Forjando Leyendas: El Estanque Mágico

Nota: Todo el contenido de esta entrada forma parte de la Historia Viviente de la Expansión Path Of Fire, si aún no sabes qué va a pasar, todo ello podría spoilearte.

Estar en este lugar es sencillamente mágico. Hasta ahora había podido visitar este pequeño rincón de Tyria usando una moneda especial que había sido recibida gracias a las hazañas de mis ancestros. He visitado este lugar por pura añoranza de tiempos de hazañas de aquellos que me precedieron. Y hoy, Aurene elige este lugar para refugiarse debido a que como antaño, mantiene en su centro el Estanque Mágico que hasta ahora estaba inactivo. Con su presencia aquí, parece que esto ha cambiado.

El lugar que antaño estaba repleto de héroes que venían hasta este ligar para explorar el Ojo del Norte, vuelve a estar repleto de esos mismo héroes que hoy buscan liberar a Tyria.

Rytlock me ve aparecer cuando me dirijo a ver a Aurene en la sala interior del edificio. Quiere comentarme sobre Ryland pero primero he de ir a ver a la dragona.

De momento Aurene corrobora lo que suponíamos, los Charr se unen a Bangar tras lo ocurrido y es sólo cuestión de tiempo que vayan al norte a despertar a Jormag. Y si eso ocurre, podría acabar en desastre. Aurene ha buscado en el Estanque Mágico recuerdos que puedan romper este ciclo. No ha tenido demasiada suerte de momento. Este lugar permite poder ver recuerdos pasados de Tyria, lo hacía en el pasado, y ahora gracias a ella vuelve a hacerlo de nuevo.

Lo que sí que ha encontrado es un momento concreto que desea que ahora yo vea, por ello me invita a usarlo. Al mirar dentro, el Estanque Mágico usa su magia para llevarme a un momento concreto, me veo convertida en Charr y veo a otros Charr en la zona preparándose para algún tipo de ataque.

Están reuniendo a una escuadra a la que llaman Escuadra Acero. Ryland Atrapacero está allí y pide a los Charr congregados trabajar juntos. Me pide ayudar al resto de la escuadra formada por Cinder Temploacero, Nicabar Tejeacero, Ranoah Mueleacero y Vishen Tiroacero. Así que, bueno, por algo hay que empezar.

Tras ayudar en la zona en diferentes tareas, por fin la escuadra está lista para salir, por lo que prepara un enorme tanque al que llaman Devorador TT6 Charr reutilizado y nos ponemos en marcha, según parece debemos ayudarlo a subir al final de camino, atravesando toda la zona, repleta de enemigos ya sean Svanir, así como destructores, Progelie y Enanos de la Cima de Piedra.

El camino es largo y bastante accidentado, pero la escuadra esta bastante bien preparada. En algún momento de recorrido ayudo a Vishen Tiroacero a usar sus armas de francotirador para ayudar a los compañeros que luchan y defienden al devorador mientras avanzan. Avanzamos sin cuartel cerrando los portales de hielo con las diferentes criaturas que aparecen, hasta llegar a las Ruinas Enanas de Cima de Piedra. Despejamos la ruta atravesando las ruinas. Veo este lugar recordando las historias de mis ancestros cuando ayudaron al entonces rey Enano a acabar con el jefe rebelde Enano de este lugar.

Es justo cuando estamos a punto de cruzar las ruinas cuando aparece un gigantesco Forjador Antiguo. Por esa razón la escuadra subía con el Devorador modificado, para luchar contra este Forjador que impide el paso más allá.

Sólo tras acabar con él, podemos acercarnos al final del camino que lleva a un portal de paso, y allí nos recibe Bangar Portaruina. Al parecer esperaban el ataque en el Paso de Bjora, pero la escuadra tuvo que dar este rodeo para llegar hasta aquí debido a la tormenta de nieve. Por esa razón, ahora Bangar y Ryland buscaran un acceso para el resto de los Charr.

Al cruzar el portal estoy en las Cuevas Escarchaoscura, y Bangar está delante de mi. Parece que en esta nueva visión soy Ryland y Bangar parece contento de ver que soy mejor pupilo que Rytlock. Le sigo por la zona, buscando un acceso para el resto de Charr.

Nos salen enemigos al paso, aparece vigilar este lugar. Hay desde enanos de la Cima de Piedra a otras criaturas más comunes. Los dos avanzamos por estancias haciéndonos camino. En varias ocasiones la estructura del edificio necesita usar elevadores que sólo pueden ser usados buscando las piezas que faltan por lo que ambos debemos separarnos para localizar los engranajes.

En alguna ocasión uso el mandoble que porto como Charr para fundir las gruesas paredes de hielo, lo que Bangar nombra como una Sohothin Charr. Luchamos contra seres Progelie de varios tipos, incluidos varios Goliat. Entre los dos los reducimos y avanzamos. Ryland tiene dudas sobre como Jormag se unirá a la causa, Bangar asegura que él será su campeón, que reconocerá el arco de Eir como el que dañó su diente, aunque fuera portado por otro cuando eso ocurrió. Está convencido de que su imperio  Charr irá desde las Montañas Picoescalofriantes hasta Cantha.

Escuchamos voces al otro lado de una gigantesca puerta. Parece que buscan a alguien, a una Charr. Tras abrir el portón colocando el engranaje aparecen varios Hijos de Svanir. Ellos parecen ser los que buscaban a la Charr. Tras acabar con ellos alguien nos ve acercarnos y baja a toda prisa. Es Almorra Guardalma, y asegura que la Vigilia nos necesita. Le explica a Bangar que los Hijos de Svanir los secuestraron a ella y a Jhavi. Muchos de la vigilia cayeron, y el resto acabaron sucumbiendo a los susurros de Jormag. Al parecer ella logró escapar y Jhavi sigue atrapada, pide ayuda para ir a rescatarla.

