Guild Wars Beyond: Vientos de Cambio

El Manto Blanco ha sido derrotado en Kryta. Salma es la reina y tras la guerra civil, la paz parece estable. Tras permanecer un tiempo en las Lejanas Picoescalofriantes tras el regreso de Gwen y de Keiran parece que el tiempo ha pasado lentamente.

1.079 después de Éxodo. Recibo aviso del continente de Cantha al cual regreso tras los acontecimiento ocurridos allí hace siete años. Tras la derrota de Shiro Tagachi el Emperador Kisu ha creado al llamado Ministerio de Pureza. La idea es tratar de conseguir limpiar todo Cantha de los Apestados que aún quedan tras la derrota del traidor. Pero según parece necesitan toda la ayuda posible así como reunir efectivos para tal campaña. Por desgracia, no solo los Apestados son un problema en Cantha ahora mismo, las tensiones entre los Kurzick y los Luxon continúan ahora que la amenaza de Shiro ya no existe.

Llego al puerto de Kaineng y busco información al respecto de lo acontecido hasta ahora mientras he estado lejos de este continente. El Ministerio Celestial, dividido en sus cuatro departamentos: El Ministerio de Fuego, el Ministerio de Tierra, el Ministerio de Agua y el Ministerio de Aire tratan de organizarse. Precisamente, del Ministerio de Fuego ha surgido la líder del nuevo Ministerio creado para acabar con los Apestados.

Tremayner ante el Iniciado Zei Ri, en Kaineng encargado del Ministerio de Pureza

Al alcanzar la ciudad de Kaineng me dirijo al templete donde espera el Iniciado Zei Ri que se encarga de la organización y la búsqueda de efectivos para el Ministerio de Pureza y la limpieza de Apestados. Será él quien me indique cómo comenzar esta tarea. Pero no la llevaré acabo sólo, Sara_Savia y Saylon Ugron vendrán conmigo.

El Iniciado Zei Ri me indica que ayudará en la limpieza con nuestro grupo y me pide primero limpiar el Paso de Buddek. Para llegar a la zona, saldremos directamente desde la propia Kaineng. Una vez los Apestados del Paso de Buddek quedan eliminados, el iniciado nos pide limpiar el Camino Sombrío, para ello saldremos desde La Garganta del Dragón. El Ministerio de Pureza ha estado dos años intentando acabar con ellos, pero son demasiados, ahora ambos lugares deberían ser más seguros. La siguiente zona a limpiar serán los Túneles de Shenzun, para ello salimos de El Torreón de Maatu. El Iniciado Zei Ri nos comenta que esta zona está bastante infestada por lo que mandará con nosotros refuerzos si éstos consiguen limpiar primero la zona del Malecón de Bejunkan. Cuando alcanzamos la zona a limpiar, las hordas de Apestados son bastante grandes y tras varios grupos logramos despejar la zona.

Ayudando al Ministerio de Pureza con la limpieza de Apestados en la Ciudad Subterránea

Al regresar a Kaineng, el Iniciado Zei Ri nos comenta que cada vez son menos los Apestados en la ciudad. El siguiente lugar a limpiar será la Ciudad Subterránea. Accederemos a la zona desde el Bazar de Wajjum. Según el propio iniciado, cuando la peste sea eliminada y los Apestados con ellos, toda esta zona se reconstruirá para la gente de Cantha.

Tras este golpe nuevo a los Apestados, el Iniciado Zei Ri nos pide limpiar el Distrito de Sunjiang. Para ello saldremos todos del Paso de Zin Ku y avanzaremos por todo el distrito para ir acabando con ellos. Es mientras luchamos con los Apestados de esta zona cuando el Iniciado Zei Ri nombra a la Ministra del Ministerio de Pureza, líder de su grupo encargado de estas tareas. La ministra Reiko Murakami es quien dirige el Ministerio de Pureza.

Es curioso, porque aunque no he tenido oportunidad aún de conocerla en persona, sí la conozco de pasadas aventuras. Precisamente, Reiko es la tía de Ashu Yuudachi y de su hermana Miku Yuudachi, a ella la conocí durante los acontecimientos de la Guerra de Kryta. La única superviviente tras el ataque de Shiro en el Templo de Tahnnakai. Tras ayudarla a perseguir a Danthor el Inflexible, miembro del Manto Blanco y quien acabara con toda su familia adoptiva señalándolos después como traidores, Miku regresó supuestamente a Cantha perdiéndola hasta entonces la pista.

Tras despejar esta nueva zona, el Iniciado Zei Ri se siente feliz de ver la ciudad limpia de Apestados, aunque ahora será necesario limpiar la última zona en Kaineng donde ha habido avistamientos de Apestado, la otra región será en la isla. Por ello, nos pide ir hasta el Valle de Pongmei. Para alcanzar la zona, viajamos desde el Torreón de Maatu y cruzamos al otro lado de la línea de división entre facciones. Allí aparece ante nosotros un Apestado realmente enorme. Tras acabar con ocho Apestados menores, aparece ante nosotros un Guerrero Apestado Monstruoso. Tras acabar con él podemos decir que por fin, Kaineng es libre de estos engendros.

Aunque pensé que esta seria la última misión de limpieza, el Iniciado Zei Ri nos pide viajar a una última zona, que no está en Kaineng, sino en la Finca del Ministro Cho. Allí varias personas han desaparecido y dado que la zona fue de las primeras en ser afectadas por la peste no hay muchas esperanzas. Por ello, viajamos a Los Jardines de Ran Musu y comenzamos la búsqueda. Nos topamos no sólo con Apestados, también con Humanos Carroñeros. En nuestro avance comenzamos a localizar a campesinos a los que poder salvar de esta situación. En tres ocasiones libramos a los habitantes del ataque. No son muchos los supervivientes pero al menos esta zona quedará desde hoy limpia y segura. Llegarán más refuerzos para acabar con lo poco que ahora queda. Ahora el Ministerio de Pureza se encargará de recuperar todo este lugar.

Puerto de Seitung, Cantha

El Iniciado Zei Rei se encargará del resto, y dado que la Isla de Shing Jea es grande nos indica que busquemos a la Iniciada Tsuriai en el Puerto de Seitung por si precisa más ayuda. Viajamos pues al puerto de Cantha, y es allí donde localizamos a la Iniciada Tsuriai. Al presentarnos, nos pide ayuda para limpiar dos zonas, empezando por la Laguna de Haiju. La iniciada nos explica que las aguas de esta laguna son muy especiales, por ese motivo, dado que tiene cualidades curativas, la idea es limpiar la zona, devolver a la laguna su poder principal y usarlo contra los Apestados. Por ese motivo nos pide que la busquemos cerca de la Laguna de Haiju. Salimos de Zen Daijun y decidimos un plan de estrategia dado que la información que tenemos de la zona es tremendamente complicada respecto a la infección de Apestados.

Con la Iniciada Tsuriai en hacia la Laguna de Haiju, Cantha

Por ese motivo, nos dividimos. De momento Sara_Savia nos abandonará momentáneamente y vendrá en su lugar Noemi Moonlight, Ritualista de profesión. El plan es que Noemi y yo con Hiram mi mascota, corremos hacia la laguna para prepararnos, mientras Saylon Ugron corre en busca de la Iniciada que espera en un templete cerca de la laguna. Cuando Noemi y yo llegamos a la laguna nos dividimos de nuevo. Hemos de lograr hacer de freno a los Apestados que llenarán a la zona en cuanto la Iniciada y Saylon Ugron aparezcan y comiencen a hacer el ritual. Por ese motivo, Hiram, Ogden Curador de Piedra y yo nos apostamos en un lado, y Noemi hará lo propio junto a sus héroes en el rincón contrario. Debemos conseguirle tiempo a Saylon Ugron y a la Iniciada para realizar el ritual. En cuanto ambos entran en la laguna los Apestados y los Humanos Carroñeros hacen aparición y no lo hacen en un número precisamente pequeño. Tras varios intentos, Saylon Ugron consigue que la Iniciada acabe el ritual y Noemi y yo mismo salimos vivos casi de milagro. La Laguna Haiju por fin es un lugar seguro.

En la Isla de Shing Jea, Cantha

Nuestra aportación y ayuda en la Isla de Shing Jea casi ha concluido. La Iniciada Tsuriai nos informa de que queda sólo un lugar donde aún hay Apestados: en Zen Daijun. Nos explica que Zunraa, la deidad que es guardiana y cuidadora de Zen Daijun ha sucumbido a la peste. Por ello deberemos viajar hasta allí, invocar a los aspectos contagiados de Zunraa en los santuarios y una vez los liberemos la deidad volverá a ser la que era.

Nos movemos por la zona, avanzando hacia cada santuario donde debemos liberar a su guardián mientras los Apestados atacan. Tras liberar a los Zunraa apestado, contaminado, enfermo, infectado y podrido… por fin el lugar queda libre de la plaga.

