Forjando Leyendas: Vuelta al Hogar

Nota: Todo el contenido de esta entrada forma parte de la Historia Viviente de la Expansión Path Of Fire, si aún no sabes qué va a pasar, todo ello podría spoilearte.

Un Norn extraña siempre su hogar por muy lejos que esté.

Así que tras acabar con Kralkatorrik y tras las festividades en Oasis de Cristal no dude en regresar a las frías Montañas Picoescalofriantes y a Hoelbrak donde se celebraba por todo lo alto la caída del Dragón Anciano.

Mientras estaba en mi hogar fue cuando recibí una extraña invitación. Bangar Portaruina de La Legión de la Sangre me mandaba un mensaje que Hugin el cuervo me trajo urgente. Una invitación directa que esperaba contestación directa por lo que pedía mi presencia en la Ciudadela Negra.

Tras ponerme en contacto primero con Rytlock este me confirmo que él también había recibido el aviso aunque de diferente forma y también el resto del Clan Guardia de la Eternidad. Estaba claro que esta invitación pasaba a ser del todo oficial.

Braham, Gorrik y Rytlock me esperaban en la Ciudadela Negra. Y no sólo ellos, también Marjory y Kasmeer. Una ves nos reunimos todos, tomamos una nave para alcanzar la región cuna de los Charr y donde hoy día se reúnen todas las Legiones: Hierro, Sangre Ceniza y Llama. Allí nos espera el Imperator de la Legión de la Sangre, en el llamado Valle de Grothmar.

Aún recuerdo las leyendas que mis antepasados contaban de esta región, donde hace doscientos cincuenta años, los Charr y los Humanos pugnaban por conseguir esta zona luchando unos contra otros. Y a su vez, la Legion de la Llama luchando contra todos. En estos parajes fue donde la joven Gwen tuvo que escapar de su encierro cuando fue capturada por los Charr y donde aún odiando a sus captores, acabó siendo ayudada por Pyre Disparoferoz que acabó uniéndose a los humanos para lograr la paz entre los suyos.

Nada más llegar comprobamos que el valle es una fiesta absoluta. Las Altas Legiones igual que el resto de razas festejan la caída de Kralkatorrik. Nos dirigimos a la Fortaleza de la Legión de la Sangre, donde nos espera Crecia Piedrabrillante, de la Legión de la Llama y además la jefa de seguridad del Imperator Bangar Portaruina. La Charr parece conocer bastante a Rytlock que nos informa de que el Imperator Bangar Portaruina está a punto de dar el gran discurso y que tenemos asientos reservados para ver el espectáculo.

Una vez nos sentamos en nuestros asientos, el espectáculo comienza. Bangar hace aparición arengando a todas las legiones por el éxito conseguido.

Tras hablar de la victoria contra el Dragón Kralkatorrik, Bangar arenga a todos los Charr por haber participado en la lucha, e inaugura las festividades en la región por tal hazaña. No sólo habrá comida, bebida y fiesta, también espectáculos diferentes. Para empezar, hace aparecer un devorador en el pequeño circulo asegurando que un grupo de valientes lucharan en honor a la victoria. Rytlock reconoce entre ellos a un joven Charr, y Crecia se lo confirma. El joven centurión Charr es bastante habilidoso, se llama Ryland y es hijo de ambos. Rytlock es todo un misterio cuando se lo propone.

Tras el pequeño asalto al devorador y acabar con él se disponen a seguir las celebraciones, pero jugar con un ser de Kralkatorrik aún de forma controlado provoca la aparición de uno nuevo mucho más grande. Nos disponemos a intervenir de alguna forma ante el posible peligro, pero Aurene resuelve el problema de un plumazo convirtiendo al gigantesco ser en un busto de cristal. Por desgracia su aparición más que ayudar que lo ha sido, ha provocado que los Charr lo vean como una intromisión y se vean del todo amenazados. Se que Aurene sólo quería ayudar, tendremos que hacerles entender que la dragona no es una amenaza en absoluto.

Crecia nos recomienda dado lo ocurrido, buscar la forma de hacer llegar un mensaje entre los Imperatos de que estamos allí para ayudar y que la dragona tiene ese mismo objetivo. Ese será mi cometido mientras que Braham y Ryland que parecer haber congeniado bastante, se disponen para disfrutar de los festejos de la zona. Sea como fuere estamos allí para celebrar.

Mientras me dispongo a decidir a qué grupo de las legiones ayudar primero puedo escuchar por el comunicador como ambos disfrutan bastante de las fiestas y eventos de la zona. A ambos les gusta bastante beber, así que pronto se están haciendo confesiones de borrachos.

Por mi parte, comienzo por localizar al Imperator Efram Salvegloria de la Legión de la Llama  tras pedirle disculpas por la interrupción de Aurene y asegurarle que no es un peligro le ayudo con los pequeños cachorros Charr, incluida su propia hija Prisca que está allí.

Tras ayudar aquí, busco a la Legión de la Ceniza y a su Imperator, Mallice Hojasombra. La Charr está con Marjory Delaqua y uso la misma táctica, primero disculparme por lo ocurrido y después tratar de ayudar.

Tras ella, busco al Imperator de la Legión del Hierro Smodur el Inmutable. Mi ayuda con sus máquinas y mis disculpas una vez más surten el efecto deseado. Una vez parece que todo vuelve a la normalidad decido regresas con Crecia y es mientras lo hago cuando me entero que Braham está en prisión debido a que quizás no debió beber tanto para celebrar la victoria. Me temo que tendré que mediar para conseguir evitar que se cree un nuevo problema diplomático.

Tras llegar a las celdas, hablo con los encargados consiguiendo que le den una oportunidad a Braham, al que tengo que ir a buscar a una celda. Su resaca va en aumento, aunque su capacidad para superarla tendrá que esperar. De momento le acompaño a recoger sus cosas de uno de los cuartos de la prisión dado que le quitaron todo al ser encarcelado. Tras llegar a la zona, Braham descubre horrorizado que el arco de su madre Eir no está entre sus pertenencias. Habrá que buscarlo, porque no recuerda qué ha pasado con él y haberlo perdido le deja hundido por su descuido.

Cuando comenzamos a pensar cuales han sido sus últimos pasos para tratar de recuperarlo, Rytlock me avisa mediante el comunicador. Algo ha provocado ciertas tensiones entre las legiones. Braham se dispone a localizar su arco y por mi parte, acompaño a Rytlock y a tratar de hablar con Bangar al respecto en su despacho.

