Semanas Temáticas de Tyria

Es un hecho… a los Tyrianos nos encantan las fiestas y celebraciones. El espíritu aventurero y la lucha contra criaturas que pueden acabar con uno de un plumazo, es un motivo más que suficiente para buscar en nuestro calendario fechas en las que celebrar, comer y beber para festejar un día más en Tyria.

El calendario es largo, y las cuatro estaciones de Tyria (Fénix, Céfiro, Vástago y Coloso) se reparten entre los días de un año completo teniendo en él cuatro semanas en que pueden recogerse diferentes tipos de comidas y bebidas con una temática distinta.

La primera semana del año temática es la llamada Semana de Las Sorpresas de la Suerte. La fortuna no siempre sonríe a los valientes y osados así que mejor tener en cuenta estos días del mes del Céfiro (del día 73 al día 80 para ser exactos) y recolectar los Tréboles de Cuatro Hojas y la exquisita Cerveza de Trébol.

Con la entrada del mes del Fénix y entre los días 100 y 107 de este nuevo mes se celebra la Semana de las Sorpresas Deliciosas. Si viajas por Tyria y has de acabar con alguna criatura peligrosa, es muy posible que en su botín de recompensas encuentres Conejos de Chocolate, una exquisitez hecha dulce o Huevos de Oro: toda una reliquia especial para alcanzar a ser un Cazador de Tesoros.

Si el ambiente festivo es lo tuyo y te encantan las grandes aventuras, entonces Tyria es tu mundo.

En el mes del Vástago, de los días 256 al día 263 (del 13 al 20 de Septiembre) los bucaneros toman Tyria con la Semana de los Piratas. Tanto en Arco de León, la ciudad creada precisamente por piratas y lugar de encuentro, así como Kamadan, pasan a ser lugares donde poder escuchar hablar a sus habitantes como a intrépidos bucaneros. Además, es posible conseguir la deliciosa Botella de Grog.

Por último en el mes del Coloso, del día 325 al día 332 se celebra la Semana de los Manjares Especiales (del 21 al 28 de noviembre) en el que se pueden conseguir Cachos de Pastel con los que atiborrarse, así como botellas de Sidra de Manzana para beber, o para intercambiar con el Teniente Thackery en el Ojo del Norte por una Parcela envuelta en papel.

Desierto de Cristal

 

Anuncios

Festividades en Tyria: Ensueño del Caminante

Cada año, en conmemoración a todos esos lugares que hacen de Tyria un lugar único, se celebra una festividad a la que sólo los más aventureros y osados deciden llevar a cabo. En las cuatro ciudades más importantes, pueden verse a cuatro coordinadores de un festival muy especial y único: el Festival del Ensueño del Caminante.

Hace más de 250 años, nuestros antepasados tomaron decisiones muy importantes que hacen de hoy nuestro hogar.

Por ese motivo, héroes de todo el mundo se desplazan a estas ciudades, para recoger de manos de los coordinadores del festival la lista de lugares que visitar en sus diferentes zonas que aún separadas por el tiempo, fueron claves para que hoy día Tyria sea lo que es.

Los aventureros regresaban cada año a diferentes lugares en distintas zonas:

El mundo podrá cambiar, pero eso no impedirá que sigamos buscando aventuras.

Vista desde el Mirador de Cristal, Elona

Cada año, puede repetirse la visita a estos lugares emblemáticos aunque sólo una vez podrá recibirse el arma del tormento.

Si decides volver a realizar esta peregrinación se te entregarán cuatro pruebas diferentes por zona: la Prueba de Olas (Cantha), Prueba de Llamas (Tyria), Prueba de Montañas (Ojo del Norte) y Prueba de Vientos (Elona)

Al intercambiar todas las pruebas en Playa del Embarque, podrás elegir cuatro obsequios diferentes.

La Piedra de Invocación de Legendario te permitirá llevar desde ese momento en adelante a cambio de un punto de habilidad, a un Charr Legendario:  Rytlock Brimstone.