Luchamos contra grupos de Svanir mientras avanzamos. Ryland cuenta el plan de Bangar de someter a Jormag y ser su campeón. Almorra asegura que eso no es posible pero no discute demasiado teniendo en cuenta que La Vigilia está en peligro y quiere salvar a Jhavi. Nos muestra el camino para salir de allí. Al usar uno de los ascensores y ponerlo en marcha me separo de ellos y debo buscar otra forma de subir a su encuentro. Ryland por alguna extraña sensación parece tener un plan alternativo. No es claro en el mensaje pero cuando está solo parece pensar en paralelo a las ideas de Bangar. Ahora que se ha encontrado a Guardalma parece algo preocupado porque ambos líderes se conocen de antiguo y quizás pueda ser un problema. Tras buscar otro ascensor y otro camino trato de reunirme con ellos. Los escucho discutir. Almorra acusa a Bangar de no creer en la causa. Bangar la acusa de no estar al lado de su raza y casi llegar a la extinción de los Charr por culpa de los humanos. Mientras Bangar cree que son el enemigo porque la Campeona tiene un dragón a su servicio, Almorra le acusa de ver fantasmas y de haber llevado por ese camino al hijo en común entre ambos, y con ello a la muerte. Su hijo Ajax murió debido a que Bangar lo envenenó de aquellas ideas. Pero él asegura que se sacrificó por la causa. Si no los alcanzo son capaces de matarse entre ellos. Cuando alcanzo la zona más alta los veo abajo luchando entre ellos. Almorra no va a permitirle que lleva a cabo su locura de plan.

Debo llegar abajo, pero he de cruzar varios muros de hielo y enemigos para bajar. Ryland parece frustrado por estar en medio de esa situación. Asegura no tener tiempo para esto.

Cuando llego abajo me piden no intervenir, pero prometí ayudar al Imperator, debo hacerlo. Por ello Almorra golpea a Bangar y lo saca de la zona y luego me ataca a mi. Una vez logro reducirla no sin bastante lucha dado que la general de la Vigilia es realmente buena en la lucha, Bangar y ella vuelve a discutir. Bangar la tiene en bastante estima aún, pero los ideales de ambos ahora son opuestos.

Bangar la mira sin dudarlo, Guardalma es un problema para él por lo que me pide matarla. Acabar con ella puede hacer que muchos Charr no estén de acuerdo, es una heroína para la mayoría… Pero eso para él ya da igual. Sencillamente la atraviesa con un arma.

Al oponerme y tener que hacer el trabajo él, asegura que me parezco más a mi padre de lo que pensó. No puedo dejarla allí. Unos pocos luchamos para que muchos otros sean libres. Opto por enterrarla yo mismo y dejar su espada clavada en el lugar de su sepultura.

La visión en el Estanque Mágico finaliza. Aurene me corrobora de esta manera que debemos detener a Bangar. Desconoce qué plan tiene Jormag al respecto pero la arrogancia de Bangar a tratar de someterlo puede acabar con Tyria. Los Charr se preparan para la batalla. Debemos reunir a las Legiones Charr y enfrentarnos a su ejército para impedirle tal propósito. Aurene cree que ella no debe estar en ella, por lo que deberé hablar con Rytlock para organizarnos. Ella permanecerá aquí y en La Niebla sin intervenir.

La Guerra se acerca.

Forjando Leyendas: Contra Drakkar

Nota: Todo el contenido de esta entrada forma parte de la Historia Viviente de la Expansión Path Of Fire, si aún no sabes qué va a pasar, todo ello podría spoilearte.

Nos reunimos todos en el asentamiento Kodan para poder hablar con Buscanubes. Ahora sabemos que los Kodan ayudarán en la titánica misión de tratar de acabar con Drakkar ahora debilitado puesto que no cuenta con la protección de los tres Espíritus Salvajes a los que había conseguido corromper.

Según nos explica el líder Kodan, para poder acceder a él primero hemos de debilitar los ídolos que sus seguidores han construido en todo este territorio. Su poder quedará aún más debilitado y podremos acceder a la profundidad del lago helado donde se esconde para luchar cara a cara contra él.

Me lleva un tiempo acabar con los tótem que hay en toda la región. Una vez son eliminados, podemos acceder a la entrada del lago congelado. Hasta allí me dirijo y donde me esperan Crecia, Rytlock y Braham.

Jhavi y Buscanubes mantendrán la entrada vigilada y segura mientras nos adentramos en las profundidades del lago congelado. Debemos esperar que Bangar y Ryland puedan aparecer en cualquier momentos puesto que su objetivo en el fondo es el mismo, poner a Drakkar de su lado.

La voz del Campeón de Jormag nos rodea en ese lugar. Hay que intentar que no nos distraiga, que consiga su objetivo. El lugar parece completamente cerrado, pero Crecia usa el fuego de su arma para derretir parte de uno de los muros dándonos acceso a un túnel por el que podemos avanzar, aunque no sin ser atacados por criaturas que Drakkar nos envía como recibimiento. Avanzamos más y más hacia las profundidades del lago helado. Tras varios ataques vemos un portal y por unos segundos veo a nuestro enemigo.

Se deja ver para luego ocultarse tras los muros de hielo moviéndose por las paredes como una sombra al acecho. En la enorme sala Crecia ve imposible usar su magia contra ella, es demasiado gruesa. Tras pensar un momento, cree tener la solución. Usar el poder de Sohothin, la espada de Rytlock. Su poder es aún mayor. Uniendo el poder del foco de Crecia con la espada podrán abrir camino.

Y efectivamente lo logran. El camino se despeja ante el poder de ambas magias. En el momento en el que la zona queda libre de hielo los enemigos vuelven a atacarnos. Con él sale un poderoso enemigo que trata de impedirnos avanzar.

Luchamos sin cuartel, debemos conseguir avanzar. Nos lleva un rato conseguirlo pero también nos da acceso a un túnel mas. Al seguir por él llegamos a una nueva zona donde el hielo lo envuelve todo. Pero esta vez, el mismísimo Drakkar hace aparición.

Aparece momentáneamente, para luego volver a ocultarse en las paredes. Si no conseguimos sacarlo no podrá haber una confrontación directa. Para colmo su voz taladra nuestras cabezas. Insiste en que nada de esto servirá, que él sólo quiere ayudar. Usa el nombre de Ryland para convencer a sus padres, y por desgracia lo consigue. Ambos Charr nos atacan. Braham y yo nos vemos obligados a luchar contra ellos. Hay que conseguir reducirlos. No deseo hacerles daño. Usan el poder de sus armas en conjunto para atacarnos, por lo que trato de que los rayos de fuego que salen de ellas apunten a las paredes. Si logro que el hielo desaparezca, Drakkar no podrá moverse en ese lugar. Se verá obligado a dar la cara.

En el momento en que las paredes de hielo caen, Rytlock y Crecia aún bajo su poder tratan de eliminarnos. Lucho contra ellos y cuando consigo inmovilizarlos, Drakkar lanza su ataque pero Braham usa en ese momento el poder de los tres Espíritus Salvajes Perdidos ahora de nuestro lado: el Buey, el Glotón y el Águila luchan a su lado contra el Campeón de Jormag. El poder es inmenso y el Campeón queda reducido contra el muro.