Liberando los Santuarios de la Isla de Shing Jea de los apestados, Cantha

Tras esta última misión aquí, la Iniciada Tsuriari nos indica volver a hablar con el Iniciado Zei Rei en Kaineng. Regresamos pues allí en su busca. Será hablando de nuevo con él, cuando nos informe de que de momento Kaineng es libre de los Apestados y que tanto la Ministra Reiko como Ashu en el Ministerio de Pureza están muy contentos de nuestros avances. Es el momento de viajar a las zonas limítrofes de Cantha para seguir limpiando. De momento debemos ir al Mar de Jade y al Bosque de Echovald. Ambos lugares aún tienen Apestados y los Luxon y los Kurzick están demasiado ocupados luchando entre ellos como para ocuparse del problema. Aún así el Ministerio de Pureza se ocupará de ello. De momento viajaremos al Cráter de Rhea. Al llegar a la zona, el Iniciado Zei Ri comenta que el mar por fin ha comenzado a derretirse bajo la superficie. Eso indica que algún día por el fin volverá a ser un mar líquido y no un mar sólido de jade como es ahora. Quizás cuando se sane la zona de Apestados este cambio sea aún más rápido. Tras salir de El Refugio del Viajante, avanzamos por la zona limpiando de Apestados el lugar mientras los Luxon permanecen impasibles. Una vez finalizamos, el Iniciado Zei Ri nos indica que la última misión en esta zona será en Oleaje Silencioso donde están los últimos Apestados. Tras salir de Aguas Inmóviles en la zona Luxon avanzamos hacia Oleaje Silencioso. Allí comenzamos a acabar con los Apestados que surgen en cantidades enormes. Tras acabar la misión es hora de volver a Kaineng.

En zona Luxon, Cantha

Una vez allí, el Iniciado Zei Ri nos indica que es momento de hacer lo mismo pero en la zona Kurzick, por ello deberemos liberar de Apestados el Sendero de Morostav. Para ello, viajamos a los Archivos de Durheim y de allí avanzamos hacia la zona. En esta lugar también tendremos que librarnos de una Abominación tan grande como la que matamos en el Valle de Pongmei. Tras liberar la zona, alcanzamos el lugar donde mayor cantidad se Apestados gigantes aparecen: allí tuvimos que acabar con un guerrero, un guardabosques, un monje, un nigromante, un hipnotizador, un elementalista, un asesino y un ritualista. Sólo cuando acabamos con todos ellos, el lugar queda completamente despejado.

Con un jefe apestado en zona Kurzick, Cantha

El Iniciado Zei Ri no esperaba alcanzar este éxito. Por su parte viajará al Templo de Tahnnakai a presentar sus respetos a los caídos. Nosotros viajaremos al Desfiladero de Xaquang donde deberemos buscar a Xan Hei quien espera por nosotros para recompensar nuestro trabajo.

Tras viajar al Rincon de Senji, localizamos a la salida del Desfiladero de Xaquang a Xan Hei. Al hablar con él las noticias vuelan, ya sabe que nos envía El Inicidado Zei Ri, nos comenta que tiene algún trabajo más por hacer para el Ministerio de Pureza pero que debe esperar porque ahora mismo, tienen otro problema mayor: Los Am Fah asesinos a sueldo de Cantha que según nos indican han tenido un papel importante extendiendo la plaga y que parece no han detenido sus acciones. Han recibido información de un Recadero Am Fah que viaja al Malecón de Bejunkan escoltado y transportando algo sospechoso. Nos pide pues ayuda para interceptar lo que lleve. Supongo que es mejor averiguar que pasa con esta facción.

En el Malecón de Bejunkan, Kaineng, Cantha

Tras viajar hasta el Malecón de Bejunkan tratamos de interceptarlo, pero hemos de quitarnos de en medio a Los Am Fah que lo protegen y no son pocos. Conseguimos alcanzar al Recadero Am Fah al llegar al barco, cuando conseguimos acabar con él conseguimos su carga. Dentro hay… planos. Simples instrucciones para un extraño objeto al que llaman Cáliz de la Corrupción.

En el Mercado, preparados para la investigación del Cáliz de Corrupción.

Cuando regresamos junto a Xan Hei, nos indica que debemos conseguir más información al respecto. Para ello no hay mejor sitio que el Mercado, allí tendremos que hablar con personas diferentes y conseguir información al respecto. Tras hablar con varias personas en el lugar, conseguimos la información justa sobre el Cáliz de Corrupción. Hemos de localizar a alguien llamado Jeijou Susurro Sombrío. Deberíamos tener suerte en la región de Nahupi porque Los Am Fah están tratando de tomar la zona.

Tras viajar al Rincón de Senji accedemos por el portal a la Región de Naphui. Tras avanzar por los callejones repletos de enemigos tenemos que hacer un recorrido concreto evitando la confrontación directa con demasiados enemigos. Tras un largo recorrido localizamos a Jeijou Susurro Sombrío que sin duda parece que nos estaba esperando. Al parecer la información que hemos conseguido es porque él ha querido que se supiera y de esta forma tratar de quitarnos de en medio llevándonos hasta allí. Según él, el secreto del cáliz está seguro. Una voz le bendijo con el conocimiento de su creación hace muchos años y no va revelar nada. Al derrotar a Jeijou, los Am Fah y su principal organización, la Hermandad de Jade ahora saben que vamos en serio respecto a la limpieza de los Apestados y la propagación de la plaga en Cantha.

Regresamos al Desfiladero de Zaquang para hablar con Xan Hei que ya tiene las siguientes instrucciones de nuestra siguiente misión. Podríamos golpear a los Am Fah definitivamente pero Xan Hei cree que es mejor golpear directamente a la Hermandad de Jade. Debemos buscar a Ganshu el Escriba en la fortaleza de la Hermandad de Jade en el Bazar de Wajjun. Hemos de conseguir un importante texto, uno que según parece contiene el nombre del actual líder de la Hermandad de Jade.

Avanzamos pues para llegar al Bazar de Wajjun, donde nada más llegar a la zona, la Hermandad de Jade nos espera. Aunque parece que en un principio quieren convencernos, al final optan por la lucha al ver allí a Xan Hei dispuesto a todo. Tras luchar contra el numerosísimo grupo de seguidores, logramos hacernos con el texto. Es momento de llevarlo al Desfiladero de Xaquang y allí entregarlo.

Tras estudiar el texto, Xan Hei nos informa de que ha podido extraer de él el nombre del líder de la Hermandad de Jade. Su nombre es Reisen el Fénix.

La misión nos lleva al Desfiladero de Xaquang, donde tendremos que avanzar hasta alcanzar el lugar donde Reisen el Fénix se mantiene protegido como líder de la Hermandad de Jade. Alcanzarle nos hace dar un rodeo por la zona para evitar a demasiados enemigos. Además, entre el grupo de enemigos, vemos a lo lejos pequeños grupos dispersos de personas que apoyan a Reisen el Fénix pero no aparecen como enemigos. Dado que hemos venido a buscar a Reisen, El Fenix procuramos ir directos y evitar al máximo la lucha.

Desfiladero de Xuquang, Cantha

Alcanzamos la zona en la que Reisen el Fénix está y allí, al vernos la verdad es que ni siquiera parece asustado, más bien parece que supiera que tarde o temprano llegaríamos a él. Supongo que debido a la lista que conseguimos y en la que aparecía su nombre. La sorpresa es mayúscula cuando el propio Reisen confiesa que en la lista no sólo estaba su nombre, también el de muchos otros que sencillamente viven sus vidas basándose en una mucho más antigua y que se remonta a cientos de años atrás. Se supone que estoy allí sólo para acabar con Reisen, El Fénix, en ningún momento Xan Hei dijo que otros nombres estaban en aquella lista que pude conseguirle. No puedo acabar con gente por que el Ministerio de la Pureza diga que son malas y ya. Reisen, El Fenix asegura que he llegado hasta allí siendo manipulado por el Ministerio de la Pureza, y que si sigo apoyándolos acabaré con vidas de una lista que ellos mismos crearon.

Reisen, El Fénix, jefe de la Hermanad de Jade, Cantha

Por ese motivo, le dejo escapar. Xan Hei aparece en ese momento y comprueba que el enemigo a su vista ha escapado. Cuando le pido explicaciones simplemente habla sobre un futuro para Cantha que no pertenece nada más que a aquellos que vendrán y podrán heredarlo sin tener que volver a mancharse las manos de sangre. No puede negarse que el Ministerio de la Pureza fue creado para mejorar una situación que era insostenible con respecto a los Apestados, pero esto ha llegado demasiado lejos. Xan Hei tras oírme, cree que es momento de escuchar a la Ministra Reiko, así como a su protegido Ashu y conocer su visión. Allí creo que podré decidir al respecto si continuar apoyando al Ministerio de la Pureza o dejar Cantha.

Regreso pues a Kaineng para hablar con el Heraldo de Pureza, es él quien me indica donde será la reunión con la Ministra Reiko a la que se me espera.

Asisto a la reunión en el Puerto de Kaineng. Ha asistido gran cantidad de gente, muchos de ellos soldados como Xan Hei. La Ministra hace aparición con un niño y da un discurso sobre todo lo que se ha conseguido en Cantha y sobre todo lo que se ha perdido debido a la plaga por la que aún se lucha para sobrevivir.