Tremayner con su nuevo y futuro compañero de luchas Rytlock Brimstone

¡Feliz Quinto Aniversario Tyria!

Mi Grupo Completo de Héroes 1ª Generación. Atrás, de izquierda a derecha: Khan Forjamuerte (Guardián Charr). Ondine Ravendeath (Elementalista, Norn), Aidas Ravendeath (Nigromante Norn). Abajo de derecha a izquierda: Hiram de Tyria y su mascota Scar (Guardabosques, Humano), Kaianna Eruil (Hipnotizadora Sylvari), Veya Ságana (Guerrera Humana), Lady Anna Kardo (Ladrona Humana) Delante: Lina Chapurosada (Ingeniera Asura)

Con total y absoluta seguridad, tú y yo hemos coincidido.

Sí tú… me refiero a ti. Al que lee estas pocas líneas.

Piénsalo: en todo este tiempo tu historia y mi historia en algún momento se han cruzado en el camino.

Pensarás: “No creo, qué va… Tyria es enorme”.

¿Has rescatado a aquellos refugiados Norn que cruzaron las Montañas Picoescalofriantes huyendo de Jormag? Porque si es así, yo estuve también allí.

¿Quizás ayudaste a los mercaderes y comerciantes de El Consorcio a dar cobijo a los refugiados de la Alianza Fundida? ¿O fuiste a Cala del Sol Austral a buscar al entonces Canach para apresarlo? ¿Estuviste quizás en el Aniversario de la Reina en las elecciones al Consejo del Capitán o mi favorita… Cuando conseguimos hacer caer por primera vez a Tequalt El Sombrío? Por que si es así… ¡yo también estuve allí!

Scarlet, la huída de Arco de León ante su ataque, la caída de Zaithan, la reconstrucción entre todos del puerto más emblemático de Kryta, la llegada de los Cefiritas y su Festival de los Cuatro Vientos, el ataque de Mordremoth, descubrir qué había más allá de los Páramos Argentos.

Alcanzar Defensa del Dragón, luchar contra el Dragón Antiguo, jugar con Aurene, alcanzar el Anillo de Fuego, viajar más al norte casi rozando las Lejanas Picoescalofriantes, hacer vuelos imposibles en Pantano de Hematites, conocer el misterio de Lázaro el Nefario, buscar a M.O.X en Draconis Mons o recolectar objetos en el Lago Doric o entre los Relicarios de Desembarco de La Sirena.

Sí… yo también estuve allí.

Igual que tú durante estos cinco años he estado en cada Halloween o en cada Día Invernal y todo ello hasta ahora, está en mi retina. Todo lo vivido, todo lo visto y con todos los que he cruzado palabras, comentarios, misiones, al caminar por alguno de sus rincones o simplemente al ayudarnos unos a otros para lograr un objetivo.

Todos juntos. Todos como uno.

Eso es Tyria.

Así que si como yo, hoy tienes estos recuerdos vívidos y sonríes al recordar alguno de ellos como lo hago yo en esto momentos mientras escribo estas pocas palabras, es porque formas partes de este todo. Uno muy grande. Quizás no único, pero sí nuestro.

Y si eres viajero nuevo en este mundo, acabas de comenzar y no has podido ver tanto como nosotros pero has comenzado a quedar prendado de cada rincón, entonces ya formas partes de nosotros también y en cualquier momento: nos encontraremos.

Por todo lo que nos has dado en estos increíbles cinco años, y por todo lo que vendrá y espero poder ver para tener tan nuevos maravillosos recuerdos… por todo ello:

¡Feliz Quinto Aniversario Tyrianos!

Mi Grupo Completo de Héroes 2ª Generación. De izquierda a derecha: Antinoo Amphisbaena  (Retornado, Humano), Jora Döttir (Guardián, Norn), Himiko Lóng (Guardabosques, Humana) Imhotep Dyoser (Elementalista Humano)

Oasis de Cristal: Las Puertas de Elona [En Construcción]

NOTA: La información de esta entrada se ampliará según se descubran lugares y zonas nuevas mientras Hiram de Tyria y su mascota Scar, continúan su exploración. Toda esta zona pertenece a Path Of Fire.