Cuando llegamos a su despacho, nos informan que las tensiones van en aumento, hay ya violencia en algunas zonas de la región. Por desgracia, comentando al respecto, Bangar y Rytlock acaban discutiéndolo a puñetazos. Algo entre ambos les hace saltar a la mínima, aunque Rytlock acaba largándose del despacho antes de que acabe mucho peor.

Una vez Crecia y yo salimos a buscarle, la propia Crecia nos sugiere conseguir pruebas sólidas para defendernos. Bangar parece dispuesto a todo, incluido apoyar las rencillas provocadas por los suyos contra el resto de razas de la zona. Deberemos ver cómo hacer, pero justo mientras tratamos de pensar en alguna forma, ahora es Kashmeer la que me pide que la busque a ella y al Imperator de la Legión de la Llama. Efram Salvegloria necesita nuestra ayuda.

Nada más llegar allí las noticias que ambos tienen son bastante alarmantes. Efram y Kasmeer tienen información sobre grupos de renegados que al parecer han ido reclutando a jóvenes Charr a sus filas. Si hasta ahora teníamos pruebas de que las tensiones iban a más de oídas, ahora teníamos las pruebas que necesitábamos mostrar si lográbamos infiltrarnos en ese grupo de renegados. Y para ello, nada mejor que el conjuro de un hipnotizador. Kasmeer nos ayudó a disfrazarnos, en mi caso, se optó por transformarme en Ryland, el hijo de Rytlock y Crecia lo que me daría bastante libertad de movimiento y poder hacer preguntas bastante indiscretas.

Con mi nueva identidad, fui hasta el fahrar de la Fortaleza de La Sangre, aquí en el Valle de Grothmar y comencé a hacer preguntas. Y di con un problema mayor. Los renegados han secuestrado a Gorrik porque esperan encontrar entre sus investigaciones y dispositivos, información sobre Aurene. Parece que su objetivo es conseguir toda la información sobre ella porque la ven como un enemigo. Logré salvar a Gorrik sin que consiguieran su objetivo, el asura no les dio ninguna información pero averiguamos algo mucho peor. el joven Ryland colabora con ellos, y está ayudando a Bangar a reunir un ejército, una fuerza superior para un plan sin duda malvado.

Necesitamos un nuevo plan, uno que desmonte toda esta locura sin sentido. Marjory averiguó que Ryland y Bangar tienen ya a varias docenas de escuadras Charr armadas hasta los dientes y que pretenden escabullirse hacia las montañas nevadas del oeste de La Fortaleza de la Sangre, hacia las Montañas Picoescalofriantes. Hasta la fortaleza fui a reunirme con Crecia y con Rytlock y los tres fuimos a tratar de buscarlos.

Accedimos al paso que une ambas regiones. Tuvimos que avanzar en una zona bastante escarpada y nevada. Y no fue hasta avanzar bastante cuando pudimos ver a Bangar y a Ryland que para nuestra sorpresa… portaba el arco de Braham. Ahora sabemos que el Norn no lo extravió, fue el Charr quien se lo robó haciéndose pasar por su amigo. La arenga de Bangar es muy aclaratoria, promete a todos aquellos que le escuchan ahora, un futuro dominado por los Charr, consiguiendo equilibrar la balanza que ahora no les favorece. Está convencido de poder conseguirlo, si ponen de su lado a un Dragón Anciano para así igualarse a los que ve como enemigos por el mero hecho de tener a Aurene de nuestro lado.

Tenemos que conseguir detenerle. Avanzamos hacia ellos pero hacen explotar un puente de la zona impidiéndonos el paso y el ataque a la zona provoca que un feroz ensamblaje de Progelie nos ataque creando además una fuerte ventisca. Lo usa entonces a su favor para avanzar con un grupo de legionarios y renegados más hacia las Montañas Picoescalofriantes. debido a la ventisca no pudimos seguirlos, aunque acabamos con la Progelie. Tras salir de la trampa ahora lo tenemos claro. Solo hay un Dragón Anciano en esta zona, y es el que Bangar quiere dominar: Jormag.

Accede a esta región a buscarlo, lleva el arco de Braham, el que al usarlo contra el diente de Jormag en el Gran Salón de Hoelbrak logró dañarlo. Espera ser él quien en vez de vencer al dragón, lo domine. Y todos sabemos que eso: es imposible.

 

 

 

 

 

Anuncios

Sangre y Hielo – Prólogo: Unidos por la Sangre

Forjando Leyendas: Batalla Final

Nota: Todo el contenido de esta entrada forma parte de la Historia Viviente de la Expansión Path Of Fire, si aún no sabes qué va a pasar, todo ello podría spoilearte.

Accediendo al entramado de cuevas de Dragoncaído, Elona

El entramado de cuevas bajo el dragón es muy extenso, pero Aurene nos lleva a las zonas donde las líneas ley están abiertas. Por lo que podemos comprobar con los escaneos de la zona, el dragón se alimenta de tres nodos concretos. Hay que cerrarlos inmediatamente.

Todos juntos atacamos a las oleadas de marcados que defienden al dragón herido. Aurene usa su poder con ellos y los bloquea impidiéndoles pasar a la zona donde debemos acabar con el flujo de linea ley.

Nos lleva una lucha encarnizada conseguir abrirnos paso y cerrarle el flujo el curación. Cuando por fin lo conseguimos lanzamos a la vez nuestro ataque con las nuevas lanzas de sangre de dragón. El ataque es brutal pero aún así… el Dragón Anciano se resiste a caer. Parece tener una fuente de poder dentro de él. Su corazón lo mantiene con vida, luchando en su propia agonía. Aurene y yo debemos alcanzar este lugar, acabar con la fuente: es la única forma.

Ante el corazón del dragón Kralkatorrik, Dragoncaído, Elona

Juntas de nuevo, Vástago y Campeona volamos hasta el interior del dragón mientras nuestros compañeros luchan por retener a los enemigos que el dragón envía incansable para defenderse.

La dragona comprende al llegar a la zona que la magia que hasta ahora había absorbido para curarse, le estaba produciendo una terrible agonía pero sin llegar a acabar con él. Para poder alcanzar el punto exacto, debimos primero de acabar con las manifestaciones de magia ajenas y vencer a varios aspectos enfurecidos del propio Kralkatorrik. Esto nos permitió llegar justo a su corazón. Ante él, Aurene se mantuvo un momento, su agónico y exhausto abuelo se comunicó con ella una vez más. Aunque aunque para ella aquello fue una revelación, la dragona no dudó un segundo, sabía que era su deber. Sabía lo que tenía que hacer. Ambas nos miramos un momento antes de usar la lanza de sangre de dragón contra su agónico corazón poniendo así fin a su vida.