Puerto de Kaineng, Cantha

La Ministra asegura que ella también ha perdido a los suyos, a toda su gente: la gran familia Yuudachi que fueran todos ellos miembros de la Orden de Sai Ling, que se encargaran de custodiar el Templo de Tahnnakai, donde reposan los restos de los héroes más legendarios de Cantha. Cuando todo ocurrió ella también perdió la esperanza pero vio un milagro de los dioses el hecho de que su sobrino Ashu sobreviviera. El crío está a su lado mientras da el discurso. Justo en ese momento una cara conocida aparece entre el gentío. Al menos una cara que yo reconozco. La asesina Miku. Se abre paso entre el gentío para acercarse un poco más y decido acercarme a ella para saludarla cuando recuerdo que sería absurdo hacerlo, dado que la conozco debido a las visiones que tuviera en el Estanque Mágico en el Museo de Monumentos en las Lejanas Montañas Picoescalofriantes cuando ayudé a Gwen a localizar a Keiran Thackery. Así que realmente, vi a Miku en una visión siendo Keiran para ella.

Mientras la Ministra sigue con si discurso… Miku ve al niño y le llama por su nombre, parece reconocerle. Al acercarse demasiado la Ministra ve en ella a la asesina que es y al sentirse amenazada la pone como ejemplo, el Ministerio de la Pureza acabó con los Apestados en su gran mayoría pero aún hay gente que debe morir, como esa asesina debido a su profesión y que pone en peligro a otros. Ah no, esa es justo la diferencia entre acabar con los Apestados, criaturas de Shiro Tagachi creadas para un mal propósito y acabar con gente como Miku a la que he visto luchar por unos ideales que no son para nada malvados.

Tras defenderla, sencillamente huimos todos juntos tratando de no ser alcanzados quedando en vernos más tarde en los Túneles de Shenzun. Tras la huída alcanzamos a Xan Hei que inmediatamente se da cuenta que hemos apoyado a Miku. Trato de hacerle entender que está equivocado, que sus ideas eran buenas al principio pero que ahora todo es un genocidio. Cegado por las palabras de la Ministra Reiko opta por atacarnos. Su final acaba aquí. El Iniciado Zei Ri llega en ese momento y ve lo ocurrido. No puede creer que haya acabado con Xan Hei. Trato de hacerle entender a él también, evitar una muerte innecesaria. Le aconsejo que se vaya mientras pueda. Después, partimos de allí.

Localizamos a Miku en Túneles de Shenzun tal como dijo. Allí me cuenta que creía que su familia estaba muerta, pero reconoció a su hermano Ashu, que evidentemente está vivo. Asegura que hay muchas cosas que no entiende. Necesita respuestas, como yo. Por ese motivo opto por ayudarla. Me indica que mientras ella buscará información de un amigo: el guardia Jinnai. Yo debo ir a Kaineng y buscar a otro amigo suyo, el guardia Oao Lin.

Será en Kaineng donde el amigo de Miku me espere. Allí me indica que conoce la ubicación de un miembro de la Hermandad de Jade en el Monte Qinkai que podría tener información al respecto. Está convencido de que el Ministerio de la Pureza está tratando de acabar conmigo ahora que me ve como una posible amenaza. Pues allí iré.

Tras viajar a Entrada de Aspenwood desde el lado Luxon viajamos al norte. Allí llegamos hasta el miembro de la Hermandad de Jade: un tal Meijun Ojovengador. Asegura que los suyos me han preparado una trampa, una en la que debo de caer para poder salvar a inocentes. Me dice que me acerque a las cuevas de los Yetis al norte. Al llegar allí, tres jóvenes son atacados por Yetis. Tras varias oleadas, logramos defenderlos. Una vez libres nos confirman que la Hermandad de Jade los secuestró para usarlos como cebo y traerme hasta allí. Una vez a salvo, regreso junto al guardia Oao Lin. Tras informarle me indica que la situación se está complicando.

Me informa entonces de que la Hermandad de Jade está esperando barcos en el Puerto de Seitung, algo que en ellos no es muy normal. Quizás el grupo esté tratando de hacer algo a espaldas de la Guardia Imperial y del propio Ministerio de la Pureza. Mejor asegurarse.

En cuanto conseguimos pertrechos suficientes viajamos, el guardia nos lleva al Puerto de Seitung. Avanzamos por los muelles, efectivamente está todo repleto de miembros de la Hermandad de Jade. Buscamos la mejor forma de acabar con ellos cuando Miku aparece. Dice que está allí porque su amigo el guardia le ha comentado el mismo problema. Cuando miramos a la zona donde están los enemigos entre todos ellos, aparece uno que hasta ahora no había visto: Artificieros. Al parecer están tratando de volar el puerto. Hay que impedirlo.

Miku nos ayuda en el propósito. El problema es que cuando conseguimos acabar con parte de ellos, al verse desesperados el artificiero del grupo se viene a nosotros y sin pensárselo, se inmola. Debemos tratar de atraer a este enemigo como sea hacia nosotros y apartarnos en el momento justo para que su plan de acabar con el equipo completo se frustre.

Tras avanzar por todo el puerto, poco a poco, acabamos con ellos. Miku nos informa que no localiza a su amigo Jinnai y eso no es bueno. Porque si no lo encuentra es porque se esconde y si lo hace es porque sabe algo que puede acabar con su vida. Miku necesita localizarlo antes que la Ministra Reiko.

Por mi parte, regresaré junto al guardia Oao Lin para informarle de que lo que la Hermandad de Jade trataba pasar de contrabando eran explosivos.

Una vez informado nos indica que ha habido movimiento tanto del Ministerio de la Pureza como de la Hermandad de Jade en el Bosque de Echovald, cerca de la Cuenca de Amatz en las Cataratas del Luto. Hasta ahora tanto los Kurzick como los Luxon han sido totalmente independientes de todo esto, y solo se han preocupado de sus propias rencillas. Se unieron sólo para vencer a Shiro Tagachi para después, volver a sus peleas entre ellos mismos. Habrá que ir a investigar.

Cuenca de Amatz, zona Kurzick, Cantha

Tras salir de la Cuenca de Amatz, viajamos al norte. Allí localizamos al Iniciado Shen Wojong y al miembro de la Hermandad de Jade Koon Jizang teniendo una discusión con un Cónsul Kurzick. Tratan de hacerle ver que debe estar de su parte, e ignorar de una vez a los Luxon. En medio de la conversación de repente, el miembro de la Hermandad de Jade insulta al miembro del Ministerio de la Pureza acusándose el uno al otro de tratar de aliarse con los Kurzick. A pesar de que el Cónsul deja clara su postura de neutralidad ante aquello, le ignoran y atacan. Está claro que sencillamente los que no estén con ellos están en su contra. Tenemos pues que defender al grupo de cónsules y evitar que mueran.

Regresamos pues a Kaineng para informar al guardia Oao Lin. Tras lo ocurrido al menos ahora sabemos que los Kurzick se mantendrán a un lado. Entonces el guardia nos dice que los Am Fah han ido hasta el Criadero de Gyala para convencer a los Luxon de lo mismo, a la vez que el Ministerio de la Pureza los persigue. Debemos conseguir que los Luxon sean también independientes de todo esto.

Foso de Leviatán, zona Luxon, Cantha

Viajamos a Foso de Leviatán y desde allí viajamos de nuevo al norte. Al llegar, vemos a Ajun Xi, Filo Hábil miembro de los Am Fah tratando de convencer a un Cónsul Luxon de que se una a ellos en contra del Ministerio de la Pureza. Pero al igual que ocurriera con los Kurzick los Luxon no quieren saber nada de nadie. Solo de ellos mismos y de su lucha contra los Kurzick si llegara el caso. Cuando aparece el Iniciado Jeng Sunjoo acusa a ambos grupos de criminales y trata de acabar con ellos. Nos metemos en la refriega para evitar que ningún Cónsul Luxon, inocente en todo esta guerra absurda muera.

Regresamos pues junto al guardia Oao Lin para informarle. Será de nuevo él quien nos comente que dado lo ocurrido y que ni la Hermandad de Jade ni los Am Fah han conseguido lo que querían pero si han conseguido que el Ministerio de la Pureza tampoco consiga a ninguna de las facciones, se han lanzado a las calles del Bazar de Wajjun y allí están dispuestos a zanjar sus diferencias.

Mucha gente inocente morirá si no se pone fin a este conflicto. Hemos de ir inmediatamente.

Tras viajar a el Templo de Tahnnakai y saliendo por el acceso a los Túneles de Shenzun, localizo de nuevo a Miku. Aún no me hago al hecho de verla y no poder decirla, yo te he visto ante. Nos comenta que cree haber encontrado la forma de intentar rescatar o al menos llegar hasta su hermano Ashu. El plan es acceder al lugar donde está tratando de evitar a los guardias. Como hay posibilidad de que se avisen unos a otros, trataremos de localizar los interrumpores dentro de cada sala para poder cerrar las puertas y frenarlos. Aún así tendremos que correr. Tras unirnos a Sara_Savia, nos disponemos a entrar en el lugar.

Intentado rescatar a Ashu, Cantha

Tenemos que avanzar deprisa, asi que lo hacemos tratando de acabar con aquellos que vemos mientras uno de nosotros se ocupa de los interrupores. Tras varias habitaciones logramos alcanzar la sala en la que está Ashu.

Miku trata de convercele, pero el crio no parece atender a razones. Huimos de allí sin logar nuestro objetivo. Miku nos informa que tratará de buscar información sobre su amigo Jinnai mientras nos indica que volvamos con el guardia Qao Lin.