Vista del Oasis de Amnoon desde el río Elon, Oasis de Cristal, Desierto de Cristal, Tyria

El viajero alcanza el Desierto de Cristal y topa directamente con su historia más antigua, sus ruinas bajo el río Elon que baña parte de este oasis que es la puerta al desierto mas grande toda Tyria y que linda al sur con el norte del continente de Elona.

Antiguo templo, ahora sumergido en el río Elon, Ciudad Libre de Amnoon, Oasis de Cristal, Desierto de Cristal, Tyria

La vieja ciudad del Oasis de Amnoon hoy está bajo las aguas de la desembocadura del río, pero la Ciudad Libre de Amnoon es después quien te recibe, toda ella llena de vida. La ciudad tiene una parte protegida gracias a su puerto y la otra rodeada de una alta muralla que es defendida de los posibles ataques provenientes del desierto.

Vista del puerto de la Ciudad Libre de Amnoon, Oasis de Cristal, Desierto de Cristal, Tyria

Aunque parece que el desierto trata de pugnar sobre el bullicio de la vida en la ciudad, ésta no duerme ni de día ni de noche.

Por el día, sus gentes comercian ya sea en el Emporio de Amnoon o en el Barrio Vacío, se divierten en el Centro Cívico de Amnoon y sacan tiempo para dar gracias a los Seis Dioses en su pequeño santuario. Kormir es en este santuario la diosa más venerada.

Alta de los Seis Dioses, Ciudad Libre de Amnoon, Oasis de Cristal, Desierto de Cristal, Tyria

Por la noche, la ciudad se mantiene viva gracias al Gran Casino de Sahil y se espera a la mañana para salir a cuidar los campos al otro lado de los muros o cuidar a los raptor que los Jinetes de Amnoon cuidan con tanta devoción.

Todo el oasis y la Ciudad Libre de Amnoon está rodeado de pirámides, algunas que aún mantienen su majestuosidad y otras, rendidas a la arena del desierto que trata de hacerlas desaparecer.

Pirámide a la derecha de la entrada a la Ciudad Libre de Amnoon, Oasis de Cristal, Desierto de Cristal Tyria

En medio de ambas de las pirámides destartaladas y de las que aún permanecen en pie la zona es llamada Las Ruinas Hundidas en recuerdo de lo que fue y lo que hoy es este lugar. En la Aldea de Buscador se entrenan raptors que se han convertido en el medio de transporte de aquellos que quieran aventurarse en el desierto.

Resguardada en el interior de la muralla, está el llamado Peñasco de Mekele, que es la cantera principal que ha hecho posible que la ciudad pueda seguir levantándose, y arreglándose ante los intentos del desierto por sucumbirla.

Peñasco de Mekele con la cantera de la Ciudad Libre de Amnoon, Oasis de Cristal, Desierto de Cristal, Tyria

El río Elon baña toda la costa del oasis, haciendo de él un vergel de vida. En el extremo sur oeste, un enorme peñasco de acceso muy limitado deja ver en su interior un hermoso lugar que sólo puede ser accesible con una montura adecuada, o con bastante maña para encontrar el acceso.

Pequeño oasis rocoso, al que se puede acceder con una montura adecuada, Ciudad Libre de Amnoon, Oasis de Cristal, Desierto de Cristal, Tyria

Cuando cruzas las murallas de la ciudad, fuera aun colindan las viviendas de los agricultores y ganaderos que proporcionan alimento a la ciudad. También está el Bazar de Amnoon donde se comercializa con el extranjero que alcanza la ciudad antes de entrar a ella.

Campos de Cultivo de las Afueras de Amnoon, Oasis de Cristal, Desierto de Cristal, Tyria

Más allá de los huertos el desierto lo cubre todo. La zona puede dividirse en tres regiones menores:

El Cruce de Kusini con el Apeadero sur, donde las rocas y las montañas lindan con la poca vegetación que ya alcanza esta zona.