Usando la lanza de Sangre de Dragón contra Kralkatorrik, Dragoncaído. Elona

Tras salir de allí, todas las razas de Tyria reunidas en la nave de Sayida celebran la victoria. El Dragón Anciano a caído. Tyria es libre de nuevo y está a salvo.

En la nave todos celebramos la victoria. Tenemos un futuro por fin. Aurene se aparece ante nosotros. Gracias a su madre, Glint y ahora gracias a la caída de su abuelo quizás su poder sea mayor. Ya no es aquella pequeña dragona indefensa.

Alza sus alas de cristal. Se transforma en una pequeña luz como de una estrella y se aleja de nosotros hacia el cielo de Tyria. Todos allí somos testigos.

Nuestra pequeña dragona ahora surca el cielo hacia un punto concreto de Tyria y la vemos alejarse sabiendo que ha cumplido con su profecía.

Nuestro mundo vive hoy gracias a ella y a su sacrificio, así como al sacrificio de todos nosotros: los que hemos sobrevivido y los que han caído y que con su pérdida hoy podemos asegurar que tendremos un futuro de paz. Todos juntos, todos unidos como uno solo.

Tyria vive.

Forjando Leyendas: Todos juntos somos más fuertes

Nota: Todo el contenido de esta entrada forma parte de la Historia Viviente de la Expansión Path Of Fire, si aún no sabes qué va a pasar, todo ello podría spoilearte.

Sobrevolando con Aurene la nueva región, Dragoncaído Elona

Aurene y yo volamos por las nuevas tierras creadas en medio del mar debido a la lucha con Kralkatorrik en La Niebla. Quizás sea una tontería pero espero que los dioses, que ahora aparecen en este lugar con sus estatuas nos den la fuerza necesaria para acabar por fin con el dragón.

Debemos reagruparnos. Sabemos qué hiere al dragón, su sangre y usarla con las lanzas que podamos crear para atacarle. Tras explorar la isla sobre Aurene veo una de las alas caída en mitad de la confluencia de las tres secciones de la enorme isla. Allí será donde consigamos su sangre, pero alcanzar la zona no va a ser fácil. No hay lugar donde aterrizar una de las naves. Taimi recoge datos de la zona para poder ver cómo conseguir la sangre, mientras yo busco al ayudante de Gorrik para poder conseguir los instrumentos necesarios para prepararnos. No sólo hemos de conseguir su sangre, debemos poder movernos por la isla y para ello debemos conseguir un mapa de la zona. Por ello, coloco diferentes sensores en los lugares que Gorrik me indica para así poder tener información completa de la zona.

Mientras exploro la zona, Taimi me avisa que sus lecturas son claras hay una zona concreta en donde la magia de línea ley está totalmente descontrolada. Y lo peor, es que Kralkatorrik esta absorbiendo desesperadamente esta energía para curarse. Hay que conseguir cerrar esta zona para evitarlo. Está herido y debe quedarse así, no podemos permitir que se cure. Caithe nos avisa de que Aurene ha hecho un descubrimiento también: hay una extraña especie que parece algún tipo de dragón menor que jamás habíamos visto en Tyria y que de momento no parecen hostiles. Estos extraños dragones se dejan usar como monturas aunque… en el momento en que me bajo de alguno de ellos, este ya no permite volver a usarlo. Gorrik está encantado de ver esta nueva especie, a la que ha llamado Escamaceleste. Está convencido de que si le consigo algún huevo de esta nueva especie, podremos hacerlo crecer y se creará un vínculo que me permitirá usarlo como montura.

Usando de montura una Escamaceleste en Dragoncaído, Elona

Una vez consigamos una de estas criaturas bajo nuestro control, nos permitirá usarlo para alcanzar el ala, y con ello la sangre del dragón que tanto necesitamos para crear nuestras lanzas. Mientras le consigo uno de estos huevos a Gorrik que crea un pequeño laboratorio en la Sala de los Lanceros del Sol y le voy consiguiendo los objetos que me va indicando, logro usar una de estas especies para alcanzar la zona más cercana del ala donde aparece una de las heridas del dragón. Tras acercarme a la zona, logro romper el cristal que lo protege y extraemos por fin su sangre. Gracias a esto también, las señales se recuperan y deja de haber interferencias.

Nos reunimos después con Zafirah. Ella ha traído su lanza de sangre de dragón y también a dos cefiritas. Es momento de comenzar a replicar las lanzas una vez más, esta vez usando la sangre del propio dragón.

Buscando un punto débil para obtener sangre del dragón, Dragoncaído, Elona

Una vez comenzamos a duplicarla, y cuando ya tenemos una cantidad aceptable, es momento de usar la lanza de prueba contra él. Gracias a la cartografía que ahora tenemos de la zona, localizo un punto vulnerable del dragón, tras usar la lanza en este lugar concreto el gigantesco dragón ruge de dolor. Por desgracia, Kralkatorrik ha seguido curándose. Taimi lo tiene claro, se está alimentando de la Línea ley subterránea. Gorrik confirmó entonces que existe una extensísima red de cuevas bajo el cuerpo herido del dragón. Ese será nuestro punto de entrada.

Debemos preparar una estrategia. Lo primero debe ser cortarle el suministro de curación al dragón y una vez logrado ese objetivo… usar nuestras lanzas.

Descenderemos pues al entramado de cuevas. Aurene nos hará entrar usando su poder, usará su aliento de cristal para abrirnos paso allá donde sea posible. Una vez dentro buscaremos el foco del que se cura y lo cerraremos. Será solo entonces cuando todos a la vez atacaremos. La salvación de nuestro mundo depende de ello.

Forjando Leyendas: Sin Esperanzas

Nota: Todo el contenido de esta entrada forma parte de la Historia Viviente de la Expansión Path Of Fire, si aún no sabes qué va a pasar, todo ello podría spoilearte.

Volver a Tyria y sentir la derrota en cada rincón. Aunque han pasados sólo unos días desde la muerte de Aurene y de ver como Kralkatorrik escapaba herido, pero con vida a La Niebla, hasta ahora lo único que he podido hacer es viajar a Elona y quizás mirar por ultima vez sus tierras.