Tras regresar a Kaineng, el guardia Qao Lin nos pide ayuda con respecto a los Tengu. Es necesario avisar a los Angchu de las intenciones del Ministerio de Pureza que ya no diferencia entre buenos y malos. Todos son malos si no piensan como ellos, y eso incluye acabar con razas con los Tengu que había una paz con ellos que podría irse al traste.

En el poblado Tengu Nido de Águila, Provincia de Kinya, Cantha

Viajamos a los Jardines de Ran Musu, y nos dirigimos hacia el pobrado conocido como el Nido de Águila. Hemos de avisar a Soar Garranoble de lo que ocurre y advertirle. Tras conseguir ayudar a los suyos y acabar con los Miembros del Ministerio de la Pureza sin que Soar Garranoble muera, podemos volver junto al guardia y avisarle de que la paz se mantiene.

Soar Garranocle en Nido de Águila, Cantha

Ahora será Soar Garranoble quien nos pida ayuda para los suyos. Comenta que los suyos han sido hecho prisioneros en los Túneles de Shenzun. Viajamos hasta allí para poder ayudarle.

Tras localizar a Soar y a sus trompas en el Desfiladero de Xaquang nos dirigimos hacia la zona donde los Tengu están siendo retenidos. Tras una lucha logramos liberarnos y correr con ellos alejándonos de los enemigos por los Túneles de Shenzun. Todos regresan sanos y salvos y Soar Garranoble nos recompensa.

Tras ello, nos pedirá ayuda para ayudar a Ryun Plumagrís en Acantilados de Jaya. Lo localizamos al final del acantilado y tras defenderlo de los Sensali y del propio Ministerio de la Pureza logramos que sobreviva.

Ahora será el propio Ryun Plumagrís quien nos ayudará cuando vamos a buscarlo al Acantilado de Java. Tras viajar con él a la Aldea de Tsumei defendemos la aldea a toda costa de los Tengu Sensali atacantes. Tras varias hordas de ellos, serán tropas del Ministerio de la Pureza quienes se unan al intento de atacarnos.

Tras derrotarlos a todos, es momento de volver a Kaineng con el agradecimiento de los Tengu que ahora quieren luchar junto a nosotros.

Defendiendo la Aldea Tsumei, Cantha

Regresamos a los Túneles de Shenzun, desde el Templo de Tahnnakai. Allí volvemos a localizar a Miku. Por fin tiene información nueva. Ya sabe donde está Jinnai, podremos ir con ella a localizarlo, pero hay que ser rápidos, el Ministerio de la Pureza pronto podría saber tambien su ubicación.

Miku en los Túneles de Shenzun, Cantha

Esta ves Saylon Ugron se une a mi en la búsqueda. Tras hablar con Miku nos trasladamos a unas ruinas en zona Kurzick. Para evitar a las rondas de guardias del Ministerio de la Pureza, nos separamos. Mientras Saylon con toda la tropa busca un rincón con una cueva donde poder emboscar yo espero su señal. Luego busco a Jinnai con Miku, pero regreso junto a Saylon mientras ellos hablan. No hay tiempo que perder las tropas pueden caernos encima en cualquier momento y Miku debe sobrevivir.

Tras usar este lugar como zona de emboscada con paciencia vamos separando a los grupos que hacen guardia. Cuando ya quedan solo grupos de cuatro salimos del lugar y los buscamos. Nos reunimos por fin con Jinnai.

Junto a Jinnai en zona Kurzick, Cantha

Nos explica que sabe que Reiko mantiene a Ashu engañado, que le ha hecho creer cosas que no son, como que su propia hermana lo abandonó. Por eso, porque él sabe la verdad, Reiko le quiere muerto. Debemos enfrentarnos a ella, hacer ver al niño lo equivocado que está. Él no es un superviviente milagroso de la familia Yuudachi. Miku buscará la forma de llegar hasta ella mientras regreso junto al Guardia Qao Lin para conseguir información.

Tras regresar a Kaineng, el Guardia Qao Lin nos explica que hay una reunión importante con todos los delincuentes, si logramos infiltrarnos y responder a las preguntas correctas y pasar desapercividos, podríamos conseguir valiosa información.

En la reunión de delincuentes de Cantha

Tras viajar al Camino Sombrío acabo infiltrado de bandolero. Tras  alejarme del grupo de bandoleros para que no me descubran, me acerco a un grupo de miembros del Manto Blanco y hablo con ese grupo tratando de responder acorde a mi papel, me alejo y me entonces al grupo de corsarios y piratas y hago lo propio, responder a sus comentarios evitando peleas. Entonces parece que comienza la reunión. Me acerco discretamente, quedándome atrás hasta que comienza la reunión. Hay jefes de todas las facciones:  de los Am Fah, de la Hermandad de Jade, del Cráneo Carmesí, del Manto Blanco, Pacificadores, enanos de la Cima de Piedra y Corsarios. Mientras hablan sobre los planes sin moverme, Reisen, El Fenix que está entre los presentes parece reconocerme. Trato de quitarle importancia pero empiezo a retroceder. Luego a huir y más cuando todos me persiguen por los pasillos a toda velocidad. Tras alcanzar la salida consigo escaparme. Regreso junto al Guardia Qao Lin para contarle todo. Va ha haber un asalto a Kaineng y es necesario impedirlo.

Nos preparamos en Kaineng y tras hablar con el guardia nos indica que las puertas no pueden caer. Nos colocamos a medio camino, pero antes es necesario tener un ejército. En cuanto hablo con todos los guardias y arqueros que encuentro a mi paso, estos se unen a mi.

Desde esa posición aguantamos todos los ataques que van llegando. Y son bastantes, incluyendo al final los de Reisen el Fénix y Apep, Noche Interminable.

Impidiendo el asalto a Kaineng, Cantha

Tras este ataque a la ciudad, la zona ya no es segura. Tras hablar de nuevo con el Guardia Qao Ling, nos comenta que hemos de salvar a los ciudadanos en el Paso de Bukdek. Nuestra misión será un fracaso si muerne más de tres campesinos. Tras avanzar por las calles, tratamos de evitar que los campesinos mueran. Las zonas están tomadas por miembros del Ministerio de la Pureza, pero tambien de otras facciones. Tras un largo recorrido y de evitar la muerte de campesinos, Eri, Corazón de Fuego de la Hermandad de Jade, se acerca a tratar de convencernos de que es mejor estar en el Ministerio de la Pureza que contra ellos. Tras tratar de convecerla, decido dejarla viva. Ella también ha sido engañada y quizá pronto vea lo equivocada que está. Regresamos junto al Guardia Qao Lin para informarle en Kaineng.

Con Eri, Corazón de Fuego en el Paso de Bukdek, Cantha

Al llegar nos indica que un grupo de aldenanos, se han envalentonado, y han ido al Desfiladero de Xaquang a alzarse contra el Ministerio de la Pureza. Les dirige la joven Xin Ji, a la que hemos de avisar que ante su iniciativa, Reiko los ha mandado matar a todos.

Tratando de concenver a los ciudadanos, en el Desfiladero de Xaquang, Cantha

Tras llegar a la zona, trato primero de convencerlos pero no parece que vayan a hacer caso. Al insistir parecen por fin creerme. Hemos de escoltarlos tan rápido como podamos antes de que los miembros del Ministerio de la Pureza nos alcancen. Tras una carrera vertiginosa, logramos ponerlos a todos a salvo.

Cuando regresamos a informar al Guardia Qao Lin se siente aliviado de haberlos salvado, pero nos informa que sabe ahora que Reiko ha ordenado asaltar uno de los Monasterios de Shing Jea. Hemos de avisar a Mhenlo.

Al llegar allí vamos a necesitar mucha ayuda. De momento pongo a mis ordenes a los pocos guardias que hay para que luchen a nuestro lado. Pero somos pocos. La puerta no aguantará y hay que proteger tanto a la Sensei Amara como al propio Mhenlo. Con cuerdas, cualquier botella vacía y algo de aceite podríamos hacer bombas. Hay de todo, salvo botellas, al menos no vacías. La Aprendiz Zhi asegura que tiene muchísimas botellas de vino de arroz pero todas llenas. Comienza a beber sin parar para vaciar botellas y preparar bombas y trampas con ellas. Las usamos para esparcirlas por la zona en la que estamos cuando los enemigos comienzan a llegar.

Nos lleva un buen rato, y hemos incluso de dejar botellas en el suelo porque la aprendiz no puede vaciar las botellas tan deprisa. Tras varios asaltos de varios grupos por dos zonas diferentes conseguimos salvar el Monasterio. Volvemos para informar en Kaineng.

Informando en Kaineng, Cantha al Guardia Quo Lin

Es momento de regresar junto a Miku y saber si hay un plan para acabar con Reiko de una vez por todas. Viajamos al Templo de Tahnnakai y salimos por los Túneles de Shenzun. Allí nos espera Mika. Reiko cree que los Am Fah y la Hermandad de Jade han escapado. Necesitará de otra reunion para conseguir que el Ministerio de la Pureza quede bien. Antes de este tipo de discursos, Ashu va al Templo de Tahnnakai a presentar sus respetos.