Rytlock y Crecia están bien, algo aturdidos. El cuerpo de Drakkar se mueve y ante nuestra sorpresa, algún tipo de ser es invocado delante de él. Es el Susurro de Jormag. Braham no lo piensa dos veces y lanza su ataque contra él por lo que, le apoyo sin dudarlo. Habla y habla tratando de convencernos pero ambos luchamos tratando de no escuchar sus palabras. Pero su voz consigue aturdir también a Braham que de repente no puede luchar contra él. Ahora usa su susurro para tratar de convencerme.

De repente me veo luchando contra mi misma. Es su forma de engaño. Trata de hacerme creer que no podré vencerlo. Pero mi furia aumenta más ante el engaño. Justo cuando casi he logrado vencerlo, Bangar y Ryland aparecen en la cueva. El Susurro de Jormag está aún vivo y se unen en la lucha. Le atacan los dos a la vez. Nos unimos a ellos en la lucha. Debemos acabar con él. Bangar dispara el arco de Eir, que ahora lleva a su espalda y que no le pertenece. Y nuestro enemigo cae.

Los susurros desaparecen, y Bangar asegura que él es quien ha acabado con Drakkar gracias al arco. Aquello enfurece a Braham, dado que es su arco y le ha sido robado sólo para ese propósito.

Bangar asegura que ahora es él el Campeón de Jormag puesto que él acabó lo remató definitivamente usando el arco. Intento convencerlo de que Jormag no puede ser domesticado como él pretende. Que el Dragón Anciano no luchará a su lado. Ryland le apoya a pesar de que su padre intenta también convencerlo. Y sin previo aviso, Bangar carga el arco de Eir y dispara contra mi.

Apenas escucho lo que dicen. Veo a Braham lanzarse contra ambos Charr convertido en Lobo como una fiera. Voces a mi alrededor y luego… silencio.

Despierto aturdida escuchando la voz de Aurene. La veo a mi lado, brillante asegurando que estoy a salvo. Que me trajeron hasta ese santuario en las Montañas Picoescalofriantes donde ahora ella se oculta. Es el Ojo del Norte, y estoy en el antiguo Museo de los Monumentos.

Me asegura que estoy a salvo. Que ella aún sigue intentando averiguar si Jormag quiere ayudar a Tyria o sólo acabar con ella. Pero antes de mirar en el Estanque Mágico del Museo de Monumentos me pide que hable con mis compañeros que esperan fuera.

Allí están, vivos. Todos están bien. Braham desató el Espíritu del Lobo de su familia para lograr detener a Bangar y Ryland. Ambos han escapado pero conseguimos salir de allí. Ahora, según Aurene, debemos esperar el siguiente movimiento de ambos Charr. Y en cuanto este movimiento ocurra, podremos saber cuál será el nuestro.

Forjando Leyendas: Tras los Espíritus Salvajes

Nota: Todo el contenido de esta entrada forma parte de la Historia Viviente de la Expansión Path Of Fire, si aún no sabes qué va a pasar, todo ello podría spoilearte.

La situación podría ser mejor pero, ¿cuándo lo es? Jhavi me espera en la Fortaleza de La Marca de Bjora para informar de los hasta el momento pocos avances y más que problemas. La voz susurrante insiste en convencernos de unirnos a ella, Braham se ha adentrado en la zona en buscar de su lucha personal por recuperar algo más que el arco de su madre, y Rytlock y Crecia buscan pistas que les lleve hasta su hijo Ryland siguiendo los pasos de Bangar y su rebelión en pos de hacerse con un Dragón Anciano. Jhavi ha perdido de vista al Norn desde hace demasiado tiempo y no parece que Crecia y Rytlock tengan mejor suerte.

Ahora más que nunca debemos estar unidos. Tras su resumen de la situación es el momento de tratar por todos los medios de conseguir volver a encauzar la situación. Separados somos vulnerables. La indico que de momento buscaré a Braham que es quien debería llevar menos ventaja en la zona mientras a la vez tratamos de buscar pistas sobre los dos Charrs. Por su parte, ella se quedará tratando de reorganizar a La Vigilia.

La región es impresionante. Es pura esencia de las tierras de mis ancestros. Tan antigua como los propios Norn. Es tan importante como el nombre que aún porta en parte de su nombre, el de la heroína más conocida entre los míos: Jora. Miles de historias me vienen a la cabeza mientras avanzo por la región buscando pistas de Braham de cuando mis ancestros cruzaron estas regiones para localizar a la Vanguardia de Ébano comandados por la entonces joven Gwen para unirse en ellos en la lucha contra los Destructores. Y aquí estoy yo, siglos después recorriendo estos mismos caminos aunque con propósito diferente en parte. Pero también con un objetivo común: salvar Tyria.

Al detenerme un momento a buscar pistas en la zona veo a lo lejos un lobo. No es de extrañar que sean comunes en la zona. Con toda la presión de tratar de no escuchar en mi cabeza a la voz susurrante que tratar de empujarnos a unirnos a él, no me doy cuenta en un principio que no es un lobo cualquiera. Más bien es una presencia de un lobo. Al verlo por segunda vez me doy cuenta de que efectivamente es el Espíritu Salvaje de un Lobo. Tengo que verlo por tercera vez para cerciorarme que no estoy teniendo visiones. Sea como fuere, los Espíritus Salvajes son venerados por los míos desde siempre, siendo Hoelbrak el lugar donde se han levantado altares en su honor. Pero no son los únicos. Y ahora, en este lugar, aparecen ante mí como lo hacían antaño. Su espíritu se dirige al Oeste, el mismo lugar donde Jhavi me indica que fue hacia donde Braham se dirigió.

Cuando consigo alzar la colina, ésta vez no es un Espíritu Salvaje lo que veo, sino un lobo real. Pero uno suficientemente especial como para reconocerlo en cuanto lo veo. Se trata de Garm. Y no sólo es un lobo especial por su tamaño, sino porque es el lobo que Eir llevaba y que ahora, en este lugar, sólo puede indicar una cosa: su hijo Braham está cerca.

Trato de seguirlo, Garm corre por la zona y ayuda a acabar con varios enemigos Svanir cuando nos asaltan. El animal avanza deprisa y trato de seguirlo.