Cruce de Kusini, Oasis de Cristal, Desierto de Cristal, Tyria

Al este de la región y la colindando con tierras del norte de Elona, un pequeño oasis llamado Apeadero Sur con agua que permite a sus aldeanos llevar caravanas de animales hasta la ciudad. El lugar está repleto de ibogas, muy peligrosas debido a su veneno alucinógeno.

Apeadero Sur, Oasis de Cristal, Desierto de Cristal, Tyria

El Mar Arenoso de Omiramba, es prácticamente todo dudas y un mirador repleto de Jinetes del Viento y Jinetes de la Brisa que impiden su acceso teniendo a un lado, con un pequeño puesto llamado Retirada del Resuelto gracias a un pequeño oasis con agua que aún no sucumbe al desierto.

Peñasco montañoso en medio del Mar Arenoso de Omiramba, Oasis de Cristal, Desierto de Cristal, Tyria

Y el llamado Mar Arenoso de Sifuri, en el que al norte de éste, una gigantesca charca se ha convertido en una peligrosa trampa de arenas movedizas.

La zona más alejada y más remota de momento, a la que he podido llegar es llamada la Meseta de Hatari. En ella hay tres cosas que la hacen un lugar congelado en el tiempo, que vive en el pasado y en el presente.

Lo primero es un lugar llamado Altar del Silencio y donde un monje fantasmagórico se aparece al acercarte a la zona llamado Pahan. Aún cree estar vivo y te propone un juego, hacer funcionar el Trono de Pellentia que custodia y que de alguna forma, logra hacerte ver cómo en la antigüedad aquel dispositivo hacia que el viajero que llegaba a él pudiera moverse por el Desierto de Cristal.

Salto al Templo de Atar, Oasis de Cristal, Desierto de Cristal, Tyria

Alcanzando la zona más al noreste, hay un paso con una enorme caída que sólo un raptor, preparado puede saltar. Al otro lado, puede verse la cúpula del llamado Templo de Atar custodiado todo él por Djinns de Fuego. Si se logra acceder al otro lado, la lucha contra ellos es a muerte pero un enorme cofre espera al osado y una vista de la zona única.

Templo de Atar, Oasis de Cristal, Desierto de Cristal, Tyria

El paso a la zona Linde de Elona se podrá hacer desde aquí, siendo éste el lugar en donde dejaremos el continente de Tyria para entrar en el continente de Elona propiamente dicho.

Cañón de acceso entre Tyria y norte de Elona, Oasis de Cristal, Desierto de Cristal, Tyria

Desde este lugar puede verse un gigantesco acantilado, así como unas construcciones que parecen típicas de Cefiritas y parecen abandonadas, así como un templo de mil colores que bien podría estar dedicado a la diosa Kormir.

Construcciones en el cañon, Oasis de Cristal, Desierto de Cristal, Norte de Elona

Pero si hay algo que te hace saber que estas muy lejos de Kryta es el cielo estrellado de las noches en el Desierto de Cristal.

[Continuará]

Nota: Esta entrada se ha completado con el 100% del mapa al que se dio acceso durante tres días. Se ampliará en el momento en que quede abierto por completo la expansión Path Of Fire por lo que el contenido de ella cambiará según pueda ampliarse con el resto de lugares a los que no se ha podido tener acceso. El mapa de la zona que ahora se incluye será también modificado por el mapa definitivo cuando sea explorado.

Mapa de la Zona

 

 

Forjando Leyendas: Path Of Fire

Forjando Leyendas: Cuarta Temporada

Forjando Leyendas: Mi Tierra Olvidada (Prólogo)

Forjando Leyendas: (A partir del 22 de Septiembre 2017)

Forjando Leyendas: Mi Tierra Olvidada (Prólogo)

Nota: Todo el contenido de esta entrada forma parte de la Historia Viviente de la Expansión Path Of Fire, si aún no sabes qué va a pasar, todo ello podría spoilearte.