La propia Miku nos lleva a la zona donde deberiamos poder dar fin con ella. El lugar no es muy grande y en cuanto nos ve, no lo piensa dos veces y nos ataca. Comienza a crear clones de ella misma, y a veces incluso clones de nosotros mismos que se unen a ayudarla. Pero tambien aparecen junto a nosotros los Tengu para ayudarnos, con Soar Garranoble a la cabeza, Daisuke Filo Carmesí de los Am Fah, y Eri, Corazon del Fuego de la Hermandad de Jade. Incluso Xin Ji la campesina por haber ayudado al pueblo.

Todos juntos luchamos contra Reiko, que al final acaba derrotada. Tras su muerte, Ashu aparece, Miku le asegura que todo ha acabado, que es por fin libre. Tan libre como ahora lo será toda Cantha.

Con el joven Ashu, ahora convencido de que la libertad de Cantha es posible

Tras esta victoria nos es entregada una Lágrima de dragón imperial para cambiarla por algun buen arma. Y no sólo eso, Miku decide unirse a nostros para futuras aventuras.

El continente de Cantha podrá ahora buscar su camino y ser libre para rehacer su presente y tener un futuro.

Anuncios

Déjame Contarte una Historia: Turai Ossa

Durante los acontecimientos en los que ayudé a acabar con Varesh Ossa y su intento de traer de nuevo al mundo al dios Abaddon escuché historias sobre su antepasado, Turai Ossa. Curiosamente, Turai era todo lo contrario a lo que Varesh era o al menos acabó siendo.

Tuve la oportunidad en su momento de que me contaran cómo Turai venció en La Batalla da Jahai, pero no conocía mucho más al respecto, salvo el hecho de saber que el muerto viviente Palawa Joko es el dueño y señor de los dominios de La Desolación y que para poder cruzar este desierto sulfúrico, tuve que lograr convencerle para que me ayudara a cruzar el mismo usando a la Serpiente Junundu. También pude hablar con el ahora fantasma de Turai Ossa que en el Desierto de Cristal guía al aventurero para alcanzar la Ascensión.

Todo esto es la historia que hasta ahora conozco. Al hablar con Durmand uno de sus tomos estaba precisamente dedicado a éste héroe eterno para Elona. era la oportunidad perfecta para saber mucho más sobre él.

Hace doscientos años, Turai Ossa y Palawa Joko eran algo más que un muerto viviente o un simple soldado kurniano. Mientras Palawa Joko era un muerto viviente temido como nigromante y señor de La Desolación ya entonces, mantenía su reino en el lugar denominado Palacio de Huesos. Fue precisamente desde este lugar donde Palawa lanzó un ataque hacia Elona esperando conquistar más terreno fuera de sus propios dominios. Joko encontró la forma de rodear las defensas de Elona e intentar asediar al territorio de Vabbi. Por entonces, Elona estaba dividida: Vabbi, Kourna e Istan eran fuertes juntas, pero las fuerzas de Joko eran demasiadas. Los príncipes no se ponían de acuerdo en cómo hacer frente el problema tras el asalto a Vabbi, por lo que por separado, eran débiles ante las fuerzas de Joko. Ante la amenaza, los príncipes de Vabbi optaron por huir y ocultarse, y los Lanceros del Sol, la guardia de Istan no eran suficientes por sí solos ante tal amenaza.

Cuando Palawa Joko comenzó a avanzar hacia el sur, un movimiento de resistencia comenzó a fraguarse. El Mariscal Turai Ossa, había conseguido reunir fuerzas de todas las regiones, y pueblos al borde del río Elon. Decidió que aquel era el lugar perfecto para un contraataque. Colocó a todo su ejército en las extensas tierras cerca de la gran catarata, un lugar donde el valle se estrecha mucho. Aunque su ejército era grande, el de Palawa Joko era mucho mayor aún. Pero Turai Ossa tenía un plan, uno muy arriesgado, pero que si funcionaba, llevaría a sus hombres ante el propio Joko teniendo una oportunidad de acabar con él. El mariscal había hablado a un minero que conocía a la perfección las minas que atravesaban las colinas del Acantilado de Jahai. La ruta conducía exactamente a la retaguardia de Palawa Joko. Los exploradores que fueron enviados, volvieron asegurando que la retaguardia del señor espectral no estaba protegida. Así que el plan de Turai era simple: usar a un pequeño ejército de los mejores para llegar hasta allí mientras el resto de las tropas hacia frente a Joko como si aquella fuera la única forma. El propio Turai Ossa dirigiría a este grupo junto a un pequeño contingente kurniano, un grupo menor de Lanceros del Sol istaníes y un grupo de refugiados procedentes de la asediada y arrasada Vabbi. Las tres provincias libres estaban representadas en este pequeño ejército, mientras el resto de comandantes defenderían el frente de Joko al que ya se le conocía como El Azote de Vabbi, en el propio campo de batalla y aguantarían mientras esperaban la llegada del pequeño ejército del Mariscal aparecer por la retaguardia del enemigo.

La Gran Batalla de Jahai dependía ahora de ello.

Con el poder del tomo entregado, junto a la espada y escudo de Turai Ossa, soy transportado al lugar de reencuentro del pequeño ejército del mariscal transformándome en él para conocer su historia.


El enorme ejército puede verse desde lo alto del acantilado, es numeroso, pero no suficiente. Portando la espada y el escudo de Turai Ossa, nos preparamos para hacer la ruta a través del acantilado hasta la retaguardia de Palawa Joko.

El pequeño ejército avanzamos por la zona, que en un principio parece desierta. Pero no tardamos en encontrarnos a un pequeño destacamento menor. Tendremos que acabar con ellos para poder avanzar. Tras esa primera batalla menor, volvemos a seguir el curso del acantilado y avanzamos de nuevo hasta que vemos un campamento un poco más grande, repleto de corsarios, aliados del enemigo.


Tras conseguir atraerlos, logramos acabar con ellos en grupos menores para evitar se detectados. En ese momento volvemos a avanzar. Es justo en este momento cuando podemos ver desde nuestra privilegiada posición en el acantilado, como el ejército lucha abajo contra las tropas de Joko.


En esta parte el río Elon es mucho más estrecho aunque sus aguas son más salvajes. desde aquí ambos ejércitos se golpean. Seguimos avanzando por el acantilado hasta llegar a un paso con un puente de piedra, el lugar está vigilado por tres enormes gigantes que no nos permitirán avanzar. Habrá que ocuparse de ellos.


Tras conseguir vencerles avanzamos de nuevo. Cada vez estamos más cerca. Llegamos a una zona del acantilado con tres caminos, y tres puentes. Ambos están fuertemente custodiados. Si queremos alcanzar la retaguardia habrá que pasar por el lugar. Opto por evitar que la confrontación sea con todo el grueso de tropas. Tras atacar al primer grupo, hacemos lo propio con el siguiente. Si nada lo impide el tercer grupo ni se enterará de nuestra presencia y podremos seguir ascendiendo.

Pasado esta zona, el acantilado asciende hasta una zona con un puente de madera desde donde a aquella altura se puede ver a Palawa Joko dirigiendo a sus tropas. Es el momento esperado, mientras el pequeño ejército con el que he llegado hasta allí se lanza contra los escasos enemigos en la retaguardia, me dispongo a correr hacia el puente de madera para enfrentarme a Palawa Joko.


Palawa parece sorprendido de nuestra hazaña, aún así no va a rendirse de ninguna manera. Ambos tendremos que luchar y sólo uno y su ejército venderá en esta contienda. La suerte de toda Elona depende de la contienda y de la victoria por mi parte como Turai Ossa para ser de nuevo libres.

Tras una lucha mano a mano, me alzo vencedor de la misma. Palawa Joko cae desde lo alto del puente y tanto él como su ejército quedan derrotados en ese mismo momento. Tras aquella terrible derrota para el Azote de Vabbi, sus restos fueron enterrados bajo tierra en Elona usando un sello especial para evitar algo así de nuevo. Su tumba fue protegida desde ese mismo momento por la Orden de los Susurros.

Turai Ossa fue nombrado Rey de toda Elona y sus sucesores han reinado allí desde entonces. Kunai Ossa su hijo heredó el titulo de mariscal de Kourna, y su padre emprendió la gran peregrinación hacia el Desierto de Cristal para poder hacer la Ascensión y estar más cerca de los Dioses.

En Elona ha permanecido en silencio la tumba de Palawa Joko hasta que la Mariscal Varesh Ossa, descendiente de ambos, rompiera el sello para poder conocer los secretos de cómo cruzar La Desolación y así liberar a Abaddon. Para entonces Turai Ossa ya había muerto tras aprender el camino de la Ascensión que ahora enseña a otros héroes.

Pero toda esta historia ya forma parte de mi presente.

Déjame Contarte una Historia: Saul D’Alessio

Tras regresar a Kaineng para presentarle a Durmand el primer libro completado, allí mismo me decanté por el segundo. Quería conocer la historia de Saul D’Alessio, así que opté por seguir con ese nuevo tomo.

Sabía la información justa sobre este personaje tan importante en la historia de Tyria. Es más, lo es tanto que existe en Kryta un zona conocida precisamente con este nombre Litoral D’Alessio. La información que tenía sobre él es que fue el fundador del Manto Blanco. El mismo Manto Blanco que acabamos derrotando cuando ayudé a la Hoja Brillante a regresar al poder y hacer que la Reina Salma volviera al trono como legítima hereda.