Al alcanzar lo alto de una colina, por fin veo a lo lejos a otro Norn. También lucha y lo hace contra otro grupo de Svanir y de Progelie. Por fin he localizado a Braham. Luchamos los tres contra ellos para tomar el control de la situación. Una vez lo logramos me explica que el propio Garm lo encontró a él. Que estaba buscando pistas en la zona cuando el enorme lobo de su madre hizo aparición para ayudarle en la lucha. Los extraños susurros le habían traído hasta allí, y por la localización que conoce bastante bien, ahora sabe quién es el que los provoca: un Campeón de Jormag que lleva mucho tiempo en esta zona, bajo el hielo.

Conozco las leyendas y la historia de este lugar. Estamos cerca del lago helado que lleva precisamente su nombre: Drakkar. Braham comenta que trataba de seguir las pistas de los dos Charrs cuando llegó hasta aquí tras dejar a un lado un asentamiento Kodan. Aunque llegó al lugar no le permitieron el paso, temerosos de que fuera un enemigo. Aseguró a los guardas de la puerta que ayudaría en la zona contra la Progelie para que le permitieran entrar. Iba a dirigirse allí en busca de más información.

Nos dirigimos al asentamiento Kodan. Vemos a los guardias apostados en la entrada. Mantienen el portón cerrado aunque nos ven llegar. Braham les asegura que somos amigos, e incluso les indica que soy el Comandante. Han oído hablar de mi, me nombran como Cazador de Dragones. Aún así están demasiado asustados como para creer que somos visiones. Al haber ayudado fuera, al menos esta vez permiten el paso. Quieren que hablemos con su líder: Buscanubes.

Al acceder a la zona para ser dirigidos junto al líder escuchamos dos voces bastante conocidas que discuten cerca: son Rytlock y Crecia. Al menos ahora estamos juntos. Acabaron allí siguiendo la pista de Bangar. Los Kodan por seguridad los mantienen en una celda juntos. Tendré que tratar de solucionar esto también.

Somos llevados ante el líder Buscanubes de este asentamiento llamado Aguas Tranquilas que Hablan. Nos explica que están confusos al ver gente nueva en la región. Que encerraron a los dos Charr porque recibieron la llegada de un pequeño ejército de esta raza y que ahora saben que ayudan al enemigo.

Nos corrobora lo que ya sabemos, que quien está en la zona consiguiendo aliados es quien sospechábamos Drakkar. Y también nos asegura que conseguir acabar con los susurros no será fácil porque el antiguo Campeón de Jormag está siendo protegido por fuerzas mágicas muy poderosas. El Kodan nos muestra usando magia también sobre el fuego que tenemos delante, la imagen de tres de los perdidos Espíritus Salvajes: El Águila, el Buey y el Glotón. No puedo creer lo que veo. Braham parece tan sorprendido como yo. Los Espíritus Salvajes forman parte de nosotros, de nuestra cultura, de nuestro mundo desde que Tyria es Tyria. Hoelbrak está dedicado a cuatro de los Espíritus Salvajes que acompañaron a los nuestros en su huida precisamente de estos lugares cuando el Dragón Antiguo Jormag atacó. La Osa, El Cuervo, El Leopardo de las Nieves y el Lobo son los cuatro Grandes Espíritus, que representan la Fuerza, la Sabiduría, El Sigilo y la Lealtad. Pero igual que ellos nos llevaron hasta Hoelbrak poniéndonos a salvo, muchos otros se quedaron luchando contra Jormag y nuestros principales héroes para que los Norn pudiéramos escapar hacia el sur. También en Hoelbrak están representados estos otros Espíritus Salvajes: El Buey que en nuestra región es conocido como Dolyak, La Lechuza y El Glotón tienen un rincón especial también siendo conocidos como los Espíritus Salvajes Perdidos dado que encabezaron el muro de lucha que nos permitió huir. Pero cualquier Norn sabe que fueron muchos otros los que también estaban allí: el Águila, el Minotauro, el Lebrílope, el Grifo, la Rana… hay tantos como especies hay en Tyria. Por eso ver la figura en el fuego con magia que representa a varios de los Espíritus Perdidos que murieron defendiendo a los Norn es muy impactante.

Buscanubes asegura, que Drakkar no acabó con ellos, los mantiene bajo su yugo. Son Espíritus ahora corruptos bajo su poder. Y también han visto a alguien más: un miembro de la Vigilia. Esa sólo pudo ser Almorra Guardalma. Jhavi nos confirma este detalle cuando aparece también en la reunión. Debemos lograr liberar a los antiguos Espíritus Salvajes Perdidos. Debemos librarlos del poder de Drakkar. Quizás liberándolos a ellos, podamos llegar al Campeón de Jormag. Y si su campeón cae, estaremos más cerca de Bangar y su rebelión así como de impedir su objetivo: que intente conseguir el favor de Jormag. Buscanubes asegura que si liberamos los santuarios, su gente se unirá también en esa lucha.

Decido pues reunirme con Braham en el primer santuario de la región para tratar de liberarlo del poder que lo mantiene subyugado. Tras liberar de su encierro a Crecia y a Rytlock optamos de nuevo por tener que separarnos para cubrir más terreno. Ellos seguirán la pista de Bangar mientras nosotros nos ocupamos de los Santuarios. Braham y Jhavi vendrán conmigo. Si liberamos los tres santuarios estaremos un paso más cerca. Ahora sabemos que este es el camino correcto, el mismo que con emoción Braham insiste que seguía cuando vio al Espíritu del Lobo guiarle por la zona.

Tras ayudar en la zona a los Kodan que encontramos, nos aseguramos que los portales que se abren queden cerrados impidiendo que lleguen mas Progelie a la zona. avanzamos hacia uno de los santuarios. Mientras ayudamos, ambos Charr discuten a través del comunicador. Hablan siempre sobre su hijo, ahora seguidor de Bangar. Han localizado las huellas del ejército así que las siguen. Mientras permanezco ayudando a los Kodan, Braham se adelanta buscando algún santuario para esperarme allí.

Nuestra búsqueda nos lleva a localizar las antiguas Ruinas de Sifhalla, de nuevo allí el Espíritu Salvaje del Lobo hace aparición y curiosamente reconoce al Espíritu Salvaje de mis ancestros: El Cuervo.

El Espíritu Salvaje nos explica que nuestro camino debe proseguir. Que ha elegido a Braham porque precisamente el Lobo es su espíritu ancestral, pero no sólo por eso: también porque fue quien logró dañar el diente de Jormag que pende del Gran Salón de Hoelbrak, por lo que es su destino. Ahora forma parte de la profecía que liberará a los antiguos espíritus perdidos para reducir el poder de Drakkar y poder después luchar contra él.