Lady Anna Kardo delante de la puerta de acceso al Desierto de Cristal en Campos de la Ruina, Ascalon

Siempre supe que volvería a la tierra que me vio nacer.

Llegué a Tyria con recuerdos de infancia de mi verdadero hogar, y amo el continente que me acogió porque me vio crecer y convertirme en quien soy ahora. Pero mis antepasados llevaron orgullosos la armadura de élite de los Lanceros del Sol y aunque antaño tuviera que salir de mi hogar y abrirme camino primero en Kryta, mis ansias de viajar me llevaron a otros lugares de Tyria. Hoy Ascalon, las Montañas Picoescalofriantes, toda Maguuma, así como las Ruinas de Orr no tienen misterio para mi.

Pude hablar en su momento con los Cefiritas en su Sagrario del Céfiro, y en ese momento tuve claro que si por remota que fuera la posibilidad, mis pasos pudieran llevarme a Elona, allí llegaría.

Me he apostado mil veces ante la puerta de acceso a las tierras que colindan con mi hogar, el Desierto de Cristal. Pero todo este tiempo, los guardias que reciben orden directa de la Reina Jennah me han negado el paso.

Pero ahora, es diferente.

Nave atracada en Arco de León, dispuesta para el viaje al Desierto de Cristal

Si nada lo impide podré acceder a la nave preparada para llevarnos al Desierto de Cristal y tener una primera toma de contacto de la zona. Será una especie de avanzadilla que culminará con el gran viaje dentro de algo más de un mes.

Lady Anna Kardo lista para ssu regreso a tierras del Desierto de Cristal

El Primer Oficial Fidus Aplastaenemigos sin duda está tan emicionado como yo. Las ordenes son partir inmediatamente y alcanzar con el precioso bajel en el que volaremos al Oasis de Cristal y atracar en la Ciudad Libre de Amnoon.

Partiendo en nave del Consorcio de Arco de León hacia El Desierto de Cristal

El viaje fue largo. Tras partir de Arco de León viajamos al sur este. Cruzamos parte de Monte Vorágine y tras dejar a un lado el volcán viajamos después al este cuzando así una pequeña parte del Mar de los Pesares hasta alcanzar tierra de nuevo repleta de nieve y montañas, podríamos habernos detenido allí porque son tierras aún inexploradas pero las órdenes de Ellen Kiel son alcanzar lo antes posible el Oasis de Cristal.

Por fin veo a lo lejos mi tierra. Puedo sentir el azote del aire caliente y ver a lo lejos la dorada arena. Estoy en casa.

Llegando al Oasis de Cristal, Desierto de Cristal

La nave avanza entre una gigantesca pirámide que parece haber sufrido daños extructurales. Parte de ella parece desmoronarse cuando pasamos a su lado. Justo cuando estamos a punto de dejarla atrás, vemos como se produce un ataque en una de las destartaladas entradas. No podremos avanzar más, asi que el primer oficial da orden de atracar y tendremos que llegar a la zona a pie, pero antes nos aseguraremos de saber qué ocurre y comenzar a obtener información.

Pirámide derrumbada en Oasis de Cristal, Desierto de Cristal

Avanzamos con un grupo de soldados, incluido el primer oficial. Al acceder a la gigantesca construcción vemos a un grupo de enemigos bastante numeroso imponiendo su voluntad a la fuerza sobre los aldeanos. Atacamos para defender a la gente indefensa. Cuando casi han caído, aparece ante nosotros el que parece su jefe cabecilla. Se presenta como la Heraldo de Balthazar y asegura que está allí para imponer la voluntad del dios, que me una a ella y sirvamos juntas al dios de la guerra. Trato de convencerla de que el dios la está engañado, pero… no está dispuesta a razonar.