Ahora tenía la oportunidad con este tomo de saber más sobre él. Curiosamente, sus principios no fueron buenos. Jugador y borracho, Saul vivía en Kryta y comenzó a tener deudas de juego demasiado importantes por lo que optó por comenzar a robar a los mercaderes entre Beetletun y Shaemoor para conseguir dinero y saldar sus cuentas. Aunque logró su objetivo, al final fue atrapado como ladrón y su pena fue el destierro. Para ello, tras vendarle los ojos, las autoridades lo acompañaron durante tres semanas y lo dejaron a su suerte lejos de Kryta.

Aquella fue la prueba definitiva para Saul que solo y perdido, vagó por un espeso bosque durante días sobreviviendo de la propia naturaleza. Cuando al cuarto día logró salir del bosque, el hambre le martirizaba y tuvo una visión: una ciudad de torres gigantes que se elevaban hasta el mismo cielo. El lugar estaba habitado por extrañas criaturas que jamás había visto. Eran altos y muy delgados, y a su espalda tenían unos extraños apéndices que se asemejaban a alas y se batían con el viento. Al caminar, estos seres parecían flotar porque no tocaban el suelo y su voz al hablar era pura melodía. Ante semejante visión, Saul se arrodilló ante ellos como si fueran dioses, y ellos al verlo, lo tomaron como un devoto discípulo.

Saul a partir de ese momento cambió por completo. Para cuando regresó a Kryta ya no portaba harapos, ni había vuelto a beber, jugar o robar. Ahora portaba una túnica blanca de pureza con hilos de oro. Su aspecto era también el de una persona diferente. Su vida tenía ya otro propósito diferente del que tenía cuando fue exiliado de Kryta. Había regresado a su hogar para difundir la palabra de sus dioses: Los Ocultos y revelarle su descubrimiento al resto de humanos de Kryta.

Pero su tierra estaba en guerra cuando llegó, una guerra civil entre clanes de humanos y otra cruenta guerra contra los Charr que tras arrasar Ascalon trataban de alcanzar Kryta también. Ante esta situación, y con los humanos diezmados debido a que los Charr habían comenzado a llegar a Kryta arrasándolo todo a su paso, Saul vio a su pueblo y les inculcó esperanza presentándoles a unos nuevos y poderosos dioses. la situación era tan crítica que muchos le siguieron sin tan siquiera tener pruebas de ellos, sólo la convicción de su existencia por parte de su principal discípulo.

No tardó demasiado en conseguir adeptos a su nueva fe. Saul y aquellos que fueron uniéndose a su causa peregrinaron por toda Kryta reclutando a más personas y ofreciendo una salvación en tiempos muy complicados. Saul les habló de la ciudad donde los dioses vivían, y de su gran poder y todos aquellos que se unían a él recibían su túnica blanca de hilos de oro. De esta forma, nació el Manto Blanco.

En poco tiempo Saul D’Alessio pasó a ser general de un grandísimo ejército dispuesto a todo para evitar el avance de los Charr. Saul regresó a primera línea enemiga en Kryta dispuesto a impedir definitivamente este avance. Y justo aquí, el poder del tomo entregado por Durmand debería llevarme en el tiempo a un momento concreto pero… el tomo me pide algo especial: quitarme mis propias armas y conseguir el Báculo de Saul D’Alessio. Algo que por desgracia no tenía.

Dado que tomé el libro en Kaineng, opté por buscar a Durmand en Kryta. Sea como fuere, Saul D’Alessio era de allí. Viajé a Arco de León y localicé a Durmand también en esta ciudad, al preguntarle aquí, el historiador me ofrecía el tomo, y el báculo. Tras armarme con el Báculo de Saul D’Alessio por fin podía arrancar su historia.

El comienzo de su aventura se produce en una aldea de Kryta llamada Demetra al norte de La Terraza de Nebo en la llamada Cuenca del Gigante y gracias al poder del tomo, me veo como el propio Saul D’Alessio: armado con su báculo y vestido con su túnica del Manto Blanco. Me acompaña un grupo de soldados: Hablion, Dorian, Thommis, Gisinger, Rebekah, Bruen y Jaemes. Cada uno tiene una profesión diferente. Todos ellos portan las mismas vestiduras y me siguen como líder.

Saul D’Alessio en Demetra, Kryta

Nada más entrar en la pequeña población, vemos que los Charr están entrando por la puerta contraria. Si no hacemos algo toda esta gente va a morir. Así que, armados y en grupo, avanzamos al centro de la aldea y la defendemos hasta que el último Charr cae.

Una vez nos hacemos con el control de la aldea, y tras dejar que las familias se despidan de los soldados, nos dirigimos todos a la puerta principal de la aldea ahora cerrada. Debemos acabar con los líderes Charr definitivamente.

En Demetra, Kryta

Hemos de ser cautos. No podemos matar a todos los Charr porque son demasiados así que la estrategia es localizar los campamentos donde están los líderes Charr pero no alertar a todas las tropas. Si acabamos con demasiados Charr alertaríamos de nuestra presencia y todo estaría perdido.

Tras cerrarse la puerta de la aldea tras nosotros comenzamos a avanzar por el camino tratando de evitar a toda costa a las patrullas. Estudiando cómo se mueven, procuramos en lo posible evitarlos. Cuando alcanzamos la zona más alejada, por fin vemos el campamento donde los jefes Charr principales se encuentra. Aunque en nuestro avance hemos tenido que acabar con algunos enemigos, no hemos alertado al resto. Accedemos al campamento por la parte trasera, y avanzamos de nuevo tratando de no ser vistos. Es el momento de atacar con todo. En cuanto nos acercamos Rox Reinodeceniza nos detecta, es ahora o nunca.

Campamento Charr principal, Kryta

Es justo en ese momento, cuando nos vamos a lanzar contra los Charr cuando Los Ocultos aparecen ante nosotros: Lázaro el Nefario, Optimus Caliph y Mercia el Presumido hacen aparición dispuestos a ayudarnos. Su aparición anima a los compañeros y además me entregan una habilidad más para poder usar junto a las que ya conozco con un poder increíble. Todos unidos luchamos contra las hordas de Charr que se nos echan encima. Lo que incluye a los tres jefes principales Zarpasdehollín y Fulgordeascua que aparecen para tratar de vengar a su ya compañero muerto: Reinodeceniza.

Lázaro el Nefario, Optimus Caliph y Mercia el Presumido, grupo de Los Ocultos aparecen para ayuda a Saul en su lucha

Preparados para la batalla, Kryta

Justo cuando cae el último de los jefes y la victoria es completamente nuestra, cuando todos gritamos en un sólo grito que Kryta es libre de la opresión Charr, los tres seres lanzan un ataque contra nosotros. El precio de su ayuda en aquella importante victoria pasa a tragedia: matan allí mismo a los más devotos de los creyentes de Saul ante sus propios ojos. Aquellos dioses no eran buenos, ni tampoco agradecidos ni benevolentes. Cuando todos caen, sólo queda vivo un grupo menor que es testigo de como los tres Ocultos se llevan a Saul con ellos. Luego los cuatro desaparecen.

Saul presencia como los tres Ocultos acaban con sus compañeros más devotos, Kryta

Una victoria amarga, el Manto Blanco impidió pues el avance de los Charr por Kryta, pero el precio de aquella ayuda fue terriblemente alto. Su líder, Saul D’Alessio desapareció aquel día y jamás fue visto de nuevo y los miembros del Manto Blanco que quedaron vivos y vieron lo ocurrido se habían quedado sin líder.

Tras aquellos sucesos los que quedaron tomaron el control de la orden propagando una historia totalmente distinta. Desde ese momento Saul D’Alessio se convirtió en mártir y fue asesinado por los Charr, aunque murió venciendo en la batalla que impidiera que estos avanzaran por Kryta.

Esta historia se propagó por toda Tyria. El Manto Blanco, aún con gran cantidad de adeptos, no podía permitirse flaquear. Habían vencido a los Charr, podían llegar mucho más alto. Mantuvieron a Saul D’Alessio como su leyenda, mantuvieron su devoción hacia Los Ocultos, que hoy sabemos que tampoco son lo que dicen ser. El Manto Blanco tomaría el control de Kryta y trataría de mantener el orden luchando con quien se opusiera a ellos, y eso incluía a la Hoja Brillante que protegía a la Reina Salma de morir y a la que comenzaron a perseguir para evitar que subiera al trono de Kryta. Ellos debían tener el control.

Y hoy, conozco su verdadera historia.

Déjame Contarte una Historia: Gwen

Libro con la Historia de Gwen

Hasta ahora no había tenido la oportunidad de hablar con el anciano Durmand sobre todas las aventuras vividas en Tyria desde que comenzara mi andadura. O al menos, no de todas las que hubiera querido.

Hasta ahora había oído hablar del Historiador Durmand como aquel que conoce grandes relatos, y del que esperaba que algún día el mío también formara parte. Lo había visto en Arco de León cuando le entregara a Gordon Ecker mi tomo completo de “Las Profecías del Buscador de la Llama” que cargué conmigo durante meses para completarlo. Con tanta ida y venida había olvidado por completo volver en algún momento para saludarle. Y precisamente, cuando viajé estos días a Kaineng para ofrecer mi ayuda al Ministerio de Pureza que ahora se ocupa de la limpieza de los Apestados, topé con él por casualidad y me detuve para saludarle. Lo que no esperé es que el historiador krytense me reconociera inmediatamente y se ofreciera a relatarme una historia.