Por ello, justos liberaremos cada santuario. Debemos pues liberar a cada uno de ellos. Tras ir a cada uno de los santuarios, y ayudar a Braham en el lugar, uno a uno los Espíritus Salvajes que un día lucharan contra Jormag nos ponen a prueba: El Glotón, el Águila y el Buey dejan de servir de escudo a Drakkar siendo por fin libres cuando los liberamos uno a uno siendo Braham quién les comunique su liberación para ayudar contra Drakkar y detener con ello a Bangar y Ryland en su propósito. Es momento de regresar junto a los Kodan para que se unan a nosotros en esta lucha.

Forjando Leyendas: El Sagrario del Cuervo

Nota: Todo el contenido de esta entrada forma parte de la Historia Viviente de la Expansión Path Of Fire, si aún no sabes qué va a pasar, todo ello podría spoilearte.

Nos reunimos en la Fortaleza de Maca de Bjora. Debemos reagruparnos… debemos rendir culto a Almorra que ha dado la vida por un futuro en Tyria.

La noticia aquí deja desolados a todos los miembros de la Vigilia que han llegado al lugar dispuestos a rendir culto a los suyos que ya fallecieron cuando llegamos hasta este lugar. Y ahora… se ven sin su líder principal. Debemos infundir fuerza en ellos, darles un motivo por el que mantener esta lucha. La espada que traje conmigo desde el lugar en el que encontramos a Almorra se ha convertido en el motivo de inspiración de muchos. Han creado un pequeño altar en la zona, y muchos se acercan a honrar a su antiguo líder.

Sabemos quién es nuestro enemigo, el Fraenir de Jormag que no es otro que el Hijo de Svanir de más alto rango y que ha sido elegido por el Dragón Anciano Jormag. Ahora sé que es a quien escuchamos una y otra vez en nuestras cabezas mientras estamos en este lugar. El poder de convicción del dragón trata de hacernos dudas. El Fraenir es el responsable de levantar a los Icebrood gigantescos y también el que tiene el poder de convocar a la ventisca que hace mella en los nuestros aquí en la Marca de Bjora cuando trata de lanzar ataques contra nosotros tratando de volver a retomar el lugar que cree suyo. Sabemos que el Fraenir ha invadido el Santuario del Cuervo y ha robado su magia por lo que es capaz de corromper lo que toca siguiendo instrucciones de su señor.

El plan lleva por conseguir dominar aún más el poder del Cuervo que nos ha guiado hasta aquí y que guía a mi estirpe desde siempre. Jhavi está convencida de que los pasos de nuestro viaje se centran en alcanzar el Santuario de El Cuervo y buscar en él su sabiduría volviéndolo a nuestro favor. Pero la puerta de la gigantesca cueva está cerrada desde tiempo ancestral y no se podrá acceder sin conseguir mejorar la maestría que ahora conozco.

Tras reorganizar a las tropas en la zona luchamos por mantener el lugar lo más seguro que sea posible. De esa forma, logro que el poder del cuervo sea aún mayor y con ello me siento preparada para ir con ellos hasta el gran portón.

Me reúno con ellos en las zona.Es momento de saber si el poder es suficiente. Tras usar el tótem de la zona con la magia aprendida… el Santuario del Cuervo se abre ante nosotros. Avanzamos dentro esperando encontrar respuestas para acabar con el Fraenir de Jormag.

En cuanto accedemos al santuario siento la esencia del gran Espíritu de la Naturaleza de mi familia. Y también vemos que debemos tener cuidado, el lugar es un laberinto. Y el cuervo me plantea pruebas lo que no es de extrañar. Cuando era joven en Estación Boreal los míos debían pasar la prueba del Cuervo en su pequeño Santuario y era allí donde los acertijos debían ser resueltos.

Sabemos que está aquí escondido, así que sólo resolviendo las pruebas planteadas llegaremos a alcanzarle. La primera prueba, El Cuervo me la muestra refiriéndose a mi como Buscador de Astucia. Jhavi me asegura que debo tener cuidado con lo que veo porque desde que hemos cruzado el umbral todo es una prueba en si. Accedemos a una sala donde el tótem del Cuervo está en su centro y al activarlo plantea su acertijo y a la vez el cuervo crea hologramas para explicarlo: “Un hombre mortalmente herido yace debajo de un árbol. Sin ayuda, morirá. Las bestias salvajes se acercan, ansiosas por comer. Los sanadores están cerca. Están desarmados y desconocen al hombre herido o las bestias. Invocas una bandada de cuervos para pedir ayuda. ¿Qué harán los cuervos?”

Ahora debo elegir, llevar a los sanadores ante el hombre herido arriesgando las vidas de todos dado el peligro, o acabar con el peligro primero. Me decido por acabar con el peligro inmediato. Gracias a ello los sanadores están a salvo pero… mi elección hace que se salven sus vidas pero no la del herido al que no encuentran jamás. La seguridad del grupo le ha costado a este Norn la vida. Tengo la sensación de que mi elección no ha sido acertada. Jhavi me indica que ninguna de ellas lo es, toda elección tiene consecuencias, sólo sigo mi corazón.

Avanzamos de nuevo por el laberinto lo que nos lleva a una zona donde por un momento pierdo al grupo. Me lleva un rato tratar de avanzar por el lugar, busco los tótem del cuervo activándolos esperando que me muestren el camino. Me lleva un rato localizar la entrada de la siguiente sala siempre escuchando esa voz en mi cabeza. El Cuervo me hace ver de nuevo hologramas en el lugar.

La Prueba de la Sabiduría. La sala es una enorme Biblioteca. Activo el tótem y el Cuervo me habla: “Un fuego se extiende por la biblioteca más grande de Tyria. Miles de libros se convierten en cenizas a medida que las llamas saltan más alto. Un erudito llora, sacudido por la agitación. Dos libros se encuentran en los extremos opuestos de la habitación. El primero es un registro detallado de la historia de Tyria antes de la llegada humana. No hay otras copias. El segundo es un libro de hechizos arcanos que podría cambiar el rumbo de los dragones. Es el único de su tipo. El erudito solo puede salvar un libro. ¿Cuál salva?”

De nuevo debo elegir. Y la elección no es nada fácil. Me decido por salvar el registro histórico. “Renuncias a la paz para preservar lo que vino antes. ¿De que sirve el pasado cuando no hay futuro” Puede ser, pero mi corazón dice que futuro siempre hay, bueno o malo, al menos no repitamos los errores anteriores.

Por fin veo de nuevo a mis compañeros que aseguran que no me he movido de aquí. Nos sentimos bastante desorientados.