Atacamos de nuevo, esta vez contra ella. Sus ataques son contundentes y usa el fuego como lo haría el propio dios. Tras una ardua batalla, lanza a sus forjados contra nosotros. Al parecer estos son los ahora esbirros de Balthazar en esta zona, todo un grupo de seres con armas y armaduras que parecen salidos de la forja del propio dios.

Aldena arrasada por las llamas en el Oasis de Cristal, Desierto de Cristal

Tras un primer asalto en el que la Heraldo de Balthazar se aleja, conseguimos acabar con sus huestes. Los aldeanos parecen estar bien, ordeno pues al primer oficial montar un lugar seguro y recoger a los refugiados que se liberen. Opto por avanzar por el lugar donde la Heraldo de Balthazar ha huido con el primer oficial, mientras el resto monta en la retaguardia un campamento improvisado. Tras un buen trecho e indicando a los aldeanos que me encuentro que se dirijan hacia el lado contrario donde encontrarán ayuda, alcanzo una aldea: todo está en llamas. Es allí donde de nuevo veo a la Heraldo de Balthazar que insiste en que me una a ella que el dios perdonará mi osadía de evitar que pudiera acabar con Primordus y con Jormag, ante mi negativa lanza contra mi a dos sabuesos forjados. Tras una ardua lucha logro acabar con ellos, pero la Heraldo de nuevo escapa. No puedo avanzar, allí hay gente herida. El primer oficial me entrega un dispositivo de agua congelada. Me servirá para ayudar a la gente y apagar los incendios.

Ayudo a personas y libero lo que parece una cerca, donde dentro hay un gigante raptor que ahora parece calmado. En un principio pensé que me atacaría pero por lo que veo, es doméstico. Uno de los aldeanos agradecidos me indica que puedo coger el raptor y usarlo de montura para ayudarme a llegar a las víctimas encima de los tejados y seguir extinguiendo incendios. Una vez subida en él, el animal obedece y me ayuda a alcanzar lugares a los que no podría tener acceso sin su ayuda.

Raptor, montura que puede domesticarse para usar en el Desierto de Cristal

La aldea está ahora segura. En compensación, los aldeanos me dicen que escoja el animal que desee que es mio y que me servirá bien allá donde vaya en estas tierras. Me indican que la Ciudad Libre de Amnoon está al otro lado de la cantera, el primer oficial dice quedarse allí y terminar de ayudar a la gente. Opto por avanzar sola esta vez.

Minas y acceso a las canteras del Oasis de Cristal, Desierto de Cristal

Canteras del Oasis de Cristal, Desierto de Cristal

Tras cruzar la aldea alcanzo las minas. Dentro el raptor me ayuda a avanzar más derpisa, aun así tendré que aprender a domarlo pero eso llevará su tiempo. Tras limpiar la zona de arañas y liberar a otros raptors domesticados allí atrapados, salgo de la cantera por el otro extremo. La visión al otro lado es sencillamente maravillosa. Veo a lo lejos el oasis. Tras avanzar por la zona alcanzo el camino dejando a mi derecha un majestuoso templo. En ese momento el intercomunicador se activa y escucho a Taimi, por desgracia la conexión no es muy buena. Intento informarla de que estoy llegando y que buscaré un lugar alto desde el que comunicarme mejor.

Camino de acceso a la ciudad libre de Amnoon, Oasis de Cristal, Desierto de Cristal

Vista del porton y parte del templo de acceso a la Ciudad libre de Amnoon, Oasis de Cristal, Desierto de Cristal

Al llegar al portón de la ciudad este está cerrado y vigilado. En cuanto llego se me niega el paso. Indico que voy siguiendo a una Heraldo de Balthazar y que he ayudado a la gente a mi paso, montando un puesto de guardia tras de mi. El portón se abre y Kasmeer hace aparición dando instrucciones de que me dejen pasr, que soy la Comandante Cazadragones. Vaya, hasta allí han llegado las noticias sobre la caida de Mordremoth y Zhaitan.