Mientras observaba las dunas desérticas del lugar donde mis ancestros lograron grandes leyendas, Caithe se puso en contacto conmigo. Necesita verme, me comenta que todos están aun en Picos del Trueno, junto al cuerpo cristalizado e inerte de la dragona que era nuestra esperanza. Debo ir allí para decidir con ellos al respecto.

Tras el viaje, Braham espera mi llegada en la entrada del acceso a la cueva donde se luchó contra Kralkatorrik. Los ánimos no están para nada altos. Me cuenta por el camino las escasas novedades. Todos están allí salvo Kassmer y Marjory.

Ante el cuerpo cristalizado de Aurene, Picos del Trueno, Elona

Al acercarme al cuerpo estático de Aurene repleto de cristales de su abuelo, es como volver a ver aquel terrible resultado. Allí está. Se cumplió la profecía de su madre, lucharía para morir. Taimi llora desconsolada y un grupo de diferentes guerreros asegura que están allí para rendirla culto, se hacen llaman Orden de la Floración y siguen a Caithe que ahora parece como si hubiera perdido color. Sus preciosas flores que la unían a Aurene desaparecieron.

Rindiendo homenaje a Aurene, Picos del Trueno Elona

Debemos recoger todo y ahora que sabemos que Kralkatorrik acabara con todo, tratar de disfrutar con los que queremos. Todos parecen de acuerdo, pero primero, nos ocuparemos del cuerpo de la dragona. Ayudare a Caithe a quitarle los cristales y buscar un buen lugar donde ver el final.

Ante el cuerpo de Aurene cristalizado, Picos del Trueno, Elona

Una especie de electricidad estática nos envuelve. Caithe parece sentirlo aún más, quizás por el vínculo que tuvo con Aurene. Es mientras le quitamos los cristales rindiéndole honores cuando se produce una fuerte sacudida, y el cuerpo de Aurene estalla. Y aparece ante nosotros sacudiendo las alas. ¿Cómo es posible? Estaba muerta, no congelada… ¿cómo es posible? Y entonces Braham dice las palabras clave que nos dan la solución: “Alabado sea Joko“. Zamparse a un nigromante, al mayor liche de la historia de Tyria tiene ahora sus ventajas. Aquí está ante nosotros: viva. Las flores de Caithe cobran vida de nuevo.

Ante Aurene que usa el poder del Liche para volver a la vida, Picos del Trueno. Elona

Nuestra preciosa dragona no tiene tiempo de dar muchas más explicaciones. Está aquí para poder fin al dragón que está ahora en La Niebla dispuesto a destruir todo. Tras abrir un portal hasta allí, ambas: campeona y dragona nos disponemos a tratar de la forma en que sea de hacerle salir de esta zona.

Luchando contra Kralkatorrik en La Niebla

Luchando contra Kralkatorrik en el reino de Grenth de La Niebla

Volamos juntas hasta dar con su gigantesco cuerpo, que vuela entre muchos de La Niebla tratando de absorberlo todo. Lo seguimos y lo golpeamos juntas por diferentes reinos de los Dioses. El reino de Melandru, el reino de Grenth y el reino de Balthazar… y la lucha y los ataques contra él surgen efecto porque ya estaba herido. Aurene abre portales tratando de hacerle caer en uno de ellos pero sigue siendo un dragón muy listo y los esquiva uno tras otro. Un fuerte ataque hace que le partamos una de sus alas, lo que le impide hacer un bien giro en uno de los portales abiertos  y al final logramos que caiga en uno de ellos. Logramos hacer que caiga de nuevo a Tyria.

Kralkatorrik cayendo de La Niebla. Dragóncaído, Elona

Entramos por el mismo portal para descubrir que estamos en mitad de un de los mares de Tyria, uno en el que con cada intento de apertura de portal por parte de Aurene, parte de los reinos de los dioses que hemos visto en La Niebla han caído en la propia Tyria. El dragón cae también quedando todo él en medio de los tres gigantes islotes que ahora están unidos a su cuerpo. Esta herido de gravedad… pero aún resiste. Hemos de organizarnos y darle el golpe definitivo, este lugar será la tumba eterna para Kralkatorrik.

Forjando Leyendas: Contra el Dragón de Cristal

Nota: Todo el contenido de esta entrada forma parte de la Historia Viviente de la Expansión Path Of Fire, si aún no sabes qué va a pasar, todo ello podría spoilearte.

Caithe y Aurene ahora están conectadas… ahora son una sola voz. La joven dragona necesitaba este vínculo con su antigua cuidadora y ella está encantada. Lo primero que aclara es que no ha sido corrompida por Aurene, eso implicaría que ella se hubiera negado y aun así la hubiera convertido. Pero Caithe ha estado de acuerdo en esta simbiosis. Es una conexión absoluta con ella.

Debemos elegir un lugar para atacarle, no tenemos tiempo que perder. Y creo, que este lugar es muy bueno. El cristal de resonancia principal está aquí. Usándolo con Aurene y su poder, hemos acabado de un golpe con todos ellos. Podríamos usarlo para atacarlo desde este lugar. Si lo atraemos hasta aquí podremos usarlo contra él también. Logan cree que podemos colocar ballestas en la zona y que sean usadas con las lanzas.

Sólo veo una opción a este plan, Aurene tiene que ser el cebo. La quiere muerta, debe ser la que lo atraiga hasta aquí. Aun así quizás el cristal de resonancia no sea suficiente para atacarle. Gorrik también lo cree, debemos aumentar su poder, y sólo puede hacerse concentrándolo en un único punto. Taimi cree que es un buen plan. Las armas draga funcionan así, concentrando su poder en puntos concretos. Hemos de conseguir su tecnología de amplificación sónica. Debemos convencerlos para que nos cuenten cómo lo hacen y Taimi y Gorrik lo ajustaran para nuestro propósito.

Es momento de volver junto a Varya, y explicarle la situación. Tras localizarlos sacando petroleo en la misma zona, la convencemos para que nos indique cómo hacen sus máquinas. No tiene nada que perder y nos ofrece sus discos reflectores, que están localizados en diferentes lugares atascados y en maquinaria inútil debido a los ataques. Usando petroleo, y el fuego de varias tuberías, quitamos los discos y nos disponemos a regresar con ellos al lugar de la confrontación.