Avanzamos de nuevo hasta una nueva zona. El tótem del Cuervo está en la sala y al activarlo aparecen de nuevo los hologramas: La Prueba del Más Allá: “Una plaga barre la ciudad capital y reclama innumerables víctimas. Tanto la anciana reina como el joven príncipe han caído enfermos. La reina es benevolente y sabia, y ha gobernado de manera justa durante décadas. Pero su edad está acabando. El príncipe es su único hijo. Es muy joven y propenso a la petulancia. Si uno muere, el otro se recuperará por completo. Debes guiar a una de sus almas al más allá. Escoge.”

La anciana debe pasar al más allá y que su hijo aun no preparado reine… o acabar con el hijo y que sea ella quien mantenga la seguridad pero… a corto plazo y que al morir dada su edad no haya heredero. Difícil elección de nuevo. Elijo pues que la anciana cruce al más allá, debe descansar por fin y que su hijo tome las riendas y aprenda: “Jugarías con el destino de un reino para preservar una vida joven. Un niño se convierte en rey antes de estar listo. Puede fallar. Él puede ser manipulado. La gente sufrirá. ¿Salvar su vida valió la pena?” Quizás no sea la opción mejor pero si la más justa. “Me has mostrado quién eres. Las pruebas están completas”.

Al salir de la sala avanzamos de nuevo hasta llegar por fin al mismo centro del laberinto, el lugar más sagrado del Sagrario del Cuervo. Pero… no hay nadie. Los tótem del Cuervo deberían estar protegidos.

¿Es que El Cuervo nos ha abandonado? Es imposible, nunca lo ha hecho. Su espíritu está aquí encerrado, hemos superado sus pruebas. Aquí debería estar el Fraemir de Jormag, ¿Por qué no le vemos?

Hay pilares de hielo… y es entonces cuando nos percatamos que en su interior están atrapados los asistentes del espíritu. Hemos de liberarlos. Cuando lo logramos por fin Fraemir aparece ante nosotros y luchamos contra él. Debe caer, aquí y ahora.

Nos lleva un rato conseguir acabar con él. Pero por fin… cae ante nuestras armas. Jormag tendrá que buscar otra forma de dominar. Almorra ha sido vengada.

Y es mientras agotados nos felicitamos por nuestra victoria cuando vemos como el cuerpo de Fraemir se alza de nuevo, como si fuera un títere o una simple marioneta y habla… Jormag nos manda su mensaje a través de él. Nos habla cara a cara. Busca así tratarnos con el respecto que merecemos después de vencer en esta batalla. Asegura que incluso bajo el hielo eterno que lo protege Tyria está cambiando. Asegura que sabe que le temo como temía a Kralkatorrik. Asegura que el hielo fortalece. Que el hielo protege. Toda la guerra, todo el dolor… Aurene quiere acabar con todo ello. Y asegura que él puede ayudarla. Que quiere ayudarla. Acontecimientos horribles aún nos esperan en e futuro y él puede traer la paz eterna a nuestro mundo. Asegura que con el tiempo me daré cuenta de que le necesito. Y cuando lo haga, él me estará esperando.

Su mensaje es claro. Sus intentos de convencernos también. No podemos caer en ese error. Debemos ayudar a la Vigilia a recuperarse. Crecia preocupada por su hijo está convenida de que debemos alcanzarle porque sin duda Jormag lo ha alcanzado a él. Fue quien le convenció de tener su propio dragón. Pero aún necesitamos poder abrir un camino a través de las montañas. Debemos explorar la zona y hacerla segura para el paso de tropas hacia allí. Mientras Rytlock y Crecia se ocupan de ello, Jhavi Jorasdottir regresará a la fortaleza y tratará de reagrupar a los suyos. la vigilia debe recuperarse por Almorra.

Braham muestra sus dudas. Las palabras de Jormag han calado en ambos pero… no podemos caer en el error de creer que él: es nuestra salvación.

Forjando Leyendas: El Cuervo en el Lejano Norte

Nota: Todo el contenido de esta entrada forma parte de la Historia Viviente de la Expansión Path Of Fire, si aún no sabes qué va a pasar, todo ello podría spoilearte.

Regreso a Hoelbrak momentáneamente para preparar el viaje. Con seguridad sera largo, así que mejor ir bien equipada. Antes de recibir el mensaje de Almorra Guardalma con Hugin, incluso pude acercarme al Albergue del Cuervo para solicitar sabiduría en mi próximo viaje. Y el espíritu del cuervo, guía de mis antepasados que siempre nos ha ayudado a mi hermano Aidas y a mi, me dio su bendición.

Al salir de allí Almorra me convocaba a la Ciudadela Negra avisando que la ventisca había amainado y por fin era posible poder tomar un transporte al otro lado del Valle de Grothmar. Me reuní pues con Braham, Marjory, Rytlock y Crecia en la capital Charr para emprender nuestro viaje a La Marca de Bjora, a la Fortaleza de Jora que se encuentra en este lugar siendo custodiada por la Orden de La Vigilia llevando con nosotros a un destacamento de esta orden para sustituir a los que llevan allí tiempo.

Durante el viaje comentamos lo ocurrido hasta ahora, debemos parar a Bangar, rescatar al hijo de Rytlock y Crecia, y también el arco de Braham. El Norn esta entusiasmado por viajar al norte, lugar del que partió con su madre hace mucho tiempo y del que muchos de su antiguo clan son de allí. Yo me siento emocionada por el mero hecho de poner pie en tierras que antaño mi antepasada Nereida Ravendeath conoció y donde cambio al mundo con la ayuda de la heroína Jora. Para mi, es todo un privilegio volver al lugar que siento como mi propio hogar. En su honor precisamente se alzó la Fortaleza a la cual llegamos tras el viaje.

Pero lo que no esperábamos encontrar es un lugar desierto y repleto de cuerpos de la Orden que parecen no haber tenido casi oportunidad de defenderse. Almorra tampoco está y su pupila, la adalid Jhavi también parecen haber desaparecido. Debemos averiguar que demonios ha ocurrido.

Tras recorrer la Fortaleza por separado, Braham y yo descubrimos que al parecer los atacantes han sido Los Hijos de Svanir.

De momento, Braham y yo optamos por buscar pistas en los alrededores. La fortaleza tiene algún tipo de magia, y la presencia del espíritu del cuervo, mi espíritu  familiar esta en todas partes. Empezando por totems de piedra con su figura alada  en los que puedo imbuir magia. Dentro de la fortaleza descubrimos un extraño espejo. Cuando nos reunimos con el resto, Marjory nos comenta que Almorra y Jhavi portaban uno que les permitía usar la magia del espíritu del cuervo.

