Una parte de ellas está en la llamada Bahía de los Susurros y un poco más al oeste están los restos de la Isla Agüero, dominada por la Inquisa.

Al sur de la región son todo montañas infranqueables. Mientras que en el oeste, en el agua y en la zona llamada Salmuera Aguada, los Quaggan intentan sobrevivir e impedir convertirse en entes dominados por Zhaitan. Los restos de un pequeño templete aparece al suroeste, con una nueva estatua, esta vez del dios Grenth.

Salmuera Aguada y resto de templete, Salto de Malchor, Ruinas de Orr

El paso a la siguiente región sólo puede hacerse por un puente de piedra que se encuentra al sur de las Llanueras Karst. Tres son las estatuas de esta zona, dos dedicadas a Dwayna y una dedicada a Balthazar. Además, importante en esta zona es el templete levantado al oeste de la llanura y dedicado al Rey Doric que lleva también este nombre. El lugar puede intentar explorarse por arriba, pero también puede hacerse bajo tierra, dado que debajo está el llamado Pasaje del Rey.

Pasaje del Rey, Salto de Malchor, Ruinas de Orr

Parte de la zona de mar de esta región está no sólo plagado de resurgidos de todo tipo, también la Inquisa tiene su propio laboratorio. El Omicron está completamente cerrado y sólo con misión especial se puede acceder. Por otro lado, también puede verse hundido el barco Presagio, que fuera el barco de el Comodoro Cobiah Marriner que fuera fundador de la ciudad Portuaria de Arco de León. Lucho con su barco el Presagio en esta zona de Orr.

Laboratorio de la Inquisa Omicron, Salto de Malchor, Ruinas de Orr

El Presagio, barco de Marriner, fundador de Arco de Leon. salto de Malchor, Ruinas de Orr

El Puente del Seguidor, es el único paso a la siguiente región, justo al lado del templete de Doric, en las Llanuras de Karst. Se debe alcanzar este lugar para poder pasar al otro lado, a la última región de Orr.

Mapa de la Zona

Estrechos de la Devastación, el Paso a Orr

Las Ruinas de Orr… El lugar donde los Dioses vivían y donde fundaron su capital hace miles de años. Es en Estrechos de la Devastación donde comienza esta península y parte de ella quedó alzada también de las profundidades cuando Zhaitan despertó.

El Campamento de Gadd que por entonces pertenecía a la región del norte, en Pantano de las Centellas, y que también antaño sólo tenía acceso viajando por las Montañas Picoescalofriantes del sur, hoy no queda nada de él. Sólo sabes de su ubicación por el llamado Pico Señal.

Desde que Zhaitan despertó, lanza sus ataques constantes desde Orr, así que Estrechos de la Devastación ha sido el lugar donde El Pacto ha creado, un gran contingente para repelerle y atacarle. El lugar se llama Fuerte Trinidad, y es el bastión de reagrupamiento y lucha contra el Dragón Antiguo.

Instalación de El Pacto en Fuerte Trinidad, Estrechos de la Devastación, Ruinas de Orr

La zona de acceso a Entrechos de Devastación es una franja delgada de tierra con varios puestos que intentan mantener el aprovisionamiento en Fuerte Trinidad y tratan de repeler los intentos de ataque para subir hacia la siguiente región, a la cuál sólo se tiene acceso por una zona concreta. Cumbres Borrascosas y Pico Señal son los dos lugares que más intentos de ataque recibe. Al Fuerte Trinidad se accede por el Paso de Thorn, y al este del puesto de Cumbre Borrascosas queda el llamado Pasaje Pasolijero, que es un pequeño e idílico jardín.

Paso de Thorn, Estrechos de la Devastación, Ruinas de Orr

Puesto Fronterizo de Cumbres Borrascosas, Estrechos de la Devastación, Ruinas de Orr

Pasaje Pasoligero, Estrechos de la Devastación, Ruinas de Orr

Puesto del Pacto, Pico Señal, Estrechos de la Devastación, Ruinas de Orr

Dos Estrechos y una Bahía es lo que hay más allá de esta fina línea de tierra. El Estrecho de la Maldición al noroeste y el Estrecho del Sacrilegio al suroeste. La Bahia Terzetto baña las costas donde los puestos del Pacto y Fuerte Trinidad tratan de contener los ataques, y lanzan los suyos propios.

El Mar de Elon, queda al sureste y baña el pequeño Archipiélago Dientes de Tiburón, y en el que hoy, se ha construido un paso, para poder acceder al otro lado. Es imposible navegar alejándose del Mar de Elon, pero si fuese posible… Llegaríamos a las costas de Elona bañadas por el Río Elon. Por desgracia, hoy día eso es imposible.