Canach me avisa entonces que tiene un plan. Quizás pueda crear una buena pirotecnia que nos ayude en la lucha. Me indica que Sayida y él están recolectando detonadores para crear unas buenas bombas que impidan el paso de los marcados a la zona. Le entrego los discos a Rhona de los Olmakhan para que los vaya llevando a La Forja y así podré ayudarles a conseguir los detonadores.

Tras dirigirnos a la zona donde una de las naves ha caído y es la que tiene los detonadores, los recuperamos y con ellos, por fin regresamos a La Forja.

Hilina me pone al corriente de los avances en La Forja. Taimi y Gorrik se preparan para colocar los discos en varios puntos de la zona. Logan ha conseguido traer ballestas que se están cargando con lanzas que siguen fabricándose a marchas forzadas.

Todo está listo. Nuestro arsenal está preparado. O al menos, todo lo preparado que podemos estar dadas las circunstancias. Todos estamos aquí, y cuando digo todos… es todos.

Reunión antes de la batalla, la Forja, Picos del Trueno, Montañas Picoescalofriantes

Canach está dando sus ultimos retoques a los explosivos, Braham, Rox, Logan y Rythlock tenemos nuestra última reunión antes de la batalla en el Auditorio de La Forja. Los explosivos de Canach serán accionados una vez entre para retenerlo el mayor tiempo posible, Aurene le entretendra mientras yo me encargo de activar los cristales de resonancia. Así le aturdiremos la primera vez, lo que me da tiempo a llegar al segundo cristal de resonancia y activarlo. Braham protegerá el tercer cristal de resonancia. Será mi siguiente paso, lo alcanzaré allí y lo activaré.

Reuno luego a todos allí, en esa mesa, en esa sala… Kralkatorrik parece invencible… pero no lo es. Él mismo lo sabe, tuvo una visión en la que era destruído, y tiene miedo a eso, y ese miedo es nuestra fuerza. Está debilitado, y obsesionado con esa profecía sobre un mundo donde él no existe. Y nosotros vamos a aprovechar esto. Vamos a traerlo hasta este lugar y golpearle. Y haremos todos juntos, que esa posibilidad, esa visión, se haga realidad.

Todo está listo. Todo depende ahora de que Aurene sea capaz de atraer a su antepasado hasta este lugar. Me dirijo a El Auditorio donde Caithe y Aurene esperan.

Caithe asegura que Aurene tiene miedo, pero está lista para acceder a La Niebla y atraer al dragón.

Aurene tras mi señal, alza el vuelo con un rugido… y sale de allí. Pocos minutos después, el lugar tiembla… Sayida con sus naves en el aire fuera de la zona, avisa que una tormenta ha salido de la nada, la tenemos encima. Aviso a Sayida para saber si está lista. Taimi lo confirma, el dragón acaba de aparecer. Sayida y sus naves disparan con todo lo que tienen. Nos avisan de que está a punto de entrar a El Auditorio. Segundos después veo entrar a Aurene veloz como una bala en la cueva, y tras ella, la gigantesca cabeza de su abuelo.

Kralkatorrik entrando a El Auditorio, Picos del Trueno, Montañas Picoescalofriantes

En ese momento doy orden a Canach de que detone sus bombas. Al detonarlas parte de la cueva y de la montaña cae sobre él. Aún así su tamaño es tan grande que no le impide seguir buscando la forma de acabar con Aurene. Debo alcanzar el primer cristal y activarlo. Corro hacia allí mientras todos los demás miran atónitos al gigantesco dragón. Alcanzo el lugar, debo concentrame. Debo ayudar a Aurene a canalizar el poder y usarlo en su contra. Tras colocarme tras el cristal de resonancia, Aurene me proporciona su habilidad y fuerza, que yo canalizo sobre el cristal. Este reververa contra el dragón que no lo espera. Al alcanzarlo se golpea contra parte de la extructura y todo tiembla. Está herido… debemos golpearle en el lugar donde se le ha alcanzado.

Todos nos dirigimos a la zona en concreto y usamos las lanzas de sangre de dragón contra él. Se debilita… está desorientado mientras le golpeamos y le debilitamos un poco más con cada lanza que usamos contra él. Aurene que no se separa de mí en este momento, usa su poder contra él… todos somos uno. Todos estamos aquí como un único ser para acabar con él.

Aurene habla a través de Caithe, la dice que está funcinando. Que le estamos debilitando, que estamos ganando. Que usemos todo lo que tengamos en el arsenal contra él.

El anciano Kralkatorrik ruge y trata de recuperar el control. Es el momento de alcanzar el segundo cristal. Cuando me dispongo a correr hacia allí Caithe me avisa que Aurene le asegura que puede ayudarme a llegar antes usando las líneas ley que se han creado en la zona. Corro hacia ella de nuevo. Al acercarme a la dragona canalizo de nuevo el poder y al hacerlo, cruzo la sala disparada usando las líneas ley. Estoy sobre el desorientado dragón volando por encima de él. Aurene ha atraido a Kralkatorrik contra la pared para distraerle y así poder pasar, pero necesita que alcance el cristal lo antes posible o estará perdida.

No me detengo cuento alcanzo el suelo y veo entrar a una legión de marcados, incluido un guiverno. No puedo pararme, debo de seguir… debo confiar en mis compañeros para que los retengan. Es entonces cuando me doy cuenta que los marcados están drenando los cristales. ¡Eso sería el fin! ¡Hemos de acabar con ellos! No podemos permitirlo. Debemos acercarlos a los cristales, y acabar con ellos allí. De esa forma los cristales se cargaran, tal y como me enseñó Glint.

Mientras luchamos, Zafirah hace aparición en la zona con sus corsarios. Dado que en el aire ya no sirven sus ataques, han bajado hasta allí para ayudar. La mujer arenga a sus hombres: “¡Zaishen a las armas, las profecías no se cumplen solas!” Kralkatorrik mantiene a tres criaturas enormes tratando de acabar con los cristales pero… no vamos a permitírselo. Aurene lucha con todas sus fuerzas, puedo sentirlo. Y nosotros hacemos lo propio para impedir que los marcados logren su objetivo. Kralkatorrik ruge… ruge al comprobar que sus esbirros caen ante nuestras armas, bajo los cristales, que comienzan de nuevo a cargarse. Sus esbirros poderosos, no son nada comparados con nuestros aliados, los Olmakhan de Boticca luchan con Efigies de arena de Élite que nos defiende de otro de los esbirros junto a uno de los cristales. Su segundo zapador… cae ante nosotros. Un cristal más a defender de uno de los esbirros y que el resto se cargue. El tercer cristal es defendido por el poder de los despertados que también están allí, ahora libres del Palawa Joko. Da igual lo que hagas Dragón Anciano, estás solo… tú sólo. Nosotros somos muchos, y nada puedes hacer con tus esbirros marcados, y tus intentos de usar las diferentes energias que tomaste de tus hermanos dragones ya caídos.

