Halcón de Ébano, el último Bastión Humano

La última fortaleza Humana en Ascalon. Puede decirse que es el lugar más antiguo sin duda alguna, que permanece aún en pie a día de hoy después de lo acontecido antaño con la Devastación de Ascalon.

Cuando los Charr invadieron Ascalon, y provocó que los Humanos tuvieran que huir en dirección a las Montañas Picoescalofriantes, se hicieron la promesa de volver más fuertes tras buscar a más humanos en Kryta y regresar a la zona a recuperar sus tierras.

No fue hasta el 1080 d.E cuando por fin el Rey Adelbern ordenó un primer intento de crear un bastión en Ascalon usando para ello a un nuevo ejército de tropas, que antaño fueran conocidos como La Vanguardia de Ascalon, que dirigiera en el pasado la Capitana Langmar. Cuando Gwen Thackeray al mando de la Vanguardia de Ébano junto a su entonces esposo, Keiran Thackeary, alcanzó zona Charr con el ejército de Halcones de Ébano, se comenzó a levantar un bastión que fue bautizado con el nombre de Halcón de Ébano.

Allí, el bastión se fortificó y resistió los ataques Charr durante años. En 1090 d.E. el Rey Adelbern provocó el Fuegostil, destruyéndolo todo, y muchos de los soldados de La Vanguardia de Ébano cayeron. Aún así, el bastión aguantó y los escasos supervivientes se refugiaron allí, aclamando a sus héroes caído, fortificando de nuevo el bastión y esperando seguir resistiendo.

Con el despertar del Dragón Kralkatorik, los Charr y los Humanos dejaron sus diferencias para apoyarse en su lucha contra su marca. El paso del dragón provocó que pocos sobrevivieran, pero los que lo hicieron se levantaron aún más fuertes.

Hoy día, la fortaleza sigue siendo suministrada por Linde de Divinidad, que posee un único portal asura hacia esta ubicación. Los Sefarines ayudan a La Vanguardia de Ébano a mantener el bastión provisto de todo lo necesario para la lucha contra los marcados del dragón, y allí, todas las razas conviven juntas.

Muro de entrada protegido de Halcón de Ébano

Mapa de la Zona

Anuncios