Precisamente en el Archipíélago Dientes de Tiburón es donde se encuentra la llamada Torre del Visir.

Torre del Visir, Mar de Elon en Estrechos de la Devastación, Ruinas de Orr

La Torre del Visir es posible visitarla si eres capaz de alcanzar su punto más alto, hoy medio derruido. Allí, es de donde el Visir Khilbron, asesor del antiguo Rey Reza de Orr, derrotó a los Charr que lanzaban ataque contra la Ciudad de Arah, en Ribera Maldita. Aunque el precio fue demasiado alto.

Trece son las Estatuas de los Dioses que pueden aún verse en diferentes puntos de Estrechos de la Devastación, y en esta región, sólo queda en parte en pie la Catedral de la Victoria Gloriosa, que en su día fuera el lugar de culto al Dios Balthazar.

Sabes que estás en Orr por la cantidad de estatuas que cada región tiene, en el caso de Estrechos de la Devastación doce efigies levantadas a los Dioses. El acceso a ellas debe de hacerse con prudencia, dado que si las estatuas están bajo el control enemigo, desprenden esencia maligna dependiendo del dios al que pertenezca. Sólo cuando las catedrales de los dioses están bajo el poder del pacto, y no de los enemigos, acercarse a ellas es posible. Dos de las primeras estatuas están sumergidas en las profundidades de los Estrechos: una de la diosa Melandru en el Foro Real, y otra de la diosa Dwayna en el puesto solitario. El resto de ellas, están todas en tierra.

Foro Real, en su interior hay una estatua de la diosa Melandru Estrechos de la Devastación, Ruinas de Orr

La única forma de acceso a la siguiente región es alcanzar el Paso de Estepas Vigías, donde se encuentra el portal a la región de Salto de Malchor. Llegar hasta allí es más fácil decirlo que hacerlo.

La zona más al noroeste de la región posee una playa, llamada Playa de Elíseo, que es quién tiene una estatua con un pequeño santuario dedicado a la Diosa Lyssa. En el Paso Sangriento, hay una edificación antigua derruida donde aún alberga una estatua del Dios Grenth. Al este de aquí, hay una enorme montaña de roca donde el Pacto ha logrado colocar un pequeño asentamiento de avance y al que han llamado Reunión. Si lleva este nombre es porque es de donde parten todos los ataques que se realizan a la Catedral de la Victoria Gloriosa, que se coordinan desde allí.

Playa de Elíseo, Estrechos de la Devastación, Ruinas de Orr

Punto de Ruta de Reunión, Estrechos de la Devastación, Ruinas de Orr

Al este de Reunión, está la llamada Meseta del Cazador, donde hay una imagen de Balthazar. Al sur de la región es donde más estatuas pueden verse. La zona llamada Xenarius Bayt, tiene al norte una estatua de Dwayna. Camino de Porfía, tiene tres, dos de ellas pertenecen a la diosa Melandru y la otra es también de Balthazar.

Diosa Dwayna en los restos de un templo en Xenarius Bayt, Estrechos de la Devastación, Ruinas de Orr

Las tres siguientes efigies pertenecen todas al Dios Balthazar, la primera a los pies de su Catedral, en el lugar llamado Plaza del Triunfo. Las otras dos presiden su propia Catedral.

Detrás de la Catedral De la Victoria Gloriosa se encuentran las Catacumbas de Zho’qafa, pero el acceso ha de intentarse sólo cuando la misma está tomada por las fuerzas del Pacto.

Plaza del Triunfo, Estrechos de la Devastación, Ruinas de Orr

Catedral de la Victoria Gloriosa, dedicada al Dios Balthazar, Estrechos de la Devastación, Ruinas de Orr

La última estatua pertenece al dios de los ocultos, al dios Abbadon que permanece ahora bajo las aguas de Estrechos de la Devastación en la que fuera su catedral en esta zona: La Catedral de las Profundidades Ocultas. Para poder contemplarla hay que librarse primero del grupo de Orrianos que siempre la custodian.

Estatua en el Altar de la Catedral de las Profundidades Ocultas, Estrechos de la Devastación, Ruinas de Orr

Abbadon es el único dios que hoy aparece en Tyria representado aquí en una sola efigie. La otra estatua dedicada a este dios sólo puede contemplarse en el Prioraro de Durmand, en la sala de acceso a los sótanos.

Mapa de la Zona