Por fin el cristal de resonancia está cargado. Es momento de subir a él y usarlo contra el dragón. Al llegar canalizo de nuevo el poder de Aurene y este se activa, lanzando su poder contra el dragón que de nuevo vuelve a estar herido, y con él cae parte de la estructura. Es momento de golpearle con todo, todos a la vez. Tyria contra el dragón Kralkatorrik. Aurene de nuevo a mi lado, lanza su rugido de poder contra él a su ahora de nuevo, herida abierta. Todos usamos las lanzas de sangre de dragón. Una lanza sola quizas haga poco, pero muchas… todos juntos, todos a la vez… le duele. Vuelve a debilitarse.

Cuando trata de moverse, es el momento de retirarse e ir a por el siguiente cristal. El último, el que le golpee y acabe con él. Aurene usa su don para lanzarme usando las líneas ley y tratar de alcanzar el punto crítico antes. Rox, Zafirah y Boticca mantendran a los marcados a raya en la zona mientras llego a mi objetivo. Una vez cruzo al otro lado, una pared marcada cae y me bloquea el camino. Estoy cerca del cristal pero debo darme prisa. Veo a las sierpes del señor de las bestias despertado luchando para impedir que los marcados se acerquen. Cuando alcanzo una nueva posibilidad de camino, los cristales marcados caen de nuevo y no me dejan pasar. Caithe aparece sobre su raptor, no tenemos muchas opciones alternativas para llegar.

Zaeim con sus Lanceros del Sol me abren paso por uno de los recodos, y logro pasar mientras escucho a Gorrik ver las pantallas de datos… Kralkatorrik se está muriendo. Taimi lo tiene claro, si llego al último cristal, si lo uso contra él… el Dragón Anciano cae para siempre. Avanzamos pero acabamos de nuevo en un callejon sin salida. ¡Maldita sea, estamos atrapados! Justo en ese momento surge de la gruta una máquina escavadora draga. Varya, aparece con los suyos. Les pide que nos defiendan y a la vez, que abran camino para entre los enemigos y derrumbe la pared mas cercana. ¡Se une a nosotros! ¡Ellos también! ¿Escuchas eso Kralkatorrik? ¡Toda Tyria, toda está aquí para acabar contigo! ¡No tienes nada que hacer contra todos nosotros!

Los draga aparecen para ayudar, Torre del Trueno, Picos del Trueno, Montañas Picoescalofriantes

Los draga usan su maquina excavadora y abren un boquete enorme en parte de la pared y el techo. Por ahí es por donde accedo. Aparezco justo en el pasillo donde Braham me espera tratando de evitar que ningún enemigo toque el último cristal de resonancia. En esta zona, de nuevo los marcados tratan de hacerse con los tres cristales cargados, pero acabaremos con los marcados en la zona para cargarlos contra él. Mientras vamos consiguiendo lentamente nuestro objetivo, Taimi avisa de una extraña subida de energía de Zaithan en el Dragón Anciano. Eso no es bueno, está comenzando a usar ese poder robado de su compañero para quizá levantar marcados que ya han sido eliminados. No vamos a dejarle, usaremos el cristal antes contra él. Tras cargar todos los cristales, Braham se queda en el último mientras yo subo a usar por fin el cristal de resonancia. Almorra me abre camino hacia el cristal acabando con lo que me sale al paso. Veo a Aurene en mi carrera hacia la victoria: ese último cristal. Usa su rayo de fuego cristaliano contra su abuelo. Caithe me espera junto al cristal de resonancia. ¡Es el momento Aurene, ayúdame a terminar por fin con esto!

Canalizo el poder de la joven dragona contra el cristal y este resuena con toda su potencia. Kralkatorrik lanza un rugido furioso y nos mira… Braham nos alcanza y coloca su escudo protector alrededor nuestro para protegernos. Kralkatorrik carga su último aliento, dispuesto a lanzarlo contra nosotros. Veo en su enorme boca su poder color púrpura cargándose, y a los lados las esferas de poder de Zaithan y de Mordremoth también cargándose. Braham mantiene su escudo de guardian que parece papel al lado de semejante potencia a punto de ser lanzada contra nosotros. Y entonces, veo a Aurene aparecer por un costado. Vuela hacia nosotros, colocándose justo encima del escudo creado por Braham y extiende las alas. A la vez, Kralkatorrik carga en ese último aliento la energía color roja del mismísimo Balthazar. Es su ataque final, está herido y lo sabe y por ello carga con todas las energías acumuladas hasta ahora. Lanza todo ello contra nosotros, y toda ella golpea el escudo de Braham, y un escudo de cristal creado por la propia dragona, su poder de protección. La luz blanca lo envuelve todo. Cuando el ataque acaba, estamos todos bien. ¡No le ha servido de nada! ¡Somos más fuertes!

Kralkatorrik retrocede, Aurene se lanza contra él. Braham nos ha protegido con su escudo en parte y está débil en el suelo. Caithe se ocupara de él. Aurene le sigue volando. No va a permitir que vuelva a atacarnos una vez más. Caithe me pide que la siga, que vaya con ella. Que no la deje sola. Debemos acabar con esto, aquí y ahora.

La fuerza de la explosión ha creado una gigantesca caverna que va hacia las profundidades. Bajo hacía allí tan rápido como puedo. Lo veo abajo. Su gigantesca cabeza apoyada en el suelo de la caverna. Sigue vivo, herido de gravedad pero vivo. Lanzo mi ataque contra él, contra su ojo, el que aún está abierto mirándome. Aurene aparece a mi lado, lo golpeamos sin descanso. Taimi nos avisa, se está cargando. Está moribundo pero se está cargando de nuevo. Cada vez que levanta la cabeza trata de golpearnos. Su rugido nos arrastra hacia atrás pero Vástago y Campeona no vamos a detenernos Kralkatorrik. No vamos a permitir que sigas dañando a Tyria.

Juntas, combinando nuestros ataques luchamos contra su gigantesco ojo. Aurene usa su protección cuando su abuelo ruge, y ambas usamos nuestras armas para golpearle. Ante nuestra furia, el dragón retrocede… carga su energía y parte de la caverna vuelve a venirse abajo. Aurene le sigue. La veo luchar abajo mientras, yo arriba no puedo hacer nada. ¡No te vas a escapar ahora!