Tras movernos por la zona usando el espejo y su magia descubrimos un tenue rastro y con ello la posibilidad de que ambas estén vivas. Debemos seguirlo. Durante todo nuestro camino escucho una voz en mi cabeza. Una que me invita a no seguir, a no luchar y dejar de sufrir después de todo lo que ha ocurrido.

El avance por la Marca de Bjora es lento pero seguimos las indicaciones del espejo del cuervo hasta el Bosque Aberrante. Cada localización nos da un recuerdo. Están vivas. Y todo parece llevarnos a una cueva en este bosque. La señal nos lleva hasta una extraña puerta de piedra cerrada con el gigantesco sello del cuervo. Mi espíritu  no me cerrara el camino. Tras invocar su presencia el sello cae y dentro de la cueva Braham y yo podemos ver a varios hijos de Svanir, uno de ellos es Olar y fue parte del Clan de Braham. Ahora siendo un Hijo de Svanir poco queda de su antiguo amigo. Jhavi Jorasdottir esta atada al fondo de la cueva. Viva.

Luchamos contra Olar y sus esbirros. Tras acabar con el soltamos a Jhavi que nos cuenta lo ocurrido en la Fortaleza. Fueron emboscados sin oportunidad de poder defenderse. Ella y Almorra fueron las únicas supervivientes e iban a ser llevadas hasta Jormag. Lograron escapar, al menos Almorra a la que ahora hay que localizar.

Tras ayudar a Marjory, a Braham y a Crecia en la zona localizo un mensaje en clave de la propia Almorra que Jhavi sabe descifrar. La general esta en las Cuevas de Escarchaoscura. Y hasta allí vamos para rescatarla.

Tras acceder al lugar y luchar contra las criaturas que guardan la zona, busco una nueva pista que nos lleve hasta la general de la Orden de la Vigilia. Tras usa la lente del cuervo y tras remover unos escombros aparece ante mi el cuerpo sin vida de Almorra Guardalma. Llegamos tarde…. demasiado tarde.

Forjando Leyendas: Vuelta al Hogar

Nota: Todo el contenido de esta entrada forma parte de la Historia Viviente de la Expansión Path Of Fire, si aún no sabes qué va a pasar, todo ello podría spoilearte.

Un Norn extraña siempre su hogar por muy lejos que esté.

Así que tras acabar con Kralkatorrik y tras las festividades en Oasis de Cristal no dude en regresar a las frías Montañas Picoescalofriantes y a Hoelbrak donde se celebraba por todo lo alto la caída del Dragón Anciano.

Mientras estaba en mi hogar fue cuando recibí una extraña invitación. Bangar Portaruina de La Legión de la Sangre me mandaba un mensaje que Hugin el cuervo me trajo urgente. Una invitación directa que esperaba contestación directa por lo que pedía mi presencia en la Ciudadela Negra.

Tras ponerme en contacto primero con Rytlock este me confirmo que él también había recibido el aviso aunque de diferente forma y también el resto del Clan Guardia de la Eternidad. Estaba claro que esta invitación pasaba a ser del todo oficial.

Braham, Gorrik y Rytlock me esperaban en la Ciudadela Negra. Y no sólo ellos, también Marjory y Kasmeer. Una ves nos reunimos todos, tomamos una nave para alcanzar la región cuna de los Charr y donde hoy día se reúnen todas las Legiones: Hierro, Sangre Ceniza y Llama. Allí nos espera el Imperator de la Legión de la Sangre, en el llamado Valle de Grothmar.

Aún recuerdo las leyendas que mis antepasados contaban de esta región, donde hace doscientos cincuenta años, los Charr y los Humanos pugnaban por conseguir esta zona luchando unos contra otros. Y a su vez, la Legion de la Llama luchando contra todos. En estos parajes fue donde la joven Gwen tuvo que escapar de su encierro cuando fue capturada por los Charr y donde aún odiando a sus captores, acabó siendo ayudada por Pyre Disparoferoz que acabó uniéndose a los humanos para lograr la paz entre los suyos.

Nada más llegar comprobamos que el valle es una fiesta absoluta. Las Altas Legiones igual que el resto de razas festejan la caída de Kralkatorrik. Nos dirigimos a la Fortaleza de la Legión de la Sangre, donde nos espera Crecia Piedrabrillante, de la Legión de la Llama y además la jefa de seguridad del Imperator Bangar Portaruina. La Charr parece conocer bastante a Rytlock que nos informa de que el Imperator Bangar Portaruina está a punto de dar el gran discurso y que tenemos asientos reservados para ver el espectáculo.

Una vez nos sentamos en nuestros asientos, el espectáculo comienza. Bangar hace aparición arengando a todas las legiones por el éxito conseguido.

Tras hablar de la victoria contra el Dragón Kralkatorrik, Bangar arenga a todos los Charr por haber participado en la lucha, e inaugura las festividades en la región por tal hazaña. No sólo habrá comida, bebida y fiesta, también espectáculos diferentes. Para empezar, hace aparecer un devorador en el pequeño circulo asegurando que un grupo de valientes lucharan en honor a la victoria. Rytlock reconoce entre ellos a un joven Charr, y Crecia se lo confirma. El joven centurión Charr es bastante habilidoso, se llama Ryland y es hijo de ambos. Rytlock es todo un misterio cuando se lo propone.

Tras el pequeño asalto al devorador y acabar con él se disponen a seguir las celebraciones, pero jugar con un ser de Kralkatorrik aún de forma controlado provoca la aparición de uno nuevo mucho más grande. Nos disponemos a intervenir de alguna forma ante el posible peligro, pero Aurene resuelve el problema de un plumazo convirtiendo al gigantesco ser en un busto de cristal. Por desgracia su aparición más que ayudar que lo ha sido, ha provocado que los Charr lo vean como una intromisión y se vean del todo amenazados. Se que Aurene sólo quería ayudar, tendremos que hacerles entender que la dragona no es una amenaza en absoluto.

Crecia nos recomienda dado lo ocurrido, buscar la forma de hacer llegar un mensaje entre los Imperatos de que estamos allí para ayudar y que la dragona tiene ese mismo objetivo. Ese será mi cometido mientras que Braham y Ryland que parecer haber congeniado bastante, se disponen para disfrutar de los festejos de la zona. Sea como fuere estamos allí para celebrar.

