Manual del Héroe: El Ojo del Norte (Eye Of The North)

Tyria avanza. Los dioses nos abandonaron pero no hemos dejado de luchar por ello. Algunos años han transcurrido desde que nuestro mundo cambiara debido a la Devastación (1.070 d.E.). Ascalon quedó arrasada y los Humanos nos vimos desplazados de allí por los Charr.

Fue en aquel entonces cuando el Liche fue derrotado, pero también lo fue Shiro Tagachi dos años después en el 1.072 d.E en Cantha, y Kormir ascendió a diosa en el 1.075 d.E tras derrotar a Varesh Ossa y con ello también al dios Abbadon.

1.078 d.E. En este tiempo, la guerra entre Humanos y Charr se mantiene en un tira y afloja. Los Humanos queremos volver a nuestro antiguo hogar: Ascalon. Los Charr no piensan ceder el terreno que han conquistado.

Por otro lado, lo Charr ya no creen en sus dioses. Durante mucho tiempo fueron dirigidos por chamanes que proclamaban la adoración a los Titanes. Pero los vieron caer cuando el Liche fue derrotado y para ellos los dioses no pueden ser vencidos. Aún hoy, grupos de chamanes dirigen ataques con grupos de Charr que aún tratan de pisotear las rebeliones humanas, pero no todos ellos obedecen.

A la vez, Kryta sufre su propia disputa. La guerra civil forma parte de estas tierras ahora. Cuando los refugiados de Ascalon llegaron a estos nuevos lugares y trataron de asentarse, se descubrió que el Manto Blanco apoyaba a unas divinidades ocultas que sólo querían hacerse con el control de todo. La Hoja Brillante los detuvo, el Manto Blanco fue derrotado, y no se ha vuelto a saber más de el último Mursaat tratado como un dios, Lázaro el Nefario. Pero ahora es necesario reagruparse, buscar nuevas armas y nuevos aliados para conseguir traer estabilidad a nuestro mundo.

Mientras, el Rey Jalis Martillo de Hierro ha traído la paz a las Montañas Picoescalofriantes tras acabar con las fuerzas de los Enanos de la Cima de Piedra y echándolos por fin de la Fragua del Pesar. Ahora sólo tienen un objetivo, recuperar el Tomo de Rubicón y para ello buscan la forma de localizarlo en las Profundidades de Tyria. Según su profecía, habrá un enfrentamiento entre el Gran Enano y el Gran Destructor, de la que de momento sólo se sabe que es una bestia terrible. Ahora mandan información desde las Profundidades de Tyria de su búsqueda, en un complejo inmenso de cuevas naturales y otras artificiales que ellos mismos realizan, llegando a localizar civilizaciones hoy olvidadas anteriores a los propios Humanos de Tyria. Han descubierto unas extrañas puertas mágicas con las que pueden viajar de una zona a otra y que al parecer han sido creadas por una raza llamada Los Asura. Pero poco se sabe de ellos.

Los Enanos del norte, por su parte, también han explorado las bastas extensiones de las Montañas Picoescalofriantes mucho más al norte de sus propias tierras. El objetivo es localizar a una raza con la que un día los Enanos comerciaron, los Norn. Parecidos a Humanos pero mucho más altos, los Norn tenían antaño su propia nación y no han contactado con otras razas de Tyria quedando al norte completamente aislados. Su único contacto con la propia Tyria es su capacidad de convertirse en los animales a los que veneran: entre ellos, el Oso.

Mientras Ascalon y Kryta tratan de salir de la guerra, para los Enanos, el ciclo de nuestro mundo va a cambiar, da igual lo que las razas esperen: ya sea en esta etapa de guerra para algunos o de descubrimiento para otros.

Y justo ahora… Comienza el Principio del Fin.

Anuncios