Bajo junto a Aurene para ayudarla. No voy a dejarla sola. No está sola. Acabaremos con él juntas, por mucho que trate de separarnos. La energía sigue aumenando. Grito de furia para animar a Aurene para que tampoco ella se detenga. Taimi nos anima también. Lo estamos consiguiendo.

Kralkatorrik ruge con todo su poder. De repente me veo en el suelo, pero Aurene está delante de mi, la veo. La cabeza de Kralkatorrik está en el suelo, su ojo cerrado. Ya está… lo conseguimos. Aurene se acerca a él, a su abuelo, caído.

Arene ante su antepasado caído, El Auditorio, Picos del Trueno, Montañas Picoescalofriantes

De repente abre el ojo y se alza…. no… no puede ser. Aurene retrocede momentánemaente. Kralkatorrik abre su gigantesca boca y carga su energía en ella para lanzar su rayo marcado una vez más, pero la joven dragona no va a permitírselo, se pone delante de mi y lanza con furia su propio grito. Ambos rayos de energía chocan.

Aure contra Kralkatorrik, El Auditorio, Picos del Trueno. Montañas Picoescalofriantes

Lanza su grito… ambos lo hacen. Kralkatorrik lanza su marca contra todo lo que tiene delante… Veo a Aurene abrir las alas para protegernos mientras mantiene su rayo de energía contra él. Y entonces la oscuridad.

He perdido el sentido. Cuando abro los ojos veo casi penúmbra… cristales… la cabeza de Kralkatorrik. Creo verle… tiene un ojo herido pero creo verle… alejarse.

La voz de Rithlock suena en mi cabeza, le escucho negar. Sayida informa que le ve, ve al dragón alejarse. Escucho la voz de Canach que trata de saber si todos estamos bien. Pero pierdo el conocimiento.

No sé cuento tiempo tardo en volver a despertarme. Escucho de nuevo la voz de Canach que trata de que alguien le conteste por radio. Por fin puedo levantarme… sigo viva. Mal herida pero viva. Tengo que buscar a los demás, tengo que localizar a Aurene y asegurarme de que todos están bien.

Nos abrimos paso por la cueva de cristal marcado. Y al cabo de unos minutos andando veo a Zafirah arrodillada lamentándose al no entender lo ocurrido.

Sigo avanzando por la zona y por fin veo a Braham a lo lejos. Parece estar herido pero vivo. Él también cree que había muerto. Avanzo hacia la última zona donde se produjo la batalla. Al parecer he sido despedida todo este trecho debido al rugido de energía de Kralkatorrik. Veo gente al fondo. Escucho por fin a Taimi, pero está llorando… grita desesperada. Justo cuando puedo verla bien, veo también por qué llora. ¡Aurene está inmóvil junto a ella convertida en cristal!

No… no puede ser. Caithe a su lado, su hermosa armadura imbuida con la energía de la conexión con Aurene se desvanece. Sus preciosas flores azules como la piel de Aurene… se deshacen. La Sylvari cae al suelo… ella se ha ido. Hemos perdido a Aurene.

Resuena en la caverna la última pregunta que Braham hace ante la situación: ¿Qué hacemos ahora?

No tengo ni idea.

Forjando Leyendas: El Ejército de la Sangre de Dragón

Nota: Todo el contenido de esta entrada forma parte de la Historia Viviente de la Expansión Path Of Fire, si aún no sabes qué va a pasar, todo ello podría spoilearte.

Con Taimi, Gorrik y Ogden en Picos del Trueno, Montañas Picoescalofriantes

Cuando localizo a Ogden Curadordepiedra no está solo, Taimi y Gorrik están con él y nada más llegar me reciben calurosamente. Taimi me indica que estamos en La Forja, aunque ella la llama La Forja secreta de Glint y que está debajo de una fortaleza enana en ruinas. Los tres me informan de cómo está la situación ahora mismo. Los dos asura han estado usando un rastreador para tratar de monitorizar como está Kralkatorrik. La lucha última contra Glint en La Niebla le ha dejado bastante débil pero está tratando de volver a cargarse de energía y es algo que no podemos permitir. Por ello ha venido hasta aquí, para marcar una zona, convertir a criaturas y volver a intentar recuperarse. Por ello estamos nosotros aquí, para impedírselo definitivamente. Ogden me indica que debo buscar a Hilina que me espera en la propia Forja. Me dirijo pues allí.

Hilina, maestra forjadora en Picos del Trueno, Montañas Picoescalofriantes

Localizo en el centro, en la Forja a una Exaltado. Es la maestra de La Forja y al parecer es ella quien puede crear las lanzas que necesitamos para armar a nuestro ejército contra Kralkatorrik. Nos explica que lo primero que hemos de hacer es conseguir información sobre ella en la Torre del Trueno pero sobre todo conseguir un tipo de petroleo que los draga de la zona tienen para poner en marcha La Forja.

Tras salir de la gruta me dirijo a Torre del Trueno acompañada esta vez por Sara_Savia. Tras ayudar en la zona con los marcados, nos dirijimos a las Ruinas de Deldrimor más al sur, es allí donde localizamos a grupos de draga que están extrayendo material y petroleo de la zona. Por desgracia, no están teniendo mucho éxito. Desde que Kralkatorrik está allí, las tuberías han comenzado a llenarse de cristales marcados. Tras llegar a un acuerdo con Varya, la prometo ayudarla con su problema de los cristales si ella cede parte de ese petroleo para nuestro propósito. En principio acepta.

Con Varya y sus draga en Picos del Trueno, Montañas Picoescalofriantes

Uso pues el poder en conjunto con Aurene para alcanzar las zonas donde las tuberias han quedado marcadas con grandes cristales y los destruyo. Ahora la draga cederá el combustible que necesitamos.

Ogden nos indica que el petroleo está llegando a La Forja, Varya ha cumplido con el trato pues. El enano me indica que es momento de buscar un molde para nuestra nueva lanza. La maestra de La Forja nos comenta que el que tiene está estropeado y es inservible, por lo que Ogden comenta que sólo hay un enano capaz de tener un molde igual, un tal Frodak Estrellacerada. Supongo que podemos ir a buscarle, pero hay un pequeño problema… está muerto.