Tras indicarme que podía elegir cual iba a contarme, me advirtió que eligiera la que eligiera sería tan intensa que podría vivirla. Tras mirar la lista de libros a mi disposición me decanté primero por conocer más sobre Gwen.

Hasta ahora mi conocimiento sobre ella en general eran del presente, de lo que había pasado durante los meses en que estuve en el norte preparándonos junto a la Vanguardia de Ébano. Durmand me daba ahora la posibilidad de conocer más sobre Gwen, o más bien lo que viviera aquella niña que conociera antes de la terrible devastación de Ascalon.

El poder de los libros en Tyria es increíble, son capaces de transportarte al pasado. Así que nada más abrir el libro se me pidió algo muy concreto: no podía llevar conmigo aliados, ni héroes… y tampoco podía llevar conmigo armas. Bueno, de momento todo parecía unas vacaciones ¿no?

Con apenas diez años, la Devastación arrasó Ascalon. Lo recuerdo perfectamente, yo estuve allí. Perdí de vista a aquella niña que jugaba con una capa y una flauta a la salida de la ciudad mientras buscaba flores de Iris Rojas y que en alguna ocasión me acompañó por el mero hecho de correr una aventura. Con la Devastación nunca volví a saber de ella hasta que viajé al lejano norte, a las Montañas Picoescalofriantes, donde al alcanzar El Museo de Monumentos, una joven muchacha se presentó ante mi con un grupo de soldados de la Vanguardia de Ébano. La reconocí en cuanto me dijo su nombre, y tiempo después, mientras buscábamos a la Vanguardia perdida tras las líneas enemigas Charr conocí su rencor hacia esta raza.

El día en que los chamanes Charr arrasaron Ascalon, Gwen perdió todo lo que tenía. Ella pudo huir de allí pero vagó sola entre las ruinas de su propio pueblo sin lograr encontrar a nadie con vida. Pero con quien sí se topo, fue con los Charr.

Los Charr no mataban a los humanos más jóvenes que lograban atrapar, los convertían directamente en esclavos. Durante siete años, la pequeña Gwen de apenas diez, sufrió trabajos duros bajo el azote de sus captores. Viendo como otros como ella, ascalonianos también atrapados, morían en esas mismas circunstancias. Ella aguantó durante siete años ese encierro, su odio hacia los Charr la mantuvo viva. Y Gwen esperó su oportunidad, una en que sin dudarlo usó para huir de su encierro. Alcanzó las tierras salvajes esperando ser por fin libre pero los Charr la atraparon, y arrepentidos por haberla dejado viva decidieron acabar con ella. Pero no antes de divertirse a su costa.

Celdas en la Arena de Territorio Charr

Y ese terrible día llegó. Tras despertar en una de aquellas celdas al ser de nuevo atrapada, el Duque Gaban le advirtió de lo que iba a pasar. Los Charr habían preparado a un Devorador de Asedio con el que tendrían que enfrentarse. Y así fue, Dahgar, el Ojo de Llama se llevó primero Gaban que nunca regresó y tras él, fue a buscarla permitiéndola salir de su celda para acabar en un circulo de arena con un enorme Devorador de Asedio que comenzó a lanzarla rocas mientras los Charr se divertían del espectáculo.

Gwen miró a su alrededor. Tenía que haber una salida. Aquel no podía ser su fin.

Lucha contra el Devorador de Asedio en la Arena Charr

Era el devorador o ella… y entonces vio un punto débil. Una de las columnas junto al enorme animal parecía a punto de derrumbarse. Usando la fuerza obtenida de sus años como esclava, recogió las rocas que el propio animal salvaje le lanzaba tratando de protegerse de sus lanzamientos. Pero en vez de apuntarle a él, optó por lanzar las enormes rocas contra el pilar debilitado. Tras varios intentos logró su objetivo. El pilar cayó, aplastando al devorador y abriendo un hueco en el muro, era el momento de correr y de hacerlo tan rápido como pudiera.

Tras acceder a un túnel abierto corrió bajo lo que parecían las ruinas de un templo antiguo en donde sin duda los Charr lo habían mancillado. Tras pasar un gigantesco umbral siendo perseguida por un grupo de Charr localizó un pedestal y al activarlo la puerta de acceso quedó sellada. Los Charr fuera reían, moriría en aquel lugar porque no tenía salida.

Cripta de Ascalon en Territorio Charr

Vagó por los túneles del lugar, topándose con varios fantasmas que parecían atrapados allí en una lucha continua con los Charr que también habían fallecido allí abajo. Además de tumbas, Gwen localizó varios pedestales que guardaban el poder de los conjuros de un Hipnotizador que sin duda había muerto hacía tiempo. Gwen aprendió cada conjuro, y lo hizo de tal forma, que le permitió avanzar por las ruinas hasta alcanzar su cámara central.


Y una vez allí ayudó con su nuevo poder adquirido a los fantasmas de la cripta gigantesca en su eterna lucha contra los Charr también fantasmas, que los atormentaban. Gracias a ello, y tras conseguir encender una pira de fuego con otra que ya estaba encendida, los fantasmas la guiaron a la única salida de aquel lugar.


Y allí estaba, ante la gigantesca extensión de territorio Charr y al fondo las Montañas Picoescalofriantes donde quizás, encontrara la libertad.

Debía avanzar hasta el único camino que conducía allí esquivando patrullas. Usando las ruinas para esconderse, y usando sus conocimientos de hipnotizadora aprendidos en las ruinas de las que había escapado, Gwen avanzó luchando por su vida. Si era atrapada de nuevo, nada la salvaría.

Tras una carrera vertiginosa en pos de la libertad, Gwen alcanzó el acceso a las Montañas Picoescalofriantes antes de que los Charr lograran atraparla de nuevo. Avanzó penosamente por el paso de montaña hasta dar por casualidad con un grupo de humanos libres, un grupo de soldados ascalonianos que apostados en aquel lugar hacían incursiones en territorio Charr estando en ese momento tras las líneas enemigas. Se hacían llamar La Vanguardia de Ébano y su líder era la Capitán Langmar que al ver a Gwen no dudó un segundo en ayudarla.

Capitana Langmar y la Vanguardia de Ébano

La dieron cobijo, y curaron sus heridas. Y ella se unió a las tropas de la Vanguardia de Ébano como una más para luchar contra los Charr y devolverle a Ascalon su antigua libertad.

Aprendió desde la esclavitud a ser una luchadora nata. A no dejarse vencer por la adversidad. Aprendió a odiar y a usar ese odio para sobrevivir, y aprendió también a perdonar al débil e indefenso. El miedo dejó de ser su enemigo y se convirtió en su aliado.

Y su lucha junto a la Vanguardia de Ébano a partir de aquí, ya la conocemos.

Semanas Temáticas de Tyria

Es un hecho… a los Tyrianos nos encantan las fiestas y celebraciones. El espíritu aventurero y la lucha contra criaturas que pueden acabar con uno de un plumazo, es un motivo más que suficiente para buscar en nuestro calendario fechas en las que celebrar, comer y beber para festejar un día más en Tyria.

El calendario es largo, y las cuatro estaciones de Tyria (Fénix, Céfiro, Vástago y Coloso) se reparten entre los días de un año completo teniendo en él cuatro semanas en que pueden recogerse diferentes tipos de comidas y bebidas con una temática distinta.

La primera semana del año temática es la llamada Semana de Las Sorpresas de la Suerte. La fortuna no siempre sonríe a los valientes y osados así que mejor tener en cuenta estos días del mes del Céfiro (del día 73 al día 80 para ser exactos) y recolectar los Tréboles de Cuatro Hojas y la exquisita Cerveza de Trébol.

Con la entrada del mes del Fénix y entre los días 100 y 107 de este nuevo mes se celebra la Semana de las Sorpresas Deliciosas. Si viajas por Tyria y has de acabar con alguna criatura peligrosa, es muy posible que en su botín de recompensas encuentres Conejos de Chocolate, una exquisitez hecha dulce o Huevos de Oro: toda una reliquia especial para alcanzar a ser un Cazador de Tesoros.

Si el ambiente festivo es lo tuyo y te encantan las grandes aventuras, entonces Tyria es tu mundo.

En el mes del Vástago, de los días 256 al día 263 (del 13 al 20 de Septiembre) los bucaneros toman Tyria con la Semana de los Piratas. Tanto en Arco de León, la ciudad creada precisamente por piratas y lugar de encuentro, así como Kamadan, pasan a ser lugares donde poder escuchar hablar a sus habitantes como a intrépidos bucaneros. Además, es posible conseguir la deliciosa Botella de Grog.

Por último en el mes del Coloso, del día 325 al día 332 se celebra la Semana de los Manjares Especiales (del 21 al 28 de noviembre) en el que se pueden conseguir Cachos de Pastel con los que atiborrarse, así como botellas de Sidra de Manzana para beber, o para intercambiar con el Teniente Thackery en el Ojo del Norte por una Parcela envuelta en papel.