Mientras me dispongo a decidir a qué grupo de las legiones ayudar primero puedo escuchar por el comunicador como ambos disfrutan bastante de las fiestas y eventos de la zona. A ambos les gusta bastante beber, así que pronto se están haciendo confesiones de borrachos.

Por mi parte, comienzo por localizar al Imperator Efram Salvegloria de la Legión de la Llama  tras pedirle disculpas por la interrupción de Aurene y asegurarle que no es un peligro le ayudo con los pequeños cachorros Charr, incluida su propia hija Prisca que está allí.

Tras ayudar aquí, busco a la Legión de la Ceniza y a su Imperator, Mallice Hojasombra. La Charr está con Marjory Delaqua y uso la misma táctica, primero disculparme por lo ocurrido y después tratar de ayudar.

Tras ella, busco al Imperator de la Legión del Hierro Smodur el Inmutable. Mi ayuda con sus máquinas y mis disculpas una vez más surten el efecto deseado. Una vez parece que todo vuelve a la normalidad decido regresas con Crecia y es mientras lo hago cuando me entero que Braham está en prisión debido a que quizás no debió beber tanto para celebrar la victoria. Me temo que tendré que mediar para conseguir evitar que se cree un nuevo problema diplomático.

Tras llegar a las celdas, hablo con los encargados consiguiendo que le den una oportunidad a Braham, al que tengo que ir a buscar a una celda. Su resaca va en aumento, aunque su capacidad para superarla tendrá que esperar. De momento le acompaño a recoger sus cosas de uno de los cuartos de la prisión dado que le quitaron todo al ser encarcelado. Tras llegar a la zona, Braham descubre horrorizado que el arco de su madre Eir no está entre sus pertenencias. Habrá que buscarlo, porque no recuerda qué ha pasado con él y haberlo perdido le deja hundido por su descuido.

Cuando comenzamos a pensar cuales han sido sus últimos pasos para tratar de recuperarlo, Rytlock me avisa mediante el comunicador. Algo ha provocado ciertas tensiones entre las legiones. Braham se dispone a localizar su arco y por mi parte, acompaño a Rytlock y a tratar de hablar con Bangar al respecto en su despacho.

Cuando llegamos a su despacho, nos informan que las tensiones van en aumento, hay ya violencia en algunas zonas de la región. Por desgracia, comentando al respecto, Bangar y Rytlock acaban discutiéndolo a puñetazos. Algo entre ambos les hace saltar a la mínima, aunque Rytlock acaba largándose del despacho antes de que acabe mucho peor.

Una vez Crecia y yo salimos a buscarle, la propia Crecia nos sugiere conseguir pruebas sólidas para defendernos. Bangar parece dispuesto a todo, incluido apoyar las rencillas provocadas por los suyos contra el resto de razas de la zona. Deberemos ver cómo hacer, pero justo mientras tratamos de pensar en alguna forma, ahora es Kashmeer la que me pide que la busque a ella y al Imperator de la Legión de la Llama. Efram Salvegloria necesita nuestra ayuda.

Nada más llegar allí las noticias que ambos tienen son bastante alarmantes. Efram y Kasmeer tienen información sobre grupos de renegados que al parecer han ido reclutando a jóvenes Charr a sus filas. Si hasta ahora teníamos pruebas de que las tensiones iban a más de oídas, ahora teníamos las pruebas que necesitábamos mostrar si lográbamos infiltrarnos en ese grupo de renegados. Y para ello, nada mejor que el conjuro de un hipnotizador. Kasmeer nos ayudó a disfrazarnos, en mi caso, se optó por transformarme en Ryland, el hijo de Rytlock y Crecia lo que me daría bastante libertad de movimiento y poder hacer preguntas bastante indiscretas.

Con mi nueva identidad, fui hasta el fahrar de la Fortaleza de La Sangre, aquí en el Valle de Grothmar y comencé a hacer preguntas. Y di con un problema mayor. Los renegados han secuestrado a Gorrik porque esperan encontrar entre sus investigaciones y dispositivos, información sobre Aurene. Parece que su objetivo es conseguir toda la información sobre ella porque la ven como un enemigo. Logré salvar a Gorrik sin que consiguieran su objetivo, el asura no les dio ninguna información pero averiguamos algo mucho peor. el joven Ryland colabora con ellos, y está ayudando a Bangar a reunir un ejército, una fuerza superior para un plan sin duda malvado.

Necesitamos un nuevo plan, uno que desmonte toda esta locura sin sentido. Marjory averiguó que Ryland y Bangar tienen ya a varias docenas de escuadras Charr armadas hasta los dientes y que pretenden escabullirse hacia las montañas nevadas del oeste de La Fortaleza de la Sangre, hacia las Montañas Picoescalofriantes. Hasta la fortaleza fui a reunirme con Crecia y con Rytlock y los tres fuimos a tratar de buscarlos.

Accedimos al paso que une ambas regiones. Tuvimos que avanzar en una zona bastante escarpada y nevada. Y no fue hasta avanzar bastante cuando pudimos ver a Bangar y a Ryland que para nuestra sorpresa… portaba el arco de Braham. Ahora sabemos que el Norn no lo extravió, fue el Charr quien se lo robó haciéndose pasar por su amigo. La arenga de Bangar es muy aclaratoria, promete a todos aquellos que le escuchan ahora, un futuro dominado por los Charr, consiguiendo equilibrar la balanza que ahora no les favorece. Está convencido de poder conseguirlo, si ponen de su lado a un Dragón Anciano para así igualarse a los que ve como enemigos por el mero hecho de tener a Aurene de nuestro lado.

Tenemos que conseguir detenerle. Avanzamos hacia ellos pero hacen explotar un puente de la zona impidiéndonos el paso y el ataque a la zona provoca que un feroz ensamblaje de Progelie nos ataque creando además una fuerte ventisca. Lo usa entonces a su favor para avanzar con un grupo de legionarios y renegados más hacia las Montañas Picoescalofriantes. debido a la ventisca no pudimos seguirlos, aunque acabamos con la Progelie. Tras salir de la trampa ahora lo tenemos claro. Solo hay un Dragón Anciano en esta zona, y es el que Bangar quiere dominar: Jormag.

Accede a esta región a buscarlo, lleva el arco de Braham, el que al usarlo contra el diente de Jormag en el Gran Salón de Hoelbrak logró dañarlo. Espera ser él quien en vez de vencer al dragón, lo domine. Y todos sabemos que eso: es imposible.

 

 

 

 

 

Sangre y Hielo – Prólogo: Unidos por la Sangre