Templo en el Oasis de Amnoon, Oasis de Cristal, Desierto de Cristal

¡Por fi una cara conocida! Kasmeer ha estado allí todo el tiempo. Alcanzó el lugar e informó desde que se asegurara que Marjory se recuperaba. Pero no es la única. Rytlock aparece también, pero sin su venda de Retornado. ¡Hacia eones que no le veía! Desde que le llamaran a la Ciudadela Negra. Cuando le pido información al respecto me dice que ya no lleva la venda, de momento, porque no la necesita, y que solo le pidieron informes sobre su misión del Fuego Enemigo, asi de lo que estaba ocurriendo con los dragones. Por desgracia, me indica que no puede decirme mucho más porque es confidencial. Además, estamos allí para detener a un dios.

Kasmeer y Rytlock en la entrada a la Ciudad Libre de Amnoon,  Oasis de Cristal, Desierto de Cristal

De momento, ayudaremos en la zona, buscaremos información y mandaremos informes a Kryta de nuestros avances. Si nada lo impide y hacemos de este lugar un sitio seguro, podremos avanzar en un mes en nuestro objetivo: acabar con Balthazar, el Dios de la Guerra.

[Continuará…]

Forjando Leyendas: Heart Of Thorns

Forjando Leyendas: El Viaje Acaba de Empezar (1ra parte)

Forjando Leyendas: El Viaje Acaba de Empezar (2da parte)

Forjando Leyendas: El Viaje Acaba de Empezar (3ra parte)

Forjando Leyendas: El Viaje Acaba de Empezar (4ta parte)

Forjando Leyendas: El Viaje Acaba de Empezar (5ta parte)

Forjando Leyendas: El Viaje Acaba de Empezar (6ta parte)

Forjando Leyendas: El Viaje Acaba de Empezar (Fin)

Forjando Leyendas: Tercera Temporada

Forjando Leyendas: En Busca de la Magia

Forjando Leyendas:  Primordus Activo

Forjando Leyendas:  Jormag Activo

Forjando Leyendas: El Manto Blanco

Forjando Leyendas:  Taimi y su Gran Proyecto

Forjando Leyendas:  Primordus vs Jormag

Forjando Leyendas:  El Final del Camino

Forjando Leyendas:  El Rastro de un Dios

Forjando Leyendas:  Redescubriendo Orr

Forjando Leyendas:  Que Abaddon nos proteja

Forjando Leyendas: Epílogo

[Siguiente…]

Forjando Leyendas: El Largo Viaje Del Héroe

Forjando Leyendas: Parte 1Forjando Leyendas: Parte 2

Forjando Leyendas: Primera Temporada

Forjando Leyendas: Segunda Temporada

[Siguiente…]

Forjando Leyendas: Epílogo

Nota: Todo el contenido de esta entrada forma parte de la Historia Viviente de la Expansión Heart of Thorns y  de la siguiente Expansón Path Of Fire, si aún no sabes qué va a pasar, todo ello podría spoilearte.

Primera ParteSegunda Parte – Tercera ParteCuarta parte

Puerta de acceso al Desierto de Cristal desde Campos de la Ruina, Ascalon

Hemos luchado juntos Tyria.

Hemos vivido cambios únicos que marcaron la vida de unos y de otros.

Hemos triunfado juntos, visto sufrir, morir y sobrevivir a otros.

Hemos hecho leyenda.

Dragones Antiguos, Ciudades Perdidas, Magia, Profecías… Todo ello marcó para siempre ya nuestro corazón de espinas.

Dioses, seres olvidados en el tiempo, lugares que jamás hubiéramos creído alcanzar.

Mi mundo hoy es mayor que ayer, y espero ir mañana más allá de los rincones que he conocido hasta ahora. Elona, Cantha… o como parece que me llevan hoy los pasos: El Desierto de Cristal.

Vive el presente Tyria… porque el pasado es ya leyenda y el futuro será todo un reto: Un Sendero de Fuego.

Construcción en algún rincon del Desierto de Cristal (Imagen página oficial Guild Wars 2)

 

¡Nos vemos en el Desierto de Cristal Tyria!