Desierto de Cristal

 

Festividad Año Nuevo de Cantha

Monasterio de Shing Jea, festividad de Año Nuevo en Cantha

El Festival de Año Nuevo de Cantha comienza el último día del primer mes del Coloso. De esta forma se celebra la llegada de un año nuevo completo en este continente. También es conocido este festival como El Festival del Año Lunar.

El continente de Cantha es el que con mayor efusividad celebra esta festividad aunque también se tiene en cuenta en el resto de continentes de Tyria (En Arco de León y en Kamadan).

Durante estos días, en el Monasterio de Shing Jea se reúnen multitud de personas buscando el beneplácito y la suerte de los Animales Celestiales de Cantha que son varios y aunque unos son más importantes que otros, durante la festividad se tiene en cuenta a todos, aunque poseen cuatro criaturas celestiales principales: El Fenix, Hai Jii; el Kirin, Kaijun Don; la Tortuga Dragón Kuongsang, y el Dragón Tahmu.

El resto de criaturas celestiales menores son: el cerdo, la rata el buey, el tigre, el conejo, la serpiente, el caballo, el carnero, el mono, el gallo y el perro.

Varias son las actividades que se realizan en el Monasterio de Shing Jean y durante el último día de la festividad, cada tres horas un animal celestial aparecerá para probar la comida de Cantha y si el animal queda satisfecho, dará a cambio su beneplácito además de obsequios por las ofrendas recibidas.

Aunque hace tiempo que viajo por el continente de Tyria, este año me siento más preparado dado todo lo acontecido, para probar suerte en este festival.

En total son seis las misiones que puedo realizar y ayudar en este festival y dado que ya he viajado por el continente de Cantha durante bastante tiempo tras la caída de Shiro Tagachi, aprovecharé mi mejor conocimiento del continente para llevarlas a cabo.

Por ello, me desplacé al Monasterio de Shing Jea buscando información respecto al festival, y no tardé demasiado en encontrarla. Aquí conocí a varios canthienses que me pusieron al corriente de mis dos primeras misiones.

El joven enamorado, Hai Len que busca reunirse con su amada Jei Zohn

El primero al que pregunté fue a Hai Len, al que me encontré en el Monasterio de Shing Jea y que me pidió ayuda en su cometido. Encontrándome después con él en la Península de Panjiang me pidió ayuda para buscar a Jei Zohn, una joven de la que está enamorado. Tras seguirle por la zona recibiendo varios ataques y tratando de evitar que muera, encontramos a su amada al sur de la Aldea de Tsumei. Por desgracia, al final la joven no le correspondió y acabó robándole la cartera. Al menos a mi sí me entregó mi recompensa con lo que comienzo a acumular boletos del festival lunar dado que necesitaré cien para poder intercambiar por un Vale de Miniatura del Imperio, así como recibir diferentes tipo de Fuegos Artificiales que comenzaré a acumular por si me los piden más adelante del festival.

Recibiendo la recompensa de la primera misión

Al salir del Monasterio de Shing Jea por el Valle de Sunqua, me encontré con Chong el Desdichado. Al preguntarle parecía bastante deprimido por culpa de una pitonisa.

Chong el Desdichado, busca alguna forma de recuperar su suerte

Para mejorar su suerte me pide encontrar a Guwon la Sabia en el Cementerio de Kaabo. El lugar no está muy lejos del Monasterio de Shing Jea así que opté por ir hacia allí. Encontré a la sabia en el cementerio que me pidió una serie de ingredientes: moras de nong, un caparazón de kappa brillante y un frasco de agua del Raiyan. Cada ingrediente está en una zona diferente del Valle de Sunqua, lo que me permitió explorar varias zonas que aún no había visitado hasta ahora.

Guwon, la Sabia en el Cementerio de Kaabo.

Tras conseguir los tres objetos en sus tres diferentes ubicaciones, podía regresar con ellos en mi mochila para volver junto a Guwon La Sabia y entregarle lo que me ha pedido, y quizás de esa forma, pueda ayudar a Chong el Desdichado.

En cuanto le entrego todo, me pidió reunirme con ella y con Chong el Desdichado en una zona concreta del mapa, cerca de la Aldea Kaitan. Curiosamente la mujer comienza a hacer un ritual mientras el joven permanece en el agua, una vez el ritual termina, los problemas de Chong el Desdichado acaban definitivamente. Mejor tener cuidado con la sabiduría de esta extraña sabia.

Anciana realizando un ritual especial de buena fortuna

El segundo individuo al que pregunté fue a Johai Sohn, también en el Monasterio de Shing Jea, donde al preguntarle me pide ayuda para acabar con un grupo de caballeros en la Provincia de Kinya. Tras aceptar la misión, viajo a los Jardines de Ran Musu, desde donde parto a localizar a este grupo de caballeros. Los localizo en esta región, y tras derrotar a los tres, necesito localizar un cargamento robado de tintes del festival que estos tres caballeros guardan. Una vez en mi poder, puedo regresar junto a Johai Sohn para indicarle que he cumplido el cometido, y agradecido me dará una buena recompensa.

Los tres jefes a derrotar y que han robado los tintes del festival

A la última a la que pregunté en el Monasterio de Shing Jea fue a la Coordinadora Tahyaa, ella me ofreció la posibilidad de hacer dos misiones, me decanté por la primera en la que debía localizar Nubah Lao en el Valle de Sunqua y que recordaba haber visto junto a Chong el Desdichado. Así que tras hablar con ella fui a ver a Nubah que me explicó que los Nian  (unas criaturas que sólo pueden verse durante el festival del año lunar y que portan mala suerte) están apareciendo y trayendo la mala suerte en el Valle de Sunqua. Por ello me pide su ayuda. Para poder acabar con los Nian, me advierte que no servirán mis armas, la única forma de acabar con ellos es usando fuegos artificiales. En las misiones anteriores he recibido algunos, por lo que es importante acumularlos mientras sea posible. De no ser así, el propio Nian me ofrecía crearme pirotecnia a cambio de material de artesanía. Tras intercambiar 10 Pilas del Polvo Brillante con él como me pide, me fabricó un cohete. Después me advierte de que acumule más para poder vencer a los Nian. Como mantuve todos los petardos, cohetes y bengalas que pude en mi mochila, no debería tener problemas. Tras regresar junto a la Coordinadora Tahyaa, me dio mi recompensa y ella misma me ofreció realizar una última misión: ir a acabar con los Nian.

Con la mochilla llena de fuegos artificiales (el mínimo es 5) me dirijo a la Aldea Tsumei. Nada más salir de allí avanzo hacia el pequeño poblado y en cuanto accedo veo a la gente gritar desesperada la ver que los Nian se acercan.

Aldea atacada por los Nian que desea recuperar su fortuna

Toca correr. Avanzando tan rápido como me es posible con mi grupo y me coloco cerca del templo donde tengo mejor vista de por donde se acercan las criaturas. Cuando las veo, corremos hacia ellos y según entramos en su área de ataque hago explotar un cohete de mi mochila. Tras varios ataques provenientes todos de los tres caminos que convergen en el pequeño templete, logramos acabar con la amenaza. Es momento de regresar junto a la Coordinadora Tahyaa para recibir mi recompensa.

Tras conseguir algo mas de cien boletos del día del festival realizando cada misión, es hora de intercambiarlos. En el Monasterio de Shing Jea localizo a la joven Ikura, que al entregarle los cien boletos me da a cambio un Vale de Miniatura del Imperio. Me indica que si se lo entrego a su hermana pequeña Quili, que está a su lado, ella me entregará un preciosa miniatura celestial.

Ikura y su hermanita Quili, entregan las recompensas en el Monasterio Shing Jea

El festival del Año Lunar me llevó después como lugar más lejano a las Llanuras de Jarin, en Elona. Viajo pues a Kamadan para tratar de ayudar con la festividad. Tras viajar a La Gran Sala de los Lanceros del Sol, salgo por el portal que da a las Llanuras de Jarin. Allí localizo al instante a dos personas que discuten, el anciano Nofuun y un niño llamado Fehj. Tras su acalorada discusión, sólo podré ayudar a uno de ellos, así que me decanto por el niño: Fehj. Este me pide rescatar una caja de bengalas que tiene en su poblado y traérselas, para darle un escarmiento al anciano.

El camino según parece es algo largo porque el niño vive en la Cuenca e Zehlon, así que me dirijo a la zona donde localizo su poblado. Allí encuentro a su padre, que me indica que la caja ha sido robada por corsarios. Me indica una nueva ubicación así que me dirijo allí. Una vez alcanzo el lugar puedo acabar con los corsarios, recoger la caja y regresar junto al muchacho, que me pide distraer al anciano ya sea bailando o tocando algún instrumento imaginario. Una vez el anciano está distraído, el niño usa los petardos asustando al anciano como quería. Tras hablar de nuevo con el muchacho, me entrega mi recompensa.

El Festival del Año Nuevo de Cantha durará siete días más así que… será divertido recoger objetos a lo largo de toda Tyria para intercambiar el último día con los Chefs del Monasterio de Shing Jea y buscar en Arco de León a Hochei el Afortunado y usar los boletos del festival sobrantes en su juego favorito: Piedra, papel y tijeras.

¡Feliz Año Nuevo canthiano, Tyria!

¡Feliz Año 1.330 Tyria!

Calendario Mouveliano 1.330 d.E