Ogden comenta que debemos buscar su tumba primero. Quizás podamos encontrar en ella alguna pista de ese molde. Su tumba debería estar dentro de la antigua capital: Torre del Trueno.

Accedemos pues a la zona, que nada más entrar vemos bastante deteriorada. Tenemos que abrirnos paso por zonas derruidas, y alcanzar las Catacumbas Enanas usando las monturas.

Tras bajar varios niveles alcanzamos un lugar concreto donde localizamos la tumba. Al acercanos tenemos el honor de poder hablar con el mismísmo fantasma de Frodak lo que realmente es estupendo, porque podrá decirnos como conseguir el molde. Por desgracia está bastante enfadado, primero porque destruímos la primera lanza. Aún así, el enano nos dice que debemos adentrarnos más en las catacumbas para localizar lo que necesitamos y que nos va a costar lo suyo porque está vigilado.

Localizando a Frodak en las catacumbas enanas de Picos del Trueno, Montañas Picoescalofriantes

Avanzamos por la zona. Tras orientarnos alcanzamos la sala central repleta de tumbas donde los enanos fueron enterrados.

El enano, nos comenta que no sólo es cosa de orientarse, es cosa de localizar la puerta correcta que abre la placa correcta. Dado que los fantasmas enanos se aburren mucho en La Niebla se decidan a mover las placas de sitio.

En una de las cámaras centrales encontramos varias puertas con varios símbolos en ella de distintos colores, apuesto a que estas puertas son las que dice el enano que debemos abrir. Tras localizar la placa de una de ellas, creamos un portal para pasar al otro lado. De momento sólo yo puedo pasar y Sara_Savia esperará fuera. En la sala, un Shelk de las Sombras custodia el molde que necesitamos asi que tras acabar con él recojo el molde y con él podemos volver a La Forja para entregárselo a la maestra Hilina.

Ya tiene lo que necesita, el combustible, el molde, cristales marcados con la sangre del propio dragón… y ahora sólo necesita que Aurene use lo que aprendió de su madre en las pruebas para cargar estos cristales canalizando su energía.

Aurene se aleja de la zona usando después lo aprendido sobre el cristal, colocado sobre la enorme Forja, todo está listo. Cuando el proceso está hecho solo hay que enfriar nuestra nueva arma.

La Forja termina el proceso, la lanza está terminada. Ahora sólo hay que duplicarla para todo un ejército tan rápido como sea posible. Pronto nuestro ejército estará listo. De momento, nos dirijimos a las ruinas de Torre del Trueno para probar la lanza con grupos de Marcados.

Aunque las lanzas y su poder se agotan con el uso porque no son tan potentes como la original, si creamos suficientes, podremos recargar la habilidad las veces necesarias para poder atacar al dragón directamente. Es momento de trazar un plan, uno que atraiga al dragón a algún lugar donde tengamos ventaja.

Cuando regreso a La Forja, Taimi comenta que una zona concreta se ha llenado de fantasmas. Cuando nos dirigimos al lugar, precisamente un fantasma hace aparición. No puedo creer lo que estoy viendo… es Gwen, su fantasma. Viste como ella antaño… es ella, la heroina de Ascalon. Nos informa que están desperdigados en su lucha contra Kralkatorrik, no pueden sujetarlo más tiempo. Debemos actuar ya. Nos dice que Kralkatorrik ha entrado en el Dominio de los Perdidos para fortalecerse. Que está bastante débil pero que si sigue mucho tiempo en este lugar, podría volver a recuperar su poder.

Me reuno en la zona con todos, Caithe, Braham, Taimi, Logan, Gorrik, Rythlock y Canach están allí esperando cuando les explico las pruebas que hecho con las lanzas. Necesitaremos al menos una a dos semanas para poder conseguir suficientes. Les explico que no tenemos ese tiempo y que hay que buscar un lugar para la confrontación, uno que nos interese. Mientras que comentamos este detalle, se abre una fisura delante de nosotros. No queda de otra que cerrarla y luchar.

Tras una confrontación directa contra sus marcados, consigue cruzar incluso un acechador marcado. Kralkatorrik está intentando acabar con nuestro cristal y si lo consigue… La Forja se detendrá y con ello nuestras esperanzas. Debemos protegerlo a toda costa. Aurene y yo subimos junto al cristal de resonancia para tratar de impedirlo. La dragona se acerca al cristal y comienza a usar su poder para cargarlos de magia. Debo ayudarla, debo unirme a ella para canalizar este poder. Al hacerlo, el poder que se libera acaba con todos los marcados de un solo golpe. Aún así, la Tormenta de la Marca sigue estando aquí abajo y volviendo a prepararse para otro ataque. Aurene ante las palabras de Taimi se lanza contra la escaleras y lanza tal bramido que salen cristales de poder de ella misma creando una pared de cristal para proteger nuestra arma creadora de lanzas llevándose por delante todo lo que hay. Cada vez es más poderosa… un poder que puede acabar con todo. Canach, Gorrik y la propia Taimi comentan que cada vez es más lo que es: un dragón. Caithe por su parte la defiende, sabe de alguna forma que la joven dragona está disgustada con esos comentarios.

Estoy de acuerdo con Caithe, cierto que lo que acaba de hacer es un poder totalmente nuevo, pero no por eso es malo. Trata de ayudarnos, trata de protegernos a toda costa, lo sé. Cierto que ha marcado la zona como hace su abuelo, pero no con el mismo propósito. Cierto que quizás ha sido precipitado y podría habernos matado pero… no es esa su intención. Ante su nuevo gruñido de desaprovación, la defiendo ante mis compañeros. Ella es lo que es, no puede negarse, es una dragona, es nieta de un dragón anciano… pero sigue siendo nuestra Aurene.

La dragona vuelve a rugir y Caithe nos pide silencio. Quiere decirnos algo, pero es complicado al no entenderla. Caithe se acerca a ella, y la dragona emite sonidos… como si se comunicara. Caithe la dice que todo está bien, que hable a través de ella. La dragona se alza sobre sus patas traseras, mueve sus alas y alza a Caithe en el aire. Una extraña fuerza las rodea y cuando Caithe vuelve al suelo, ya no parece ella. Es como si Aurene la hubiera marcado. Ahora tiene el mismo tono que ella, azul brillante y unas extrañas floraciones de cristal han aparecido en su armadura.

Dragona y Sylvari se abrazan y las dos nos miran, Caithe habla ahora por medio de algún vínculo y dice sus primeras palabras a traves de Caithe: “Yo no soy él”.